El Problema de la Ira en las Redes Sociales

Posted on

ESJ_BLG_2021025_03

El Problema de la Ira en las Redes Sociales

  Por Doug Eaton

La mayoría de las personas se apresuran a admitir que rara vez pasan tiempo en las redes sociales sin que algo les haga enfadar, y esto es de esperar. Las investigaciones demuestran que las publicaciones que causan enfado tienen más probabilidades de ser compartidas, gustar o comentar que cualquier otro tipo de publicación. Por eso, como informa Psychology Today, "los usuarios con opiniones más radicales tienen más seguidores, precisamente porque sus tuits utilizan improperios y retórica polarizadora. Los individuos más radicales tienen más influencia social". Este tipo de comportamiento es prácticamente inevitable en Internet.

En oposición a esta tendencia, Jesús nos ha llamado a vivir vidas de mansedumbre. Es algo que todos los creyentes deberían poseer y apreciar. La mansedumbre está estrechamente relacionada con la humildad, y una de las formas en que debería manifestarse en nuestras vidas es en un espíritu tranquilo y gentil. El ejemplo perfecto de esto es Jesús mismo. El Señor de la Justicia, sin pecado, toma carne, habita entre los pecadores, y es manso y humilde de corazón. Como se ve en su propia vida, hay un lugar para la ira justa, pero la indignación regular no es la conducta apropiada del cristiano.

Jeremiah Burroughs dijo una vez: "Aprende a poner un alto precio a la tranquilidad y dulzura de tu espíritu". Al practicar la bienaventuranza de la mansedumbre, esto significa que debemos cuidar nuestra conducta pacífica y esforzarnos por no dejarnos llevar por la ira por cosas triviales y sin importancia.

De hecho, muchos de los temas de las redes sociales que levantan nuestras pasiones no son triviales, pero el formato en el que se comunican sí lo es. Las personas o tuits que nos mueven a la indignación son personas que tienen tan poca influencia en el resultado de un debate social como nosotros. Nuestra ira en esta situación será casi siempre en vano, ya que no tendrá ninguna consecuencia en sus vidas ni en la cultura en general.

Burroughs continúa diciendo: "¡Oh, las pobres bagatelas y juguetes por los que los hombres y las mujeres desechan su tranquilidad!". Luego nos da una analogía que nos lleva a la realidad. Imagina que tienes una bola de oro puro. Es un tesoro que guardas en la mano porque es muy valioso para ti. Ahora imagina que alguien viene y te echa tierra encima. Qué tonto sería lanzar tu bola de oro en represalia. Sin embargo, lo hacemos repetidamente.

Alguien dice algo en Internet que nos parece ofensivo, y nos desquitamos con una palabra dura, un golpe rápido o una broma a su costa. Lo que hemos hecho en ese momento es permitir que nos roben la bendición de un espíritu tranquilo y gentil para pagarles por sus palabras inútiles.

La tentación de tirar por la borda nuestra mansedumbre es una batalla espiritual que tiende a arreciar cada vez que estamos en las redes sociales. También ocurre en muchos otros contextos de nuestra vida. El mundo no entiende la mansedumbre. Como todas las bienaventuranzas, está al revés de los estándares culturales. La mayoría de la gente cree que la manera de ser feliz es exigir lo que se quiere mediante un espíritu de agitación orgullosa. Sólo así se encontrará el estado de felicidad que se busca. Jesús nos dice exactamente lo contrario.

No estoy escribiendo esto para decirte que nunca debes estar en las redes sociales. Sin embargo, si encuentras que tu tiempo en línea despierta pasiones y te hace pasar de un espíritu de humilde tranquilidad a uno de despectiva frustración, date cuenta de lo que estás desperdiciando. Bienaventurados los mansos. ¿Es esa bendición algo que vale la pena desechar porque alguien dijo algo ofensivo en línea? Debemos aprender a controlar nuestra ira, o debemos alejarnos de la tentación.

Hay un momento y un lugar para la ira justa, pero rara vez la naturaleza frívola de los medios sociales es digna de ella. Por último, no olvidemos nunca que muchas de las personas que despiertan nuestras pasiones en Internet son personas como nosotros que se enfadaron y arremetieron contra ellas a causa de otros tuits radicales que vieron en Internet. Tal vez nuestro enemigo sea más parecido a nosotros de lo que creemos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s