25 Años de Evangelizar a Mi Marido

Posted on Actualizado enn

Businesswoman Speaking Through Megaphone Isolated on White

25 Años de Evangelizar a Mi Marido

Por Paula Hendricks

Una de las mejores partes de trabajar en Aviva Nuestros Corazones es el correo que recibimos cada día. Correos electrónicos como este. ¡Disfrute!

El nido pronto estaría vacío. Al igual que en nuestro matrimonio.

Teníamos nuestros papeles dominados. Yo era la agresor, lindando con un lanzador de platos, él era el agresor pasivo, maestro de la ley del hielo. Pulsamos los demás botones con una regularidad desgarradora.

Con los años he construido un caso convincente de puras historias “el hizo” que transmití a novias complacientes. Eso sí, lo hice de manera estratégica. Los grupos de oración fueron mis preferidos. Allí tuve asentimientos con la cabeza –incluso una oración en mi nombre. Por favor cámbienlo.

Mi propia vida de oración era todo un cambio (es decir, él). Claramente, Dios se mostró comprensivo con mi causa. Yo era David en los Salmos injustamente tratado por Saúl. Yo era José encarcelado por mi fe. Yo estaba rumbo a un camino de condición de mártir.

¿Por qué entonces, siendo tan injustamente tratada, tan bien, era tan miserable? Y, por todos mis versículos de la Biblia citados, ¿por qué mi vida espiritual estaba tan estancada?

Verá, mi marido no es creyente. . . . . un hecho que habitualmente llevo ante el Señor y compañeros de oración. Durante nuestros veinticinco años de matrimonio, me había comprado un sinnúmero de libros y CDs con títulos como Incrédulo Amado. Sin embargo, mi oración diaria, por favor cambia su corazón, se había quedado sin respuesta.

No obstante, debido a la falta de evangelismo de mi parte. Dejaba de tratados sobre nuestra mesa de café y subía el volumen de los sermones en CD.

El domingo por la mañana rompía en llanto. Ojalá mi marido estuviera sentado a mi lado en la iglesia. Si tan sólo hojeara la Biblia. Si pudiera oír este sermón. Desde mi balcón, veía molesta a las espaldas de los otros maridos, y los brazos extendidos sobre los hombros de sus esposas. Sin duda, estos esposos llevaban devocionales cada noche, se ofrecían en la Escuela Bíblica de Vacaciones, y oraban antes de las comidas. Si tan solo.. . . .

Inevitablemente mi mente vagaría hacia una visión de veinticinco años de trabajo. Mi marido y yo seríamos llamados al púlpito para compartir nuestra historia. Yo sonreía entre lágrimas humildes mientras él reconocería mi cristianismo contagioso. Su testimonio destacaría mis años de fidelidad: asistir a estudios bíblicos, la enseñanza de la Escuela Dominical, levantarme a las 5 de la mañana para buscar al Señor. El aplauso sería ensordecedor. Tal vez escribiría un libro. Una serie de videos, tal vez.

Entonces la realidad estrellaría. Me senté sola en el banco. Enseñaría la escuela dominical con extraños. Mi marido no daba muestras de querer leer algo remotamente bíblico o escuchar algo remotamente espiritual. Olvida el libro. Mis oraciones fueron infructuosas y mi marido no estaba cambiando.

Ahí fue cuando me acerqué a Kate. Ella y su esposo habían sido un nido vacío por un tiempo, y parecían felices. Tal vez podría ayudar.

Sentado en un sábado en Panera, Kate comenzó su consejo, y no con el apoyo comprensivo que había anticipado. Cuando comencé a compartir mi historia de dificultades matrimoniales y mártir-como comportamiento, Kate interrumpió. Ella no tenía ningún interés en escuchar mi caso convincente de lo “correcto.” En cambio, Kate me dio un reto.

Así que la semana que había encontrado un sitio web que ofrece un Desafío de 30-Días para Animar al Marido . Durante treinta días una esposa no tenía que decir nada negativo acerca de su marido. Además, cada día se iba a elogiar verbalmente a su marido. Y cuando estuvieran en público, ella iba a ir en busca de oportunidades para elogiar a su marido por cosas específicas. Todo esto debía ser hecho con sinceridad y sin un indicio de manipulación.

Mientras Kate explicó los términos del desafío, admitió que ella no siempre tenía el matrimonio beatífico que parecía ser, ella también luchó con la negatividad. Ella sentía que Dios quería que hiciera el desafío conmigo y sugirió que se reuniría semanalmente durante el verano para animarnos unos a otros.

Esta conversación tuvo lugar hace tres años. Resulta que el “Desafío” de 30-Dias es un nombre inapropiado. Ha sido un placer –no un desafío– y mis treinta días se han extendido a través de meses y ahora años.

Usted ve, dentro de un par de semanas, mi matrimonio se transformó. En primer lugar, mi marido, un viejo crítico de mi cocina, de repente se puso a preparar comidas gourmet para mí..Entonces mi marido, formalmente tacaño con cumplidos, comenzó rutinariamente a saludarme con “Hola, preciosa.” Finalmente, mi marido, una persona que atesoraba a los automóviles, se convirtió en mi príncipe azul cuando abolle –no desmantele –nuestra nueva Toyota Camry en un accidente directamente relacionado con mi conducción inepta.

Aquí está el secreto.Mientras he verbalizado cumplidos, empecé a notar lo que había pasado desapercibido desde nuestros días de citas. A saber, que mi marido es un hombre íntegro, un gran trabajador, un caballero, un comediante, que él es guapo, elocuente y humilde. Él es mi experto en tecnología, mi gabinete de reflexión personal, entrenador de perros, decorador de interiores, solucionador de problemas, confidente y amigo. Y alguien cuya compañía comencé abrigar.

En cuanto a los aspectos negativos de mi matrimonio que había producido sólo desesperación y veinticinco años de lloriquear a Dios de mi justicia en revistas que desde entonces he destruido. Incluso la terapia cristiana había estado reforzando mi caso de “el hizo.”

La verdad es que yo era la que tenía que cambiar.

Así que, si alguna vez me llamaran a un púlpito para dar razón de mi desesperación dando paso al gozo, voy a tomar el micrófono con un corazón humilde. Después de todo, era mi negatividad la que impedía la intimidad marital durante todos esos años. No más. El gozo que siento ahora al despertar al lado de este hombre rivaliza a cualquier recién casado.

Un comentario sobre “25 Años de Evangelizar a Mi Marido

    adán encinas escribió:
    22 febrero 2013 en 12:25 am

    a Él sea toda la gloria y toda la alabanza. amén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s