¿Le Ha Llamado Dios? Discerniendo el Llamado a Predicar

Posted on Actualizado enn

clip_image001

¿Le Ha Llamado Dios? Discerniendo el Llamado a Predicar

Por Albert Mohler

¿Le ha llamado Dios al ministerio? Aunque todos los cristianos están llamados a servir a la causa de Cristo, Dios llama a algunas personas para servir a la Iglesia como pastores y otros ministros. Escribiendo al joven Timoteo, el apóstol Pablo confirmó que si un hombre aspira a ser un pastor, “buena obra desea hacer..” [I Timoteo 3:1] Asimismo, es un gran honor ser llamado por Dios al ministerio de la Iglesia. ¿Cómo sabes si Dios te está llamando?

En primer lugar, hay una llamado interno. A través de su Espíritu, Dios habla a las personas que Él ha llamado para servir como pastores y ministros de su Iglesia. El gran reformador Martin Lutero describe este llamado interno como “la voz de Dios escuchada por la fe.” Aquellos a quienes Dios ha llamado a conocen este llamado por un sentido de compromiso dirigido, de propósito y creciente.

Charles Spurgeon identificó la primer señal del llamado de Dios al ministerio como “un deseo intenso, que lo absorbe todo por la obra.” Los que son llamados por Dios sienten una compulsión creciente para predicar y enseñar la Palabra, y ministrar al pueblo de Dios.

Este sentido de obligación debe llevar al creyente a considerar si Dios le está llamando al ministerio. ¿Le ha regalado Dios el deseo ferviente de predicar? ¿Le ha dotado de los dones necesarios para el ministerio? ¿Le gusta la Palabra de Dios y se siente llamado a enseñar? Spurgeon advirtió a aquellos que buscaban su consejo de no predicar si podían evitarlo. “Pero,” Spurgeon continuó, “si no puedes evitarlo, y él debe predicar o morir, entonces él es el hombre.” Ese sentido de comisión urgente es una de las características centrales de una auténtico llamado.

En segundo lugar, existe el llamada externo. Los bautistas creen que Dios usa a la congregación para “llamar al llamada” al ministerio. La congregación debe evaluar y afirmar la vocación y los dones del creyente que se siente llamado al ministerio. Como una familia de la fe, la congregación debe reconocer y celebrar los dones ministeriales dados a sus miembros, y asumir la responsabilidad de animar a los que Dios ha llamado a responder a esa llamado con gozo y sumisión.

En estos días, muchas personas piensan en carreras en vez de llamamientos. El desafío bíblico de “considerar el llamada” debería ampliarse del llamado a la salvación al llamado al ministerio.

John Newton, que se hizo famoso por escribir “Sublime Gracia,” comentó una vez que “Nadie más que el que hizo el mundo puede hacer a un ministro del Evangelio.” Sólo Dios puede llamar a un verdadero ministro, y sólo Él puede conceder al ministro de los dones necesarios para el servicio. Pero la gran promesa de las Escrituras es que Dios hace a los ministros llamados, y presenta a estos servidores como regalo a la Iglesia.

Una cuestión clave en este caso es un malentendido común acerca de la voluntad de Dios. Algunos modelos de piedad evangélica implican que la voluntad de Dios es algo difícil de aceptar para nosotros. A veces confundimos más al hablar de “rendirse” a la voluntad de Dios. Como Pablo deja claro en Romanos 12:2, la voluntad de Dios es buena, digna de aceptación entusiasta, y perfecta. Los que son llamados por Dios para predicar se les dará el deseo de predicar, así como los dones de predicación. Más allá de esto, el predicador llamado por Dios sentirá la misma compulsión como el gran apóstol, quien dijo: “¡Ay de mí si no anunciare el Evangelio!" [ 1 Corintios 9:16, ]

Tenga en cuenta su llamado. ¿Siente usted que Dios le está llamando al ministerio, ya sea como pastor u otro servidor de la Iglesia? ¿Arde en una compulsión por proclamar la Palabra, compartir el evangelio, y el cuidado de la grey de Dios? ¿Se ha confirmado este llamado y alentado por aquellos cristianos que le conocen mejor?

Dios sigue llamando. . . ¿Él te ha llamado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s