Recuerde Con Quién Está Hablando

Posted on

ESJ-blog 20200707_02

Recuerde Con Quién Está Hablando

Por John MacArthur

Si nuestro Dios fuera como los crueles dioses de los filisteos, no serviría de mucho confesar nuestros pecados. Pero nuestro Dios no es así. La última vez vimos cómo la oración de Daniel en Daniel 9, y toda verdadera oración de intercesión, se caracteriza por la confesión. Hoy veremos la razón por la que debemos hacer oraciones de confesión e intercesión: Dios es digno. Por su carácter, es un Dios digno del que se puede pedir perdón y ayuda.

Vea cómo Daniel apela al carácter de Dios:

Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos… (Daniel 9:4)

En primer lugar, reconoce que Dios es "grande". Esa palabra también puede traducirse como "poderoso". En otras palabras, oramos a Dios porque Él es lo suficientemente poderoso como para responder. No es incapaz de ayudarnos. Él puede cambiar las circunstancias como quiera, y tiene infinitos recursos a su disposición. Él es el Dios del versículo 15 que "sacó a su pueblo de la tierra de Egipto con mano poderosa".

En segundo lugar, nuestro Dios es "imponente". Esto se refiere a su majestuosidad, o a su valor para ser honrado y glorificado. Él es digno de ser buscado en la oración.

En tercer lugar, nuestro Dios "guarda su pacto". Es un Dios fiel. Cuando hace una promesa, la cumple. Y Él hizo un pacto con su pueblo de no abandonarlo nunca, y de perdonarlo cuando se arrepintiera. Y si le obedecían, Él los restauraría. La Biblia dice que si nuestros corazones son puros y nuestros pecados se apartan, e invocamos Su nombre, Él responderá a nuestro llamado. Oramos porque creemos que Dios tiene el poder de cumplirlo; porque es el más majestuoso del universo, y es digno de nuestras oraciones; y porque es un Dios fiel que cumplirá sus promesas.

Observe también en Daniel 9:4 que dice que Dios tiene “misericordia para con los que le aman.” Dios nos perdona y ayuda porque nos ama. Una cosa es que Él sea poderoso, y otra cosa es que sea majestuoso. Es maravilloso que sea fiel. Pero ¡qué maravilloso es que también sea amoroso!

Vemos otro aspecto del carácter de Dios más adelante en la oración de Daniel: “Tuya es, Señor, la justicia, y nuestra la confusión de rostro,” (Daniel 9:7). Nuestro Dios es santo y perfectamente justo. Es incapaz de pecar o equivocarse. Nunca se equivoca, nunca toma una decisión tonta y nunca comete errores.

Vea también el versículo 9: “De Jehová nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar.” Además de todo lo que Daniel ha observado sobre el carácter de Dios, añade esta característica final tan importante: su disposición a perdonar. De hecho, en el texto original la palabra "perdón" es plural. Dios tiene "perdones". Sé que he necesitado el perdón en plural -¿no lo has necesitado tú?

Este es el Dios que buscamos en nuestras oraciones: poderoso, majestuoso, fiel, amoroso, santo y bondadoso. Ahora bien, es mucho lo que tenemos que entender, pero Dios nos ha dado una imagen perfecta en la que podemos fijarnos y que combina todos estos aspectos del carácter de Dios. Nos ha dado la cruz.

Cuando miramos la cruz, vemos el poder de Dios, porque en la cruz Jesús conquistó el pecado y la muerte. Y al mirar la cruz, vemos su majestuosidad, porque aunque parecía ser una víctima de los romanos y del pueblo judío, en realidad tenía el control total de todo lo que sucedía. Era tan majestuoso, incluso mientras moría, que un centurión que lo observaba exclamó maravillado: "Verdaderamente éste era el Hijo de Dios" (Mateo 27:54).

Cuando miramos la cruz, vemos la fidelidad de Dios. Vemos que Jesús estaba dispuesto a morir por nosotros porque era la única manera de cumplir las promesas que Dios había hecho. Aunque agonizó por esta necesidad en el Jardín de Getsemaní, cumplió su promesa.

Cuando miramos la cruz, vemos amor. No debería haber sido Cristo el que estuviera allí arriba; deberíamos haber sido nosotros. Pero porque nos amó, tomó nuestro lugar. Y vemos también su santidad, porque no podía perdonar a los pecadores por decreto. Era necesario pagar un precio porque el pecado es intolerable para Él y exige un castigo por ello. Y vemos Su gracia en que eligió pagar el precio Él mismo, en lugar de dejarnos sufrir las consecuencias de nuestro propio pecado.

Todo lo que Dios es para Daniel, Dios lo es para nosotros. Y la hermosa visión que recibimos del carácter de Dios a través de la cruz es lo que nos impulsa a la oración.

Me alegra mucho orar a un Dios que es todopoderoso. Me alegra tanto orar a un Dios que es absolutamente majestuoso y controla todas las circunstancias del mundo entero. Me alegra tanto orar a un Dios que es absolutamente fiel a sus hijos y que los ama. Me alegra tanto orar a un Dios que es total y absolutamente santo y que siempre hará lo correcto. Y me alegra mucho orar a un Dios que es bondadoso y está dispuesto a perdonar una y otra vez. Si este es nuestro Dios, ¿cómo no vamos a desear orar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s