Semper Reformanda

Posted on Actualizado enn

clip_image001Semper Reformanda

John MacArthur

Semper reformanda (siempre reformándose) es uno de los lemas duraderos a menudo asociados con la Reforma protestante. Los orígenes de la frase son turbias y se fecha probablemente a partir de finales de 1600. Pero el núcleo de la idea es bastante cierto: Hasta que estemos glorificados, hasta que estemos completamente, finalmente, perfectamente conformes a la imagen exacta de Cristo, nosotros como santos individualmente y colectivamente toda la iglesia, siempre debemos estar reformándonos.

La idea no es que debemos cambiar por cambiar. Usted puede estar seguro de que quien primero escribió ese lema no estaba instando a los cristianos a mantenerse al tanto de todos los vientos de moda terrenal con el fin de satisfacer la profunda noción de “relevancia” de alguien. Tampoco el principio de semper reformanda nos obliga a reescribir nuestras normas doctrinales cada generación con el fin de mantener el paso con los dogmas constantemente cambiantes de la filosofía humana.

Por otra parte, la verdadera Reforma no es acerca de la suscripción servil a un conjunto particular de estándares confesionales del siglo XVII como si los reformadores magisteriales o sus sucesores inmediatos alcanzaron un nivel de perfección eclesiástica y doctrinal más allá de a cual una nueva reforma es imposible. De acuerdo con este punto de vista, usted no es realmente Reformado si, por ejemplo, rechaza el paedobautismo ó emplea instrumentos musicales e himnos en su alabanza en lugar de limitar estrictamente su canto a salmos métricos cantados a capella.

Juan Calvino no se tenía la idea de que la Reforma había alcanzado su meta en su vida o que iba a llegar en una o dos generaciones. Él escribió:

Cristo “amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, , sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5: 25-27.) Sin embargo, es cierto, que el Señor diariamente suaviza sus arrugas y enjuaga sus manchas. Por lo tanto sigue que su santidad aún no es perfeccionada. Tal es, pues, la santidad de la Iglesia: hace un progreso diario, pero aún no es perfecta, avanza diariamente, pero todavía no ha llegado a la meta. (Institutos, 01/04/17)

Aquí esta el punto: la única verdadera y válida reforma se produce a medida que alineemos nuestras creencias, nuestra conducta y nuestra adoración con la Palabra de Dios. De hecho, la versión completa, no abreviada del lema en latín es Ecclesia reformata et semper reformanda secundum verbum Dei (iglesia reformada siempre reformándose y de acuerdo con la Palabra de Dios)

La Palabra de Dios es el único estándar verdadero al que tenemos un mandato divino para cumplir, y es el último estándar por el cual seremos juzgados. El éxito o el fracaso en el ministerio por lo tanto no pueden ser evaluados por las estadísticas numéricas, figuras financieras, las encuestas de popularidad, la opinión pública, o cualquiera de los otros factores del mundo típicamente asociados con el “éxito.” El único triunfo real en el ministerio es oír decir a Cristo , “Bien hecho.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s