Guerra Espiritual (3ª Parte)

Posted on

Guerra Espiritual (3ª Parte)

Por Gary E. Gilley

(Junio de 1995 – Volumen 1, Número 8)

La Biblia no reconoce el pecado oculto, como una categoría especial que no se haya tratado en la cruz.

Hemos dedicado un espacio considerable en nuestros dos últimos artículos evaluando y criticando al movimiento de guerra espiritual. En esta última carta sobre este tema, nos gustaría dedicar la mayor parte de nuestra atención a las instrucciones de la Biblia que el Señor nos da con respecto a nuestra lucha contra Satanás y sus demonios. Pero en primer lugar, nos gustaría profundizar un poco en cuatro de las más grandes enseñanzas bíblicas de los líderes de GE.

PRINCIPALES ENSEÑANZAS ANTIBIBLICAS:

Los cristianos deben aprender a atar a Satanás.

Esta idea se basa en la interpretación errónea de tres pasajes: Mt 12:29, 16:19 y 18:18. El contexto revela que Mt 12:29 era una ilustración del poder personal de Cristo sobre Satanás – no el nuestro. Y Mt. 16:19; 18:18 están en el marco del cumplimiento de la voluntad de Dios en la tierra, incluyendo la disciplina de la iglesia.

Reprender al diablo.

A los creyentes nunca se les instruye reprender al diablo o a sus demonios. El NT ve el reprender como prerrogativa exclusiva de Jesús (Judas 9). De hecho, esta es una marca de los falsos profetas (II Pedro 2:4-12; Judas 8,9). ¿Por qué reprender al diablo, entonces? II Pedro 2:12 y Judas 10 dicen que lo hacen porque no entienden lo que están haciendo. II Pedro 2:10 sugiere que lo hacen a causa de la arrogancia.

Orar por la sangre.

Esta frase o idea no se encuentra en ninguna parte del NT, la sangre de Cristo nos libera del pecado.

Maldiciones hereditarias.

Hay cuatro razones por las cuales esto no es correcto:

1) La salvación nos libera de todo pecado – incluyendo los pecados ocultos. La Biblia no reconoce el pecado oculto, como una categoría especial que no se haya tratado en la cruz.

2) Ex 20:5 se refiere a la elección de cada generación sucesiva que sigue después de los pecados de sus antepasados. Ezequiel 18:10-20 dice que cada uno de nosotros será tratado de acuerdo con nuestro propio pecado.

3) Ex 20:5-6, Dt. 5:9-10 trata de Israel – no de la iglesia.

4) No hay un solo ejemplo en la Biblia de una persona salva siendo condenada a una maldición satánica que tenía que ser “rota” por exorcismo cristiano o confesión distinta.

INSTRUCCIONES BÍBLICAS CON RESPECTO AL TRATAR CON LOS DEMONIOS

Que Satanás y sus demonios están activamente involucrados intentando destruir nuestras vidas es evidente en toda la Escritura. I Pedro 5:8 quizás resume los esfuerzos de Satanás y los objetivos mejor que cualquier otro lugar de la Biblia. La gran pregunta es ¿cómo vamos a lidiar con sus ataques?. Algunos están enseñando el día de hoy que debemos reprender u obligar a Satanás. Otros nos dicen que debemos echar los demonios de la gente confesando la sangre de Cristo. (The Bondage Breaker pp.69, 84-88, 107, 111). Sin embargo, en el Nuevo Testamento nunca se nos instruye o se nos ordena echar fuera demonios o atarlos.

Cuando se trata de Satanás, se nos enseña a jugar un papel defensivo. Cuando los creyentes van a la ofensiva en contra de Satanás están saliendo de sus límites legítimos al involucrarse en situaciones en las cuales el Señor nunca tuvo intención. En lugar de dar instrucciones relativas al exorcismos, atar, reprender, etc, se nos enseña (en los tres lugares en el Nuevo Testamento donde se encuentra la instrucción relativa a tratar con Satanás) a resistir al diablo (I Pedro 5:6-9; Sant. 4: 7; Efesios 6:10-18).

La principal arma de Satanás es hacernos desconfiar de la Palabra de Dios. Efesios 6

Sólo el pasaje de Efesios 6 nos enseña a resistir, poniéndonos la armadura de Dios. Pablo siendo prisionero en la época en que escribió la epístola a los Efesios, observaba a diario la armadura de protección de los soldados que lo custodiaban. Usando la armadura como un ejemplo, Pablo nos explicó cómo podemos mantenernos firmes contra las asechanzas del Diablo. Da seis piezas de la armadura que son necesarias para proteger totalmente al creyente frente a los ataques de Satanás.

1) El cinturón de la verdad (6:14)

El cinturón es esencial para mantener las otras piezas de la armadura en su lugar y para garantizar la libertad de movimiento al sujetar la túnica larga que los soldados llevaban. La verdad de la que se habla aquí es la verdad objetiva de la Palabra de Dios. Dios quiere que seamos completamente dominados y controlados por la verdad de la Biblia. Debido a que muchos cristianos no están comprometidos con la verdad absoluta y la autoridad final de la Palabra de Dios son ineficaces en su lucha espiritual. Debemos tomar en serio II Timoteo 3:16, 17 y II Ped 1:3. Este debe ser nuestra presuposición.

2) La coraza de justicia (6:14)

Los órganos vitales de los soldados romanos estaban protegidos por su coraza. La gente está en necesidad de dos tipos de justicia que protege a nuestros pensamientos, emociones y voluntades. En primer lugar, es la “la justifica salvadora” que se nos da en el momento de la conversión (Romanos 4:5). Esta es la justicia de Cristo y se atribuye a nosotros, sin mérito por nuestra parte, cuando confiamos en Cristo para perdón de los pecados. En segundo lugar, es la justicia personal que se refiere a la justicia producida en nuestras vidas por el Espíritu Santo. Esto tiene lugar en la vida de un creyente cuando él reconoce su pecado y se vuelve a Cristo. Elegir vivir “correctamente” es una gran protección.

3) El Calzado del Evangelio de la Paz (6:15)

Usted notará que debemos tener nuestros pies calzados con la “preparación” del evangelio de la paz. Esto habla de una disposición, una base firme, la movilidad y la protección que vienen de tener el evangelio de la paz. Lo que nos asegura la victoria final contra Satanás es que tenemos paz para con Dios (Romanos 5:1,2). Por lo tanto, podemos permanecer firmes e inmutables, porque nuestros pies están firmemente arraigados en nuestra relación inamovible con Dios.

4) El escudo de la fe (6:16)

Esto no habla de “la fe salvadora”, porque estas personas ya son salvas, sino de una fe viva”, una confianza en las promesas y el poder de Dios. La principal arma de Satanás es hacernos desconfiar de la Palabra de Dios. Por la fe en Dios y en Su Palabra, somos capaces de manejar cualquier cosa que Satanás lance en nuestro camino. Sólo mirando hacia Dios, poniendo nuestra confianza en El para la vida, la muerte y la eternidad, confiando en Su Palabra de revelación y promesa, es posible rechazar la lluvia de misiles en llamas de Satanás.

5) El Yelmo de salvación (6:17)

I Tesalonicenses 5:8 aclara el significado aquí. Él no está hablando de ser salvo, sino de la “esperanza de la salvación”. Es decir, tenemos la absoluta seguridad de nuestra salvación, no importa cuán fuerte se haga la batalla. Si no fuera por el hecho de que la garantía de la salvación habita en nuestros corazones que en medio de las dificultades y la persecución fácilmente podríamos abandonar la lucha. El yelmo de la salvación nos permite ir a la batalla con total confianza, no en nosotros mismos, sino en nuestro Dios (Fil 1:6).

6) La Espada del Espíritu (6:17)

Esto se refiere a una daga corta como la espada que se utilizaba principalmente para la defensa – no la espada grande que era un arma ofensiva. “La espada que lleva el cristiano es descrita aquí como la Palabra de Dios. Pero esto no es el griego ‘logos’, sino ‘rema’. “Rhema” se refiere a una determinada palabra o expresión. En la guerra espiritual no es suficiente tener sólo un conocimiento general de las Escrituras, también debemos tener un conocimiento específico de las Escrituras y utilizar este conocimiento correctamente” (A Holy Rebellion p.145). Note 6:18,19 donde esta armadura está bañaba en oración.

CONCLUSIÓN

El liderazgo dentro del MGE diría que por encima de las enseñanzas bíblicas sobre el tratar a Satanás es demasiado simplista. Ellos nos han hecho añadir a las Escrituras sus experiencias y “pruebas clínicas”. Sin embargo, este es el mismo error realizado por todos los que eventualmente se desvían de la verdad de Dios. Afirmamos que Dios nos ha dado en la Palabra todo lo que necesitamos saber acerca de la guerra espiritual. Cualquier adición del hombre es innecesaria y en última instancia es destructiva.

4 comentarios sobre “Guerra Espiritual (3ª Parte)

    Denis Cobar escribió:
    28 agosto 2009 en 11:01 am

    Qué importante es contrarrestar el error y sobre todo cuando éste se refiere a cuestiones de índole tan espiritual.Hay, como bien señala el autor, mucha confusión sobre este tema.La arrogancia y el misticismo que estos grupos imprimen a sus doctrinas y prácticas les hace atractivos para algunos pero por lo mismo muy apartados de la Verdad de la Palabra la cual es y seguirá siendo suficiente para satisfacer nuestras necesidades.Mala hermenéutica bíblica y pésima aplicación son las causas de todo este desorden. Pero gracias a Dios por los maestros genuinos de la Biblia quienes nos instruyen en la Verdad.Gracias al hermano Gary y a este sitio por estas publicaciones.En Cristo Denis Cobar desde Honduras.

    R.J RUDAS escribió:
    10 mayo 2012 en 7:08 am

    estoy de acuerdo con el punto en que muchas personas que enseñan guerra espiritual dejan de lado la biblia para hablar de todas sus experiencias y estas las enseñan como doctrina. y lo otro es que interpretan muy mal los pasajes biblico.

    R.J RUDAS de barranquilla-colombia escribió:
    10 mayo 2012 en 7:15 am

    se dice que la biblia es LA AUTORIDAD sobre la cual debe reposar toda enseñanza de la iglesia evangelica de sana doctrina. pero muchas enseñanzas de guerra espiritual no tienen fundamento biblico solido, solo experiencias y malos interpretaciones. hay que volver a la biblia como AUTORIDAD.

    Ramonra escribió:
    17 junio 2012 en 3:37 pm

    No entiendo porque los evangelicos siempe stan buscandole las 4 patas al gato, amigo hay cosas que aunque no sten en la biblia, pero suceden, ademas dece la misma biblia en el evangelio de juan que no poto sta en la biblia. Por ejemplo lot tuvo relaciones sexuales con sus hijas y tuvo desendencia con ellas, pero no por eso que la biblia lo dice tu vas a tener relaciones sexuales con tus hijas amigo….. Tienes que interpretar bien la biblia amigo.. Atte. un catolico verdadero. Si quieres compartir conmigo te dejo mi correo : ramondejesus56@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s