La Exaltación de María 1ª. Parte

Posted on Actualizado enn

clip_image001 La Exaltación de María 1ª. Parte

La Perspectiva Católica Romana

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie viene al Padre, sino por mí.” 1

—Jesucristo

Por Ron Rhodes

La María del catolicismo romano es muy diferente a la representada en las páginas de la Escritura. En varios sentidos, la María del catolicismo romano es un ser poderoso, casi divino. Ella es vista como más allá del pecado por completo, impecable, sin mancha, santa, inocente en todos los sentidos, pura en alma y cuerpo, sin impurezas. Se dice que fue inmaculadamente concebida, según el Papa Pío IX, por tanto de siendo preservada de la mancha del pecado heredado de Adán.

María también se dice que ha sido constantemente un virgen significando que conservó su estado virginal, tanto durante el nacimiento de Jesús y después, a pesar de casarse con José. Al final de su vida terrenal, ya que ella era “sin pecado,” ella habría sido tomada corporalmente al cielo. Los católicos nos dicen que ella ha aparecido a las personas a lo largo de la historia, incluyendo en Guadalupe (México), 1531, Rue de Bac (Francia), 1830; Salette (Francia), 1846; Lourdes (Francia), 1858; Fátima (Portugal), 1917 ; Beauraing (Bélgica), 1933; Banneau (Bélgica), 1933, y de Medjugorje (Bosnia-Herzegovina) 1980.

Hasta la fecha, más de diez millones de católicos han viajado a Medjugorje para presenciar las apariciones de María desde que comenzaron. En estas apariciones, María habla de doctrinas claramente católicas –llamando a la gente a llevar a cabo actos de penitencia y rezar el Rosario. También pide que las personas expresen una mayor devoción a ella. Estas apariciones son referidas como “apariciones de María.” La palabra “aparición” viene de la palabra latina apparitio, que significa “aparición” o “presencia.” Mientras que la comunidad de la Iglesia ha aprobado oficialmente una serie de apariciones y altares, la Iglesia no ve los mensajes comunicados a las personas en las apariciones sobrenaturales, como parte de la doctrina oficial católica.

La María del catolicismo romano tiene muchos títulos honoríficos, como “Madre de Dios,” “Madre de la Iglesia” y “Co-redentora de la humanidad.” Ella actualmente se dice que está en el cielo, en el papel de “Reina del Cielo y la Tierra.” Ella es también llamada la “Madre de la Gracia,” y es la única a través del cual Cristo otorga todas las gracias a las personas en la tierra.

Muchos católicos usan hoy medallas que llevan una imagen de María. María supuestamente prometió al Papa Juan que cualquier católico que llevaba la medalla escapulario (que lleva una imagen de María) sería liberado del purgatorio el primer sábado después de su muerte. ¡Ese es un buen acuerdo (si usted es un creyente en el purgatorio)!

El Papa Juan Pablo II tenía una verdadera devoción a María. De hecho, él creía que María le salvó de la bala de un asesino al principio de su pontificado. El lema inscrito en su escudo de armas -Totus Tuus suma Maria- significa: “María, soy totalmente tuyo.” 3

Para obtener una mejor comprensión de esta importante doctrina católica romana, consideremos algunos de estos puntos con mayor detalle.

La Inmaculada Concepción de María

Los católicos romanos creen que para que María sea una morada adecuada para Cristo, Dios tuvo que conservarla de la corrupción del pecado original (pecado de Adán). Esta doctrina, llamada la “Inmaculada Concepción,” se definió oficialmente en el año 1854. El Papa Pío IX en el Ineffabilis Deus afirmó que “la Santísima Virgen María, en el primer instante de su concepción, por singular gracia y privilegio concedido por Dios Todopoderoso, en vista de los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano , estaba reservada libre de toda mancha de pecado original, es una doctrina revelada por Dios y por lo tanto debe ser creída con firmeza y constantemente por todos los fieles.”4

En la teología católica, entonces, María no tenía naturaleza pecaminosa y era absolutamente libre de toda mancha de pecado. Además, ella era libre de todo pecado personal durante toda su vida. María nunca estuvo sujeta a la maldición, siendo “inmune de todo pecado, personal o heredado.” 5

Ahora, tengo que tener cuidado en cómo esto se comunica, porque los católicos romanos no dicen que María no necesitó Salvador. De hecho, los católicos sugieren que los méritos de Cristo, se aplicaron a María de manera anticipada antes de su nacimiento. Fue al parecer de esta manera que ella nació sin pecado. Dios preventivamente salvó a María, por así decirlo, mientras que todos los otros seres humanos se salvan después del hecho de la necesidad de salvación. James White resume cómo algunos apologistas católicos lo explican:

Si evitas que alguien caiga en un lodazal, se puede decir que usted ha “salvado” a esa persona. De la misma manera, si caen, y usted los saca y limpia, también puede decirse que los ha “salvado.” En un caso los salvó preventivamente de que se ensuciara, y en el otro, los salvó después de que se ensuciaron. Por lo tanto, el argumento es que Dios salvó a María de contraer la mancha del pecado original (y por lo tanto, en la vida, todo pecado personal) a través de la aplicación preferente de los méritos de Cristo hacia ella.6

La Virginidad Perpetua de María

El nacimiento de Jesús en el vientre de María era único en muchas maneras. Por un lado, los católicos romanos nos dicen que María, a diferencia de todas las demás mujeres humanas, no sufrió prácticamente ningún dolor durante el parto. Era aparentemente exenta de la maldición que Dios menciono a Eva como consecuencia de la caída: “En gran manera multiplicaré tu dolor en el parto, con dolor darás a luz los hijos” (Génesis 3:16). El teólogo católico Ludwig Ott dice que “María dio a luz de manera milagrosa sin la abertura del útero y lesión del himen, y por lo tanto también sin dolores,” el nacimiento de Cristo “no disminuyó la integridad virginal de su madre, sino la santificó.”8 Los escritores antiguos como Ambrosio, Agustín y Jerónimo emplean una variedad de analogías para ilustrar cómo esto podría ser: ‘la aparición de Cristo de la tumba sellada, su salida a través de las puertas cerradas, la penetración de la luz a través del cristal, y el salir del pensamiento humano de la mente.’” ‘

Además, tras el nacimiento de Jesús, María permaneció virgen perpetuamente. Nunca tuvo relaciones sexuales con su esposo, José. Los Católicos ofrecen una serie de razones por las que la virginidad perpetua de María tiene mucho sentido. Tomás de Aquino se cita a veces en su argumento de que estaba “convirtiendo” porque Jesús es el hijo unigénito de su madre así como lo era el Hijo unigénito del Padre. También sostuvo que el vientre de María –un “santuario” del Espíritu Santo, se habría contaminado si había participado en relaciones sexuales con José. Aún más, se argumentó, que las relaciones sexuales habrían sido debajo de la dignidad de María y se habría dado a entender que no estaba satisfecha con el mero hecho de ser la madre de Jesus.10

En cuanto a los versículos del Nuevo Testamento que hacen referencia a los hermanos de Jesús (por ejemplo, Mateo 13:55,56), los católicos a menudo argumentan que en realidad eran los primos de Jesús. Karl Keating afirma que el hebreo y el arameo (que habló Jesús y sus discípulos) no tenían una palabra para “primo.” A pesar de que la lengua griega (en la que el Nuevo Testamento fue escrito) tiene una palabra para “primo,” era común para los Judíos continuar con la práctica hebrea de referirse a los familiares como “hermanos.” El cita evidencia de esto en la Septuaginta (la traducción griega del Antiguo Testamento, que es anterior a la época de Cristo). Por lo tanto, los “hermanos” de Jesús puede ser interpretado como siendo Sus primos. Desde esta perspectiva, el hecho de que Jesús se dice que tiene “hermanos” en el Nuevo Testamento no argumenta en contra de la virginidad perpetua de María.

María Como Madre de Dios

Como la madre del Señor Jesús, María es considerada por los católicos como siendo la madre de Dios. El término “madre de Dios” es un “título de la Santísima Virgen María como la madre física de Jesús, que es Dios,” “Jesús era verdadero Dios, y María era verdaderamente la madre de Jesús. Como Ignacio de Antioquía lo dice, “Nuestro Dios Jesucristo fue llevado en el vientre de María, según el plan de salvación de Dios.”12

“Como la madre de Dios,” Ludwig Ott comenta, “María supera en dignidad a todas las personas creadas, los ángeles y los hombres, debido a que la dignidad de una criatura es mayor cuanto más cerca está de Dios …. Como una verdadera madre es relacionada por la sangre del Hijo de Dios conforme a su naturaleza humana.”13

El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que “María es verdaderamente Madre de Dios ‘ya que ella es la madre del Hijo eterno de Dios hecho hombre, que es Dios mismo.”14 En efecto, “aquél que ella concibió como hombre, por el Espíritu Santo, quien se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no era otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad.”15

La Veneración de María

Teniendo en cuenta el papel singular de María al dar a luz al divino Mesías-, así como los muchos otros papeles que la Iglesia católica romana le atribuye a ella, junto con sus muchas supuestas virtudes -María es venerada por los católicos de todo el mundo. Los católicos son rápidos en señalar que la veneración que dan María (llamado hiperdulía) es menor que la adoración que dan a Dios (llamado latría), pero es sin embargo superior a la prestada a los ángeles y otros santos (llamada dulia) .16

¿Qué pruebas hay de que María debe ser venerada? Si bien no hay apoyo bíblico explícito, el apologista católico de Scott Hahn, hablando a un amigo protestante, ofrece un argumento para la devoción mariana que dice así:

1. “Cristo obedeció perfectamente la ley, ¿no?

(el amigo responde: “De acuerdo.”)

2. Los Diez Mandamientos resumen esa ley, ¿no?

(el amigo responde: “De acuerdo.”)

3. Un mandamiento dice: "Honra a tu padre y a tu madre", ¿verdad?

(el amigo responde: “De acuerdo.”)

4. Cuando Cristo cumple la ley Él cumple este mandamiento, ¿verdad?

(el amigo responde: “De acuerdo.”)

5. Así que Cristo concede honor y gloria a su madre, ¿no?

(el amigo responde: “De acuerdo.”)

Hahn entonces dice que estamos llamados a imitar a Cristo. Ahí lo tienen. La devoción mariana.”

La forma más común en que los católicos veneran a María hoy es diciendo el rosario. Esto se considera una “síntesis de todo el Evangelio.” Se trata de una serie de oraciones contadas con un collar. Estas cuentas se organizan en grupos de diez cuentas pequeñas separadas por una cuenta grande. Hay cinco grupos de estas llamadas “décadas.” En la cuenta grande, el “Padre Nuestro” o “El Padre Nuestro.” En cada una de las diez cuentas pequeñas, los católicos oran, “Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.”

María Como Corredentora y Mediadora

Muchos católicos hablan de María como corredentora de la humanidad. Ofrecen una serie de argumentos en apoyo de esta idea. Por ejemplo, el acuerdo a María de llevar en su vientre al Mesías humano-divino muestra la cooperación de su parte con (y teniendo parte en) el plan divino de la redención de la humanidad.

Por esta razón, el Concilio Vaticano II nos dice, varios de los padres de la iglesia afirmaron que “el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María: lo que ató la virgen Eva por la incredulidad, María lo desató por la fe.” Comparando a María con Eva, ellos dicen: “la muerte vino por Eva, la vida por María.” 18

Por otra parte, María se retrata a menudo como ofreciendo a su hijo al Padre en el Gólgota. Por lo tanto, se argumenta, María tuvo un papel fundamental en la redención de la humanidad. Ella es, pues referida como “co-redentora.”

Ella tan gravemente padeció y casi murió con su sufrimiento y muerte del Hijo, que con tanto entusiasmo renunció a sus derechos maternos sobre su Hijo para la salvación de los hombres e inmoló a su Hijo, por lo que estaba en su poder, aplacar la justicia de Dios, que puede correctamente decirse que ella ha redimido a la humanidad junto con Cristo.19

Apologistas católicos romanos son cuidadosos para aclarar lo que se entiende cuando María se llama “co-redentora.” Marcos Miravalle argumenta que el prefijo “co” no significa “igual,” sino que significa “con.” Cuando María se llama co-redentora, esto no quiere decir que ella está en un nivel de igualdad con Jesús. Más bien, ella compartía con su hijo en la obra salvífica de la redención de la humanidad. Ella participó en la obra redentora de su hijo-Salvador. “María, la cual está completamente subordinada y dependiente a su Hijo redentor, incluso para su propia redención humana, participa en el acto redentor de su Hijo como su madre humana exaltada” 20

Hay otros títulos concedidos a María en el catolicismo romano. Por ejemplo, ella se encuentra actualmente en el cielo en el papel de “Reina del Cielo y de la Tierra.” Este título se debe en gran parte a su supuesta participación en la redención del hombre. Y como Reina del Cielo y de la Tierra, ella puede responder a nuestras oraciones. Leemos en Ineffabilis Deus:

Puesto que fue designada por Dios para ser la Reina del cielo y de la tierra, y ser exaltada por encima de todos los coros de los ángeles y de los santos, e incluso se encuentra a la diestra de su Hijo unigénito, Jesucristo, nuestro Señor, ella presenta nuestra peticiones de una manera más eficaz. Lo que ella le pide, lo obtiene. Sus súplicas no pueden dejar de ser esuchadas.21

María también se llama a veces “Mediadora de Gracia.” Los católicos suelen afirmar que, si bien Jesús es mediador entre Dios y el hombre, sin embargo, María tiene una mediación secundaria que está subordinada a la de Cristo. El papel de María como “mediadora” se dice que lleva dos connotaciones importantes, según el teólogo católico Ludwig Ott: “1) María es la Mediadora de todas las gracias por su cooperación en la Encarnación y 2) María es la Mediadora de todas las gracias por su intercesión en el Cielo.”22 Ott nos dice que “de acuerdo a la ordenanza positiva de Dios, la gracia redentora de Cristo no se confiere a nadie sin la intercesión verdadera de cooperación de María.”23

San Alfonso María de Ligorio, un católico canonizado santo, nos dice que es la voluntad de Dios que todas las gracias vengan a la humanidad por las manos de María. De hecho, se nos dice que “la plenitud de la gracia estaba en Cristo como la Cabeza de la cual fluye, como de su fuente, y en María, como en el cuello a través de la cual fluye.”24 No hay que olvidar que “todas las gracias se dispensan por María, y todos los que son salvos son salvos solamente por medio de esta divina Madre.”21

La literatura católica romana a veces representa una disyunción entre Jesús y María en términos de justicia y misericordia. María es representada como una reina de la Misericordia, mientras que Jesús se presenta como el Rey de Justicia. La idea es que necesitamos otro mediador (María) para ir entre nosotros y la papa Juez Jesús.

La Encíclica Mense Octobri de 1891 escrita por el Papa León XIII declaró que debido a que la gente tiene miedo de la justicia de Dios, se necesita un abogado que a ninguno podrá ser denegado: María es una de esas, María digna de toda alabanza, que es de gran alcance, la madre del Dios todopoderoso …. Así que Dios la dio a nosotros …. Debemos ponernos bajo su protección y lealtad, así como nuestros planes y nuestras acciones, nuestra pureza y nuestra penitencia, nuestras tristezas y alegrías y súplicas y deseos. Todo eso es nuestro debemos confiar a ella. 126

No es de extrañar que con tales títulos y virtudes atribuidas a María, ella es venerada por muchas personas dentro de la Iglesia Católica Romana. Buscamos en vano, sin embargo, para estos títulos en las páginas de la Escritura.

La Asunción de María

Los Católicos enseñan que cuando la vida de María en la tierra había terminado, fue asunta corporalmente al cielo. En efecto, el Papa Pío XII el 1 de noviembre de 1950, proclamó esto como dogma de la Iglesia: “La Inmaculada Madre de Dios, María siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrena, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo.”27 Se argumenta que debido a que María estaba llena de gracia (Lc 1:28) y porque ella fue preservada del pecado original, que también se mantiene libre de las consecuencias del pecado, es decir, la corrupción del cuerpo después de la muerte.28

El Papa Pío XII dijo que “su cuerpo se conservó intacto en integridad virginal, y por lo tanto era lógico que no debía estar sujeta a la destrucción después de la muerte, y que puesto que María tan estrechamente compartida en la misión redentora de Cristo en la tierra, se merecía unirse a él También en la glorificación corporal.”29

En vista de todo lo anterior, se entiende por qué el tema de la mariología se ha convertido en un punto de división entre católicos y protestantes. En efecto, la María del Catolicismo y la María del Protestantismo parecen dos individuos diferentes.

* * * *

1. Jesucristo Juan 14:6, enfasis añadido.

2. vease The Catholic Catechism, Part Three: "Ritual and Worship," electronic media, Harmony Media Inc.

3. James White. Marv-Another Redeemer? (Minneapolis: Bethany House Publishers, 1998), p. 99.

4. Pope Pius IX, Ineffabilis Deus.

5. Pope Pius XII, Mvstici Corporis.

6. White. Mary-Another Redeemer? pp. 36-37.

7. Ludwig Ott, Fundamentals of Catholic Dogma (Rockford. IL: Tan Books and Publishers, 196(1). p. 205.

8. Catechism of the Catholic Church (New York: Doubleday, 1994), p._140._

9. John A. Hardon, Pocket Catholic Dictionary (New York: Image Books, 1985). p. 246.

10. Vease James McCarthy, The Gospel According to Rome (Eugene, OR: Harvest House Publishers. 1995), p. 192.

1 I . Hardon, Pocket Catholic Dictionar,, p. 272.

12. Ibid.

13. Ott, Fundamentals of Catholic Dogma, p. 197.

14. Catechism of the Catholic Church. p. 142.

15. Ibid., p. 138.

16. Vease The Essential Catholic Handbook: A Summary ofBeliefs, Practices, and Prayers (Liguori, MO: Liguori, 1997), p. 168.

17. This episode is cited in John Ankerberg and John Weldon, Protestants and Catholics: Do They Now Agree? (Eugene, OR: Harvest House Publishers, 1995), p. 210.

18. Pope John Paul IL Redemptoris Mater, electronic media, Harmony Media Inc.

19. Mary, Mother of Jesus, electronic media. Harmony Media Inc.

20. Mark Miraville, Mary: Co-redemptrix, Mediatrix, Advocate (Santa Barbara, CA: Queenship Publishing Company, 1993). pp. xv-xvi. See also White. Mary-Another Redeemer? p. 118.

21. The Immaculate Conception. Apostolic Constitution. Pope Pius IX. Ineffabilis Deus, December 8. 1854, electronic media, Harmony Media Inc.

22. Ott, Fundamentals of Catholic Dogma, pp. 212-13.

23. Ibid., p. 213.

24. St. Alphonsus Ligouri. The Glories of Mary (Brooklyn, NY: The Redemptorist Fathers. 1931). p. 26, enfasis añadido. Vease tambien White, Mary Another Redeemer? p. 61 ff.

25. Ibid.

26. Kul Rahner, The Teaching of the Catholic Church (Staten Island. NY: Alba. 1967), p. 188.

27. Catholic Church History, electronic media, Harmony Media Inc.

28. Harden, Pocket Catholic Dictionary, p. 32.

29. Ibid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s