¡Basta De Cursos!

Posted on

ESJ_BLG_20211008_01

¡Basta De Cursos!

Por Stephen Kneale

¿Por qué la gente no hace evangelismo? En el fondo, la respuesta es bastante sencilla: no quieren hacerlo. ¿Por qué las iglesias no hacen mucho en cuanto al discipulado? En el fondo, la respuesta es bastante simple: no quieren hacerlo. Si quisieran, lo harían, ¿no es así?

Ahora bien, puede haber todo tipo de razones por las que no quieran hacer esas cosas. Puede que tengan miedo. Puede que se sientan mal preparados. Puede que se sientan demasiado ocupados. Pueden sentir que una u otra cosa no es tan importante (usualmente el discipulado toma un lugar secundario con respecto al evangelismo cuando uno es dejado de lado por el otro). Puede que sientan que uno se enrolla en el otro, es decir, que el discipulado consiste fundamentalmente en conseguir que la gente haga evangelismo y no mucho más. Las razones abundan.

Los evangélicos tienden a tener dos respuestas a este tipo de cosas. O bien organizamos una conferencia o producimos un curso. A veces, somos muy inteligentes y organizamos una conferencia que promueve nuestro nuevo curso. Vengan a la conferencia y usen el curso y todos estos problemas desaparecerán para siempre. ¡Haga que toda su iglesia haga evangelismo y discipulado en tres sencillos pasos! Haga este curso de siete semanas sobre cómo entrar en la iglesia (esto es, en realidad, un curso real). Haga este curso para aprender qué decir en el evangelismo. Haga este curso para aprender a hacer tazas de té en la iglesia. Haz este curso para aprender a abrir la puerta a alguien y decir "hola" cuando entra. Tenemos cursos para casi todo.

Pero si nuestro problema consistiera en la falta de formación o en no saber qué hacer, te imaginarás que ya lo habríamos resuelto con el sinfín de cursos que producimos. Tenemos Cristianismo Explorado, Cristianismo Explicado, Cristianismo Exhalado, Cristianismo Exhumado, ya te haces una idea. 7 pasos para esto, aquello o lo otro (hay un montón de ellos). Y, sin embargo, no parece que mejoremos especialmente en estas cosas. Sigo escuchando las mismas razones y argumentos para que la gente no haga estas cosas que he escuchado durante los últimos 30 años de ser cristiano. La cuestión no puede ser simplemente el acceso a los cursos.

Es notable que la iglesia primitiva no tenía acceso a este tipo de cursos y se enfrentaba a razones mucho más fuertes (y más comprensibles) para no seguir adelante. Sin embargo, se las arreglaron para hacerlo y la iglesia explotó como resultado. En mi propia iglesia, algunos de los mejores evangelistas no han tenido una verdadera formación en evangelismo y no se han molestado en hacer ningún curso. Parecen contentos de hablar con la gente sobre el Jesús que conocen y aman. De hecho, la mayoría de los miembros de nuestra iglesia están involucrados en algún tipo de evangelización y casi nunca organizamos cursos especiales para formarlos. En lugar de eso, simplemente nos ponemos a trabajar y llevamos a la gente con nosotros mientras lo hacemos y luego les decimos que vayan y hagan lo mismo.

Una vez le dije esto a alguien y se sugirió que, tal vez, esto es el resultado de que soy una especie de líder excepcional. Creo que cualquiera que me conozca encontraría eso tan poco convincente como cualquier respuesta que usted quiera dar. Otros han sugerido que tal vez sólo tengo una iglesia excepcionalmente dotada de evangelistas de la SAS. Pero la mitad de mi iglesia opera en inglés como segunda lengua y son cristianos desde hace 5 minutos, y ni siquiera llevan tanto tiempo en nuestro país. Ninguno de ellos sería la primera elección del draft en tu equipo de "evangelismo de fantasía" sobre el papel. Sin embargo, aquí están involucrándose en la evangelización, compartiendo el evangelio, trayendo gente a la iglesia y hablando con ellos sobre Cristo. Los que operan en inglés parecen dispuestos a seguir adelante sin necesidad de hacer muchos cursos antes de intentarlo. La mayoría de ellos se han dado cuenta de que conocen el evangelio y pueden compartirlo con otra persona con la suficiente facilidad si lo conocen, cosa que hacen porque son miembros de la iglesia después de habérselo contado para entrar en ella.

Dejando de lado mi iglesia, muchos países no tienen el mismo acceso a cursos que nosotros en sus propios idiomas. Y, sin embargo, sus iglesias parecen poder seguir adelante y hacer evangelismo y discipulado. El Señor no parece necesitar estos cursos para que el evangelio salga en esos países y, aparentemente, tampoco los creyentes. ¿Quizás el problema no sea realmente el acceso a los cursos?

De hecho, ya lo he dicho antes, creo que la plétora de cursos aumenta la sensación de que no podemos hacerlo. Su misma existencia sugiere que hay alguna clave para todo esto más allá de abrir la boca y hablar de Jesús. Hay un entrenamiento especial que requerimos antes de poder compartir el evangelio. Hay alguna visión mágica que debemos tener antes de poder sentarnos con una Biblia abierta y leerla con alguien. Los cursos aumentan el aire de misterio, lo que incrementa el miedo, que a su vez hace que seamos menos propensos a ponernos en marcha y hacerlo.

Me pregunto si nos ayudaría simplificar todo el asunto. Olvídate de los cursos. Simplemente ve y pregunta a alguien si puedes hablarle de Jesús. Pregúntale a alguien si está dispuesto a leer la Biblia contigo. Cuéntale a la gente lo que hiciste el fin de semana y lo que oíste en la iglesia cuando te pregunten: ‘¿qué hiciste el fin de semana? Cuéntale a la gente el evangelio en el que crees y que dices que ha cambiado tu vida. Inténtalo, y apuesto a que si lo hiciéramos, todos llegaríamos mucho más lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s