El Dispensacionalismo Indefendible

Posted on

ESJ-blog 20200728_03

El Dispensacionalismo Indefendible

Por Kevin T. Bauder

La teología dispensacional ha pasado de moda. Hace cincuenta años, probablemente la mayoría de los evangélicos estadounidenses sostenían alguna versión del dispensacionalismo. Hoy, la balanza se ha inclinado en la dirección opuesta. Los dispensacionalistas no sólo están en minoría, sino que su sistema es ampliamente considerado como indefendible, a veces incluso por antiguos dispensacionalistas.

Algunas de las razones de este cambio son teológicas. Por ejemplo, la escatología inaugurada de Geerhardus Vos y George Eldon Ladd hizo mucho por redefinir ciertas cuestiones clave sobre el reino de Dios. Los dispensacionalistas han respondido de diferentes maneras: algunos han rechazado la escatología inaugurada, mientras que otros han adaptado su dispensacionalismo para acomodarlo. El efecto, sin embargo, es que el dispensacionalismo parece menos plausible que hace medio siglo.

Otras razones del cambio son sociales. Los dispensacionalistas rara vez se han formado en las universidades y seminarios más respetables. No han publicado normalmente a través de las casas de libros de mayor reputación académica. Algunas escuelas evangélicas importantes como el Seminario Teológico de Westminster se han opuesto históricamente al dispensacionalismo. Otros seminarios tradicionales simplemente lo han ignorado. En resumen, el dispensacionalismo ha sido un enfoque plebeyo de la Biblia, una teología que creció en el lado equivocado de las vías. Pocos en las altas esferas teológicas están impresionados con su pedigrí.

Las fuerzas políticas también contribuyen al declive del dispensacionalismo. Sus adeptos son casi siempre pro-Israel, y no siempre tienen cuidado de distinguir el Israel étnico o nacional del Estado moderno de Israel. Obviamente, las personas que sienten mayor simpatía por el mundo árabe, y especialmente por los árabes palestinos, miran con recelo la tendencia de algunos dispensacionalistas a conceder un apoyo casi incondicional al actual régimen israelí.

Algunas de las razones más importantes del declive provienen del propio dispensacionalismo. La teología dispensacional existe simultáneamente en dos mundos superpuestos pero distinguibles. Uno es el mundo del dispensacionalismo académico, en el que los maestros de la Biblia están motivados principalmente por el deseo de comprender el texto bíblico y explicarlo al pueblo del Señor con precisión y cuidado. El otro es el mundo del dispensacionalismo populista, dominado por personalidades de la televisión y la radio, expertos en profecía, productores de cine y novelistas. El primero ha sido el mundo de Alva McLain, John Walvoord, Erich Sauer, Charles Ryrie y John C. Whitcomb. El segundo es el mundo de Un ladrón en la noche, Hal Lindsey, Nicolae Carpathian y John Hagee.

Muchos no dispensacionalistas cometen el error de pensar que los popularizadores representan todo el dispensacionalismo. No es así. De hecho, muchos dispensacionalistas académicos encuentran las presentaciones de los popularizadores bastante desagradables. Al menos cuatro comportamientos de los dispensacionalistas populares tienden a provocar el disgusto de los dispensacionalistas comprometidos y reflexivos.

El primero es la tendencia a convertir la escatología en una fuente de diversión. La escatología -el estudio bíblico de las últimas cosas- es un precioso campo de la doctrina, destinado a reforzar la perseverancia de los creyentes incluso en las circunstancias más difíciles. En consecuencia, la escatología debería ser un objeto de reflexión y regocijo permanente para todo cristiano. Pero, ¿cómo puede recibir una consideración adecuada este ámbito de la doctrina cuando se convierte en un recurso argumental para las películas de acción y aventuras y los thrillers apocalípticos? Sin duda, los cineastas y novelistas creen que están comunicando la doctrina bíblica a miles de personas que, de otro modo, permanecerían ignorantes. En realidad, están trivializando la doctrina bíblica.

En segundo lugar, hay una inclinación por parte de algunos divulgadores a mezclar su dispensacionalismo con otras enseñanzas extrañas y antibíblicas. Por ejemplo, John Hagee ha opinado que Hitler era un descendiente lejano de Esaú, uno de una raza de "judíos mestizos" que han "perseguido y asesinado a los judíos" (Jerusalem Countdown, 185). Ciertamente, Hagee no es la única persona que ha sostenido esta teoría, pero la publicación de este tipo de especulaciones sin fundamento es el tipo de cosas que desprestigian al dispensacionalismo.

Tercero, los dispensacionalistas populistas típicamente permiten que su dispensacionalismo, y especialmente su escatología, sobrepasen el resto del sistema de fe. La profecía se convierte en una obsesión tal para ellos que se descuidan otras enseñanzas bíblicas importantes. Sin duda, los dispensacionalistas populistas creen en todos los fundamentos de la fe, pero doctrinas centrales como la Trinidad, la unión hipostática y la naturaleza de la expiación parecen ocupar su atención con mucha menos frecuencia que (por ejemplo) las identidades de ciertas figuras proféticas. Para las mentes que se han empapado de la enseñanza completa de la Biblia, esta desproporción doctrinal se asemeja a un brazo o una pierna que se ha hinchado tanto como para desfigurar el cuerpo que lo sostiene.

En cuarto lugar, los dispensacionalistas populistas muestran un desafortunado entusiasmo por encontrar cumplimientos proféticos en los últimos titulares de los periódicos. Estos cumplimientos son tomados para indicar que el Rapto no sólo es inminente, sino realmente inmediato. Un Rapto inminente es uno que podría ocurrir en cualquier momento, pero que podría no ocurrir durante mucho tiempo. Un Rapto inmediato es uno que es casi seguro que ocurrirá muy pronto. La fuerza del dispensacionalismo histórico es que afirma la inminencia mientras especifica cuidadosamente que el momento real del Rapto no es ni siquiera aproximadamente conocido.

La razón para enfatizar la inminencia es que la Biblia no nombra ninguna señal profética que deba cumplirse antes de que el Rapto pueda ocurrir. En consecuencia, el pueblo del Señor debe estar esperando en cualquier momento. Deben estar siempre listos para encontrarse con el Señor.

Algunos dispensacionalistas populistas, sin embargo, sí creen que las señales preceden al Rapto. Buscan trastornos cósmicos y sociales, así como rechazos dramáticos del cristianismo. Para ellos, cada acontecimiento de este tipo se convierte en un cumplimiento profético que indica la inmediatez del Rapto. Recientemente, han empezado a hablar de lo que llaman "la convergencia de señales", lo que significa que un montón de profecías bíblicas se están cumpliendo a la vez. Para ellos, esto significa que Jesús está (¿prácticamente?) seguro de arrebatar a su iglesia en un futuro muy cercano.

La Biblia no ofrece ninguna señal del Rapto. Cualquier supuesta señal es una que alguien ha inventado o que se ha desviado de una lectura adecuada de las Escrituras. El constante golpe de tambor de supuestos cumplimientos expone a los dispensacionalistas al ridículo. También desgasta a los santos con la decepción. Esta variedad de dispensacionalismo es verdaderamente indefendible.

He sido un dispensacionalista desde antes de saber lo que significa la palabra. Puedo recordar que miraba por encima del hombro de mi padre las notas de su Biblia de Referencia Scofield. Cada par de años mi pastor extendía un enorme gráfico dispensacional de estilo Larkinesco a través del auditorio, y enseñaba a través de todas las dispensaciones. Aunque no estoy de acuerdo con todas las arrugas de Darby, Gaebelein, Scofield o Larkin, creo que el dispensacionalismo es un enfoque eminentemente defendible de la Biblia. Salvo las versiones que no lo son.

Kevin T. Bauder, profesor investigador de Teología Histórica y Sistemática en el Seminario Teológico Bautista Central.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s