Respondiendo a las 95 Tesis Contra el Dispensacionalismo – Tesis 26-30

Posted on

ESJ_BLG_20220705Respondiendo a las 95 Tesis Contra el Dispensacionalismo – Tesis 26-30[1]

Por Paul Henebury

26. A pesar de que la metodología interpretativa de los dispensacionalistas argumenta que debemos interpretar el Antiguo Testamento por su propio mérito sin referencia al Nuevo Testamento, de modo que debemos «interpretar el Nuevo Testamento a la luz del Antiguo'» (Alan Johnson), la naturaleza unificada y orgánica de la Escritura y su carácter tipológico y de despliegue requieren que consultemos el Nuevo Testamento como el intérprete divinamente ordenado del Antiguo Testamento, señalando que todas las profecías son «sí y amén en Cristo» (2 Cor 1: 20); que «el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía» (Ap 19:10); y, de hecho, que muchos pasajes del Antiguo Testamento se escribieron «para nuestra instrucción, sobre los que ha llegado el fin de los tiempos» (1 Cor 10:11) y eran un «misterio que se ha mantenido en secreto durante mucho tiempo» (Col. 1:26; Ap 10:7).

Respuesta: En primer lugar, Alan Johnson no es un dispensacionalista. Pero como la Escritura es un todo unificado y orgánico, ciertamente debemos, en cierto sentido, “interpretar el Nuevo Testamento a la luz del Antiguo”. Todo intérprete de la Biblia debe hacerlo. ¿Qué estudiante responsable de la Biblia lo negaría? ¿Dónde estaría nuestra cosmovisión bíblica si no permitiéramos que Génesis 1-4 nos guiara como creyentes del Nuevo Testamento?

La pregunta es: “¿Hasta qué punto puede utilizarse el Nuevo Testamento para interpretar el Antiguo?”. Los pasajes citados no nos responden a esta pregunta. 2 Cor. 1:20 habla de la procedencia divina del Evangelio predicado por Pablo y sus compañeros. El versículo no dice «profecías» sino «promesas«. En el contexto, las promesas son las del Evangelio. Sin embargo, dado que Cristo es el fulcro de la ejecución de los decretos de Dios, no estaría de más relacionar todas las promesas con Él. Pero esto no da a los cristianos la licencia para dar a las promesas del AT un cambio completo para que no se parezcan en nada a las declaraciones originales. Asimismo, 1 Co. 10:11 nos dice que las historias del AT “fueron escritas para nuestra instrucción”. El contexto es la recompensa divina sobre las obras malas (v.6). Alistar el pasaje para enseñar la legitimidad de una mezcla desacertada de interpretación alegórica/tipológica/literal del AT es ser culpable de “secuestro textual”.

El pasaje de Colosenses será tratado a su debido tiempo. No demuestra nada tal y como está en la sentencia. Simplemente ha sido empalmado y conectado a un hilo del pasaje de 1 Corintios sin tener en cuenta su uso original. No está claro qué función se supone que desempeña Apocalipsis 10:7 en el establecimiento de esta tesis.

Pero esta tesis deja salir el gato de la bolsa. El Concilio de Nicea exige que el AT se exponga al ácido de su hermenéutica “tipológica” siempre que convenga. Esto hace que el AT sea una nariz de cera a la que se le puede dar el aspecto que los objetores deseen. Los dispensacionalistas responsables se niegan a operar de esta manera. Afirmamos la integridad de ambos Testamentos como igualmente dignos de la misma consideración hermenéutica gramatical-histórica. Afirmamos que utilizar el NT –especialmente un conjunto artificial de pactos teológicos que no se encuentran en el NT– como una lente a través de la cual reinterpretar el AT no es en absoluto utilizarlo “como un intérprete divinamente ordenado del Antiguo Testamento”, sino es degradar el AT para dar cabida a las deducciones de sistemas como la teología del pacto.

Por supuesto, el NT aporta mucha más luz sobre muchas verdades preciosas. Pero ambos Testamentos pueden ser interpretados conjuntamente de forma satisfactoria sin adoptar una priorización tan fabricada de un Testamento sobre el otro.

27. Contrariamente a la afirmación de los dispensacionalistas de que «las profecías del Antiguo Testamento relativas a la primera venida de Cristo… se cumplieron todas ‘literalmente'» (Charles Ryrie), muchas de esas profecías no se cumplieron de forma «literal» (Ryrie), como la famosa profecía del Salmo 22 que habla de los toros y los perros que rodearon a Cristo en su crucifixión (Salmo 22:12, 16), y la profecía de Isaías 7:14 relativa a la virgen, que «llamará su nombre Emanuel» (cp. Lucas 2:21), y otras.

Respuesta: La premisa detrás de esta objeción es que, dado que la Biblia emplea figuras retóricas e imágenes, no puede ser interpretada “literalmente”. Las bestias del Salmo 22:12, 16 son hombres literales. Simbolizan la animosidad del pueblo hacia David y, proféticamente, hacia Cristo en la Cruz. El uso poético de estas bestias sólo intensifica el predicamento literal que se expresa.

La profecía de Isaías se cumple en Cristo, ya que Él es, literalmente, “Dios con nosotros”. Pero aquí se nos presenta por fin una cuestión que podría hacernos reflexionar. María le llamó “Jesús”. ¿Significa esto que debemos deducir que María no le llamó “Emanuel”? Es cierto que sobre la base de este pasaje algunos pueden haber esperado que el Mesías recibiera el nombre propio de “Emanuel”, cuando en realidad se trataba de una identificación descriptiva de la persona de Cristo.

Nuestra respuesta es que el sentido “simple” no siempre nos proporcionará un conjunto completo de datos precisos; a veces los detalles son escasos. Por eso no hay que insistir en cuestiones secundarias (por ejemplo, el momento del Rapto) hasta el punto de presentarlas como si tuvieran el mismo apoyo bíblico que, por ejemplo, la doctrina de la justificación por la fe o la deidad de Cristo. Uno puede, por ejemplo, tener el sentido de una frase correcta, pero equivocarse en la referencia – como en el equívoco.

Sin embargo, lo que hace la hermenéutica gramatical-histórica es servir de parámetros dentro de los cuales se puede interpretar la Biblia con precisión. No nos permite utilizar versículos como Isaías 7:14 como excusa para espiritualizar el Templo de Ezequiel o las promesas de tierras a Israel. Se trata de condiciones de pacto [bíblicas] a las que Dios se ha comprometido. No pueden ser alteradas de ninguna manera (cf. Gálatas 3:15).

28. A pesar del argumento de los dispensacionalistas de que «las profecías del Antiguo Testamento relativas a la primera venida de Cristo… se cumplieron todas ‘literalmente'» (Charles Ryrie), pueden defender su argumento sólo mediante alegatos especiales y razonamientos circulares, ya que (1) aplazan hasta la Segunda Venida todas esas profecías de su venida como rey, aunque la mayoría de los evangélicos no dispensacionalistas las aplican a la primera venida de Cristo en la que declaró su reino «cercano» (Marcos 1: 15); y (2) pasan por alto el hecho de que sus seguidores lo predicaron como un rey (Hechos 17:7) y lo declararon como el «gobernante de los reyes de la tierra» (Apocalipsis 1:5) en el primer siglo.

Respuesta: Nos gustaría pedir a estos hermanos que demuestren que Cristo [el Mesías] está incluso en el AT sin interpretación literal. De hecho, nos gustaría que probaran CUALQUIER doctrina sin interpretación literal. El hecho de que se utilice un lenguaje figurado en la profecía bíblica no significa que las profecías no puedan o no deban ser tomadas literalmente. El Concilio de Nicea, y muchos otros no-dispensacionalistas, definen “literal” como “literalista”, de modo que, si las montañas no saltan realmente, todo el enfoque debe ser abandonado. Sin embargo, no es así como opera cualquier persona en la vida cotidiana. Por ejemplo, ¿el “razonamiento circular” tiene realmente forma circular? ¿O es el círculo un símbolo de un determinado tipo de razonamiento? Cuando Robert Reymond dice que los dispensacionalistas han “arrojado el guante”, ¿cómo recomienda el Concilio de Nicea que interpretemos su significado? Digamos que los dispensacionalistas han lanzado un desafío (lo cual es una afirmación dudosa), ¿debemos ir más allá y emplear una hermenéutica que pronuncie que este desafío no es realmente un desafío sino algo totalmente diferente?

Los versículos citados no deciden la cuestión de la realeza de Jesús en un sentido u otro. La cita de los Hechos es una acusación de los judíos contra los cristianos y no puede utilizarse para zanjar la cuestión, ya que su objetivo era enardecer a las autoridades. En Apocalipsis 1:5 no se llama a Cristo un rey actual, sino un “Gobernante” sobre los reyes. Puesto que Él posee toda la autoridad (Mateo 28:18) y es Señor de todo (Hechos 10:36) es, por supuesto, el Gobernante de los reyes de la tierra. Los dispensacionalistas suelen reservar el término “Rey” para el próximo reinado mesiánico de Cristo.

Sin embargo, no hay problema en decir con Chafer que Jesús “…vino como Rey (Lc.1:32-33) …fue rechazado como Rey (Mc. 15:12-13; Lc. 19:14) …[y] murió como Rey (Mt. 27:37)”. – Teología Sistemática 7.223. Pero los dispensacionalistas insisten en que la Biblia enseña que Cristo aún ha de reinar como “Señor de señores y Rey de reyes” (Apocalipsis 19:16) en su segunda venida. Así que Mc. 1:15 sí proclama la presencia del Reino en un sentido (Cf. Mc. 10:15; Lc. 17:20-21), aunque la plena realización del reino espera la Segunda Venida (Mt.25:31).

29. A pesar de la afirmación central de los dispensacionalistas de la «interpretación simple» de la Escritura (Charles Ryrie) por la que su llamado literalismo proporciona «una interpretación coherente y consistente» (John Walvoord), termina con uno de los sistemas más adornados y complejos de toda la teología evangélica, con pueblos, principios, planes, programas y destinos diferentes porque la interpretación de la Escritura no es tan «simple» (a diferencia de Charles Ryrie).

Respuesta: Esta es una objeción difícil de responder porque es; 1. bastante subjetiva en cuanto a la complejidad del sistema; 2. bastante irrelevante si el Dispensacionalismo es verdadero, y, 3. contraria a la experiencia de muchos del pueblo del Señor para quienes la Biblia era un libro cerrado, que requería un conocimiento interno de varias formas de hermenéutica y géneros literarios, y para quienes el Dispensacionalismo la hizo finalmente comprensible.

30. A pesar del argumento de los dispensacionalistas a favor del cumplimiento «literal» de las profecías, cuando se enfrentan a cumplimientos obvios del Nuevo Testamento, no literales, o bien (1) declaran que la profecía original tenía «figuras de lenguaje» en ellas (Scofield), o (2) las llaman «aplicaciones» del Antiguo Testamento en lugar de cumplimientos (Paul Tan) -lo que significa que tratan de hacer imposible cualquier evidencia contraria a su sistema reinterpretando cualquier evidencia en una de estas dos direcciones.

Respuesta: Podemos empezar nuestra respuesta diciendo que no es un alegato especial decir que las profecías originales contenían figuras retóricas. Es simplemente una observación de un hecho establecido. El intérprete debe decidir qué hacer con las características que encuentra en la Escritura.

La segunda objeción es de mayor peso y requiere que los dispensacionalistas se examinen a sí mismos para eliminar cualquier prejuicio que les haga despachar con demasiada rapidez un “cumplimiento” problemático en el cajón marcado como “aplicación”. (De paso diremos que el sesgo opuesto puede afligir a nuestros amigos del Concilio de Nicea, es decir, convertir las aplicaciones (recordemos Rom. 15:4; 1 Cor. 10:11) en cumplimientos o los cumplimientos parciales en cumplimientos completos).

Los dispensacionalistas reconocen que las profecías pueden tener más de un cumplimiento. Esto es lo que se llama “la ley de la doble referencia”. Un ejemplo es Zac. 12:10: “Mirarán a mí, a quien traspasaron”, que se cumplió parcialmente en Jn. 19:37 en la crucifixión, pero también tendrá un cumplimiento futuro de acuerdo con su contexto original (cf. Ap. 1:7).

La acusación de que los dispensacionalistas se han fortificado deliberadamente contra las interpretaciones rivales no es muy caritativa. Tampoco es muy previsora. La verdad es que todos tenemos la tentación de proteger nuestros sistemas de teología mediante sutiles maniobras. Pero creemos que se hará evidente qué grupo es un infractor habitual a medida que continuemos con estas respuestas a las Tesis del Concilio de Nicea.

Para un excelente tratamiento de esta cuestión se remite al lector al artículo de Charles Dyer, «The Biblical Meaning of Fulfillment» en el libro «Issues in Dispensationalism«, editado por J. Master & W. Willis.


[1] https://drreluctant.wordpress.com/2009/07/23/answering-the-95-theses-against-dispensationalism-8/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s