Una Hoja de Ruta para el Libertarismo

Posted on Actualizado enn

ESJ-blog 20200726_01

Una Hoja de Ruta para el Libertarismo

POR SCOTT CHRISTENSEN

Camine por la calle principal y realice una encuesta informal: “¿Cree usted en el libre albedrío?” La respuesta es axiomática: “Por supuesto; ¿quién no lo cree?”. Los ricos y los pobres, los educados y los no educados, los famosos y los olvidados, los pudientes y los peatones: casi todo el mundo cree en la libertad de elección.

¿Pero qué significa esto realmente?

La respuesta por defecto suele estar en la línea de lo que comúnmente se conoce como libertinaje. La palabra suena deliciosa, esclarecedora, positivamente liberadora. Pero, ¿cuántos saben lo que significa? ¿Qué propugna esta esquiva ideología sobre la voluntad humana?

Trazando la Ruta del Debate Sobre el Libre Albedrío

Para responder a esta pregunta, debemos desplegar un mapa más amplio del debate sobre el libre albedrío (véase la figura 1.1). El libertarismo se inscribe en un panorama más amplio de ideas sobre la libertad y el determinismo. Estas ideas pueden clasificarse como teorías incompatibilistas y compatibilistas.1 Las teorías incompatibilistas afirman que la libertad y la responsabilidad son incompatibles con el determinismo. El determinismo se refiere a la idea de que todas las cosas que ocurren en nuestro mundo están necesaria y causalmente determinadas por condiciones previas. Por lo tanto, dadas unas condiciones previas específicas, sólo es posible que se produzca un resultado. Vivimos en un universo de causa-efecto. Esto es especialmente cierto en el mundo natural. La gravedad hace que las manzanas caigan. La combinación adecuada de oxígeno, combustible y calor provoca incendios. Cuando la temperatura se enfría a 32 grados Fahrenheit, hace que el agua se congele.

Pocos niegan que el mundo natural siga este estricto principio de causa-efecto.[2] Pero cuando se trata de la elección humana, no hay tanto acuerdo. En este caso, muchos aceptan que el acto de elegir no forma parte del mundo material de las leyes naturales. Esto es cierto tanto para los libertarios como para los compatibilistas. Debemos interponer aquí que el tipo de determinismo que sostienen los calvinistas no es un determinismo físico porque Dios no es un ser físico. Además, todos los cristianos sostienen que nuestros pensamientos, creencias, sentimientos, conciencia, imaginación, etc., residen en el ámbito inmaterial. Esto concuerda con las Escrituras, que hablan de las almas o espíritus de las personas como algo distinto de sus cuerpos materiales (1 Tes. 5:23). Para el cristiano, estar "fuera del cuerpo" es estar "en casa con el Señor" (2 Cor. 5:8; cf. 1 Cor. 5:3). En la resurrección, nuestros cuerpos se reunirán con nuestros espíritus. En consecuencia, el acto de elegir no es el resultado de procesos materiales, como podría concluir un materialista o naturalista.

Ahora bien, entre estas teorías incompatibles están el determinismo duro y el libertarismo. El determinismo duro sostiene que las elecciones humanas están determinadas causalmente pero son incompatibles con la libertad y la responsabilidad humanas, que se consideran ilusiones. Los deterministas duros seculares (incluidos algunos materialistas) sostienen que las elecciones humanas son el resultado de factores ambientales, genéticos, químicos del cerebro, condicionamientos psicológicos y sociales, etc.[3] Por el contrario, el libertarismo sostiene que los seres humanos deben ser libres y responsables, lo que significa que nuestras elecciones no pueden estar determinadas causalmente por fuerzas ajenas a nuestro propio control. El libertarismo niega el determinismo (es decir, las elecciones son indeterministas). Véase la figura 1.1.

ESJ-blog 20200726_01

 

Fig. 1.1. Teorías Incompatibilistas y Compatibilistas del Libre Albedrío

Así pues, nos queda la teoría compatibilista, que afirma que el determinismo es compatible con la libertad y la responsabilidad humanas. A veces el compatibilismo se llama determinismo blando, en contraste con el determinismo duro. En este sentido, tanto el determinismo duro como el blando son teorías deterministas, mientras que el libertarismo es una teoría indeterminista. La responsabilidad moral humana es una cuestión que prácticamente todos los cristianos han afirmado y que la Biblia enseña claramente. Además, tanto los libertarios como los compatibilistas estarían de acuerdo en que es necesario algún tipo de libertad para que la responsabilidad humana tenga sentido. Las corrientes cristianas del determinismo duro afirman la responsabilidad humana, pero rechazan la libertad humana. Muy pocos cristianos han adoptado explícitamente esta perspectiva, pero algunas de sus ideas se cuelan en creencias que de otro modo serían incoherentes.[4]

Aunque los libertarios y los compatibilistas están de acuerdo en la necesidad de la libertad humana, tienen diferencias fundamentales sobre qué tipo de libertad es necesaria para la responsabilidad humana. Además, aunque tanto los arminianos (que son libertarios) como los calvinistas (que son compatibilistas) afirman la soberanía de Dios, difieren en cómo ejerce Dios su soberanía en el gobierno providencial del mundo. Los calvinistas creen que Dios determina causalmente todo lo que ocurre en el mundo, mientras que los arminianos creen que la providencia de Dios no emplea el determinismo causal salvo en casos excepcionales.

Una vez expuesto el alcance del debate, centremos ahora nuestra atención en el libertarismo. Este modelo de libertad humana abarca muchos matices, y los filósofos presentan sofisticados argumentos en su apoyo. Además, no todos los libertarios están de acuerdo en los detalles. No voy a explorar la espesura de estas diferencias.[5] Más bien, trataré de establecer los parámetros básicos de lo que la mayoría de los libertarios sostienen, en particular los libertarios cristianos, que son generalmente arminianos. Reducido a su núcleo, este concepto de libre albedrío enseña dos ideas fundamentales.

Elección Contraria

En primer lugar, el libertarismo enseña que los seres humanos son plenamente capaces de hacer elecciones contrarias a las que realmente hacen. Esto se denomina el poder de la elección contraria. El teólogo arminiano Roger Olson declara: “El libre albedrío es la capacidad de hacer algo distinto a lo que uno realmente hace.”[6] Norman Geisler afirma que las criaturas moralmente libres son capaces de responder de más de una manera en una situación determinada: “Cuando hacemos el mal, podríamos no haberlo hecho.”[7] El bien y el mal son dos cosas que se pueden hacer: El bien y el mal son un juego limpio, y cada alternativa se convierte en un empleador con igualdad de oportunidades para la voluntad libre.

Una persona puede elegir hacer lo que quiere, pero también puede elegir hacer lo que no quiere. El pequeño Jimmy realmente no quiere comer su brócoli, pero también puede elegir ir en contra de este deseo predominante y comerlo de todos modos. El libertarismo se preocupa mucho menos que el compatibilismo por las razones específicas por las que Jimmy hace una elección en lugar de otra. El libertarismo prefiere centrarse en el arco iris de opciones en la despensa de las elecciones humanas. Defiende el poder de cada uno para explorar cualquier color que elija y sus múltiples variaciones sin verse obstaculizado por razones particulares predominantes.

La familia de mi cuñado vivió un tiempo en Nueva Zelanda. Qué vida más limitada. Cuando vas a la tienda en Nueva Zelanda a comprar champú, no tienes largos pasillos de opciones para elegir. La selección del champú es muy sencilla. En virtud de sus estrechísimas opciones, su compra ya está prácticamente determinada por usted. Si le gusta la libertad de elección, no vive en Nueva Zelanda; vive en Estados Unidos.

¿Quiere comprar champú? ¿De qué tipo? ¿Aveda o Aveeno? ¿Quizás Nexxus o Neutrogena te convengan? Si no, prueba con Pert o Pantene. Las opciones son desconcertantes por diseño, y usted puede elegir lo que le guste o no le guste. Ese es el triunfo del libre albedrío libertario.

Elección Autodeterminada

En segundo lugar, el libertarismo enseña que cuando tenemos la capacidad de tomar decisiones alternativas, éstas no pueden estar determinadas por nada externo a la persona que las toma. “La esencia de este punto de vista es que una acción libre es aquella que no tiene una condición o causa suficiente previa a su ocurrencia.” [8] Olson afirma que el libre albedrío es el poder de elección autodeterminante y que “es incompatible con la determinación de cualquier tipo.” Esta idea equivale a “la creencia en un efecto no causado: la libre elección del yo de ser o hacer algo sin antecedentes.”[9] En otras palabras, una elección autodeterminada no está suficientemente causada por nada anterior al agente que hace una elección. Cada persona es el "motor inconmovible"[10] que pone en movimiento sus elecciones. Podríamos decir que es la primera causa (originador) de sus propias acciones.[11]

Es importante señalar que los libertarios no niegan que haya razones detrás de nuestras elecciones. Hay muchas cosas que pueden influir en esas elecciones, incluyendo condiciones tanto internas como externas. Por ejemplo, tenemos creencias internas, valores, deseos, preferencias, motivaciones y cualquier número de inclinaciones extrañas que pueden influir en las elecciones que hacemos.[12] Pero al final, nuestra fuerza de voluntad tiene un poder inigualable para anular todas nuestras disposiciones internas. Jacobo Arminio observó que la humanidad goza de "una libertad de la necesidad, ya sea que ésta proceda de una causa externa que nos obligue, o de una naturaleza interior que se determine absolutamente a una cosa.” [13]

Por muy fuerte que sea el odio de Jimmy hacia el brócoli, al final no se puede decir que ese odio determine su negativa a comer la temida verdura. Podría actuar en contra de este poderosísimo deseo, matándolo como a un dragón, y devorar el brócoli con desafío, si es que decide hacerlo. Así, la libertad humana es una empresa ferozmente independiente. Si Jimmy elige comer el brócoli que no quiere comer, su decisión no está determinada por nada más que el poder y la libertad de la propia voluntad de Jimmy.

También nos afectan las condiciones externas, como nuestra crianza, nuestra educación, las personas que ejercen un poder psicológico, las circunstancias favorables o desfavorables, las normas o leyes que rigen el comportamiento, los argumentos persuasivos en defensa de una determinada elección, el atractivo de la cultura, etc. Aunque todas estas influencias internas y externas pueden servir como razones para las elecciones que hacemos, el libertarismo afirma que ninguna razón o conjunto de razones en particular es suficiente para determinar nuestras elecciones. El libertario Bruce Reichenbach señala que “la libertad no es la ausencia de influencias, ya sean externas o internas,” sino que “aún podemos actuar en contra de esas disposiciones y elegir no seguir su guía.”[14] En la mayoría de los casos, las razones convincentes pueden atraer a una persona, que entonces elige seguir su guía. Lo que no puede ocurrir es que un conjunto de razones sea “lo suficientemente fuerte como para mover a la [persona] de forma decisiva a elegir una cosa sobre otra. Incluso si una persona está de acuerdo, a la luz de varias razones y argumentos presentados, en que un curso de acción es preferible, eso no garantiza en modo alguno que deba seguirse.”[15] El libre albedrío significa que siempre tenemos opciones alternativas a nuestra disposición y que ejercemos un control total sobre la alternativa que elegimos. Los libertarios cristianos creen que Dios dota a sus criaturas de esta libertad y que se niega rotundamente a interferir en ella, salvo en casos excepcionales.

Es importante señalar que muchos libertarios distinguen entre razones y causas. Podemos tener razones para las elecciones que hacemos, pero esas razones no pueden ser de naturaleza causal.16 En cualquier caso, si un libertario está de acuerdo en que las razones pueden ser interpretadas como causas, aún podemos actuar en contra de esas causas. Además, si los libertarios sostienen que los deseos, las preferencias, etc., determinan las elecciones de uno (como dicen los compatibilistas), entonces esas disposiciones internas no pueden estar determinadas por ninguna condición previa, ni interna a la persona (genética, naturaleza, etc.) ni externa (circunstancias, personas, etc.). En otras palabras, esos deseos e inclinaciones internas deben ser concebidos libremente por el agente que elige y pueden ir en direcciones alternativas. Por tanto, tanto nuestras inclinaciones internas como nuestras elecciones posteriores son indeterminadas. Tenemos el poder de ejercer un control sobre ambos.[17]

Condiciones Necesarias y Suficientes

Para aclarar las cosas, es útil explicar la diferencia entre condiciones necesarias y suficientes para entender la noción libertaria del libre albedrío. Una condición necesaria es una condición previa que es necesaria para que algo se produzca. Por ejemplo, es necesario que tu coche tenga gasolina para poder funcionar. Sin ella, el coche no funciona. Pero la gasolina no es suficiente para que el coche funcione. También deben cumplirse muchas otras condiciones.

Por otro lado, una condición suficiente es la que garantiza que algo se produzca, pero esta condición puede no ser necesaria. Por ejemplo, la lluvia que cae del cielo es suficiente para que se moje tu patio delantero, pero no es necesaria. Podrías abrir la espita y regar tu patio con agua hasta que se moje, o podrías comprar cientos de litros de gasolina destinados a hacer funcionar tu coche y verterla en el patio en su lugar; pero eso no sería recomendable, especialmente en una tarde calurosa y seca de verano.

Ahora bien, en algunos casos, para que algo se produzca, las condiciones son tanto necesarias como suficientes. Por ejemplo, ¿cómo sé que mi hermano es en realidad mi hermano? Es una condición necesaria que sea un varón. Si no es varón, no puede ser mi hermano, ya que la noción de hermano incluye la masculinidad. Sin embargo, que sea varón no es condición suficiente para que sea mi hermano. Hay miles de millones de hombres en el mundo y la mayoría no son mis hermanos. También es una condición necesaria que mi hermano sea mi hermano. Pero, de nuevo, no es una condición suficiente. Las mujeres también pueden ser hermanos, pero yo no tengo hermanas. Para que mi hermano sea mi hermano, es necesario que sea tanto varón como hermano mío. Estas dos condiciones son necesarias y suficientes para asegurar que mi hermano es realmente mi hermano.

¿Cómo se relacionan estas cuestiones con la libertad libertaria? El libertarismo sostiene que algunas condiciones (razones, causas) pueden ser necesarias para que se haga una elección, pero nunca son suficientes para que se haga esa elección; de lo contrario, no somos libres. Las circunstancias no restrictivas, los deseos internos, las opciones disponibles, las acciones persuasivas de los demás, etc., pueden ser condiciones necesarias para tomar una decisión, pero no son suficientes. Sólo nuestro propio poder de voluntad es suficiente para garantizar que las elecciones se hagan libremente. Aunque se den ciertas condiciones necesarias, eso no garantiza que se haga una elección.

Mismo Pasado, Distinto Futuro

Con elecciones indeterminadas, dadas exactamente las mismas condiciones, que existen antes del punto de elección, son posibles múltiples futuros, dependiendo del curso de acción que tome una persona.[18] El pasado no determina en absoluto el futuro. No podemos cambiar el pasado, pero nuestro libre albedrío da forma al futuro abriendo cualquier puerta que tengamos delante.

Supongamos que Jane quiere que su marido, Terry, le compre un bote de champú en la tienda porque se le ha acabado. Quiere presentarse lo mejor posible en su próxima entrevista de trabajo. El pelo de Jane se encrespa mucho y prefiere no arriesgarse. Antes de perder su trabajo, compró un champú de marca cara en la peluquería. Ha descubierto que nada funciona mejor para domar su cabello. Pero ahora el dinero es escaso, así que, sin parecer ansiosa, deja a Terry la decisión de qué champú comprar. Terry sabe que Jane está nerviosa por su aspecto para la entrevista, y siempre se ha esforzado por complacerla.

¿Qué hará Terry?

Todas estas condiciones (además de otras) constituyen factores que contribuyen a la elección que pueda hacer. Con el libre albedrío, puede permitir que todas, algunas o ninguna de ellas influyan en su decisión. Las condiciones establecidas en el pasado y todas sus poderosas fuerzas que dan forma a las circunstancias presentes no pueden tener como rehén a una persona libre. Lo que Terry decida hacer no está obligado por sus circunstancias, los sentimientos de su esposa o incluso sus propios sentimientos. Puede hacer cualquier elección que decida. Puede haber muchas razones por las que Terry decida comprar el champú a Jane. Una razón obvia puede ser su petición. Otra puede ser el hecho de que ella le haya pedido que compre un champú específico para el pelo encrespado. Otra razón puede ser la búsqueda de la tienda de champú más cercana. Buscar el champú más barato puede ser otra razón.

Ahora bien, aunque éstas pueden considerarse causas necesarias para elegir el champú, ninguna de ellas es suficiente para que Terry haga la elección. Por ejemplo, puede decidir ir a una tienda distinta de la que consideró en un principio. Después de descubrir tres tipos diferentes de champú para el pelo encrespado, puede decidir comprar la marca más cara. O puede ignorar la petición de su mujer y comprar un champú para cabellos secos. Tal vez se sienta obligado a hacer otra elección porque no hay champús para el pelo encrespado. El libertarismo dice que Terry no necesita actuar por ninguna de estas razones. De hecho, podría olvidarse del champú y decidir comprar salsa de espaguetis en su lugar. No está encadenado a ninguna elección en particular por ninguna razón decisiva. Nada puede obligar o determinar la elección que haga.

A la luz de esto, hay que hacer dos observaciones. En primer lugar, el libertarismo no implica la idea de que la gente pueda hacer realmente lo que quiera. Las leyes de la naturaleza nos limitan. No puedes levantar un camión de dos toneladas por encima de tu cabeza. Estar de pie en la pradera abierta no impedirá que ese tornado te meta en el siguiente condado. Además, a veces hay otras fuerzas que obstaculizan la libertad de uno. Si tu banco quiebra, puede que no recuperes tu dinero. Seguro que deseas la atención de esa chica guapa, pero no te da ni la hora. Te esfuerzas por entender lo que significa un pasaje bíblico difícil, pero descifrar las complicaciones te abruma. Y que Dios no permita que seas el capitán de un barco de carga frente a la costa de Somalia cuando los piratas te secuestran y piden un rescate. Así pues, hay ocasiones en las que la libertad se ve limitada o negada por completo. En ese caso, algunas condiciones previas como éstas tienen diversos grados de poder para determinar la elección que hace una persona. Las personas son libres sólo cuando pueden escapar de estas condiciones restrictivas.

En segundo lugar, los libertarios afirman que el carácter de una persona, e incluso las circunstancias, suelen indicar el tipo de elecciones que es probable que haga. Es probable que Terry elija en función de las condiciones internas y externas que le empujan hacia lo que es mejor. Una chica cuya vida ha sido moldeada por unos padres que le han enseñado a ser casta, probablemente elegirá seguir siendo casta en situaciones futuras. Tiene la opción de rebelarse, por supuesto, pero eso es menos probable. En cualquier caso, ella tomó las decisiones que la llevaron a desarrollar su carácter casto en primer lugar. Podría haber resistido la influencia externa de sus padres, pero no lo hizo. Ahora bien, aunque las elecciones están condicionadas por el carácter de cada uno, esto no limita dichas elecciones a una sola opción. Una persona que tiene tendencia a actuar de forma horrible tiene muchas opciones horribles. Del mismo modo, una persona que es conocida por su bondad tiene muchas opciones amables entre las que elegir libremente. No obstante, esa persona podría elegir la falta de bondad, y nada impide que eso ocurra.

La Providencia de Dios y Nuestra Libertad

¿Cómo se relaciona esta concepción del libre albedrío con la visión arminiana del poder providencial de Dios? Los arminianos abrazan la libertad libertaria, pero también afirman la soberanía de Dios. El teólogo arminiano Roger Olson dice que Dios ejerce un control soberano de los acontecimientos mediante su fuerte persuasión o influencia. Pero afirma que “las criaturas libres y racionales tienen el poder de resistir la influencia de Dios. Este poder les fue dado por Dios mismo.” [19] La idea central del argumento libertario aquí es simple. Dios no puede controlar nuestras elecciones y al mismo tiempo nosotros tenemos el control. Dado que es intuitivamente obvio que tenemos el control de nuestras elecciones, esto descarta cualquier noción de que Dios controla lo que hacemos. Esto no quiere decir que Dios carezca de poder para controlar nuestras elecciones. Simplemente significa que no lo hace, en aras de mantener nuestra libertad. [20]

Esto es especialmente cierto en materia de salvación. Los arminianos afirman que la influencia de Dios es una condición necesaria para que una persona ejerza la fe salvadora. Leroy Forlines rechaza la idea de que “el hombre pueda elegir a Cristo sin la ayuda del Espíritu Santo.” Dice que “no importa cuánta o cuán fuerte sea la ayuda del Espíritu Santo, la decisión del ‘sí’ [de elegir a Cristo] sigue siendo una decisión que puede llamarse con razón la decisión de la persona. Además, podría haber dicho que no.”[21] En otras palabras, aunque la influencia de la gracia de Dios es necesaria para que una persona haga la elección de creer en Cristo para la salvación, no es suficiente para que esa elección se haga.[22] La gracia de Dios es fundamental para la salvación según el punto de vista arminiano, pero no puede garantizar por sí misma que los pecadores cooperen con ella mediante su poder de elección. La noción de cooperación humana con Dios indica que la salvación es sinérgica, lo que significa “múltiples agentes (Dios y el hombre) trabajando (ergon) uno con otro (syn-).”[23] Esto contrasta con el calvinismo, que enseña que la salvación es monérgica, lo que significa “un (mono) agente trabajando (ergon).” En este caso, la salvación es únicamente obra de la gracia de Dios.

Esto tiene importantes ramificaciones en otros debates sobre la salvación, la santificación y la seguridad eterna. El arminianismo clásico cree en la posibilidad de la pérdida de la salvación. Para obtener la salvación, un pecador debe cooperar con la gracia de Dios ejerciendo su libre albedrío. Además, debe continuar perseverando en esa gracia como cristiano. Si en algún momento no lo hace, puede experimentar la pérdida de su salvación. Nuevamente, Forlines afirma: “Aunque existe la ayuda divina [la gracia] para el cristiano, es posible que se resista a esta ayuda y tome decisiones equivocadas. Entre estas decisiones erróneas está la posibilidad de volver a la incredulidad.”[24]

La Libertad es la Ausencia de Coacción

El libertarismo sostiene que sólo las elecciones indeterminadas pueden estar libres de coacción. Si las influencias externas fueran suficientes para determinar las elecciones de una persona, entonces esas elecciones estarían coaccionadas, socavando la libertad y la responsabilidad. Si queremos ser libres y responsables, nuestras elecciones deben originarse en nuestro propio poder autónomo de querer, sin que la fuerza de ninguna causa nos dirija decisivamente hacia una determinada elección. Esto no significa que algunas elecciones no puedan ser coaccionadas. Como ya hemos dicho, muchas fuerzas limitan la libertad. Por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial, muchos guardias y oficiales de los campos de prisioneros japoneses mostraron un comportamiento psicopático violento que hizo que muchos veteranos de estos campos de prisioneros sufrieran un trastorno de estrés postraumático (TEPT). Durante años después de la guerra, los flashbacks, las pesadillas y el desencadenamiento de ataques de pánico (llamados hiperarousal) en los que uno revive repentinamente el terror de sus experiencias se convirtieron en plagas recurrentes entre estos ex prisioneros de guerra. Eran inevitables por mucho que las víctimas desearan resistirse a ellos o hacerlos desaparecer.[25]

Incluso las influencias positivas coartan la voluntad si no pueden ser superadas. Benjamin se pregunta: “¿Debo casarme con Joanna o no?” Lo que libera a Benjamín es el poder de la voluntad para elegir una u otra opción: casarse o no casarse. Si Benjamín decide casarse con Joanna, debe ser libre para determinar esa elección sin que los factores previos se lo impidan. Por supuesto, puede elegir casarse con ella porque su belleza e inteligencia le superan. Pero la libertad aumenta si se casa con ella en última instancia porque podría haber resistido el poder de atracción de sus cualidades deseables. Si sólo una opción se presenta como la más convincente, entonces no es una elección en absoluto. Para que una elección sea libre y tenga sentido, tiene que haber otras posibilidades iguales.

Apoyo Bíblico

Para apoyar esta teoría del libre albedrío, los libertarios cristianos apelan a la gran cantidad de pasajes bíblicos que exigen la obediencia a los mandatos de Dios, invitan a responder a las ofertas de bendición cuando se hace la elección correcta, o advierten del juicio inminente cuando se hace la elección equivocada. Cuando Josué exhorta: “Elige hoy a quién servirás” (Jos. 24:15), parece asumir el poder de la elección contraria. Cuando Pablo anima a los creyentes de Corinto a administrar sus finanzas, afirma: “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.” (2 Cor. 9:7). Esta afirmación sugiere que existen opciones con nuestras elecciones, y que la capacidad de elegir alternativas reside en nuestro propio poder de autodeterminación para elegir una opción u otra. Además, sugiere que si algo más que nuestro propio poder de voluntad determinara nuestras elecciones, entonces estaríamos eligiendo por obligación y no libremente.

La opción contraria también parece estar presente en los textos "quien quiera" que imploran a las masas indiscriminadas de seres humanos pecadores que depositen su fe en Cristo para la salvación.[26] Los dos versículos por excelencia a este respecto proceden de la pluma del apóstol Juan. En su Evangelio escribe: "Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16). Jerry Vines nos dice que el término griego para el que crea (pas) no es restrictivo. Demuestra la posibilidad de que "cualquiera . . . en cualquier lugar . . en cualquier momento" tiene el poder de creer. Afirma: "Decir lo contrario es hacer una parodia de este versículo".[27] En Apocalipsis 3:20 se presenta a Cristo exhortando a todos los que están al alcance del oído: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.” [28] Para muchos, parecería superfluo que Cristo hiciera tal invitación a menos que tuviéramos libertad libertaria.

Y lo que es más importante, ¿por qué iba Dios a lanzar estas invitaciones abiertas si ya había determinado el resultado de todas las acciones humanas? El libertarismo es inequívoco: Dios no daría órdenes ni promesas condicionales si ya hubiera fijado el futuro en piedra. Reichenbach señala: “Los mandatos para actuar correctamente y las sanciones impuestas a la conducta impropia sólo tienen sentido si los seres humanos tienen libertad. Dios nos pone sus obligaciones y al mismo tiempo nos ha creado libres para aceptarlas o rechazarlas.”[29]

También leemos sobre la resistencia de la gente a los mandatos y deseos de Dios para nosotros. Esteban clama en su último sermón antes de ser apedreado hasta la muerte: “!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.” (Hechos 7:51; cf. Isa. 63:10).[30] Después de que los israelitas hicieran el temido becerro de oro, Dios se quejó a Moisés: “Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande.” (Ex. 32:9-10). Temiendo la feroz retribución de Dios, Moisés ora fervientemente para que Dios no actúe de acuerdo con su palabra. Tan poderoso fue el efecto de Moisés sobre Dios que leemos “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.” (32:14). Este episodio sugiere que Dios no determina todas las cosas y que la fuerza de la voluntad libremente ejercida por uno puede hacer cambiar la opinión de Dios y el curso posterior del futuro.

Considera cómo los deseos de Jesús se ven frustrados por la resistencia de los judíos cuando se lamenta: “!!Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !!Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!” (Mt. 23:37). Dios no siempre ve cumplidos sus deseos. Él “no quiere que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9), mientras que al mismo tiempo “desea que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tim. 2:4). Los libertarios sostienen que Dios nunca obliga a nadie a conformarse con sus deseos. Deben venir libremente, y esto significa que Dios se arriesga a que sean rechazados.

Otro pasaje interesante de las Escrituras utilizado para apoyar el libertarismo es 1 Corintios 10:13, donde Pablo enseña: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” La suposición aquí es que en medio de la tentación, Dios nos ayuda poniendo un desvío en nuestro camino. Por un lado, podemos sucumbir al camino de la tentación, o podemos tomar la ruta alternativa que Dios nos proporciona bondadosamente. Depende de nosotros la elección que hagamos.

A partir de pasajes como estos, se argumenta que la Biblia presupone el libre albedrío libertario; de lo contrario, pierden su fuerza. C. S. Lewis formuló la eterna pregunta: ¿Por qué Dios hizo así a sus criaturas? “Porque el libre albedrío, aunque hace posible el mal, es también lo único que hace posible cualquier amor o bondad o alegría que valga la pena. Un mundo de autómatas, de criaturas que funcionan como pequeñas máquinas, no merecería la pena.”[31] Además, para mantener un mundo así, Dios debe limitar a propósito su soberanía, interviniendo sólo cuando sea absolutamente necesario.

¿Qué debemos hacer con el libertarismo? ¿Es realmente la mejor manera de entender cómo Dios nos ha creado y se relaciona con nosotros? Examinaremos estas cuestiones en el próximo capítulo.

Resumen

El libertarismo enseña que el libre albedrío es incompatible con la determinación meticulosa de todas las cosas por parte de Dios, porque esto socava la libertad y la responsabilidad humanas. Postula que uno tiene la capacidad de elegir en contra de cualquier factor previo que influya (pero no determine suficientemente) nuestras elecciones, incluyendo las circunstancias externas, nuestros motivos, nuestros deseos y, por supuesto, el propio Dios. Si el determinismo divino es cierto, la libertad y la responsabilidad humanas se ven obstaculizadas. Las elecciones son autodeterminadas. Somos los impulsores inconmovibles de nuestras propias acciones. Nuestras elecciones pueden ir en direcciones alternativas. Dadas exactamente las mismas condiciones pasadas, podrían resultar futuros diferentes si pudiéramos elegir de nuevo. Dios ejerce su control soberano para no interferir con esta noción de libre albedrío. Los libertarios creen que la Biblia presupone ese libre albedrío cuando emite mandatos que incluyen bendiciones por la obediencia y consecuencias por la desobediencia.

Glosario

elección contraria. Idea básica del libertarismo según la cual los seres humanos siempre pueden elegir en contra de cualquier influencia previa que pueda dirigir sus elecciones. Dado exactamente el mismo conjunto de circunstancias, ninguna elección o resultado particular está garantizado.

Determinismo. La idea de que todos los sucesos y las elecciones humanas están necesaria y causalmente determinados por condiciones previas. El mundo funciona en una realidad definitiva de causa-efecto. Los calvinistas creen que la soberanía de Dios es determinista y está detrás de todo lo que ocurre en el mundo. Los arminianos niegan que la soberanía de Dios sea determinista. Véase también soberanía divina y determinismo duro.

Determinismo duro. El concepto de que todas las elecciones humanas están necesariamente determinadas por condiciones previas, que pueden incluir la soberanía de Dios. Los deterministas duros creen que la libertad humana es incompatible con el determinismo y que, por tanto, es una ilusión. Algunos deterministas duros rechazan la responsabilidad moral, mientras que otros dicen que la libertad humana no es necesaria para la responsabilidad. Véase también hipercalvinismo.

Hipercalvinismo. Forma desviada del calvinismo que niega cualquier libertad humana o responsabilidad moral, normalmente en lo que respecta a cuestiones de fe y arrepentimiento. Los hipercalvinistas abrazan el determinismo duro y desalientan las invitaciones abiertas a los pecadores a creer en Cristo para la salvación. El amor de Dios está restringido sólo a los elegidos.

incompatibilismo. La idea de que la libertad humana es incompatible con el determinismo. El determinismo duro y el libertarismo son puntos de vista incompatibles. Los deterministas duros creen que toda elección humana está determinada y que esto es incompatible con la libertad humana, que es una ilusión. Los libertarios dicen que las elecciones humanas son libres y que esto es incompatible con cualquier tipo de determinismo.

monergismo. En el calvinismo, la idea de que la salvación es el resultado de "un (mono) agente trabajando (ergon)". En este caso, la salvación es únicamente obra de la gracia de Dios. Ver también sinergismo.

condición necesaria. Condición previa que es necesaria para que algo se produzca. Aunque algo puede ser necesario para que se produzca un resultado concreto, puede no ser suficiente. La gasolina es necesaria para que un coche funcione, pero no es suficiente, ya que también son necesarias otras condiciones. Véase también condición suficiente.

Elección autodeterminada. La idea del libertarismo de que las elecciones son autodeterminadas o autocausadas. Nada fuera de la persona que hace la elección puede ser la causa decisiva de las elecciones realizadas. El ser humano es el único creador de sus propias elecciones.

Determinismo suave. Otro nombre para el compatibilismo, la idea de que las elecciones están necesariamente determinadas, pero son compatibles con la libertad y la responsabilidad humanas.

condición suficiente. Una condición previa que es suficiente para que algo se produzca. Aunque algo puede ser suficiente para que se produzca un resultado concreto, puede no ser necesario. Una tormenta puede ser suficiente para mojar el césped, pero no es necesaria. La gasolina también puede mojar el césped. Véase también condición necesaria.

sinergismo. En el arminianismo, la idea de que la salvación es el resultado de "múltiples agentes (Dios y el hombre) trabajando (ergon) uno con otro (syn-)". Los seres humanos deben cooperar con la gracia de Dios para ser salvados. Ver también monergismo.

Preguntas de Estudio

1. Sin tener en cuenta lo que dice el libro, ¿cómo definirías el libre albedrío de los seres humanos? ¿Qué significa tomar decisiones libres?

2. ¿Qué significa el determinismo?

3. ¿Cuál es la diferencia entre las teorías incompatibilistas y compatibilistas respecto al determinismo y las ideas sobre la libertad y la responsabilidad humanas?

4. ¿Qué es el determinismo duro?

5. ¿Qué es el determinismo suave?

6. ¿Qué dos ideas fundamentales enseña el libertarismo?

7. ¿Cuál es la diferencia entre una condición necesaria y una condición suficiente? Proporcione sus propios ejemplos de cada una de ellas.

8. Dado que existen las mismas condiciones pasadas, ¿el futuro será siempre igual? ¿Por qué sí o por qué no?

9. ¿Qué creen los libertarios cristianos sobre la determinación de Dios de las decisiones humanas? ¿Tiene Dios un poder limitado para controlar el futuro? ¿Impone Dios autolimitaciones a su poder?

10. ¿Qué cree el libertarismo sobre la relación entre las elecciones determinadas y la idea de coerción? ¿Estás de acuerdo con esta apreciación?

11. ¿Apoya la Biblia la libertad libertaria? ¿Por qué si o por qué no?

Recursos Para Más Estudio

Steven B. Cowan and James S. Spiegel, The Love of Wisdom: A Christian Introduction to Philosophy (Nashville: B&H Publishing Group, 2009), 226–41. Buena visión general del debate sobre el libre albedrío desde una perspectiva calvinista..

Robert Kane, A Contemporary Introduction to Free Will (New York: Oxford University Press, 2005). Buena visión general del debate sobre el libre albedrío desde una perspectiva secular.

J. P. Moreland and William Lane Craig, Philosophical Foundations for a Christian Worldview (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2003), 265–83. Buena visión general del debate sobre el libre albedrío desde una perspectiva arminiana.

Roger E. Olson, Arminian Theology: Myths and Realities (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2006). Una de las mejores defensas del arminianismo y la libertad libertaria.

Jerry L. Walls and Joseph R. Dongell, Why I Am Not a Calvinist (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2004). Una defensa popular del arminianismo y el libertarismo.


1. Para una visión general de estas teorías, véase Steven B. Cowan and James S. Spiegel, The Love of Wisdom: A Christian Introduction to Philosophy (Nashville: B&H Publishing Group, 2009), 226–41; J. P. Moreland and William Lane Craig, Philosophical Foundations for a Christian Worldview (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2003), 265–83.

2. Algunos teóricos señalan el principio de incertidumbre de la mecánica cuántica, que parece apoyar el indeterminismo a nivel de las partículas subatómicas, como apoyo al libre albedrío libertario. Véase Robert Kane, A Contemporary Introduction to Free Will (New York: Oxford University Press, 2005), 132–35. No está claro si los físicos saben lo suficiente como para decir que el principio de incertidumbre apoya el indeterminismo. Además, es un salto sugerir que esto tiene algo que ver con la elección humana.

3. El popular autor ateo Sam Harris sostiene que nuestras elecciones son el resultado de misteriosos "acontecimientos neurofisiológicos" en el cerebro. Sentimos que tenemos libertad, pero no es así. Véase Free Will (New York: Free Press, 2012).

4. Muchos calvinistas fuertes podrían clasificarse como deterministas duros. Los hipercalvinistas también entrarían en esta categoría, pero el hipercalvinismo no sólo niega cualquier tipo de libertad humana, sino también la responsabilidad humana. Véase Phillip R. Johnson, “A Primer on Hyper-Calvinism,” disponible en http://www.spurgeon.org/~phil/articles/hypercal.htm; Timothy George, Amazing Grace: God’s Pursuit, Our Response (Wheaton, IL: Crossway, 2011), 103–6. Para una crítica exhaustiva, véase Iain H. Murray, Spurgeon v. Hyper-Calvinism: The Battle for Gospel Preaching (Carlisle, PA: Banner of Truth, 1995).

5. Véase Kane, Free Will. Para una panorama avanzada, véase Randolph Clarke and Justin Capes, “Incompatibilist (Nondeterministic) Theories of Free Will,” en Stanford Encyclopedia of Philosophy, ed. Edward N. Zalta, 2014 Spring ed., disponible en http://plato.stanford.edu/entries/ incompatibilism-theories/.

6. Roger E. Olson, Arminian Theology: Myths and Realities (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2006), 71.

7. Norman L. Geisler, Chosen but Free: A Balanced View of Divine Election (Minneapolis: Bethany House, 1999), 30 (emphasis in original).

8. Jerry L. Walls and Joseph R. Dongell, Why I Am Not a Calvinist (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2004), 103.

9. Olson, Arminian Theology, 71.

10. Moreland and Craig, Philosophical Foundations, 270.

11. Geisler llama a nuestras elecciones “autocausadas.” Chosen but Free, 30. Los filósofos se refieren a esto como causa-agente. Véase Kane, Free Will, 44–47.

12. Moreland and Craig, Philosophical Foundations, 270.

13. Citado en Matthew Barrett, Salvation by Grace: A Case for Effectual Calling and Regeneration (Phillipsburg, NJ: P&R Publishing, 2013), 226.

14. Bruce R. Reichenbach, “Freedom, Justice and Moral Responsibility,” in The Grace of God and the Will of Man, ed. Clark H. Pinnock (Minneapolis: Bethany House, 1989), 286.

15. John S. Feinberg, No One Like Him (Wheaton, IL: Crossway, 2001), 630.

16. Ibid., 629.

17. Ibid., 630.

18. Véase El "jardín de senderos que se bifurcan" de Robert Kane en Free Will, 7.

19. Olson, Arminian Theology, 131; F. Leroy Forlines, Classical Arminianism: A Theology of Salvation (Nashville: Randall House, 2011), 47–51, 78–86.

20. Algunos arminianos argumentan que, en raras ocasiones, Dios interviene para inhabilitar, por así decirlo, la libertad libertaria de sus criaturas con el fin de lograr algún propósito importante. Por ejemplo, algunos sostienen que Pilato no era libre para desautorizar la crucifixión de Jesús. 21. Forlines, Classical Arminianism, 52.

22. Paul Helm, “The Augustinian-Calvinist View,” in Divine Foreknowledge: Four Views, ed. James K. Beilby and Paul R. Eddy (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2001), 169–70.

23. La palabra griega ergon es el origen de nuestra palabra energía, que también puede significar “trabajo.”

24. Forlines, Classical Arminianism, 314. Véase también Robert E. Picirilli, Grace, Faith, Free Will (Nashville: Randall House, 2002), 211–32; Grant R. Osborne, “Soteriology in the Epistle to the Hebrews,” en Grace Unlimited, ed. Clark H. Pinnock (Minneapolis: Bethany House, 1975), 144–66.

25. Véase, por ejemplo, la historia del célebre olímpico y veterano de la Segunda Guerra Mundial Louis Zamperini en Laura Hillenbrand, Unbroken: A World War II Story of Survival, Resilience, and Redemption (New York: Random House, 2010).

26. Steve W. Lemke, “A Biblical and Theological Critique of Irresistible Grace,” in Whosoever Will: A Biblical-Theological Critique of Five-Point Calvinism, ed. David L. Allen and Steve W. Lemke (Nashville: B&H Publishing Group, 2010), 122–27; Bruce R. Reichenbach, “God Limits His Power,” in Predestination and Free Will: Four Views of Divine Sovereignty and Human Freedom, ed. David Basinger and Randall Basinger (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1986), 104.

27. Jerry Vines, “Sermon on John 3:16,” in Whosoever Will: A Biblical-Theological Critique of Five-Point Calvinism, ed. David L. Allen and Steve W. Lemke (Nashville: B&H Publishing Group, 2010), 24.

28. Véase también Isa. 55:1; Jer. 33:3; Joel 2:32; Matt. 7:24; 10:32–33; Mark 16:15–16; John 4:13–14; 6:40; 7:37–38; 11:26; 12:46; Acts 2:21; 8:36–37; Rom. 9:33; 1 John 2:23; 4:15; Rev. 22:17.

29. Reichenbach, “God Limits His Power,” 104.

30. Véase también Pss. 78:10; 81:11–13; Matt. 23:37.

31. C. S. Lewis, Mere Christianity (New York: Macmillan, 1952), 49.

Un comentario sobre “Una Hoja de Ruta para el Libertarismo

    Denis Cobar escribió:
    29 julio 2021 en 1:58 pm

    Tema clave en nuestra comprensión y aceptación de la Obra de Dios en Cristo. Se habla mucho aquí y allá de arminianismo o calvinismo pero en realidad se sabe y se entiende muy poco o mejor dicho nada de que realmente trata el asunto y sus implicaciones.
    Este es un muy buen aporte y arrojaa mucha luz sobre el tópico. De nuevo puede apreciarse la limitada o nula bibliografía en Español sobre esto, casi todo es traducción del Inglés, digo lo poco que hay. Esto muestra la general inmadurez de la iglesia hispana. Que el Señor nos ayude a crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Salvador Jesucristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s