Preguntas Que Hay Que Hacerse Antes De Aplicar Un Pasaje A Otros

Posted on

ESJ_BLG_20220915_01Preguntas Que Hay Que Hacerse Antes De Aplicar Un Pasaje A Otros

Por Mark Becton

Algunos expositores y exégetas están dotados para aplicar las Escrituras. Es como si estos comunicadores hubieran leído nuestras mentes. Parecen conectar sin esfuerzo un texto con nuestras experiencias y emociones. Los envidio. La aplicación no es fácil para mí. Tengo que trabajar en ello.

Para mí, el trabajo comienza con la oración. Recordando que el Espíritu Santo nos guía en toda la verdad, le pido que me guíe en la observación, la interpretación y, especialmente, en la aplicación de un pasaje (Juan 16:13). También escucho y leo a los que están dotados para la aplicación. Las siguientes preguntas me han resultado útiles a la hora de aplicar un texto.

¿Contiene el Pasaje una Orden, una Promesa o un Estímulo?

Busco cualquier doctrina, corrección, instrucción o promesa. Algunos pasajes vienen con una aplicación incorporada. Estos puntos de aplicación suelen aparecer como mandatos, instrucciones o estímulos. Lo único que queda después de encontrarlos es aplicarlos. A veces el texto lo hace fácil.

En Mateo 6, Jesús enseña su oración modelo antes de animar a los discípulos a no preocuparse (Mateo 6:9-34). Esto prepara su mandato en Mateo 7:7, donde dice: «Pedid, y se os dará; buscad, y encontraréis; llamad, y se os abrirá». Las palabras «pedid», «buscad» y «llamad» están escritas como imperativos activos presentes. Jesús nos manda «seguir pidiendo, buscando y llamando» en la oración. Aplicando esto a lo que Jesús enseña en Mateo 6:10-7:11, se nos anima a practicar la oración persistente (pedir, buscar, llamar) en algunas de las siguientes situaciones.

  • Buscar la voluntad de Dios (Mateo 6:10)
  • Necesitar algo ese día (Mateo 6:11)
  • Orar para perdonar a alguien o ser perdonado (Mateo 6:12)
  • Ser tentado o necesitar ser liberado de un pecado en particular (Mateo 6:13)
  • Luchar contra el deseo de codiciar (Mateo 6:19-24)
  • Preocuparse por la satisfacción de las necesidades básicas (Mateo 6:25-34)
  • Querer evitar juzgar (Mateo 7:1-6)

Como en otros pasajes, los mandatos se convierten a la vez en promesas para mantener y en estímulos para recibir y dar. Por tanto, búsquelos y explíquelos. Ayude a sus oyentes a aplicarlos.

¿Dónde Revela este Pasaje mi Pecado?

Es importante aplicar un texto personalmente antes de aplicarlo corporativamente: «Ay de » debe ir antes de «Ay de ti«. Isaías es un modelo de esto. Confiesa a Dios: “Entonces dije: ¡Ay de mí! Porque perdido estoy, pues soy hombre de labios inmundos y en medio de un pueblo de labios inmundos habito, porque han visto mis ojos al Rey, el Señor de los ejércitos.” (Isaías 6:5). Aunque es un pecado común, Isaías no culpa primero a los demás. Asume la responsabilidad. Confiesa concretamente: «Dios, he pecado con mis labios».

En su bondad, Dios suele confrontar primero a su mensajero. Y aunque pueda evitarlo inicialmente, hay beneficios en confesar el pecado en la oración como parte de la preparación del sermón. Después, me quedo asombrado por la amorosa bondad de Dios al perdonarme. Ahora estoy mejor preparado para ayudar a otros con su pecado y mostrarles cómo he recibido la gracia.

¿Cómo me Anima este Pasaje a Alabar a Dios?

Toda la Escritura debería motivar al pueblo de Dios a alabarlo. Pero puedes hacer tu alabanza más específica si haces preguntas como:

  • ¿Qué dice este pasaje sobre la naturaleza de Dios?
  • ¿Qué dice este pasaje sobre mi naturaleza caída?
  • ¿Qué dice este pasaje sobre quién soy y todo lo que tengo en Jesús?
  • ¿Qué dice este pasaje sobre la gracia de Dios vista en el evangelio?

Considera la paciencia de Dios con Israel a lo largo de 2 Reyes. Rey tras rey lo ignoró. Cansado de su terquedad, Dios los juzga y los disciplina enviándolos al exilio en Babilonia durante setenta años. Al ver esto, considero cuán paciente es Dios conmigo y mis intentos inconstantes de obediencia. Dios es tan bondadoso que me cubre con su gracia a pesar de mis recaídas en el pecado.

Pablo confiesa lo mismo en Romanos 7. Quiere hacer el bien pero no lo hace. No quiere pecar pero lo hace. Queriendo ser salvado de esta guerra interna, en Romanos 8, Pablo alaba a Jesús reflexionando sobre la doctrina de la adopción. Qué reajuste tan amoroso. Qué reconfortante es que nos recuerden nuestra adopción, nuestra nueva identidad y nuestra rica herencia en Jesús.

Cuando Pablo adora a Dios, yo me uno a él. Todos nos unimos a él. Lo hacemos sabiendo que Dios pretendía que viéramos todo esto sobre su naturaleza y la nuestra antes de que dijera: «¡Hágase la luz!» (Ef. 1:3-10). Por lo tanto, lo adoramos a través de nuestro estudio y la preparación del sermón. Cuando preparamos nuestra aplicación de esa manera, es una alegría ayudar a otros a ver la belleza de estas verdades y adorarle.

¿Habla este Pasaje de mi Iglesia, mi Matrimonio, mi Trabajo o mi Cultura?

Así como la Biblia revela la verdad sobre nuestra propia vida personal, también se extiende desde allí, abordando otras esferas de la vida. La verdad de Dios se dirige a nuestras familias. Dios habla de cómo su naturaleza se refleja en nuestros matrimonios (Ef. 5:22-30). También nos instruye sobre las finanzas, la crianza de los hijos y el cuidado de los padres ancianos (Ef. 6:1-4; Proverbios).

Además, Dios nos recuerda que él ordenó el trabajo y que el trabajo es valioso (Gn. 2:15). Dios también nos enseña a ser buenos empleadores y empleados (Ef. 6:5-9). Incluso nos explica cómo estableció el gobierno como su siervo y cómo debemos vivir bajo su autoridad y orar por nuestros líderes (Rom. 13:1-7; 1 Tim. 2:1-4). Él revela todo esto en su Palabra, así como la forma de vivir en una cultura que lucha contra Dios.

Por lo tanto, como parte de la preparación de la aplicación de un sermón, debemos detenernos a considerar cómo se aplica el mensaje de Dios a estas y otras realidades de nuestra vida. Cuando un pasaje habla de un área de la vida, mirar otros pasajes que abordan la misma área le ayudará a desarrollar la aplicación. Los pasajes similares añaden profundidad, amplitud y detalles a la aplicación, lo que beneficia a sus oyentes.

¿Qué voy a Hacer Diferente hoy Gracias a Este Texto?

Un amigo me dijo una vez: «Sé serio a la hora de aplicar la Palabra de Dios. Pregúntate: ‘¿Qué voy a hacer diferente esta semana a causa de este texto?». La inmediatez de esta pregunta elimina las demoras. Decir: «Tengo que hacer eso», o «Ya llegaré a eso», me da un escape. Como no tengo que hacerlo ahora, no tengo que pensar en ello.

Como cristiano y pastor, lo que más me ha ayudado es escribir mi respuesta a la pregunta de mi amigo. Escribir obliga a tener claridad. Conozco mis temores sobre lo que sé que Dios me pide que haga en respuesta a su Palabra. Conozco los pasos necesarios para obedecerlos. Cuando escribo estas cosas se vuelven más tangibles.

Además, escribir lo que me propongo hacer en respuesta a la Palabra de Dios fortalece mis oraciones y alabanzas. Puedo recordar lo que el texto me pide. Ser obediente a un texto no será fácil. Es parte de Dios que me conforma. Esto no sólo ha sido cierto para mí en mis cuarenta años de predicación, sino que también lo ha sido para los que me han precedido y lo será para ti mucho después de que me haya ido. Que disfrutes de tus años de encuentro con Dios mientras te ayuda a ti y a los que te precedieron a aplicar su Palabra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s