Por Qué El Encarcelamiento Del Pastor James Coates Es Una Auténtica Persecución

Posted on

ESJ-blog 20210219_01

Por Qué El Encarcelamiento Del Pastor James Coates Es Una Auténtica Persecución

Por Eric Davis

Es increíble que haya que decir esto. El encarcelamiento del pastor James Coates es una persecución real.

Ha sido penoso ver a muchos cristianos profesantes en los últimos días con un afán de declarar que el encarcelamiento del pastor Coates no cuenta como persecución real. ¿Es una persecución idéntica a la que enfrentó John Bunyan en la cárcel de Bedford? Probablemente no. Pero no estoy seguro de que sea útil ocupar espacio en las redes sociales declarando categóricamente que no lo es. No importa. ¿Cuál es la motivación detrás de eso? Un hermano en Cristo, su esposa, sus hijos, sus ancianos y su iglesia -compañeros de fe con los que los cristianos pasarán la eternidad- están sufriendo. "Llorad con los que lloran" (Rom. 12:15 ).

Al igual que los árbitros ansiosos, muchos cristianos profesantes en los últimos días están lanzando banderas de penalización, declarando con justicia propia cosas como: "No, lo siento, esto no cuenta realmente como persecución. Técnicamente no necesitaba reunirse como cuerpo de Cristo. Inténtalo de nuevo". Y ha ido más allá. Más que no ser persecución, algunos se están asegurando de que el mundo de las redes sociales sepa que es falso. Esto es un estudio para otro momento, pero ¿qué estado del corazón; qué estado de adoración motivaría a los religiosos que calientan las gradas a hacer eso? Tal vez la falta de amor. Tal vez la autojustificación.

Podríamos imaginar cómo habrían respondido a la persecución del pastor Coates aquellos que están más deseosos de invalidar la persecución que de llorar compasivamente por el hermano, su esposa, sus hijos, sus compañeros, la iglesia y la maldad de esa nación:

“No, lo siento Juan el Bautista, tu decapitación no contó como persecución real porque fuiste un poco descarado con un funcionario del gobierno. Te faltó gracia, compasión y misericordia hacia Herodes; fuiste poco amoroso con su pecado sexual pervertido. Técnicamente no necesitabas confrontar a Herodes tan directamente, así que no es persecución. Deberías haber construido una relación con él durante años, y simplemente orar en silencio. No importa que Jesús te llamara el mejor tipo de la historia.”

“Sí, caramba, lo siento Esteban. Buen intento, pero ser apedreado hasta la muerte no fue del todo un martirio, porque, verás, técnicamente no necesitabas llamar al Sanedrín ‘duro de cuello’ e ‘incircunciso de corazón’. Deberías haber sido más gentil y flexible con estos aborrecedores de Dios no regenerados, y usar un término diferente. Ya que no necesitabas ser tan firme y directo con ellos, bueno, lo siento, ser aplastado hasta la muerte por piedras no cuenta técnicamente como una persecución real.”

¿Es la situación del pastor Coates idéntica a la de Esteban o Juan? No, pero eso no viene al caso. ¿Pero por qué nos apresuramos a tratar de invalidarla? ¿Quiénes somos nosotros para sentarnos en el banquillo de los jueces con balanzas de persecución, sopesando el sufrimiento de alguien para declararlo genuino o no?

Hay un camino más excelente. El pastor Coates puede haber tomado una decisión diferente a la nuestra, pero no tomó una decisión bíblicamente inadmisible. Junto, en amor, con sus ancianos y miembros de la iglesia, tomó una decisión bíblicamente permisible, y están siendo perseguidos por ello.

¿Podría el pastor Coates, los ancianos de Grace Life y los miembros haber elegido acatar la imposición de la capacidad del 15%? Tal vez. ¿Hay espacio para que bíblicamente no lo hagan porque estarían violando sus conciencias? Absolutamente. ¿Todos los cristianos tienen que tener el mismo estado de conciencia que ellos? No. ¿Qué deben hacer si no lo tienen? ¿Cuál es el mandato bíblico cuando se llega a una conclusión diferente en estos difíciles asuntos que involucran la conciencia? ¿Es lanzar con justicia propia banderas de "lo siento, pero eso no cuenta como persecución real" sobre un hermano en la cárcel cuyo trato parece haber sido cuestionable, mientras su querida esposa, hijos, compañeros ancianos y miembros de la iglesia se afligen y sufren esta situación? Si usted es alguien que ha estado más ansioso por encontrar un resquicio técnico que justifique por qué no es persecución, y gritar: "Lo siento, no es persecución real", que llorar por él, su esposa e hijos, la iglesia y la maldad del gobierno canadiense perdido, probablemente necesita arrepentirse de su orgullo y examinar si está haciendo compromisos secretos en su propia conciencia.

¿Qué pasó con el amor mutuo (Juan 13:34-35 )? ¿Qué pasó con llorar con los que lloran (Rom. 12:15 )? ¿Qué pasó con la humildad (Ef. 4:2 )? ¿La compasión (Col. 3:12 )? ¿El amor a los hermanos (Heb. 13:1 )? Es una carencia grave en una gran franja de la cristiandad, evidenciada por este enfoque poco caritativo de la situación del pastor Coates. Esto es lo que Dios tiene que decir sobre los asuntos de conciencia diferente:

“¿Quién eres tú para juzgar al criado de otro? Para su propio amo está en pie o cae, y en pie se mantendrá, porque poderoso es el Señor para sostenerlo en pie” (Rom. 14:4 ).

“Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo, y ninguno muere para sí mismo; pues si vivimos, para el Señor vivimos, y si morimos, para el Señor morimos; por tanto, ya sea que vivamos o que muramos, del Señor somos. Porque para esto Cristo murió y resucitó, para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos. Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O también, tú, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Dios” (Rom. 14:7-10 ).

“La fe que tú tienes, tenla conforme a tu propia convicción delante de Dios. Dichoso el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.” (Rom. 14:22).

Los cristianos deben replantearse la táctica de la bandera penal ante la persecución ajena. Es probable que se trate de una grandilocuencia farisaica, tal vez movida por su propia conciencia condenada en secreto debido a su tibieza y compromisos ocultos. Necesitamos crecer en el enfoque de Dios, la compasión bíblica real, la audacia y la verdadera unidad bíblica.

En lugar de apresurarnos a lanzar la bandera de la persecución, deberíamos hacer una pausa, practicar nuestra fe, amar y creer lo mejor (1 Cor. 13:7 ). Deberíamos hacer algo así como alegrarnos por la valentía y el amor de este hermano, pensando algo así como: "Vaya, alabado sea Dios porque este pastor ama tanto a Jesús y a su rebaño que quiere ser obediente a Jesús y pastorearlos; cuidarlos; alimentarlos; protegerlos en el tiempo sagrado y esencial de la reunión corporativa". "Alabado sea Jesús porque esta iglesia cree tanto en el mandato del Espíritu Santo de predicar la palabra al rebaño; y confía en que el Espíritu hará una obra única a través de la predicación en la reunión corporativa de cuidado de los dolientes, de ánimo para los solitarios, de estabilización para los temerosos, de reprensión de los orgullosos, y hará una obra transformadora de salvación y santificación mientras este pastor predica la palabra." Y si no estás de acuerdo con su decisión, está bien, pero piensa algo como: "Puede que no esté de acuerdo con reunir a toda la iglesia semanalmente desafiando las restricciones irrazonables de Canadá y saliendo de sus límites dados por Dios, pero voy a creer lo mejor de este hermano y su conciencia. Alabado sea Jesús porque no quiere violar su conciencia, sino que desea alimentar a su pueblo; promover una atmósfera de dulce confianza en Jesús con la iglesia durante una época en la que la gente está atenazada por el miedo y se traga la propaganda del miedo que se ha convertido en una virtud farisaica. Alabado sea Jesús por este amado pastor, que tiene tantas ganas de ayudar a la gente, y de reunirse a pesar de las extralimitaciones del gobierno que no están fundamentadas en datos. Oremos por él, por su familia y por la iglesia y tratemos de tener algo de la valentía que honra a Cristo de las generaciones anteriores", o algo así.

“El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser ..” (1 Cor. 13:4-8a ).

“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios así nos amó, también nosotros debemos amarnos unos a otros” (1 Juan 4:10-11).

Un comentario sobre “Por Qué El Encarcelamiento Del Pastor James Coates Es Una Auténtica Persecución

    […] criticado a los pastores que no se atienen a los límites impuestos por el gobierno. Uno de ellos, James Coates, graduado del Master’s Seminary, está ahora en la cárcel por su convicción de reunirse a pleno […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s