¿Qué son las “langostas” de 9:1-12?

Posted on Actualizado enn

ESJ-blog 20200729_01

¿Qué son las “langostas” de Apocalipsis 9:1-12?

POR MARK HITCHCOCK

Uno de los textos más extraños de Apocalipsis es la descripción de un enjambre de criaturas parecidas a las langostas que salen del “pozo del abismo” (9:1-12):

1 El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo. 2 Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo. 3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra. 4 Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes. 5 Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. 6 Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos. 7 El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; sus caras eran como caras humanas; 8 tenían cabello como cabello de mujer; sus dientes eran como de leones; 9 tenían corazas como corazas de hierro; el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla; 10 tenían colas como de escorpiones, y también aguijones; y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses. 11 Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión. 12 El primer ay pasó; he aquí, vienen aún dos ayes después de esto..


Hace varios años llevé a mi familia a visitar las Cavernas de Carlsbad, en Nuevo México. Todavía puedo sentir nuestro lento descenso a las entrañas de la tierra y aún huelo el aire mohoso de las cavernas. El viaje fue una aventura emocionante de principio a fin. Pero lo más destacado del viaje fue el vuelo de los murciélagos de la cueva al anochecer, cuando iniciaban su éxodo nocturno para alimentarse de los insectos de los alrededores. A medida que los miles de murciélagos salían volando del agujero en la tierra, la poca luz que quedaba al anochecer quedaba oscurecida por las espesas nubes de murciélagos. La escena era impresionante por su belleza y singularidad.

En una escena mucho más vívida y aterradora, Apocalipsis 9:2-3 describe la apertura del abismo, la liberación del “humo de un gran horno”, y miríadas de seres parecidos a las langostas pululando por la tierra y oscureciendo los cielos. Al igual que el humo sale de esta prisión de la maldad, estas langostas rezuman del abismo.

Pero, ¿qué o quién sale de este pozo subterráneo para bloquear los rayos del sol? ¿Quiénes son estas langostas que salen del abismo y oscurecen los cielos de la tierra? ¿Son literalmente langostas, o son alguna otra criatura?

Las langostas en Apocalipsis 9 se han interpretado en diferentes momentos de la historia de la iglesia para simbolizar herejes, los godos, los mahometanos, las órdenes mendicantes, los jesuitas, los protestantes, los sarracenos y los turcos. Sin embargo, la descripción en Apocalipsis 9: 2-5 revela que estas langostas son seres demoníacos en forma material y visible. Son los misteriosos habitantes del abismo, langostas de una especie infernal animada con poderes infernales. Este pasaje describe una increíble invasión demoníaca de la tierra por parte del cuerpo de guerra de Satanás en los últimos días.

Si bien estos seres se describen como langostas, tienen otras ocho características:

1. Son como los caballos

2. Tienen coronas como de oro en sus cabezas

3. Tienen rostros como los de los hombres

4. Tienen el pelo largo como el de las mujeres

5. Tienen dientes como los de los leones (denotando su voracidad)

6. Tienen coberturas como corazas de hierro (como una pesada armadura corporal) -esto revela que están bien protegidos; el hombre está indefenso ante su embestida

7. Cuando se mueven, suenan como carros o caballos que van a la batalla

8. Tienen colas como las de los escorpiones

En cada caso se utiliza la palabra “como” para indicar que se está haciendo una comparación y que se pretende algo más que una descripción literal. Esto no significa que estos seres no sean literales, sino que Juan los está describiendo de la mejor manera que puede comparándolos con cosas que le son familiares.

La siguiente letanía ofrece otra forma de enumerar la descripción de estas langostas del infierno:

Cabezas: coronas como el oro

Rostros: como los de los hombres

Cabello: como el de las mujeres

Dientes: como los de los leones

Corazas: como de hierro

Alas: como el sonido de los carros, de muchos caballos

Colas: como las de los escorpiones

Imagínese el aspecto increíblemente aterrador de estos invasores del abismo. Son langostas voladoras de pelo largo, con forma de caballo, cola de escorpión y coronas de oro sobre rostros humanos cubiertos de piel como una armadura. Son una especie de “querubines infernales”, una combinación de caballo, hombre, mujer, león, escorpión y langosta. No se indica su tamaño, pero es evidente que son mucho más grandes que las langostas ordinarias.

Hay seis factores que apoyan la opinión de que estos seres son demonios en forma material. En primer lugar, como ya hemos visto en el versículo 1, su líder es un ángel o demonio caído. En segundo lugar, proceden del abismo, que en el Nuevo Testamento es sistemáticamente el lugar al que son enviados algunos ángeles caídos o demonios (véase, por ejemplo, Lucas 8:31).

Tercero, no pueden ser langostas literales porque atacan a las personas, no a la vegetación. Apocalipsis 9:4 dice: “Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes.” Las langostas literales se dan un festín con la vegetación, no con las personas.

Cuarto, estas langostas sólo torturan a los que no pertenecen a Dios (Apocalipsis 9:4). Esto es consistente con la actividad de los demonios.

Quinto, los demonios aparentemente tienen la capacidad de aparecer en una variedad de formas materiales, tanto humanas como animales. En Apocalipsis 16:13, por ejemplo, los demonios aparecen como ranas inmundas.

Sexto, la descripción de estos seres, como se da en Apocalipsis 9:7-10, claramente va mucho más allá de cualquier cosa de este mundo.

Séptimo, las langostas literales no tienen rey sobre ellas. Proverbios 30:27 dice: “Las langostas, que no tienen rey, Y salen todas por cuadrillas” Por el contrario, las langostas descritas en Apocalipsis 9:11 tienen como líder al “ángel del abismo.” Son seres demoníacos en forma material dirigidos por su rey, “el ángel del abismo.” El maestro de la Biblia Charles Swindoll observa:

Apocalipsis 9… nos muestra que llegará un momento en que la guerra invisible de hoy será insignificante comparada con el asalto frontal del ejército enemigo durante la tribulación… Aparentemente, el abismo es también el lugar donde ciertos demonios han sido mantenidos en prisión hasta el juicio (Lucas 8:30-31; cf. 2 Pedro 2:4). Dado el contexto de los juicios del fin de los tiempos, parece que la apertura del abismo en Apocalipsis 9 pronostica una liberación a corto plazo de los demonios antes de su condena final en el lago de fuego.[119]

¿Qué son las langostas de Apocalipsis 9:1-12? Creo que las langostas que salen del pozo sin fondo durante el juicio de la quinta trompeta de la Tribulación (Apocalipsis 9:1-12) son demonios. Ahora sé que estas langostas se originaron en el pozo del abismo después de que fue desbloqueado. Y las únicas cosas encerradas en el pozo del abismo (abussos) son los demonios.

En el mundo antiguo no había nada más destructivo que las langostas. Eran símbolo de destrucción. El juicio de la quinta trompeta de los últimos días describe nada menos que las entrañas del infierno eructando una horrible hueste de demonios asquerosos y diabólicos para afligir a la gente no salva con un dolor y una tortura insoportables en los últimos días del próximo período de la Tribulación.

Imagínate cómo sería el mundo si se abrieran las puertas de las cárceles y penitenciarías de todo el mundo y se liberara a todos los criminales más viciosos y violentos, permitiéndoles derramar su caos e infamias sobre la humanidad. La escena de Apocalipsis 9 es mucho, mucho peor. ¿Cómo será cuando innumerables números de demonios que han estado encadenados en el abismo durante miles de años corran desenfrenados por toda la tierra en forma visible durante la Tribulación? ¡Será indescriptible!

Añade a esto el hecho de que en Apocalipsis 12 Satanás y su hueste caída son arrojados del cielo a la tierra. La tierra será atrapada en el fuego cruzado demoníaco cuando Satanás y los ángeles caídos sean arrojados de los cielos atmosféricos y divinos de arriba a la tierra, y los demonios del abismo de abajo sean arrastrados a la tierra. La tierra estará literalmente repleta de enjambres de espantosos seres demoníacos. Será una experiencia como la de Auschwitz para aquellos que deban soportarla. Las fuerzas diabólicas tanto del cielo como del infierno serán desatadas para practicar sus inimaginables atrocidades sobre la humanidad. Apocalipsis 9 revela que en los últimos días, la tierra será invadida por una fuerza de “extraterrestres” que no se parece a nada que el hombre pueda inventar en un laboratorio de efectos especiales.

119. Swindoll, Insights on Revelation, 133-34.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s