¿Cómo Entonces Adoraremos?

Posted on

¿Cómo Entonces Adoraremos?

por

John MacArthur

El comediante Flip Wilson solía tener un personaje en su repertorio llamado el Reverendo Leroy, que pastoreaba La Iglesia de ¿Qué esta pasando Hoy. En la década de 1970 el Reverendo Leroy y su iglesia estaban en una escandalosa parodia. Pero, la verdad, la comunidad evangélica en estos días se conglomeraban con el Reverendo Leroys y las iglesias que bien podría ser llamada la Iglesia del ¿Qué está Pasando Hoy?.

Prácticamente no hay límite en cuanto a que tan lejos algunas iglesias van a ser “relevantes” y “contemporáneas” en sus servicios de adoración. Y nada, al parecer, es demasiado profano o indignante para ser fusionado con “adoración”.

El Los Angeles Times informó recientemente sobre una iglesia luterana en el sur de California que distribuye volantes de publicidad de los servicios de la iglesia como “La Hora Divertida del País de Dios.” Los folletos atrevidamente prometen: “baile en línea después del culto.” Según el artículo de la revista, “el pastor baila, también, ataviado con Wrangler y botas Levis.” El pastor acredita la campaña con la revitalización de su iglesia. El artículo describe una mañana del domingo en la iglesia:

Los miembros escuchar sermones cuyos temas incluyen el pastor de la camioneta Ford’70, y sexo cristiano (clasificación R de “relevancia, respeto, y relación”, dice [el pastor], “y más divertido de lo que suena”). Después del servicio, bailan al son de una banda llamada-y ¿qué más?-Los Angeles Honkytonk.

La asistencia ha ido en aumento… [1]

Se podría pensar que esa escena no es más que una aberración de una iglesia oscura o poco convencional. Lamentablemente, ese no es el caso. La teoría actual del Igle-crecimiento ha abierto la puerta de par en par para esas payasadas. A veces parece como si PT Barnum [presentador y empresario circense de finales de 1800] es el principal modelo para muchos profesionales de Igle-crecimiento en estos días. De hecho, el siguiente anuncio para un servicio dominical vespertino apareció en el boletín de una de los más grandes y mejor conocidas iglesias en el corazón de Estados Unidos del “cinturón bíblico”:

Circo

¡Vea a Barnum y Bailey lo mejor de la magia del circo llega a La Comunidad de la Emoción! Payasos! Acróbatas! Animales! Palomitas de maíz! Qué gran noche!

Esta misma iglesia una vez hizo que su personal pastoral tuvieran un combate de lucha libre durante un servicio dominical, incluso fueron más lejos como hasta para tener a un luchador profesional entrenando a los pastores para lanzarse el uno al otro [2] por todo el ring, tirarse del cabello, y patear las espinillas sin dañarse. Una vez más, estos incidentes no son realmente extraordinarios. Decenas de iglesias están siguiendo métodos similares, empleando todos los medios disponibles para darle vida a sus servicios.

Evidentemente, la adoración del Domingo está experimentando una revolución que no tiene paralelo en toda la historia de la Iglesia.

La Adoración Verdadera

Hace unos años, al predicar a través del evangelio de Juan, fui sorprendido por la profundidad del significado en Juan 4:23: “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.”. Vi tan claramente como nunca antes las había visto, las implicaciones de esa frase, “adorarán… En espíritu y en verdad”. La frase sugiere, en primer lugar, que la verdadera adoración consiste en el intelecto tanto como en las emociones. Se pone de relieve la verdad de que la adoración centrarse en Dios y no en el adorador. El contexto también revela que Jesús estaba diciendo que la verdadera adoración es más que una cuestión de sustancia que de forma. Y él estaba enseñando que la adoración abarca lo que hacemos en la vida, no sólo lo que hacemos en el lugar de adoración.

Interrumpí la serie de Juan 4 en ese momento e hice un extenso estudio sobre la adoración de la actualidad. Moody Press amablemente me pidió que recopilara los mensajes en un libro, que se publicó como The Ultimate Priority [La Prioridad Suprema].[3] Ese estudio de la adoración me afectó profundamente como cualquier serie de sermones que he preparado. Cambió para siempre mi perspectiva sobre lo que significa adoración.

Esta serie también marcó el comienzo de una nueva era para nuestra iglesia. Nuestra adoración corporativa tomó toda una nueva profundidad y significado. La gente empezó a ser consciente de que cada aspecto del servicio de la iglesia –la música, la oración, la predicación, e incluso las ofrendas-son una adoración prestada a Dios. Comenzaron a observar las superficialidades como una afrenta a un Dios santo. Vieron la adoración como una actividad participativa y no un deporte para espectadores. Muchos se dieron cuenta por primera vez que la adoración es la prioridad suprema de la iglesia y no las relaciones públicas, no la recreación y las actividades sociales, y no fomentar las cifras de asistencia, sino adorar a Dios.

Además, cuando nuestra congregación comenzó a pensar más seriamente que nunca acerca de la adoración, fuimos continuamente llevados al único y suficiente manual de adoración –La Escritura. Si Dios desea la adoración en espíritu y en verdad, entonces sin duda todos los verdaderos adoradores deben modelar su adoración de acuerdo con la verdad que El ha revelado. Si la adoración es algo que se ha de ofrecer a Dios-y no sólo un espectáculo montado para el beneficio de la congregación, entonces todos los aspectos de la misma deben ser agradables a Dios y han de estar en armonía con Su Palabra. Por lo tanto, el efecto de nuestro renovado énfasis en la adoración es que intensifica nuestro compromiso a la centralidad de la Escritura.

Sola Scriptura

Algunos años después de esa serie sobre la adoración, prediqué a través del Salmo 19. Era como si viera por primera vez el poder de lo que el salmista estaba diciendo acerca de la absoluta suficiencia de la Escritura:

7 La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;
    El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.

8 Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón;
    El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.

9 El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre;
    Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.

10 Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado;
    Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.

(vv. 7-10).

El punto de ese pasaje es, simplemente, que la Escritura es totalmente suficiente para satisfacer todas las necesidades del alma humana. Se sugiere que toda la verdad espiritual esencial está contenida en la Palabra de Dios. Piense en esto: La verdad de la Escritura puede restaurar el alma dañada por el pecado, envestir de sabiduría espiritual, consolar al corazón abatido, y traer iluminación espiritual. En otras palabras, la Biblia, resume todo lo que necesitamos saber acerca de la verdad y la justicia. O, como escribió el apóstol Pablo, la Escritura es capaz de prepararnos para toda buena obra (2 Tim. 3:17).

Esta serie sobre el Salmo 19 marcó otro momento decisivo en la vida de nuestra iglesia. Nos trajo cara a cara con el principio de los reformadores de Sola Scriptura –La Sola Escritura. En una época en la que muchos evangélicos parecen que se está convirtiendo en masa a la experiencia del mundo en las áreas de la psicología, la economía, la política, las relaciones públicas y de entretenimiento, fuimos llevados de nuevo a la Escritura como la única fuente a la que podemos recurrir para la infalible verdad espiritual. Esto tuvo un impacto en todos los aspectos de la vida de nuestra iglesia, incluyendo nuestra adoración.

La Suficiencia de la Escritura como un Principio para Regular la Adoración

¿Cómo se aplica la suficiencia de la Escritura a la adoración? Los reformadores respondieron que mediante la aplicación de la Sola Scriptura a la adoración en un principio llamado el principio regulativo. Juan Calvino fue uno de los primeros en articularlo brevemente:

Tal vez no adoptamos ningún dispositivo [en nuestra adoración], que parezca adaptarse a nosotros mismos, pero observe a los requerimientos del aquel que es el único que tiene derecho a prescribir. Por lo tanto, si El nos ha de aprobar nuestra adoración, esta norma, la cual se aplica en todo el mundo con el máximo rigor, debe ser cuidadosamente observada…. Dios desaprueba todos los modos de adoración que no hayan sido expresamente autorizadas por su palabra. [4]

Calvino apoyó ese principio con una serie de textos bíblicos, incluidos 1 Samuel 15:22: “Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.” Y Mateo 15:9: “Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”

Un contemporáneo inglés de Calvino, John Hooper, declaró el mismo principio de esta manera: “Nada debe ser utilizado en la Iglesia que no sea expresado en la Palabra de Dios para apoyarlo, o de lo contrario es algo indiferente en sí mismo, que no trae beneficios cuando es hecho o utilizado, pero no causa daño cuando no se hace o se omite.” [5]

Y el historiador de la iglesia escocés del siglo XIX William Cunningham definió el principio regulativo en estos términos: “Es ilegal y injustificable introducir en el gobierno y adoración de la iglesia todo lo que no tiene la sanción positiva de las Escrituras.” [6]

Los reformadores y los puritanos aplicaron el principio regulativo formal contra los rituales, los ornamentos sacerdotales, la jerarquía eclesiástica, y otros restos medievales de la adoración católica romana. El principio regulativo se cita a menudo, por ejemplo, por los reformadores ingleses que se oponen a los elementos del anglicanismo de la alta iglesia que habían sido tomados de la tradición católica. Fue el compromiso de los Puritanos con el principio regulativo que provocó que cientos de pastores fuesen expulsados por decreto de los púlpitos de la Iglesia de Inglaterra en 1662. [7]

Además, la simplicidad en las formas de culto presbiterianos, bautistas, congregacionales, y otras tradiciones evangélicas es el resultado de aplicar el principio regulativo.

Los evangélicos hoy harían bien en recuperar la confianza de sus antepasados espirituales’ en la Sola Scriptura  en lo que se refiere a la adoración y al liderazgo de la iglesia. Una serie de tendencias nocivas que se están acelerando estos días ponen de manifiesto una disminución de la confianza evangélica en la suficiencia de la Escritura. Por un lado, hay, como hemos señalado, casi una atmósfera circense en algunas iglesias, donde los métodos pragmáticos que trivializar lo que es santo se están empleando para aumentar la asistencia. Por otro lado, un número creciente de ex evangélicos están abandonando las formas sencillas de adoración en favor del formalismo de la alta iglesia. Algunos incluso están dejando el evangelicalismo enteramente adaptándose a la ortodoxia oriental y al catolicismo romano.

Mientras tanto, algunas iglesias simplemente han abandonado prácticamente toda objetividad, optando por un estilo de adoración que es turbulento, emocional, y que carece de todo sentido racional. Quizás el movimiento más hablado que actualmente circula por la cristiandad es un fenómeno conocido como la “Bendición de Toronto”, donde todas congregaciones se ríen incontrolablemente sin ninguna razón, ladran como perros, rugen como leones, cacaraquean como gallinas, o saltan, corren, y se convulsionan. Ellos ven esto como evidencia de que el poder de Dios se ha impartido en ellos.

Ninguna de estas tendencias avanza por sólidos motivos bíblicos. En cambio, sus defensores citan argumentos pragmáticos, o buscan el apoyo en sus textos de prueba malinterpretados, la historia revisionista, o la tradición. Esta es precisamente la mentalidad contra la cual lucharon los reformadores.

Una nueva comprensión de la sola Scriptura, la suficiencia de la Escritura-nos deben impulsar a la reforma de nuestras iglesias, para regular nuestra adoración bíblica de acuerdo a las directrices, y desear con pasión ser aquellos que adoran a Dios en espíritu y en verdad.

Aplicando la Sola Scriptura a la Adoración

Inmediatamente surgen preguntas prácticas sobre cómo la Sola Scriptura se debe utilizar para regular la adoración. Alguno recordará que nada menos que Charles Spurgeon utilizó el principio regulativo para descartar el uso de instrumentos musicales en cualquier culto. Spurgeon se negó a permitir un órgano en el Tabernáculo Metropolitano, porque a su juicio no había un mandato bíblico para la música instrumental en el culto cristiano. De hecho, existen aún hoy en día cristianos que se oponen a la música instrumental por los mismos motivos.

En la iglesia en la cual soy pastor, sin embargo, hay instrumentos de todo tipo, desde la trompeta y el arpa hasta címbalos sonoros (cf. Sal. 150).

Obviamente, no todos los que afirman la solidez del principio regulativo necesariamente están de acuerdo en todos los detalles acerca de cómo debe aplicarse. Algunos señalan que tales diferencias en materia de práctica y sugieren que todo el principio regulativo es por lo tanto insostenible. William Cunningham señaló que las críticas del principio a menudo tratan de poner en evidencia al recurrir a la táctica de reductio ad absurdum [reducción al absurdo]:

Aquellos que no les gusta este principio, cualquiera que sea la causa, por lo general tratan de apresurarse con nosotros en dificultades mediante la colocación de una construcción muy estrictas al respecto, y lo que le da una apariencia de lo absurdo [. Pero] el principio debe ser interpretado y explicado en el ejercicio del sentido común… Las dificultades y las diferencias de opinión pueden surgir acerca de los detalles, incluso cuando su buen juicio y sentido común son traídos para apoyar la interpretación y la aplicación del principio, pero esto no da motivo para negar o dudar de la veracidad o validez del principio.[8].

Cunningham reconoció que el principio regulativo es a menudo el argumento utilizado en contra de lo que puede considerarse como relativamente poco importante, como “los ritos y ceremonias, los ornamentos y órganos, cruces, reclinatorios, los arcos,” y otras trampas de la adoración formal. Por eso, Cunningham dijo: “algunos hombres parecen pensar que toma parte intrínseca de la pequeñez de las cosas.”[9] Muchos, por lo tanto, concluyen que aquellos que abogan por el principio regulativo lo hacen porque realmente disfrutan pelear sobre asuntos pequeños.

Ciertamente, nadie debería tener placer en las disputas sobre puntos de menor importancia. Es sin duda cierto que el principio regulativo de vez en cuando ha sido malinterpretado de esa manera. Una obsesión con la aplicación de cualquier principio hasta el más mínimo detalle puede convertirse fácilmente en una destructiva forma de legalismo.[10]

Pero el principio de la sola Scriptura en lo que se refiere a la adoración, sin embargo, merece la pena defender ferozmente. El principio en sí no es en absoluto trivial. Después de todo, el incumplimiento de la prescripción para la adoración bíblica es precisamente lo que hizo descender a la iglesia en la oscuridad e idolatría de la edad media.

No tengo ningún interés en provocar un debate sobre los instrumentos musicales, trajes pastorales, decoraciones del santuario, u otros asuntos. Si hay quien quiere utilizar el principio regulativo como un trampolín para tales debates, por favor manténgame afuera. Las cuestiones que despiertan mi preocupación por la adoración contemporánea son mucho más grandes que eso. Van a la esencia misma de lo que significa adorar en espíritu y en verdad.

Mi preocupación es la siguiente: el abandono de la iglesia contemporánea de la sola Scriptura como principio normativo ha dado entrada a la iglesia algunos de los más flagrantes abusos imaginables, incluyendo los servicios de la iglesia honkytonk, la atmósfera de atracción de carnaval, las exhibiciones de lucha libre. Incluso la más amplia y más liberal de la aplicación del principio regulativo tendría un efecto correctivo sobre esos abusos.

Considere por un momento qué ocurriría si a la adoración corporativa si la iglesia contemporánea tomara en serio la sola Scripturao. Cuatro orientaciones para la adoración bíblica, vienen a la mente inmediatamente. Estas han caído en un estado de abandono trágico. La recuperación de ellas, sin duda, lograrían una Reforma en la adoración de la iglesia moderna:

Predicar la Palabra. En la adoración corporativa, la predicación de la Palabra debe tomar el primer lugar. Todas las instrucciones del Nuevo Testamento a los pastores se centran en estas palabras de Pablo a Timoteo: “que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina” (2 Tim. 4:2) . En otras partes, Pablo repite en forma concisa sus consejos al joven pastor, “Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza” (1 Tim. 4:13). Es evidente que el ministerio de la Palabra estaba en el centro de las responsabilidades pastorales de Timoteo.

En la iglesia del Nuevo Testamento, las actividades de la comunidad creyente estaban totalmente dedicadas a “la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones” (Hechos 2:42). La predicación de la Palabra es la pieza central de cada servicio de adoración. Pablo predicó una vez a una congregación hasta pasada la medianoche (Hechos 20:7-8). El ministerio de la Palabra es una parte crucial de la vida de la iglesia que antes de que algún hombre pudiera calificar para servir como un anciano, tiene que demostrar el mismo ser apto en la enseñanza de la Palabra (cf. 1 Tim 3:2; Tim. 2:24; Tit. 1:9).

El apóstol Pablo caracteriza su propio llamado de esta manera: “que es la iglesia; de la cual fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios” (Col. 1:25, énfasis añadido). Puede estar seguro de que la predicación es la característica predominante en cada servicio de adoración en el que él tomó parte.

Muchas personas ven la predicación y la adoración como dos aspectos distintos del servicio de la iglesia, como si la predicación no tuviera nada que ver con la adoración y viceversa. Pero eso es un concepto erróneo. El ministerio de la Palabra es la plataforma sobre la cual toda adoración genuina es edificada. En Between The Worlds [Entre Dos Mundos], John Stott lo dice así:

La Palabra y la adoración pertenecen indisolublemente el uno al otro. Toda adoración es una inteligente y amorosa respuesta a la revelación de Dios, porque es la adoración de su nombre. Por tanto, la adoración aceptable, es imposible sin la predicación. Predicar es dar a conocer el nombre del Señor, y la adoración es alabar el Nombre del Señor, dado a conocer. Lejos de ser una extraña intrusión en el culto, la lectura y la predicación de la palabra son realmente indispensables para ello. Los dos no pueden separarse.[11]

La predicación es un elemento insustituible de toda adoración corporativa. De hecho, el servicio de toda la iglesia debería girar en torno al ministerio de la Palabra. Todo lo demás es preparatorio, o una respuesta al mensaje de la Escritura.

Cuando el teatro, la música, la comedia, u otras actividades se les permite usurpar la predicación de la Palabra, la verdadera adoración inevitablemente sufre. Y cuando la predicación es sometida a la espectacularidad y circunstancia, eso también obstaculiza la verdadera adoración. Un servicio de “adoración” sin el ministerio de la Palabra es de dudoso valor. Por otra parte, una “iglesia” donde la Palabra de Dios no es regular y fielmente predicada no es una iglesia verdadera.

Edificar al Rebaño. La Escritura nos dice que el propósito de los dones espirituales es para la edificación de toda la iglesia (Efesios 4:12; cf. 1 Cor. 14:12). Por lo tanto, todos los ministerios en el contexto de la iglesia deben ser de alguna manera edificantes-la edificación del rebaño, y no sólo conmover las emociones.

Por encima de todo, el ministerio debe apuntar al estimular la verdadera adoración. Para lograr esto debe ser edificante. Esto está implícito en la expresión “adorar… En espíritu y en verdad”. Como se señaló anteriormente, la adoración debe emplear el intelecto, así como las emociones. Por todos los medios la adoración debe ser apasionada, sincero, y en movimiento. Pero el punto es no agitar las emociones y apagar la mente a la vez. La verdadera adoración fusiona el corazón y la mente en una respuesta de adoración pura, basada en la verdad revelada en la Palabra.

La música a veces puede hacernos desviar hacia la gran belleza de su sonido, pero tales sentimientos no son adoración. La música por sí misma, aparte de la verdad contenida en la letra, ni siquiera es un verdadero trampolín para la adoración legítima. Del mismo modo, un conmovedor relato puede tocarnos o conmovernos, pero a menos que el mensaje que transmite esté en el contexto de la verdad bíblica, toda emoción que pueda provocar no sirve de nada para impulsar una verdadera adoración. Despertar las pasiones no es necesariamente prueba de que la adoración verdadera esté teniendo lugar.

La verdadera adoración es una respuesta a la verdad divina. Es apasionada, ya que surge de nuestro amor por Dios. Pero para ser verdadera adoración también debe surgir como consecuencia de una correcta comprensión de su ley, su justicia, su misericordia, y su ser. La adoración real reconoce a Dios tal y como El se ha revelado en Su Palabra. Sabemos por la Escritura, por ejemplo, que Él es la única fuente perfectamente santa, omnipotente, omnisciente, omnipresente del que fluye toda bondad, misericordia, verdad, sabiduría, poder, y salvación. Adorar significa atribuirle la gloria a Él debido a esas verdades. Esto significa adorar a Dios por lo que Él es, por lo que ha hecho, y por lo que Él ha prometido. Por lo tanto, debe ser una respuesta a la verdad que Él ha revelado sobre sí mismo. Tal adoración no puede salir de un vacío. Es impulsada y vitalizada por la verdad objetiva de la Palabra.

Ni la simple ceremonia mecánica ni el simple entretenimiento son capaces de provocar este tipo de adoración-no importa que tan conmovedoras puedan ser esas cosas. Esas cosas no pueden edificar. En el mejor de ellos pueden despertar las emociones. Pero eso no adoración verdadera.

Honrar al Señor. Hebreos 12:28 dice, “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia”. Este versículo habla de la actitud en la que debemos adorar. La palabra griega para “sirvamos” es latreuo, que significa literalmente “adoración”. La cuestión es que la adoración se debe hacer en reverencia, de una manera que honre a Dios. De hecho, la versión LBLA traduce de esta manera: “Por lo cual, puesto que recibimos un reino que es inconmovible, demostremos gratitud, mediante la cual ofrezcamos a Dios un servicio aceptable con temor y reverencia” (énfasis añadido) y el siguiente versículo añade: "Porque nuestro Dios es fuego consumidor” ( c. 29).

Ciertamente no hay lugar en la adoración corporativa de la iglesia para una clase de ambiente frívolo, superficial y vertiginoso que a menudo prevalece en las iglesias modernas que tratan de ser “relevantes”. Cambiar el servicio de adoración en un circo está lejos del espíritu de la adoración bíblica en “temor y reverencia”, como es posible lograr.

“Temor y reverencia” se refiere a un sentido solemne de honor tal y como percibimos la majestad de Dios. Exige un sentido de la santidad de Dios y un sentido de nuestro propio pecado. Todo en la adoración corporativa de la iglesia debe tener como objetivo el promover este tipo de atmósfera.

¿Por qué una iglesia sustituiría la predicación y la adoración con entretenimiento y comedia en los servicios del Día del Señor? Muchos de los que lo han hecho dicen que lo hacen con el objetivo de llegar a los no cristianos. Quieren crear un entorno “amigable al usuario” que será más atractivo para los incrédulos. Su declaración de propósito es “relevancia” en lugar de “reverencia”. Y sus servicios están diseñados para llegar a los incrédulos con el evangelio, no para que los creyentes se reúnan para la adoración y la edificación.

Muchas de estas iglesias dan poco o ningún énfasis en las ordenanzas del Nuevo Testamento. La Cena del Señor, si se observa del todo, es relegada a un servicio menor ó servicio a mitad de semana. El bautismo es prácticamente considerado opcional y los bautismos normalmente se realizan en un lugar diferente al de los servicios dominicales.

¿Qué hay de malo en eso? ¿Hay algún problema con el uso de los servicios del Día del Señor como reuniones de evangelización? ¿Existe una razón bíblica para que el domingo sea el día en que los creyentes se reúnan para adorar?

Tanto bíblicamente e históricamente hay una serie de razones para apartar el primer día de la semana para la adoración y comunión entre los creyentes. Lamentablemente, un examen en profundidad de todos estos argumentos estaría bastante fuera del ámbito de este breve capítulo. Pero una simple aplicación del principio regulativo permitirá suficiente orientación.

Aprendemos de las Escrituras, por ejemplo, que el primer día de la semana era el día en que la iglesia apostólica se reunió para celebrar la mesa del Señor: “Y el primer día de la semana, cuando estábamos reunidos para partir el pan, Pablo les hablaba…” (Hechos 20:7). Pablo instruyó a los corintios a dar sus ofrendara sistemáticamente, en el primer día de la semana, lo cual implica claramente que ese era el día en que se reunían para la adoración. La historia revela que la iglesia primitiva se refiere el primer día de la semana como el Día del Señor, una expresión que se encuentra en Apocalipsis 1:10.

Además, la Escritura indica que las reuniones regulares de la iglesia primitiva no eran para fines de evangelización, sino principalmente para el estímulo mutuo y adoración entre la comunidad de creyentes. Es por eso que el escritor de Hebreos hizo esta declaración: “y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros , y mucho más al ver que el día se acerca.” (Hebreos 10: 24-25, énfasis añadido).

Ciertamente, hubo momentos en que los incrédulos podían entrar en una asamblea de creyentes (cf. 1 Cor. 14:23). Las reuniones e las iglesias del primer siglo fueron básicamente reuniones públicas, al igual que la mayoría los son hoy en día. Pero el servicio en sí estaba diseñado para la adoración y comunión entre los creyentes. La evangelización tuvo lugar en el contexto de la vida cotidiana, como creyentes salían con el evangelio. Ellos se reunían para adorar y comunión para dispersarse para evangelización. Cuando una iglesia hace que todas sus reuniones sean evangelísticas, los creyentes pierden oportunidades de crecer, ser edificados, y adorar.

Más al punto, no hay mandato en la Escritura de adaptar los servicios religiosos semanales a las preferencias de los incrédulos. De hecho, la práctica parece ser contraria al espíritu de todo lo que la Escritura dice acerca de la asamblea de creyentes.

Cuando la iglesia se reúne en el Día del Señor no es el momento para entretener a los perdidos, divertir a los hermanos, o de otra manera responder a las “necesidades” de los asistentes. Allí es cuando hay que inclinarse ante nuestro Dios como congregación y honrarle con nuestra adoración.

No poner la confianza en la carne. En Filipenses 3:3 el apóstol Pablo caracteriza la adoración cristiana de este modo: “Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne” (el subrayado es añadido).

Pablo continua declarando sobre cómo llegó a ver que su propio legalismo pre-cristiana farisaico fue inútil. El describe cómo estuvo una vez obsesionado con las cuestiones externas y carnales, tales como la circuncisión, el linaje, y la obediencia legalista-en lugar de la cuestión más importante del estado de su corazón. La conversión de Pablo camino a Damasco cambió todo. Sus ojos se abrieron a la gloriosa verdad de la justificación por la fe. Se dio cuenta de que la única forma en que podía estar delante de Dios y ser aceptado era estar vestido con la justicia de Cristo (v. 9). Se dio cuenta que limitarse a cumplir con los ritos religiosos, como la circuncisión y las ceremonias -no era de valor espiritual alguno. De hecho, Pablo etiqueta esas cosas como basura, o más literalmente, como “estiércol” (v. 8).

Hasta el día de hoy, sin embargo, cuando el promedio de las personas habla de “adoración”, por lo general son las cosas externas a la vista –la liturgia, la ceremonia, la música, arrodillarse, y otros temas. Recientemente he leído el testimonio de un hombre que abandonó el cristianismo evangélico y se unió a la religión católica. Una de las principales razones que dio para abandonar el evangelicalismo fue que encontró a la liturgia católica romana “más adorable”. Al explicarlo, se puso de manifiesto que lo que realmente quería decir es que Roma ofrece más de los accesorios oficiales del ritual formal –las velas prendidas, las estatuas, arrodillarse, rezar, persignarse y así sucesivamente. Esas cosas él las igualaba con la adoración.

Pero esas cosas no tienen nada que ver con la verdadera adoración en espíritu y en verdad. De hecho, como invenciones humanas, –no instrucción bíblicas – son precisamente la clase de artificios carnales que Pablo llamó “estiércol”.

La experiencia y la historia muestran que la tendencia humana a añadir carnalidad a las instrucciones de adoración a Dios es increíblemente fuerte. Israel lo hizo en el Antiguo Testamento, culminando en la religión de los fariseos. Las religiones paganas consisten en nada más que ritual carnal. El hecho de que estas ceremonias suelen ser bellas y en movimiento no es adoración verdadera. La Escritura es clara que Dios condena a todas las adiciones humanas a lo que Él ha mandado expresamente: “Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres” (Mat. 15:9).

Nosotros, los que amamos la Palabra de Dios y creemos en el principio de la sola Scriptura debemos ser diligentes en mantenernos guardia contra esta tendencia.

La Adoración es La Prioridad Suprema

A Marta, molesta con la distracción de las tareas de ser anfitriona, nuestro Señor dijo, “Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” (Lucas 10: 41-42).

La cuestión era clara. María, que se sentó a sus pies en adoración, había “escogido la buena parte, la cual no le será quitada” (v. 42). La adoración de María tenía significado eterno, mientras que todas las actividades que ocupaban a Martha no significaban nada en absoluto más allá de esa tarde.

Nuestro Señor estaba enseñando que la adoración es una actividad esencial que debe tener prioridad sobre cualquier otra actividad de la vida. Y si eso es cierto en nuestras vidas en particular, ¿cuánto más peso debemos darlo en el contexto de la asamblea de los creyentes?

El mundo está lleno de religión falsa y superficial. Nosotros, los que amamos a Cristo y creemos que Su palabra es verdad no debemos atrevernos a amoldar nuestra adoración a los estilos y las preferencias de un mundo incrédulo. Por el contrario, debemos hacer nuestra tarea de ser adoradores en espíritu y en verdad. Tenemos que ser personas que adoren en el Espíritu de Dios y la gloria en Cristo Jesús y no poner la confianza en la carne. Y para hacer eso, debemos permitir que la Escritura solamente –la sola Scriptura – regule nuestra adoración.


1. Judy Raphael, "God and Country," Los Angeles Times Magazine (6 Nov. 1994), 14.

2. R. Gustav Niebuhr, "Mighty Fortresses: Megachurches Strive To Be All Things to All Parishioners," The Wall Street Journal (13 May 1991), A:6.

3. (Chicago: Moody Press, 1983).

4. John Calvin, The Necessity of Reforming the Church (Dallas: Protestant Heritage Press, 1995 reprint), 17-18.

5. John Hooper, "The Regulative Principle and Things Indifferent," in Iain H. Murray, The Reformation of the Church (Edinburgh: Banner of Truth, 1965), 55.

6. William Cunningham, The Reformers and the Theology of the Reformation (Edinburgh: Banner of Truth, 1989 reprint), 27.

7. La Ley de Uniformidad (1661) se le dio asentimiento real por Carlos II poco después de la restauración de la monarquía Inglesa. Se requería de cada ministro en la iglesia de Inglaterra que declarara el apoyo sincero de todo lo prescrito en la nueva edición del Libro de Oración Común. Muchos ministros que eran disidentes se opusieron a la utilización de ornamentos y otras instrucciones extrabíblicas sobre cómo se debían llevar cabo los servicios de adoración. Estos hombres fueron sumariamente expulsados de sus púlpitos y sus medios de subsistencia a causa de su posición al principio de la sola Scriptura.

8. Cunningham, 32.

9. Ibíd., 35.

10. Al mismo tiempo, es útil recordar que algunas de las controversias que leemos en la historia de la Iglesia no eran tan triviales como parecen ser a primera vista. Hubo un acalorado debate entre los principios de los protestantes, por ejemplo, acerca de la postura adecuada para recibir la comunión. Algunos consideraban que los elementos debían tomarse en una posición de rodillas, pero los seguidores de Calvino insistieron en que la comunión debía administrarse a personas que estuviesen sentados. El verdadero debate tiene que ver con una cuestión mucho más importante que la postura. El catolicismo romano enseñaba que los elementos eran el cuerpo y la sangre de Cristo y, por consiguiente, digno de adoración. Durante la misa católica, cuando los elementos eran elevados, se esperaba que la gente se arrodillase en adoración. Los calvinistas correctamente vieron esto como una forma de idolatría, y con el fin de hacer clara su posición, enseñaron que los elementos eran sólo algo simbólico, -que no debían ser adorados – y que, por lo tanto, debían ser servidos a las personas que estaban sentadas. El contexto de este debate es a menudo olvidado por los evangélicos contemporáneos, que a veces erróneamente caracterizan a los reformadores como disputadores sobre trivialidades.

11. John R. W. Stott, Between Two Worlds (Grand Rapids: Eerdmans, 1982), 82..

Tomado de: www.biblebb.com y www.gospelgems.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s