El Primer Paso Para Perdonar A Los Demás: Ser Tu Mismo Perdonado

Posted on

ESJ_BLG_202100828_01

El Primer Paso Para Perdonar A Los Demás: Ser Tu Mismo Perdonado

Por David Huffstutler

"Ya no nos hablamos".

"Mi pecado es demasiado grande para que Dios lo perdone".

¿Has escuchado alguna vez declaraciones como estas?

Un pastor observa: "Al principio de mi ministerio pastoral me di cuenta de un hecho interesante: casi todos los problemas personales que llevan a la gente a buscar consejo pastoral están relacionados de alguna manera con el tema del perdón. Los problemas más problemáticos del típico aconsejado se reducirían significativamente (y en algunos casos se resolverían por completo) si se entendiera correctamente lo que dicen las Escrituras sobre el perdón".[1] Explicó su observación aún más: la gente tenía problemas para entender el perdón de Dios o cómo perdonar a los demás. Como resultado, sufrían una culpa personal continua o problemas en sus relaciones2.

En mi iglesia, recientemente examinamos el mal uso de la lengua (Santiago 3:1-12 ), la necesidad de la sabiduría celestial para lograr la paz con los demás (Santiago 3:13-18 ), las causas de las peleas y los conflictos entre nosotros (Santiago 4:1-5 ), y cómo la gracia de Dios supera estos pecados mediante la humildad y el arrepentimiento (Santiago 4:6-12 ).

Durante un par de semanas, haremos un paréntesis en Santiago para responder a la pregunta: "Pero, ¿cómo puedo arreglar el daño relacional después de que se haya producido un conflicto?" En pocas palabras: perdonarse unos a otros. Pero perdonar a los demás comienza con ser perdonado uno mismo.

Pablo nos manda "perdonarnos unos a otros, como Dios os perdonó en Cristo" (Efesios 4:32 ). En otro pasaje, nos da el contexto ("si uno tiene una queja contra otro") y también nos ordena: "Como el Señor os ha perdonado, así también vosotros debéis perdonar" (Colosenses 3:13 ). En ambos pasajes, el paradigma para perdonar a otros es cómo Dios nos ha perdonado en Cristo. Debes ser perdonado para saber cómo perdonar. Así que, exploremos eso por un momento.

Primero, recordamos que fuimos pecadores y provocamos la ira de Dios. Estábamos "muertos en delitos y pecados en los que andábamos" y "éramos por naturaleza hijos de ira" (Efesios 2:1 , 3 ). Éramos enemigos de Dios, odiados por el pecado, todos los días (Salmo 5:5 ; 7:11 ; Juan 3:36 ). Necesitábamos ser perdonados.

Pero entonces, creímos en Cristo y en lo que Él hizo por nosotros. "por medio de Él os es anunciado el perdón de los pecados;" (Hechos 13:38 ). El Padre lo aplastó por nuestras iniquidades e hizo que el que no conoció pecado se convirtiera en pecado por nosotros, para que en Él llegáramos a ser la justicia de Dios (Isaías 53:4-6 ; 2 Corintios 5:21 ; 1 Pedro 2:24 ; Hebreos 9:28 ). Su muerte proporcionó un camino hacia la paz con el Padre, y la justicia de su vida perfecta se convirtió en la nuestra (Romanos 5:10 ). A través del instrumento de la fe y sobre la base de la muerte y la vida de Cristo, Dios nos liberó de la culpa y el castigo por el pecado. Nos perdonó.

Perdonar a otra persona es no buscar venganza por los errores cometidos. Es amar y mirar más allá de la ofensa y seguir como antes. Y si eso parece difícil de hacer, recuerda cómo Dios te perdonó a través de Cristo. Al ser perdonado tú mismo, sabrás cómo perdonar a otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s