La Esperanza Que nos Libra del Miedo

Posted on

ESJ_BLG_20211013_01

La Esperanza Que nos Libra del Miedo

Por John MacArthur

Hemos estado examinando la esperanza que Dios nos da como un regalo de gracia. Esta esperanza proviene de las Escrituras y está asegurada para nosotros por la resurrección de Cristo. Se nos comunica a través de la Palabra de Dios y se nos confirma mediante el Espíritu Santo. Nos defiende contra las dudas que Satanás podría traer. Es la fuente de nuestra bendición y alegría continuas. Se fortalece y confirma a través de las pruebas.

Esta esperanza, por tanto, elimina nuestro miedo a la muerte. ¿De qué hay que tener miedo si lo único que hace la muerte es liberarte a la realización de tu esperanza?

Cuando viniste a Jesucristo y lo reconociste como Salvador, ¿qué querías? Probablemente no viniste a Cristo y dijiste: "Quiero ser salvado para ser una mejor esposa", o "Quiero ser salvado para tener a Dios trabajando en mi esquina para hacer mi vida más exitosa".

Cuando alguien es verdaderamente salvo, lo que lo abruma en ese momento no son sus circunstancias, sino la realidad de su propio pecado. La oración del verdaderamente salvado es: "Dios, líbrame de mi pecado y sus consecuencias hacia la bendición de esa vida eterna que tú provees."

Las personas que se acercan a Dios en busca de la salvación saben que lo están involucrando en un asunto que tiene consecuencias eternas. No es sólo un asunto temporal. Las personas se salvan cuando miran hacia la eternidad y se dan cuenta de que el camino en el que están tiene consecuencias eternas inmensamente aterradoras.

Cuando vinieron a Cristo, entonces, se les dio la vida eterna. Y en ese mismo momento, el miedo a la muerte debería haber sido conquistado.

Ahora, no quiero decir que el miedo a la muerte fue conquistado. Hay cosas normales a las que temer. Preferiría no sufrir el dolor de un accidente mortal o de una enfermedad terminal. No tengo ganas de sufrir. Es normal temer el proceso de morir. Dios lo incorporó en nosotros. Pero eso no es lo mismo que temer a la muerte.

Una vez tuve una conversación con Larry King. Me preguntó: "¿Tienes miedo de morir?" Y le dije: "No tengo miedo a la muerte". Me volvió a preguntar: "¿Lo dices en serio, no tienes miedo a la muerte?" Y le dije: "No tengo miedo a la muerte. Tengo una ansiedad normal por la forma en que podría sufrir antes de la muerte, pero no tengo miedo a la muerte debido a mi esperanza en Cristo. Ese es el cumplimiento de todo lo que me importa". Luego dijo: "Ojalá pudiera tener esa fe". Y yo le dije: "Oh, podrías. La fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Cristo".

Cuando tienes esta esperanza, el aguijón de la muerte desaparece. Desaparece porque la muerte simplemente te lleva a la presencia del Señor, y por eso el apóstol Pablo espera con alegría la muerte. Dice,

" ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?

ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. (1 Corintios 15:55-57)

Somos victoriosos sobre el pecado. Somos victoriosos sobre la acusación y el castigo de la ley, y por eso podemos mirar al futuro hacia "una esperanza guardada para vosotros en el cielo" (Colosenses 1:5).

¿Hay alguien que tenga miedo del cielo? ¿Hay algún creyente que tenga miedo de la presencia de Jesucristo? ¿Hay alguien que tenga miedo de entrar en la Nueva Jerusalén, la ciudad celestial, la capital del estado eterno? ¿Hay alguien que tenga miedo de una eternidad en comunión con los santos? Nada del cielo me asusta, y la muerte es la puerta de entrada a esa experiencia. Así que no tenemos nada que temer cuando se trata de la muerte.

La muerte es nuestra liberación, nos libera para ser aquello para lo que fuimos redimidos. Esta esperanza es segura. Es una esperanza absolutamente fija. De hecho, Tito 1:2 se refiere a "la esperanza de la vida eterna, que Dios, que no puede mentir, prometió hace mucho tiempo".

¿No amas eso? Dios, que no puede mentir, prometió esta esperanza de vida eterna antes de que comenzara el tiempo. La prometió a sus elegidos, y escribió sus nombres en un libro. Y antes de que tú fueras creado, antes de que Adán fuera creado, antes de que el universo fuera creado, Dios ya había escrito los nombres de aquellos que recibirían la esperanza de la vida eterna. Y Dios no puede mentir. Y por eso Hebreos 6:19-20 dice esto:

la cual tenemos como ancla del alma, una esperanza segura y firme, y que penetra hasta detrás[a] del velo, donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho, según el orden de Melquisedec, Sumo Sacerdote para siempre.

Este es un lenguaje sorprendente. Tenemos una esperanza que está anclada en Jesús, que está dentro del velo en el mismo trono de Dios, intercediendo por nosotros. Esta es nuestra esperanza.

Pero esta esperanza no sólo tiene implicaciones en la forma en que pensamos en la muerte. También tiene implicaciones para la forma en que vivimos nuestra vida actual. Ese será el tema del próximo artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s