Dispensacionalismo Indefendible 2

Posted on

ESJ-blog 20200729_02

Dispensacionalismo Indefendible 2

Por Kevin T. Bauder

En el último número de In the Nick of Time sugerí que una de las razones del declive de la teología dispensacional es la conducta irresponsable de algunos dispensacionalistas. Señalé en particular a los dispensacionalistas que escudriñan los titulares de los periódicos en busca de señales de que el Rapto está a punto de ocurrir. El dispensacionalismo siempre ha tenido estos buscadores de señales, pero su enfoque no es ni cuidadoso ni reflexivo. De hecho, creo que el dispensacionalismo buscador de señales plantea varios problemas que deberían desacreditarlo entre los dispensacionalistas históricos y bíblicos.

El primer problema es realmente el peor: el Nuevo Testamento no ofrece señales que precedan al Rapto. La enseñanza bíblica sobre el Rapto surge bastante tarde en el progreso de la revelación. La primera mención está en Juan 14; la primera enseñanza clara está en las epístolas de Tesalónica. Los sinópticos no incluyen ninguna referencia clara al Rapto. En particular, el Discurso del Olivar no trata del Rapto, sino de la segunda venida de Jesús a la tierra para gobernar y reinar desde Jerusalén. Las señales que se mencionan en el Discurso del Olivar son todas señales de la segunda venida de Jesús a la tierra, no señales de su venida en el aire por sus santos. Mateo 24 no ofrece señales del Rapto. Lucas 21 no ofrece señales del Rapto. En el Nuevo Testamento, el Rapto es inminente. Puede ocurrir en cualquier momento. No hay señales que se cumplan. Se supone que no debemos buscar señales, sino al Señor del cielo.

En segundo lugar, al desviar la atención hacia las llamadas señales, estos maestros realmente desvían la atención de la Bendita Esperanza del Rapto. Debemos esperar al Señor en cualquier momento y no en un momento más que en otro. Cada vez que señalan una supuesta señal, los buscadores de señales están diciendo efectivamente: "Mira, eso era algo más que tenía que suceder antes de que Jesús pudiera arrebatarnos." Si un evento no tenía que ocurrir, entonces no podría ser una señal. O estamos buscando señales o estamos buscando a Jesús, y eso es una fuerte disyunción. Cualquiera que esté buscando señales no puede estar buscando a Jesús hasta que la última señal se cumpla, y si la señal no tiene que cumplirse, entonces no es una señal.

En tercer lugar, al forzar las señales en los titulares, los buscadores de señales dan a la gente una falsa sensación de conocimiento sobre los acontecimientos actuales. Las cosas que andan mal en el mundo pueden ser fácilmente atribuidas a las depredaciones de los cada vez más malvados últimos momentos antes del regreso de Jesús. Pero, ¿y si algunas de las cosas que van mal son, al menos en parte, culpa nuestra (de los cristianos)? ¿Y si hemos contribuido a crear los problemas haciendo nosotros mismos las cosas mal, y haciéndolas durante mucho tiempo? ¿Y si la solución no es que el Señor nos saque del lío que hemos ayudado a crear, sino que nos arrepintamos y, mientras el Señor nos da tiempo, trabajemos realmente para reparar parte del daño que hemos hecho? Los buscadores de señales ni siquiera contemplan esta posibilidad.

En cuarto lugar, Jesús ha permitido que sus santos esperen durante dos milenios; es posible que desee que esperen algunos años (¿décadas? ¿siglos?) más. El punto de un Rapto inminente es que, aunque podría ocurrir en cualquier momento, no tiene por qué ocurrir pronto. El enfoque de búsqueda de señales no hace nada para preparar a los creyentes para la vida continua en una civilización decadente y sin Dios. Lo que hace es llevarles a pensar que se les concederá un indulto de última hora. Aunque todos estamos de acuerdo en que un indulto sería bueno, no tenemos forma de saber si ocurrirá. Si, dentro de veinte años, estamos soportando una nueva Edad Oscura, los buscadores de señales no habrán hecho nada para prepararnos para ese día.

En quinto lugar, los buscadores de señales parecen incapaces de distinguir la exégesis de la especulación. Ven que la misma profecía se cumple de esta manera hoy y de otra mañana. El suyo no es el trabajo de personas serias, y mucho menos de estudiantes serios de las Escrituras. Recuerde, los dispensacionalistas buscadores de señales han estado señalando sus supuestas señales por más de cien años-cuatro o cinco generaciones. ¿No supone usted que si el Señor realmente tuviera la intención de dar señales de que el Rapto estaba a punto de ocurrir, podría habernos llevado a un siglo del evento? ¿Qué tipo de señal falla tanto?

Sexto, el constante bombardeo de señales incumplidas se convierte en un serio desánimo para los santos. Hubo un tiempo en que JFK iba a ser el anticristo. Luego fue Henry Kissinger, que posteriormente fue superado por Richard Nixon. Un poco más tarde, Mijail Gorbachov fue el principal candidato. En los años 50, la OTAN iba a ser el Imperio Romano revivido. Luego fue el Mercado Común. Luego fue la Unión Europea. Con el supuesto cumplimiento de cada señal, algunos dispensacionalistas se entusiasmaron. Luego descubrieron: "¡Uy, eso no era una señal después de todo!". (No es que los buscadores de señales admitan alguna vez estar equivocados. Nunca escuchará a uno de ellos decir: "Bueno, pensé que podría ser una señal, pero supongo que realmente no lo era"). Después de un tiempo, los hijos de Dios simplemente se cansan de toda la especulación infructuosa; y cuando lo hacen, pierden por completo su entusiasmo por el Rapto.

Finalmente, buscar señales del Rapto ignora completamente la autoridad de Satanás, que es el príncipe de la potestad del aire. Él tiene el poder de trabajar en el mundo, engañando a la gente e influenciando los eventos. Seguramente tiene estratagemas para desgastar la expectativa de los creyentes, y la búsqueda de señales bien puede ser una de ellas. Además, si Satanás cree en un Arrebatamiento inminente (es decir, un Arrebatamiento que podría ocurrir en cualquier momento pero cuyo tiempo real no conoce), entonces tiene que estar constantemente moviendo las cosas hacia la preparación para su gran hora-la Tribulación. Él constantemente tiene que tener un anticristo potencial esperando en las alas. Constantemente tiene que estar manipulando eventos para preparar una iglesia mundial, un gobierno mundial, una invasión del Norte, un falso profeta, y así sucesivamente. Cada uno de esos preparativos parecerá algo que apunta a la Tribulación, pero no es una señal. Tales eventos están siempre con nosotros. Si supiéramos qué buscar, podríamos encontrarlos en cada momento desde el primer siglo hasta el momento actual. En otras palabras, lo que alguien piensa que es una señal podría ser nada más que Satanás tratando de estar preparado para un evento del que no sabe más que nosotros.

La creencia en un Rapto inminente es la esperanza del creyente. Es una de las posesiones más preciosas de la iglesia cristiana. Debería llenarnos de expectación a cada momento, y debería estimularnos hacia la perseverancia y hacernos celosos de las buenas obras. Lejos de alentar al pueblo de Dios en esta esperanza, el dispensacionalismo buscador de señales la socava. La insistencia constante en las señales es un error que debería ser rechazado por todos los cristianos bíblicos.


Kevin T. Bauder, Profesor de Investigación de Teología Histórica y Sistemática en el Seminario Teológico Bautista Central.

Un comentario sobre “Dispensacionalismo Indefendible 2

    Ramón Emilio del Rosario Román escribió:
    12 agosto 2021 en 9:14 pm

    Este postulado es digno de estudestudiarse por todos aquellos que amamos la Palabra de Dios…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s