¿Dos Religiones Rivales? El Cristianismo y el Pos-Cristianismo

Posted on Actualizado enn

clip_image001¿Dos Religiones Rivales? El Cristianismo y el Pos-Cristianismo

Por Albert Mohler

El 3 de noviembre de 1921, J. Gresham Machen presentó un discurso titulado “¿El Liberalismo o el Cristianismo?” En aquel famoso discurso, más tarde ampliado en el libro, el Cristianismo y el Liberalismo, Machen sostuvo que el cristianismo evangélico y su rival liberal eran, en efecto, dos religiones muy diferentes.

El argumento de Machen se convirtió en uno de los temas de controversia en la controversia Fundamentalista / Modernista de la década de 1920 y más allá. Por cualquier medida, Machen tenía toda la razón: el movimiento que se labra como cristianismo liberal estaba destripando las doctrinas centrales de la fe cristiana, sin dejar de reivindicar el cristianismo como una “forma de vida” y un sistema de significado.

“El principal rival del cristianismo moderno es el ‘’liberalismo,’ afirmó Machen. “El liberalismo moderno, entonces, ha perdido de vista los dos presupuestos más grandes del mensaje cristiano – el Dios viviente y el hecho del pecado”, argumentó. “La doctrina liberal de Dios y la doctrina liberal del hombre son diametralmente opuestas a la visión cristiana. Sin embargo, la divergencia se refiere no sólo a los presupuestos del mensaje, sino también el mensaje en sí.”

Howard P. Kainz, profesor emérito de filosofía en la Universidad de Marquette, ofrece un argumento similar, advirtiendo que es ahora el liberalismo secular moderno que se hace pasar por el gran rival para el cristianismo ortodoxo.

Observando la división básica en la cultura americana, Kainz observa: “La mayor parte del calor de la batalla se produce cuando chocan creyentes religiosos tradicionales con algunos liberales que están religiosamente comprometidos con el liberalismo secular.”

Kainz ofrece una visión crucial aquí. Él sugiere que uno de los factores más importantes en la división cultural de la nación es que las personas de ambos lados están profundamente comprometidas con sus propios credos y cosmovisiones – incluso si por un lado los credos son seculares.

“Esto explica por qué hablar sobre el aborto o ‘matrimonio’ del mismo sexo, por ejemplo, con ciertos liberales suele ser inútil. Es como tratar de convencer a un musulmán comprometido a aceptar a Cristo. Debido a que su religión lo prohíbe, sólo puede hacerlo mediante la conversión del Islam al cristianismo, no puede aceptar a Cristo mientras él mantenga su firme compromiso con el Islam. Lo mismo sucede con los liberales firmemente comprometidos: su “religión” prohíben cualquier concesión al orden del día “conservador”, y siempre y cuando se mantengan comprometidos con su ideología secular, es inútil esperar concesiones de ellos.”

El argumento de Kainz tiene similitudes no sólo a las observaciones de Machen sobre la escena teológica, sino también a la comprensión de Thomas Sowell de la cultura general. Como argumenta Sowell en un Conflicto de Visiones, la brecha ideológica básica de nuestra época es entre aquellos que tienen una “visión limitada” sobre los que tienen una “visión sin restricciones.” Ambas cosmovisiones son, en las operaciones reales de la vida, reducidas a ciertos “sentimientos viscerales” que operan al igual que las convicciones religiosas.

Kainz reconoce que algunos se resisten a la designación del laicismo como una religión. “La religión en el sentido más común connota una dedicación a un ser supremo o seres”, reconoce. Sin embargo, “especialmente en los últimos siglos, la ‘religión’ ha adquirido las connotaciones adicionales de dedicación a los principios abstractos o ideales, más que un ser personal”, insiste. Kainz data el origen de esta religión secular de la Iluminación francesa y su culto idolátrico de la razón.

Mirando hacia atrás en el último siglo, Kainz argumenta que el marxismo y el liberalismo ideológico han funcionado como sistemas religiosos para millones de personas. Considerando específicamente el marxismo, Kainz sostiene que la religión marxista tenía dogmas, las Escrituras canónicas, sacerdotes, religiosos, las observancias rituales, congregaciones parroquiales, herejías, hagiografía, e incluso una escatología. Los dogmas del marxismo fueron sus enseñanzas fundamentales, incluyendo el determinismo económico y la “dictadura del proletariado.” Sus escrituras canónicas incluían los escritos de Marx, Lenin y Mao Tse Tung. Sus sacerdotes eran los guardianes de la pureza marxista que funcionaban como los teóricos ideológicos del movimiento. Sus observancias rituales incluyen acciones que van desde las huelgas de los trabajadores a concentraciones de masas. La escatología del marxismo debía realizarse en la aparición del “hombre comunista” y la nueva era de la utopía marxista.

Del mismo modo, Kainz sostiene que el liberalismo secular moderno incluye sus propios dogmas. Entre ellas se encuentran las creencias “que la humanidad debe superar la superstición religiosa por medio de la razón, que la ciencia empírica puede y eventualmente responde a todas las preguntas sobre el mundo y los valores humanos que anteriormente se hacía referencia a la religión o teología tradicional, y que la raza humana, invalidando constantemente y sin tener en cuenta las tradiciones que impiden, pueden y van a lograr perfectibilidad.”

Kainz también sostiene que el liberalismo contemporáneo ha prestado de forma selectiva en del Nuevo Testamento, convirtiendo la admonición de Jesús de “dar al César lo que es del César, ya Dios lo que es de Dios,” como fundamento de la “secularismo absoluta”, consagrado en el lenguaje de un pared que separa Iglesia y Estado. Así, “la religión [es] reduce a algo puramente privado.”

El liberalismo secular también identifica ciertos pecados como la “homofobia” y el sexismo. Como Kainz lo ve, las escrituras seculares se dividen en dos grandes categorías: “Los escritos darwinistas y cientificistas defienden explicaciones materialistas y naturalistas de todo, incluso de la moral, y los escritos feministas exponen el “mal” del patriarcado y los trazan la explotación masculina de las mujeres a lo largo de la historia hasta el presente.”

Los sacerdotes y sacerdotisas del liberalismo secular constituyen su “elite sacerdotal” y tienden a ser intelectuales que pueden presentar los valores liberales en la plaza pública. Las congregaciones donde los liberales laicos se reúnen incluyen organizaciones como Planned Parenthood, la ACLU, la Organización Nacional de la Mujer y otros organismos similares. Estos grupos “ayudar a proporcionar un sentido de pertenencia y comunidad para la religión liberal.”

Los ritos y rituales del liberalismo secular incluyen desfiles de “orgullo gay” y manifestaciones a favor del aborto. Curiosamente, la escatología de este movimiento es, argumenta Kainz, la destilación de pragmatismo. “En la estimación de la religión liberal,” Kainz afirma, “todas las formas de vida y todas las moralidades pueden aproximarse a este objetivo, mientras que los ‘pecados’ de la proscrita no liberal se evitan".

Kainz admite que no todos los liberales están comprometidos con esta visión religiosa del liberalismo. En su opinión, “hay muchas personas que trabajan por la justicia social, los derechos humanos, la solidaridad internacional, y otras causas comúnmente consideradas como liberal sin un compromiso ideológico profundo.” Su argumento es que los conservadores pueden encontrar una causa común y un terreno común con estos liberales no comprometidos con la religión.

“Para muchos liberales ‘moderados’, el liberalismo es un punto de vista político, no una ideología central”, observa. “En la guerra cultural es importante para los cristianos distinguir entre el liberal religiosamente comprometido y el liberal moderado. Por un lado, los cristianos no debemos sorprendernos cuando no encontramos puntos en común con el primero. Pueden formar alianzas ocasionales, aunque temporales, con el segundo.”

El artículo de Kainz “El Liberalismo Como Religión: La Guerra Cultural Es Entre Creyentes Religiosos en Ambos Lados,” aparece en la edición de mayo 2006 de la revista Touchstone. Su análisis es realmente útil para comprender el choque de posiciones, políticas, convicciones y visiones que marcan nuestra escena contemporánea.

Aunque Kainz no desarrolla este punto, todas las personas están, a su manera, profundamente comprometidos con su propia visión del mundo. No hay posibilidad intelectual de neutralidad de valor absoluto – no entre los seres humanos, de todos modos.

La concepción de nuestro actual conflicto cultural como una lucha entre dos religiones rivales es instructiva y aleccionadora. En el plano político, la evaluación debe servir como una advertencia de que nuestra corriente ideológica divide no es probable que desaparezcan pronto. En el nivel más profundo de análisis teológico, este argumento sirve para recordar a los cristianos que la evangelización sigue siendo fundamental para nuestra misión y propósito. Aquellos que apuestan a la política simplemente están perdiendo el bosque por los árboles, y confundiendo lo temporal por lo eterno.

¿Dos religiones rivales? Machen estaba en lo correcto en ese momento, y lo está en estos momentos. La verdadera lucha es entre el cristianismo y el pos-cristianismo.


5 comentarios sobre “¿Dos Religiones Rivales? El Cristianismo y el Pos-Cristianismo

    Lorenzo Jiménez escribió:
    31 octubre 2012 en 2:49 pm

    Felicidades fabuloso artículo y quedé convidado con más. Me gustó como sintetiza la realidad del cristianismo en mi país, ¿se podrá conseguir el libro de Machen en español?

    Armando Valdez respondido:
    31 octubre 2012 en 2:55 pm
    paulojarieu escribió:
    31 octubre 2012 en 10:57 pm

    Reblogged this on El teologiyo.

    paulojarieu escribió:
    1 noviembre 2012 en 1:08 am

    Muy interesante su articulo. Pero me parece que hemos empezado a dejar atras la era postcristiana para entrar a una era anticristiana. Posiblemente sea la etapa previa al regreso del Señor. Saludos

    Lorenzo Jiménez (@lorenzosjb) escribió:
    5 noviembre 2012 en 10:46 am

    paulojarieu, muy interesante tu comentario. He leído que las 7 iglesias de Apocalipsis reflejan las etapas o eras de la iglesia. ¿crees en ese argumento?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s