Combate el Pecado con las Escrituras

Posted on

ESJ_BLG_202100809_03

Combate el Pecado con las Escrituras

Por: John MacArthur

La última vez hablé del poder del pecado y de por qué es tan difícil desprenderse de él. Sin embargo, las Escrituras están llenas de mandatos de hacer exactamente eso: dejar de lado todo pecado (Efesios 4:22; 1 Pedro 2:11). Entonces, ¿cómo lo hacemos?

Claramente no es una batalla fácil, y algunos de ustedes que están leyendo esto pueden no estar luchando muy bien en este momento. Tal vez se estén permitiendo enredarse más profundamente con el pecado. Incluso si usted es un estudiante de la Master’s University, y está en un buen ambiente con muchas oportunidades para la rendición de cuentas y mucha enseñanza correcta, todavía puede estar cultivando pecados.

Sepa esto: Hoy es el día para cambiar. Si no, mirarás hacia atrás más tarde con gran tristeza de corazón y dirás: "¿Por qué no me ocupé de esto cuando era joven?".

Este es el momento de luchar. Y para luchar bien, hay una verdad que debemos reconocer primero. Debemos comenzar por saber que el poder y la fuerza para lidiar con el pecado viene del Espíritu Santo.

Digo, pues: Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne. (Gálatas 5:16)

Para luchar eficazmente contra el pecado, no podemos centrarnos en lo negativo. No sirve de mucho sentarse a tratar de descubrir y erradicar cada pecado a medida que ocurre. En cambio, debemos preocuparnos por obedecer al Espíritu de Dios, entendiendo su voluntad expresada en las Escrituras. Cuando nos consumimos con la búsqueda de la obediencia, encontraremos que el pecado tiene una manera de desaparecer. Esto es lo que Pablo dice en Gálatas: Si andas en el Espíritu, tu carne pecaminosa no tendrá la última palabra en lo que hagas.

Hacer morir el pecado es obra del Espíritu, y el Espíritu influye en tu vida a través de las Escrituras. En otras palabras, andar en el Espíritu significa permitir que la Palabra de Cristo domine tu pensamiento y caminar en armonía con lo que dice.

Si aún no lo ha hecho, comprométase a memorizar las Escrituras. Cuanto más tiempo dediques a poner la Palabra de Dios en tu corazón, menos podrá el pecado (Salmo 119:11). La vida de Pablo es un tremendo ejemplo de esto. ¿Por qué era tan celoso y fiel? No había ningún truco mágico; no había ningún secreto sobrenatural exclusivo de Pablo que le hiciera ser quien era. Pablo era fuerte porque guardaba la Palabra de Dios en su corazón.

¿Cómo sabemos que memorizaba las Escrituras? Lea Hechos 17:2-3.

Y Pablo, según su costumbre, fue a ellos y por tres días de reposo discutió con ellos basándose en las Escrituras, explicando y presentando evidencia de que era necesario que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos, y diciendo: Este Jesús, a quien yo os anuncio, es el Cristo.

¿Qué significa esto? Significa que Pablo les estaba señalando lugares del Antiguo Testamento que muestran que el Mesías tenía que sufrir y morir. Probablemente les estaba mostrando pasajes como Isaías 53 y el Salmo 22. Puede que se haya remontado hasta Génesis 3:15. En cualquier caso, cuando razonaba con el pueblo judío en el día de reposo, lo hacía con las Escrituras. Y parece poco probable que Pablo necesitara un pergamino en la mano para recordar lo que decían las Escrituras; creo que lo tenía en su corazón.

Pablo tampoco era el único que conocía las Escrituras tan bien. En Hechos 2, Pedro predica un maravilloso sermón el día de Pentecostés, y cita múltiples pasajes del Antiguo Testamento. Y para poder citar estos pasajes al pie de la letra y utilizarlos para apoyar su argumento, Pedro necesitaba tenerlos memorizados. Sin duda, otros héroes del Nuevo Testamento también tenían las Escrituras memorizadas: personas como Timoteo, Tito, Apolos y Bernabé.

Además de estos modelos, la Palabra de Dios también nos da varias exhortaciones directas a memorizar las Escrituras.

Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides[a] de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito. (Josué 1:8)

Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios,
y aplica tu corazón a mi conocimiento;
porque te será agradable si las guardas dentro de ti,
para que[a] estén listas en tus labios. (Proverbios 22:17-18)

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos,
ni se detiene en el camino de los pecadores,
ni se sienta en la silla de los escarnecedores,
sino que en la ley del Señor está su deleite,
y en su ley medita de día y de noche!. (Salmo 1:1-2)

Si queremos luchar contra el pecado enredado, debemos empezar por aprovechar la Palabra de Dios. Si no nos dedicamos a poner la Palabra de Dios a trabajar en nuestras vidas – aprendiéndola, memorizándola, entendiéndola y aplicándola – nunca vamos a lidiar con nuestros arraigados hábitos pecaminosos. Pero si nos resistimos a cultivar patrones de injusticia cuando somos jóvenes, posiblemente nos ahorraremos luchas de por vida con esos hábitos, y nos prepararemos para un mayor poder y alegría más adelante en la vida.

Un comentario sobre “Combate el Pecado con las Escrituras

    Roberto Rodriguez escribió:
    14 agosto 2021 en 12:43 pm

    Gracias por su valioso material que nos permite conocer acerca de muchos temas bíblica mente.

    Que el SEÑOR bendiga su ministerio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s