Estrategias Para Leer Griego: Retención 3ª. Pte.

Posted on

ESJ_BLG_202100823_01

Estrategias Para Leer Griego: Retención 3ª. Pte.

Por Clint Archer

Traducir el griego al español no es lo mismo que leer el griego. De eso ya hablamos la semana pasada.

Hoy quiero sugerir algunas estrategias prácticas para mejorar la fluidez de la lectura del griego. La mayor parte de estas estrategias las obtuve de una inspiradora y útil sesión ofrecida en la Conferencia Griego para la Vida en Louisville, Kentucky, el mes pasado. Estas ideas fueron ofrecidas por el enérgico, experto y deliciosamente sincero profesor del Seminario Teológico Bautista del Sur, el Dr. Brian Vickers. A veces no estaba claro si sus consejos se dirigían a los estudiantes de idiomas o a los ciclistas que se preparan para el Tour de Francia. Pero es obvio que estas estrategias son válidas para cualquier esfuerzo de resistencia agotador.

El Secreto de Fernando.

El Dr. Vickers nos habló de un antiguo alumno suyo, al que llamaremos Fernando. Este joven llegó al seminario sin saber absolutamente nada de griego, pero en cuanto aprendió el alfabeto empezó a leer, y leer, y leer. Al principio no reconocía más que conjunciones comunes y palabras que sonaban como sus cognados ingleses (kardia suena como "cardiac" y significa "corazón"). Cuando sus clases de griego empezaron a rellenar los huecos con listas de vocabulario, lecciones de gramática y sintaxis y explicaciones de morfología, la base de Fernando era sólida y su fluidez se aceleró. Antes de terminar su formación formal en griego a nivel de MDiv, podía leer griego con mucha más fluidez y mayor comprensión que cualquier candidato a doctor en griego. ¿Su secreto? Simplemente leía griego. Todo. El. Tiempo.

Vickers dejó claro que las estrategias que siguen no funcionan si esto es todo lo que se hace. Pero afirma que para llegar a dominar la lectura y el pensamiento en griego, hay que hacer al menos esto. Es la base, los cimientos sobre los que se asientan todos tus estudios de vocabulario y gramática. Mientras hablaba, me di cuenta de que esto es lo que había descuidado en mis estudios. Había memorizado para la prueba y el examen los paradigmas, el vocabulario y las reglas de traducción. Pero no leía el griego, sino que lo analizaba. Y eso fue suficiente durante años. Pero ahora quiero leer, pensar y disfrutar del griego del Nuevo Testamento. Si eso te describe, sigue leyendo…

Evaluar los Daños.

Empieza con una evaluación honesta de por dónde tienes que empezar. ¿Necesitas volver a aprender el alfabeto (prueba rápida, qué letra va antes y después de Xi?).

¿Cuántos minutos de griego has leído este último día, semana y mes? Si lo hicieras durante los próximos doce meses, ¿cómo mejoraría tu habilidad? Mi respuesta honesta fue que la cantidad que estaba leyendo diariamente y semanalmente no era suficiente para producir una mejora, sin importar cuánto tiempo lo hiciera. Necesitaba más volumen.

Cuando calificó que "leer" no cuenta si está usando ayudas o haciéndolo para la preparación del sermón, mi número bajó a cero. Para alguien que quiere leer la Biblia por placer y devoción, me di cuenta de que no había estado haciendo nada para lograr ese objetivo.

Resístase a Comprar una Aplicación.

Vickers nos mostró una foto de un ciclista olímpico con medalla, y otra foto suya de adolescente, con su primera bicicleta. No tenía neumáticos. Pero la llevaba a todas partes. Hacía lo que podía con lo que tenía en ese momento. La mayoría de los estudiantes de griego se pasan el tiempo en Amazon y en la tienda de aplicaciones buscando el nuevo libro de gramática perfecto, tablas de paradigma laminadas, tarjetas de memoria, aplicaciones de aprendizaje. Es un agujero negro de inutilidad en esta fase del proceso. Utiliza lo que tienes. Todo lo que necesitas para el primer mes es un Nuevo Testamento Griego. Si tienes a Machen en tu estantería, te servirá. Si tienes un Dana & Mantey manchado de café… ¡eso servirá! Sólo empieza a leer.

Construye una Base.

Se trata de crear un hábito sobre el que añadir otros estudios. Vickers jura que si empiezas con siete minutos al día, cinco días a la semana, durante un mes, experimentarás el éxito. ¿Por qué siete? Porque no son diez, pero tampoco son sólo cinco. En otras palabras, es suficiente para hacer una parte, pero no tanto como para tener la tentación de saltarse un día.

7 minutos x 5 días = 35 minutos a la semana. Eso son casi dos horas y media al mes, que es un millón de veces más de lo que hacía antes.

¿Qué cuenta como lectura? Simplemente, pronunciar los sonidos (preferiblemente en voz alta, a no ser que tengas que hacerlo en el metro o en tu cubículo del trabajo), y no pararte a buscar nada. Sólo leer. Así se adquiere un sentido de la sintaxis, los sonidos, la cadencia y la estructura de la lengua. Puede que no entiendas el 80% de lo que lees, pero tu cerebro está aprendiendo algo. El andamiaje está subiendo. Confía en el proceso.

Se Consistente.

Exponte. Haz tus siete minutos todos los días durante un mes y verás lo que ocurre. No rompas el hábito antes de que empiece. Elige una hora y un lugar regulares, pon un temporizador en tu teléfono, ponlo en modo avión y empieza a leer hasta que te diga que has terminado.

Añade Trabajo.

Una vez que hayas terminado tus siete minutos y esas palabras de vocabulario o formas verbales desconocidas te estén volviendo loco, es el momento de añadir el estudio. Es opcional. La base no es negociable. Es una obligación. Pero ahora el trabajo extra será una delicia, no una tarea. Se sentirá tan satisfactorio buscar una palabra y cuando lea los mismos versículos mañana sabrá más y más y querrá leer más y más. Por eso leo el mismo pasaje cada día. A medida que leo más rápido, voy aprendiendo más versículos. Cada pocos días cambio a un nuevo pasaje de un escritor diferente, de modo que voy conociendo los diferentes estilos.

Cuando tu base sea sólida, puedes empezar a aumentar el tiempo de forma gradual. Así, en lugar de siete minutos, pasa a nueve, luego a quince y, finalmente, a media hora al día o más. Pero tómatelo con calma. O dedica más tiempo a buscar palabras después de los siete minutos. Pero no te detengas en el mínimo de siete.

Añade a tu plan la memorización de un paradigma verbal, quizá uno al mes para empezar. Empezarás a ver las terminaciones y aumentos por todas partes. Cuando se te quede grabado en la mente, añade otro.

Se Paciente.

Aún no estás traduciendo, primero estás aprendiendo a leer. La comprensión llegará. ¿Recuerdas "Diversión con Dick y Jane"? Lento, vacilante, lleva a la fluidez con el tiempo. Mide tus progresos durante largos periodos de tiempo; meses, no días. Dentro de seis meses compararás tu primera semana de incoherencia tartamudeante con menos de un 10% de comprensión, con una rapidez de reconocimiento sin precedentes, una pronunciación mejorada, una destreza con el énfasis acentuado y un crecimiento notable en la comprensión lectora.

Sé misericordioso.

No pasa nada por saltarse un día o dos. No es necesario autoflagelarse. Si te deprimes por haberte saltado un día, puedes renunciar a tus esfuerzos. No perderá lo que ha ganado en 48 horas. Pero vuelve a montarte en el caballo lo más rápido posible, no sea que te deje tirado. De nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s