Lo Que Pasó en el Jardín

Posted on

ESJ_BLG_202100822_02

Lo Que Pasó en el Jardín

Aquí Estamos: Creados, Probados, Arruinados – Somos Nosotros

POR DAN PHILLIPS

Para montar una cosmovisión basada en la verdad de Dios y no en las mentiras del mundo o en los engaños egoístas de nuestro corazón, debemos empezar por el principio, como en "En el principio".

Cuanto más estudio la Biblia, más me doy cuenta de lo cruciales, fundamentales y repletos que son sus tres primeros capítulos. Aunque son escuetos, esos pasajes preñados de contenido transmiten una intensa concentración de revelación fundacional que resulta impresionante por su profundidad y alcance. Es aquí donde encontramos por primera vez la verdad de Dios, su naturaleza, su palabra, su creación y su plan para todas las épocas.

Y también nos encontramos en esos capítulos. ¿Cómo nos originamos? ¿Qué éramos? ¿Por qué fuimos creados? ¿En qué se arruinó todo?

¿Hay algún plan para hacer algo al respecto?

Encontramos todo eso y más en Génesis 1 a 3, y en lo que surge de esos capítulos. Si los entendemos bien, estamos preparados para entender el resto de la Biblia. Pero si los entendemos mal, todo lo demás estará mal. Así que no nos equivoquemos.

Aunque una exposición detallada va más allá del alcance de este libro, permítanme extraer tres puntos destacados de estos capítulos:

1. La preparación del hombre

2. La prueba del hombre

3. La postración del hombre

La Preparación del Hombre

Si queremos saber lo que Dios quiere de nosotros como cristianos, primero debemos tener una firme comprensión bíblica de su intención al crear al hombre.

Todo en Génesis 1:1-25 es claramente preparatorio para algo. Dios crea, diseña meticulosamente y establece brillantemente un universo en orden exacto. Pero, ¿para quién o para qué?

Intenta imaginar que estás leyendo el texto por primera vez. Supongamos que no tiene ni idea de adónde nos lleva la historia. ¿Qué ves, paso a paso?

Primero vemos el cosmos creado por Dios, en el famoso y sonoro versículo 1- “En el principio, Dios creó los cielos y la tierra.” Pero en el siguiente versِículo, encontramos el planeta no apto para ser habitado, aunque el Espíritu de Dios se cierne sobre la faz del abismo, como si algo grande estuviera a punto de suceder.[1]

¡Y sí que ocurre!

Paso a paso, sólo por su palabra, Dios diseña y prepara la tierra como hábitat de algo. La luz se crea y se separa de las tinieblas; las aguas se separan de las aguas; la tierra seca se separa de las masas de agua, y se llena de vegetación. A continuación, los portadores de luz se colocan en los cielos; las aguas de abajo rebosan de vida marina, y el cielo de arriba se llena de aves. Luego, al comienzo del sexto día, la tierra se puebla de animales.

La narración se estremece con la anticipación a través de cada etapa, mientras Dios trabaja y trabaja, haciendo una pausa en cada punto (excepto en el segundo día) para decir "Bueno… bueno… bueno".

Es "bueno", pero ¿a dónde vamos con todo esto? ¿Hacia dónde se dirige?

Al segundo acto del sexto día.

En el sexto día, Dios hace algo similar a lo que había hecho en el tercer día, y sin embargo, diferente de una manera crucial. Repasemos un poco.

En el tercer día, Su creación había sido en dos partes. Dios había dado la palabra de que la tierra seca debía separarse de las aguas, y así sucedió. Dijo que era "bueno". Normalmente, "bueno" significa "adiós" a la obra de ese día. Pero entonces Dios dio una segunda palabra, ordenando que las plantas y los árboles frutales crecieran de la nueva tierra, lo que también sucedió, y que también fue "bueno".

El tercer día, entonces, tiene una estructura de dos etapas. Veremos que este mismo programa de dos etapas se repite en el sexto día, pero con un clímax crítico en todo el proceso.

El relato culminante del sexto día es el más largo de todos los días de la creación. Como en el tercer día, Dios comienza con un único acto de creación: Ordena la aparición de animales terrestres, y éstos aparecen. También como en el tercer día, tras el primer acto leemos que "vio que era bueno" (v. 25). Pero en el sexto día, después del segundo acto, Él tomará toda su creación y la declarará “bueno en gran manera” (v. 31).

Ese feliz pronunciamiento nos dice que este segundo acto de la creación, en el sexto día, es el que se dirige a todo. Hasta entonces, la palabra en efecto era: "Hasta aquí, todo bien". Ahora todo está hecho, todo está terminado, todo está “bueno en gran manera.” El Maestro Artista deja su pincel y su paleta, da un paso atrás y admira su obra. "¡Terminado!" Dice, con un suspiro encantado.

Detengámonos, pues, un momento en este acto culminante de la creación. En el versículo 26, Dios se propone crear el primer y único ser finito del que se dice que encarna su imagen y semejanza. Dios dice: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Y que tenga dominio sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo y sobre el ganado y sobre toda la tierra y sobre todo lo que se arrastra sobre la tierra". Esta criatura se llamará ‘ādām (ah-THAHM), "hombre". Será el representante de Dios en la tierra, la semejanza finita de Dios, una representación fiel de Dios, pero en forma corporal. Adán estará totalmente equipado con todo lo necesario para actuar como virrey de Dios sobre la creación.

La ejecución del plan de Dios sigue en el v. 27, donde la imagen es compartida por el hombre y la mujer -cuyos nombres, aprenderemos en los siguientes capítulos, son Adán y Eva. Este versículo es el primer trozo de poesía de la Biblia:

Entonces Dios creó al hombre a su imagen y semejanza

A semejanza de Dios, lo creó

Hombre y mujer, los creó. (DJP)

Nótese la triple repetición de "creó". Mientras que Dios modeló el cuerpo del hombre a partir del polvo de la tierra (2:7a), su esencia, su humanidad, fue una creación directa (2:7b). Como imagen de Dios, los atributos físicos de Adán reflejaban los atributos espirituales de Dios.[2]

Pero al mismo tiempo, Adán no era más que la semejanza de Dios. No era Dios encarnado. Más bien, el hombre debía ser un ser análogo, representativo. Era un espejo vivo, finito y creado, que reflejaba la gloria del Dios infinito e increado (1 Cor. 11:7).

Por último, Dios encarga a la primera familia. Dios, que antes sólo se había dirigido a la vida marina y a las aves (Gn. 1:22), ahora se dirige a sus portadores de imagen. ¿Cuál es su encargo?

Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.” (v. 28)

En el comienzo de un reino mediato sobre la tierra, Dios pone al hombre y a la mujer a cargo, bajo Él. Su tarea es someter y ejercer el dominio sobre todo el globo. No son como cualquier otra criatura, como predica la evolución materialista; están sobre toda criatura y toda la creación.

Para ejercer este dominio, tienen que crear un báculo. Tienen que ser fructíferos y multiplicarse. Tendrían todo lo necesario: Podrían comer cualquier fruto y vegetación (1:29; 2:16), con una sola excepción (2:17).

Así que la joven pareja tenía toda la provisión interna y todos los suministros externos que necesitarían. ¿Qué más necesitaban?

Sólo necesitaban ponerse en marcha: tener hijos y ejercer el dominio.

Pero eso lo desarrollaremos mucho más en el capítulo 3.

La Prueba del Hombre

Si queremos saber lo que Dios quiere de nosotros como cristianos, debemos tener una firme comprensión bíblica de cómo hemos llegado a estar en el lío en el que estamos hoy.

La prueba, en sentido estricto, era doble: Dios dio órdenes positivas y una orden negativa. Dicho de otra manera, Dios le dijo a Adán que hiciera algunas cosas, y le dijo que no hiciera una cosa.

Multiplicar, someter, comer. Como vimos, le dijo a Adán que tuviera muchos hijos, que llenara la tierra y que la controlara. ¡Esos son algunos mandamientos bastante comprimidos! Dios no detalló cómo hacer lo que le dijo a Adán. Estableció los objetivos y dejó la mayoría de los detalles a Adán.

Dios también le dijo a Adán que podía comer libremente de cualquier árbol del jardín (2:16). Yo soy más carnívoro que herbívoro, pero me encantaría haber visto esos frutos. Imagínese unas uvas, manzanas y bayas suculentas, llenas y repletas, antes de que se hubiera introducido el más mínimo soplo de contaminante o insecticida, frescas y directas de la mano de Dios.

Creo que tenemos el más mínimo indicio de lo que podría haber sido eso cuando comemos fruta fresca en un puesto junto al campo de un agricultor. La jugosidad y el sabor son mucho más brillantes y atrevidos que los que llevamos a casa desde la tienda. Las frutas y verduras de Dios debían ser mucho mejores aún. Y todas ellas eran para que Adán y Eva las comieran libremente.

Con una excepción.

Había una prohibición dietética, y sólo una: No debían comer del “árbol del conocimiento del bien y del mal” (v. 17).

¿Cuál era ese árbol? La idea de un manzano es pura tradición, sin ninguna justificación en el texto. La otra idea común, la de que este árbol simbolizaba el sexo, es simplemente una tontería. Dios les dijo a Adán y Eva que hicieran bebés, y estoy bastante seguro de que Él sabía cómo se hacía eso. Después de todo, Él también creó eso.

Creo que el árbol era una especie de sacramento oscuro, si se me permite la expresión. Así como el pan y el vino traen la bendición de la presencia de Cristo al cristiano, cuando se participa en la fe, el fruto de este árbol traería la maldición al hombre, cuando se comiera de la única manera posible: la incredulidad. No era más mágico o físicamente mejorado que el pan y el jugo de la Comunión, pero como objeto de prueba el fruto sellaba la rebelión incrédula de Adán con el juicio de Dios.

El árbol representaba la autonomía, la ilusión del autogobierno. Representaba el conocimiento falsamente obtenido, en los propios términos del hombre, nacido de la rebelión. Si Adán y Eva hubieran caminado con Dios en la fe, habrían aprendido todo lo que necesitaban saber, bajo el señorío de Dios. Pero este árbol ofrecía un conocimiento basado en el rechazo del señorío de Dios, y específicamente basado en el rechazo de Su palabra.

Sólo podemos especular sobre lo que habría ocurrido si la pareja hubiera continuado con la obediencia nacida de la fe. Es lógico pensar que se habrían confirmado en la bondad y santidad positivas, y que su conocimiento de todo se habría ampliado.

Por desgracia, todo lo que tenemos es una especulación, ya que no fue así.

En cambio, Eva se encontró en el único lugar de todo el universo donde no tenía nada que hacer: frente a ese árbol prohibido.

Eva ya sabía todo lo que necesitaba saber sobre ese árbol. Sabía que Dios había dicho que no era para ella. Ese conocimiento era suficiente.

Sin embargo, Eva no estaba satisfecha con ese conocimiento. Así que se encuentra en un debate filosófico y teológico con la única persona de toda la creación con la que no tenía que hablar: la serpiente.

Un dicho popular dice que las nueve palabras más aterradoras del idioma inglés son "Soy del gobierno y estoy aquí para ayudar". Sin embargo, aquí encontramos una visión mucho más aterradora. La Serpiente se presenta bajo la apariencia del mejor amigo del hombre, "aquí para ayudar". Quiere hacer ver a Eva que sólo quiere lo mejor para ella y para su pasivo marido, ese gran señor de la creación, que tal vez observa en impotente silencio ("que estaba con ella", v. 6). La pretensión de la Serpiente es que le preocupa que los dos jóvenes humanos no se sientan realizados.

Aunque se dirige a Eva, todos los verbos están en número plural. La Serpiente está hablando más allá de ella a Adán. Es a Adán a quien realmente quiere. Debe derribar al líder que Dios designó. Y ¡oh, la serpiente tiene una línea de ventas para Adán!

La Serpiente comienza con "¿Realmente lo dijo Dios?" y termina con "¡Puede que Dios lo haya dicho, pero se equivocó!". El desafío y la pregunta poco sincera se transforman rápidamente en la negación y el rechazo abierto. A la tibia y vacilante defensa de Eva, la Serpiente contraataca con un despectivo "¡No morirás!". De hecho, en lugar de morir, "serás como Dios" -o, quizás más probablemente, "como dioses". (El texto hebreo podría leerse de cualquier manera).

La joven pareja será definitiva, no dependiente (así reza el argumento de venta). Sus conocimientos y valores no se derivarán de la verdad y las leyes de Dios. Conocerán en sus propios términos, establecerán sus propios valores independientemente de Dios, como liberados de Dios. Se autogobernarán, serán una ley para sí mismos.

Los jóvenes humanos no están disfrutando de la vida al máximo, y deberían hacerlo, argumenta la Serpiente. No están realizando su potencial, no están plenamente actualizados, no son auténticos. No están teniendo su mejor vida ahora. Están atrapados, sisea, por mitos legalistas sobre Dios. Deberían romper sus ataduras, salir a la calle y cumplir con su destino. Son ellos los que merecen ser dioses. ¡No Dios!.

Y así, chasquido, chasquido, chasquido, va el cerebro humano. En contra de toda cordura y razón, Eva "compra" la astuta línea de la Serpiente. No menos asombroso es que su obediente marido siga dócilmente su ejemplo. (Mucho más asombroso es que la gente haya caído en la misma línea durante milenios, y todavía lo hace).

Vaya, eso no llevó mucho tiempo. Sólo una prueba negativa. Y la fallan, ¡pum!, desde el principio.[3] Padres perfectos, entorno perfecto, educación perfecta, genes perfectos, psiquis impecable, matrimonio feliz, sociedad perfecta (excepto por la Serpiente), y aún así dan un paso y hacen una épica plantada de cara.

"¿No es justo? Permítanme hacer una pausa y hablar con quien considere injusto que nuestro destino dependa de estas dos personas.[4] "Nunca pedí que fueran mis representantes", dicen algunos. "Creo que habría sido más justo si todos hubiéramos superado nuestras propias pruebas, nuestros propios Jardines del Edén, uno por uno".

A esto, dos pensamientos . . .

En primer lugar, todo lo que Adán y Eva eran y tenían, tú no lo eres ni lo tienes. Ninguno de nosotros tuvo padres perfectos, ni genes, ni educación, ni entorno, ni sociedad. Todas las ventajas que tenían Adán y Eva las tenemos nosotros. Eran, literalmente, humanos modelo, y no duraron ni un capítulo entero.

¿Realmente crees que lo habrías hecho mejor?

En segundo lugar, con esa misma objeción, deshaces tu argumento. Evidentemente, Dios determinó que ésta era una manera justa y equitativa de tratar a la humanidad. Al oponer nuestra sabiduría a la de Dios, e insistir en que podríamos tener una idea mejor, hacemos exactamente lo mismo que Eva: Preferimos nuestro juicio como superior al de Dios.

Y así, guarda el lápiz. Prueba terminada. Ya has fracasado. Al igual que lo hicieron la abuela Eva y el abuelo Adán.

¿Y qué resultó de su fracaso?

La Postración del Hombre

Si queremos saber lo que Dios quiere de nosotros como cristianos, debemos tener una firme comprensión bíblica de lo extenso y grave que es el daño que el pecado nos ha hecho como raza.

La siguiente parte de la historia nos desconcierta un poco. Dios ha dicho con toda rotundidad: "del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él morirás" (Gn. 2:17). Eva come, Adán come. Ahora, se supone que morirán. Sabemos lo que significa "morir" y esperamos que lo hagan.

Observamos expectantes, como los malteses en Hechos 28 observaron a Pablo después de que la serpiente le mordiera. Esperan que Pablo se hinche y caiga, o algo así. No que siga comiendo su pollo asado.

Del mismo modo, observamos a Adán y Eva después de comer el fruto. Llega la "escena de la muerte". En cualquier momento van a jadear, tal vez se agarren la garganta, se tambaleen un poco, griten, y luego se desplomen en un montón, muertos. En cualquier momento. Sí, señor. Pronto. Muy pronto. Debería ser grande.

Así que miramos, y miramos, y…

Nada. Sólo siguen. Hacen unas ropas cortas que pican. ¿Pero ellos? Parecen estar bien. Aparentemente el aire sigue entrando y saliendo, el corazón sigue bombeando, la sangre sigue fluyendo. No está tan muerto como todo eso.

¿Qué pasa?

¿No están muertos? ¿Estás seguro? ¿No crees que murieron de inmediato? Creo que sí. Así de fácil. Simplemente sus cuerpos tardaron unos siglos en darse cuenta del hecho.

Todo depende de lo que entiendas por muerte y vida.

¿Qué es la vida? En la Biblia, la vida puede denotar la existencia física (Ecl. 9:4), pero connota mucho más que la mera existencia.

La gente en el infierno existe para siempre, pero no puedo pensar en ningún pasaje que se refiera a su existencia como "vida".[5] La vida, en su plenitud, connota el disfrute de la presencia de Dios, y las bendiciones que este disfrute conlleva. Morir es quedar aislado, no de la mera realidad de la presencia de Dios, que es imposible (Salmo 139:7-12), sino del disfrute de su presencia, de experimentarlo como algo distinto a lo aterrador (2 Tesalonicenses 1:8-9; Apocalipsis 14:10).

La vida no es simplemente la longitud de la línea en un gráfico cronológico; es la calidad de esa línea. Así lo pinta Moisés en otro lugar; cuando predica que el hombre no disfruta de la vida simplemente comiendo pan, sino deleitándose con lo que sale de la boca de Yahvé [6] (Dt. 8:3). Cuando Moisés presenta a Israel las opciones de la vida y el bien, y de la muerte y el mal (Dt 30,15), y les insta a elegir la vida (v. 19), se refiere a algo más que a la mera existencia. Moisés relaciona la "vida" con la "bendición" (v. 19), y dice claramente que el Señor "es vuestra vida" (v. 20). Salomón describirá más tarde la vida como lo contrario, no sólo de la muerte, sino del pecado (Prov. 10:16).

Waltke dice que "el Antiguo Testamento representa la ‘vida’ como una relación espiritual interminable con Dios, que no termina con la muerte clínica, y la ‘muerte’ como la separación total de Dios tanto en esta vida como después de la muerte clínica".[7]

Mirando milenios adelante, vemos una validación de esto cuando el Señor Jesús ora: "Y esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado" (Juan 17:3). La esencia de la vida es conocer a Dios, relacionarse con el Dios trino.

La vida real, pues, es un don de Dios, y lleva su presencia y bendición. Asimismo, si la vida es el disfrute de la presencia íntima de Dios, entonces la muerte será la pérdida del gozo de esa presencia, y de todas las bendiciones que conlleva la comunión con Dios.

Y por eso digo que Adán y Eva sí murieron, de inmediato. Cuando la horrible realidad de la muerte física finalmente los alcanzó, fue la culminación de un proceso espantoso que comenzó en el momento en que el pecado los tocó.

La enfermedad produce síntomas. Cuando era una niña, mi querida y única hija Rachael contrajo la varicela. En aquella época anterior a la vacunación, queríamos que su hermano Matthew también la contrajera, para que la superara mientras era joven y los síntomas fueran leves. Cuando se puso un poco enfermo y le salieron manchas rojas, supimos que se había contagiado. (Y yo también, por cierto, con mucha más miseria).

Así que vemos a Adán y Eva estallar en la muerte de inmediato. Los síntomas comienzan a aparecer inmediatamente. ¿Cuáles son?

Vemos una "mancha roja" de muerte instantánea en su autoconciencia y conciencia de culpa (Gn. 3:7). Antes, estar desnudo no había sido un problema. Estaban desnudos y no se avergonzaban (Gn. 2:25). De repente, ahora, estar desnudo es algo malo. Se sienten culpables porque son culpables; se avergüenzan, porque son vergonzosos. Así que se ponen a remendar algunas hojas.

Pero un complejo peor y más extenso de "manchas" se ve en el momento en que Yahvé llega para tener comunión con el hombre. La presencia de Dios realmente pone de manifiesto los síntomas. Nuestros atrevidos, valientes y pioneros aspirantes a dios se esconden realmente (3:8).

¿No es la escena más patética de toda la Biblia? Adán escondiéndose en los arbustos de Aquel que hizo los arbustos. ¡Como si Dios no pudiera verlo!

Así que, como ves, este acto miserable es en realidad una fea constelación de "manchas", y revela la propagación de la muerte en su estructura mental/espiritual:

La presencia de Dios ya no es amada y bienvenida y buscada, sino insoportable y aterradora y repelente.

Ofender a Dios, incluso insultarlo (huyendo y escondiéndose de quien llena el cielo y la tierra) es una opción aceptable; así que

Dios ya no es Dios en su universo; así que

La gloria de Dios ya no es el latido central de su corazón; ha sido suplantada por su propia autopreservación según sus propias y lamentables nociones.

Su propia noción de Dios se ha deformado y se ha vuelto inadecuada. ("¡Escóndete aquí, cariño! ¡Nunca nos verá!")

Son evasivos en cuanto a su pecado, echándole la culpa ("¡Quizá pueda despistarle!"), en lugar de confesarlo abiertamente, arrojarse a su misericordia y suplicar que les devuelva su favor.

Adán, de hecho, tiene la audacia muerta/ciega de culpar de su pecado no sólo a Eva, sino también a Dios ("La mujer que me diste para estar conmigo, me dio fruto del árbol" [v. 12]; como si dijera: "¡No es mi culpa! ¡Me diste una mujer defectuosa! ¡Lo has arruinado!").

Adán y Eva, entonces, han muerto tanto en la relación vertical como en la horizontal. Han perdido de vista a Dios y se han perdido el uno al otro. Todo lo que queda es su ser muerto, ciego y dañado por el pecado. Así, incluso después de redimir a Adán y Eva, Dios enviará la muerte física final casi como una bendición para aliviarlos de una existencia interminable en el pecado.

Pero lo que es infinitamente más gracioso y glorioso es que un día Dios enviará a un segundo Hombre, un último Adán, para que gane donde ellos fracasaron tan miserablemente (Génesis 3:15; más sobre esto en el capítulo 3).

Cuando la escena se cierra, Dios pronuncia sus juicios sobre la pareja (Gn. 3:16-19), y ellos comienzan a reflexionar sobre las repercusiones de su acto. Sus responsabilidades y estructuras -el trabajo y el matrimonio- permanecen. Pero todo será más difícil, y la muerte física les espera al final. El parto será una agonía, y la relación entre marido y mujer se convertirá en una difícil competencia (v. 16). El trabajo del hombre será difícil y frustrante, hasta que vuelva al polvo (vv. 17-19).

De las Alturas a las Profundidades

Hemos aprendido lo que el mundo no sabe: lo que significa ser humano. Nuestro padre Adán fue creado como imagen de Dios, un ser aparte, diseñado para gobernar para Dios. Su esposa debía ser su compañera en esta aventura, trabajando juntos en armonía para servir a Dios.

El carácter de nuestros primeros padres fue preparado para reflejar el de Dios, sus espíritus fueron formados para estar en comunión con Su Espíritu. Dios les dio mentes, voluntades e imaginaciones, para que se emplearan a fondo en escuchar sus mandatos y prohibiciones, y en averiguar cómo llevarlos a cabo para su gloria.

Aquí es donde nos equivocamos. Eva cayó bajo la influencia del principal calumniador de Dios, la Serpiente. Compró su mentira de que la rebelión llevaría al conocimiento y a la divinidad, y Adán la siguió plácidamente. Al rebelarse contra Dios, Adán se arruinó a sí mismo, a su mujer y a todos sus hijos. Abandonó la plenitud de la vida que se disfrutaba en la presencia de Dios, y conoció la culpa y la muerte y las relaciones fracturadas con Dios y con otros seres humanos. La mente brillante creada para pensar en los pensamientos de Dios se convirtió en un incesante laboratorio de engaños.

¿Qué viene ahora para nuestra raza? ¿Hasta dónde llegan las consecuencias del acto de este hombre? ¿Tiene su crimen algún impacto más allá de ellos dos? ¿Puede afectarnos a nosotros, tantos miles de años después?

Sigue leyendo.


1.   Génesis 1:1 narra la creación del universo a partir de la nada, inicialmente sin forma e inhabitable (v. 2). A lo largo de seis días, Dios hace que el planeta esté formado y sea habitable. Imagínese la creación de un montón de Legos, seguido de la construcción de esas piezas en una estructura intrincada. Los seis días están meticulosamente estructurados para llegar al clímax en los versículos 26-31.

2.   Dios es espíritu (Juan 4:24a), sin manos, ojos, oídos, etc. literales. Pero todos estos atributos físicos del hombre representan poderes que Dios sí tiene, en un grado infinitamente mayor y más puro. La lógica del Salmo 94:9 explica los pasajes que describen a Dios en términos humanos (por ejemplo, Génesis 6:8; 2 Reyes 19:16; Isaías 51:9; etc.). Nuestros atributos físicos son lejanamente análogos a las realidades espirituales de Dios, dones de gracia que nos ayudan a conocerle y servirle mejor.

3. Nada en el Génesis indica expresamente el paso del tiempo entre la creación y la caída. Lo que importa es el texto en sí, que presenta los acontecimientos en una sucesión rápida y tremenda: ¡creación-comisión-corrupción!

4. Esto se explicará con más detalle en el capítulo 3. Veremos que Adán fue designado por Dios como representante de todos sus descendientes naturales (cf. Rom. 5:12-21). Tal vez una analogía factible sea la de los atletas que representan a sus países en los Juegos Olímpicos. Si ganan, su país gana. Si pierden, su país pierde.

5. Los redimidos resucitan a una resurrección de "vida"; los condenados resucitan a una resurrección -no de vida sino de "juicio" (Juan 5:29). Juan llamará en otro lugar a esta existencia eterna la "muerte segunda" (Apocalipsis 2:11; 20:6, 14; 21:8).

6. "Yahvé" es la pronunciación probable del nombre personal del pacto de Dios, que aparece más de 6.800 veces en el Antiguo Testamento. Las consonantes en hebreo son yhwh, y la mayoría de las versiones en español lo ocultan detrás de "SEÑOR" en mayúsculas, o "Dios" (cuando es "Señor DIOS"). Es una tradición desacertada, ya que "Yahvé" no significa "Señor", para lo que hay otras dos palabras hebreas principales.

7. Waltke, Teología del Antiguo Testamento, 964.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s