Descifrando la Teología del Pacto (2ª. Pte.)

Posted on

ESJ_BLG_202204013Descifrando la Teología del Pacto (2ª. Pte.)

Por Paul Henebury

Sigo escribiendo algunos comentarios introductorios sobre la Teología del Pacto. Sigo pensando que es necesario decir algo más sobre cómo orientarse al pensamiento de la TP. Si me limito a esbozar los tres pactos básicos de la TP, oscureceré una importante verdad que debería estar a la vista desde el principio. Esa importante verdad es la siguiente: Los teólogos del pacto no comienzan su pensamiento con el AT. No empiezan en Génesis 1. Empiezan en la muerte y resurrección de Jesús.

Bien, ¿podemos seguir adelante? No. Verás, la TP no se pone en marcha simplemente en la cruz y la tumba vacía, ¡también termina allí! La cruz y la resurrección son el centro de todo el sistema. Los pactos teológicos que estudiaremos son una consecuencia lógica de este punto de partida y de llegada. Por supuesto, esto grita circularidad, pero debemos notar el hecho de que todo razonamiento en un círculo no es necesariamente falaz, siempre y cuando se haya seleccionado el círculo correcto (es decir, no un círculo vicioso); un círculo que pueda incorporar todos los datos y presentarlos coherentemente. No soy un teólogo del pacto. Por lo tanto, no creo que la TP haya elegido el círculo correcto para razonar.

Dicho esto, quiero decir que la TP representa un ingenioso esquema teológico de interpretación. Es exhaustivo, teleológico y centrado en Cristo. Está tan bien elaborado que es capaz de presentar una formidable cosmovisión y epistemología bíblica, aunque tendré que volver sobre esta afirmación y matizarla más adelante diciendo que la teleología o el enfoque orientado a objetivos de la TP es lo que produce la cosmovisión, no tanto la hermenéutica. Ciertamente es un sistema coherente. Si es o no una representación adecuada de la historia de la Biblia es otra cuestión.

Dos Ilustraciones

Permítanme dar un par de ejemplos; uno de ellos sobre cómo los TP ven su sistema; el otro sobre cómo lo ven personas como su servidor. Presten atención no tanto a los detalles de los ejemplos sino más bien a los puntos de ventaja o a la forma de ver las cosas.

Me estoy citando a mí mismo, pero para la TP, el comienzo del NT y la primera venida de Cristo puede compararse con la primera vez que se introdujeron los televisores en color en los hogares. La gente había estado viendo todo en blanco y negro y estaban acostumbrados a ello. Cuando se introdujeron los televisores en color en los hogares, éstos aportaron mucha vida a la pantalla. Era un mundo nuevo. La gente veía a los actores, sus fondos y sus coches de una forma nueva y vibrante. Se podía ver mejor. Esto es similar a la forma en que los TP entienden la manera en que el NT cambia la forma en que miramos lo que ha venido antes. Ahora que vemos las cosas con tanto detalle, ¿por qué íbamos a pensar en volver a la antigua forma de «ver»? ¿Por qué ignoraríamos la bendición de mirar la historia de la Biblia desde el «color» que proporciona el NT, especialmente la muerte y resurrección de Jesús?

Por eso la TP comienza donde lo hace, con la revelación del NT; la «Revelación Completa de Dios», como pone en su subtítulo el segundo volumen de The Whole Counsel of God de Richard Gamble.

Pero aquí hay otra ilustración. Esta trata de ilustrar cómo lo ven los «opositores» de la TP. Supongamos que alguien le recomienda que lea un libro clásico, digamos El Conde de Montecristo de Dumas. Sin embargo, antes de leer a Dumas, usted recoge una interpretación literaria del libro realizada por un crítico liberal radical que lo lee como si fuera una obra machista encubierta que degrada a las mujeres y promueve el statu quo masculino. En realidad, no es lo que parece, una historia sobre la venganza de Edmond Dantés a través de un alter ego que sólo se revela a sus enemigos en el momento de su desgracia, sino que es una historia de poder sobre la superioridad masculina. La interpretación está proporcionando las lentes a través de las cuales te están guiando para ver el libro. Y puede que pienses: «Pero no dice eso». La única manera de romper con ella es descartar la interpretación y leer el libro de Dumas de principio a fin. Entonces quizás se vea la interpretación exterior, pero quizás no. De la misma manera (aunque los intérpretes son cristianos conservadores y no radicales) la TP está proporcionando las lentes a través de las cuales se está interpretando la Biblia. Puede que mires lo que dice la Biblia y lo compares con la interpretación dada por la TP y pienses: «Pero no dice eso».

Por favor, no me malinterpreten. Estas ilustraciones son puramente para mostrar cómo ambos lados de la división, los teólogos del pacto por un lado y los intérpretes más literales como, digamos, los dispensacionalistas (TP) por el otro ven la Teología del Pacto. Los TP piensan que es como una televisión en color, que aporta nuevos detalles y esplendor a la Biblia. Los TD la ven más bien como una intrusión de un punto de vista externo sobre el texto simple de la Escritura.

Cómo Empieza a Desarrollarse

He citado el libro de Brown & Keele Sacred Bond: Covenant Theology Explored en la primera parte. Permítanme ceñirme a ellos para dar una idea del tipo de afirmaciones que produce la TP. En este momento no me preocupa preguntar si las afirmaciones son correctas. Sólo quiero poner ante el lector algunas conclusiones de la TP. En las próximas semanas veremos cómo se llega a estas conclusiones.

Ahora me doy cuenta de que uno no tiene que ser un defensor de la TP para creer en la prioridad del NT. La Teología del Nuevo Pacto/Pactualismo Progresivo también lo hace. Pero la TP estuvo allí primero.

Primero, entonces, para mostrar que el NT tiene prioridad sobre el AT:

Por supuesto, hay muchas buenas razones para nuestra preocupación por el Nuevo Testamento. Si la Biblia fuera un edificio, el Nuevo Testamento sería la suite del ático; revela en gloria y claridad a Jesucristo, nuestro único Señor y Salvador. El Evangelio, en toda su sencilla dulzura, adorna las páginas de la parte griega de la Sagrada Escritura. Sin él, el Antiguo Testamento permanecería en gran medida velado para nosotros, y veríamos a Cristo sólo de forma tenue. – Sacred Bond: Covenant Theology Explored, 101-102.

Creo que mi ilustración del televisor en color coincide bastante bien con esta opinión. El NT ofrece mucha más claridad que el AT (que en lo que respecta a Jesús es perfectamente cierto). Tampoco hay que pasar por alto el lenguaje piadoso, bienintencionado sin duda, que envuelve la opinión. Pero quiero llamar la atención en particular sobre la última frase acerca del NT: «Sin él, el Antiguo Testamento permanecería en gran medida velado para nosotros, y veríamos a Cristo sólo de forma tenue».

Lo que quiero señalar es que aquí hay dos afirmaciones, no una. La primera afirmación es que sin el NT el AT «permanecería en gran parte velado para nosotros». La segunda es que «veríamos a Cristo sólo tenuemente».

Aunque no hay duda de que la segunda afirmación es acertada, ¿qué hay de la primera opinión? Obsérvese que todo el AT se reduce básicamente a la figura de Cristo. Pero aunque Cristo es ciertamente crucial para el AT, ¿no es verdad que la Biblia hebrea es algo más que él? ¿Qué hay de los pactos que Dios promete a Israel y su elección de ellos? ¿Qué pasa con Jerusalén y el templo? ¿Y el trono de David en Jerusalén? ¿No son estos perfectamente claros como los da el AT? Según la TP (y la TNP) la respuesta es ¡No! ¿Por qué?

Creo que Brown y Keele responden bien a esta pregunta desde la perspectiva de la TP. Lo que hay que tener en cuenta, nos dicen, es que de hecho hay dos etapas distintas de cumplimiento. El primer nivel de cumplimiento es lo que se podría esperar de las palabras que Dios eligió utilizar en los contextos originales. Pero el segundo nivel de cumplimiento es diferente. Esta es su explicación:

Sin embargo, por muy maravillosas que fueran estas promesas cumplidas, eran sólo el primer nivel de cumplimiento. La nación y la tierra de Canaán eran sólo imágenes y presagios de un cumplimiento mucho mayor revelado en el Nuevo Testamento. Este cumplimiento fue el resultado de la persona y la obra de Cristo. – Ibid, 93.

Según este punto de vista de «niveles de cumplimiento», las promesas del pacto de Dios sobre la simiente y la tierra se cumplieron en los tiempos del AT. Brown y Keele, siguiendo a muchos TP, dicen que la promesa de la tierra se cumplió en la época de Josué (véase Josué 21:21:43-45, Ibid, 92). Habiendo colocado la promesa de la tierra en el pasado, se puede prestar toda la atención a la siguiente etapa de cumplimiento. En la TP, el cumplimiento de la promesa de la tierra por parte de Dios a Israel, que ya se ha producido, puede convertirse en una prefiguración de algo más, de algo más grande. Y este «algo mayor» se realiza en el primer advenimiento como resultado de «la persona y la obra de Cristo».

Por supuesto, volveré sobre todo esto, pero creo que ahora podemos empezar a examinar el marco que produce estas y otras muchas ideas, los pactos teológicos de la propia Teología del Pacto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s