Considerado El Suicidio

Posted on

clip_image001Considerado El Suicidio

Por Josías Grauman

Suicidio – “el acto de quitarse la vida, porque usted no quiere seguir viviendo” (Merriam Webster).

Cuando se trata de la teología, es fácil reflexionar y resolver grandes misterios de la vida en el reino de lo hipotético. Nos planteamos la pregunta: “Si un creyente se suicida, ¿va a ir al cielo?” Luego nos embarcamos en nuestra excursión teológica, tal vez ni siquiera se tiene una idea de que el alma magullada y maltratada que está tan abatida en realidad está considerando lo impensable . Por lo tanto, como un ex capellán del hospital, me gustaría comenzar nuestra discusión teológica en el reino de la realidad.

¿Serás salvo si tomas tu propia vida?

Me duele en el corazón, mientras considero lo que podría conducir a alguien a este punto, y las palabras parecen no aptas para llevar el tipo de consuelo necesario. Sólo sé que Dios es misericordioso, y que a Su diestra se encuentra un Hombre, que en virtud de Su humanidad genuina entiende nuestras vidas por completo, y en virtud de Su divinidad completa tiene el poder omnipotente de ayudar. Si se enfrenta a tales tentaciones siempre oscuras, corra hacia El, y hallaréis descanso para vuestra alma … y no sólo descanso, sino también la esperanza y la alegría, incluso a través de los momentos más difíciles (1 Ped. 1:3-6). Hay tantas otras cosas que me gustaría decir y abrazos que me gustaría dar, pero por desgracia, un blog no es el adecuado para este tipo de cosas. Sólo puedo instarle a: Si usted está luchando, por favor, encuentre ayuda en una iglesia bíblica.

Sin embargo, hay unas cuantas cosas más que debo decir.

En primer lugar, aunque es posible afirmar ser un cristiano, debo recordarles que la Biblia afirma con toda claridad que solo el que persevere hasta el fin será salvo (Heb. 3:14; Col. 1:21-23). Podemos profesar lo que queramos, pero la única manera de saber realmente si nuestra fe es real y salvífica es observar si se está produciendo fruto. Así que me pregunto, ¿estás confiando en tu propia justicia, pensando que algún acto, alguna obra que hayas hecho garantizará tu salvación? ¿O estás confiando activamente en el sacrificio expiatorio de Cristo por ti, con el deseo de glorificar a Dios en todo, incluso con su cuerpo? La fe sin obras no es fe en absoluto, y no salva (Santiago 2:17).

clip_image002Es decir, el problema es que el pecado es engañoso, por lo que es fácil para alguien que se deprime tanto que ellos piensan: “Dios dice que Él perdona todos los pecados, así que voy a cometer uno más y entonces será todo… incluso le ofenderé menos.” Esta lógica es satánica, egoísta y errónea. Si usted continúa evidenciando el fruto de la carne hasta en un acto final de desafío, la Biblia declara que todavía permanece en la oscuridad (1 Juan 3:9-10).

Ahora se puede argumentar: “Un asesino puede ir al cielo, y el suicidio es simplemente auto-asesinato.” Bueno, es cierto que si un asesino se arrepiente y le entrega su vida a Cristo, que será salvo, pero entonces ya no es un asesino, sino uno que dedica su vida a Cristo y ama a los hermanos. Esto es muy diferente a un asesino que profesa ser cristiano pero sigue matando a la gente justo hasta su muerte. Si alguien se caracteriza por el pecado, entonces él todavía es un asesino, y el asesino no heredará la vida eterna (1 JUAN. 3:15). Sepa que si repetidamente considera el suicidio y luego comete suicidio, usted va a terminar su vida demostrando el fruto del diablo, y eso es un pensamiento aterrador.

Mi punto es que si usted está pensando en el suicidio, entonces no estamos hablando de un pecado grave que tiene que arrepentirse, sino que también es un fruto de la carne que debe hacerle examinar su vida para ver si usted es realmente salvo (2 Cor. 13:5), una prueba que será difícil de pasar con ese tipo de fruta. Pero no se desanime, este tipo de auto-examen es saludable, y cualquiera que sea el resultado de la prueba, la solución es la misma: el arrepentimiento. Y si usted lo pide humildemente en el nombre de Jesús, Dios se lo concederá libremente y sin acepción de personas, así como la esperanza de vida de que El te preservará hasta el fin para recibir una herencia inimaginablemente maravillosa.

clip_image003La vida que Dios te ha dado es un regalo, aunque es posible que no lo veas de esa manera, y lo que debe motivarnos a vivir es glorificarlo con todo su ser, confiando en que Él traerá a Sus hijos a su presencia en el momento exacto que es mejor para su eternidad (Romanos 8:28).¡Ánimo!, Dios terminará la obra que ha comenzado en Sus hijos (Fil. 1:6), y muchos grandes cristianos en el pasado han luchado contra las tentaciones oscuras con las que ahora luchan y Dios siempre ha sido fiel en proporcionar un camino de victoria (1 Cor. 10:13). Regocíjese en la esperanza de la gloria de Dios, Él ha hecho la paz por medio de Jesucristo el Señor.

¿Está en el cielo el “creyente” que sabe que se suicidó?

Una vez más, las palabras parecen inadecuadas. Y aunque pueda parecer más fácil comenzar con algo de esperanza falsa de que cualquier persona que profesa ser un cristiano está en el cielo, si ese “creyente” profesante no demuestra el fruto del Espíritu, no me atrevo a decir que alguien puede vivir una vida caracterizada por el pecado y ser salvo. La pérdida es difícil, pero las mentiras no mejorará las cosas. En última instancia, debemos poner nuestra esperanza sólo en Dios y lo que dice Su Palabra.

Sin embargo, a diferencia de algunos, yo no creo que la Biblia enseñe que toda persona que se suicida va al infierno. Tal vez el mejor lugar para comenzar es con una buena definición bíblica de la palabra creyente.

Dios declara en términos inequívocos que el creyente es aquel que ha sido predestinado, justificado y glorificado (Rom. 8:29-30; Efesios 1:3-14; 1 Pedro 1:3-5). La salvación no depende de ninguna obra humana, sino de Dios (Rom. 9:11-23). No tiene ningún sentido bíblico, entonces, hablar de un creyente yendo a ninguna parte, sino al cielo. Cuando alguien cree en Dios, todos sus pecados son perdonados – pasados, presentes y futuros. Por lo tanto, yo no tengo que vivir con el temor de que si mi último pensamiento antes de morir es ser frustrado con una enfermera, que me voy a ir al infierno porque yo la maté en mi corazón y nunca tuve que pedir perdón. Aunque yo oro para que nunca ocurrirá, si sucede a un creyente, ese pecado fue pagado en la cruz antes de que lo haya cometido (Col. 2:13-14). En ese sentido, todos los cristianos mueren pecando, y sin embargo todos los cristianos mueren perdonados, después de haber recibido una promesa irrevocable de la salvación (Ef. 1:13-14; Cf. Juan 6:39-40;. Rom 11:29.).

Por lo tanto, nunca debemos cuestionar el destino eterno del creyente – esto es seguro. Todos los hijos de Dios serán preservados por El hasta ese momento que se encuentren con El en el cielo – incluso si se tratara de suicidarse. De hecho, me imagino que muchos cristianos han pasado por momentos en los que han pensado en terminar su propia vida (lo que los hace sujetos a juicio, Mat. 5:22), pero su salvación, como cristianos, no se ve afectada por ninguna obra del hombre podrá jamás alterar la declaración divina de Dios de que somos justos delante de Él (2 Cor. 5:21).

Por supuesto, muchos temen decir esto – que es posible para un cristiano cometer suicidio e ir al cielo – porque temen que ese podría ser todo estímulo que una persona deprimida necesitaría para cometer el pecado más atroz imaginable. Esto sin duda sería la más terrible de todas las tragedias, sobre todo si la persona solamente pensara que eran cristianos, y terminaron en el infierno, Dios no lo quiera, basado sobre una falsa seguridad que les dimos.

Sin embargo, no nos atrevemos a dejar que el miedo nos guíe. Si tuviéramos que utilizar la misma lógica, no seríamos capaces de decirle al asesino que puede ser perdonado, por temor a que otros pueden asesinar pensando que después simplemente piden perdón. La verdad nunca engendra el pecado en el creyente, sino que santifica.

El hecho del asunto es que la Biblia nunca dice que el suicidio es imperdonable. De hecho, como capellán puedo pensar en muchos de los casos extremos en que lo contrario parece ser cierto. Por ejemplo, ¿qué pasa con un creyente que ha sido fiel a Cristo durante décadas, pero luego sufre un derrame cerebral que altera la mente? Si meses después se suicida en un momento de debilidad ¿deberíamos decir que ahora está en el infierno? Otro ejemplo, ¿podría una persona senil considerase condenada porque murió sin tener que demostrar la fe en sus últimos 6 meses?

Doy estos ejemplos con la esperanza que demuestren la gran diferencia entre un creyente que cae en un pecado que no caracteriza su vida como hijo de Dios y el creyente cuyo suicidio expresa con absoluta perfección lo que su naturaleza caída está hecha

clip_image005En resumen, Dios conoce quienes son Sus hijos y siempre los salva. Nuestra salvación está segura en las manos omnipotentes de Dios. Sin embargo, la única manera que podemos saber si somos suyos es por el fruto que nuestras vidas producen. Por lo tanto, la certeza que sentimos respecto a nuestra salvación debe fluctuar en consecuencia. Si andamos en la luz que debemos conocer y descansar en nuestra salvación (1 Juan 5:13, cf. 1 Juan. 1:7). Si permanecemos en la oscuridad, debemos temer que profesamos ser algo que no somos (1 Juan 2:9).

El suicidio es carnal y fruto satánico. Uno podría suponer que nadie podía comprometerse y ser salvos (De hecho, me imagino que la mayoría de los que han afirmado ser cristianos y se han suicidado no eran lo que decían ser.) Sin embargo, nunca deben decir que toda persona que se suicida necesariamente va al infierno, porque eso sería cometer un pecado mayor: Atacar la naturaleza misericordiosa de Dios que promete salvar a todos sus hijos. Esto, entonces, es la gran y última lección: Ningún acto del hombre nunca puede reemplazar el poder de Dios para preservar a todos aquellos a quienes misericordiosamente decide salvar.

Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes[a], 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Rom. 8:38-39.

8 comentarios sobre “Considerado El Suicidio

    Iván Felipe Ruiz escribió:
    16 noviembre 2013 en 6:08 am

    Este último tiempo al menos en América Latina ha habido gran controversia respecto de este tema, como siempre muchos han formulado respuestas basadas en la tradición y no en la palabra de Dios, que es como debiera ser. Quiero felicitar al autor a quien conozco por su notable rol como maestro en IDEX. Es una gran artículo que en lo personal usare para enseñar en mi Iglesia las referencias bíblicas las he revisado y están usadas de forma responsable sin sacarlas de contextos y explican claramente el punto por la cual fueron citadas. Este artículo clarifica las dudas que tenía respecto al tema puesto que tiene una base bíblica sólida. Gracias y felicitaciones.

    Ommar escribió:
    17 noviembre 2013 en 4:42 pm

    Tomo estas citas del artículo:

    “yo no creo que la Biblia enseñe que toda persona que se suicida va al infierno”.

    “El suicidio es carnal y fruto satánico”.

    Por este tipo de comentarios es que la cristiandad se confunde, se ve claramente que a los predicadores modernos les da miedo decir que si una persona se suicida se va al infierno.

    Ivan escribió:
    17 noviembre 2013 en 8:45 pm

    Donde dice que la persona que se suicida se va al infierno….

    Ommar escribió:
    17 noviembre 2013 en 9:00 pm

    Es fácil de comprobarlo, ¿espada o pistola?

    alejandro palma escribió:
    19 noviembre 2013 en 12:47 am

    Mat 27:3 – 5 Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, arrepentido, devolvió las treinta monedas de plata a los príncipes de los sacerdotes y a los ancianos, diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Pero ellos dijeron: ¿Qué a nosotros? Míralo tú.
    Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó.

    Jua 17:12 Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste yo los guardé; y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición; para que la Escritura se cumpliese.

    Azaelibarra escribió:
    10 febrero 2014 en 10:27 pm

    Estos articulos son destrutivos y no biblicos

    […] Afortunadamente, hay un tratamiento profundo y útil de este mismo tema en este blog. Josías Grauman explora el tema con compasión y profundidad teológica en su artículo del 15 de noviembre de 2013: Considerando el suicidio. […]

    Paola escribió:
    16 septiembre 2018 en 11:18 am

    Hace unos días, el hijo de un amigo se colgó…Dos días estuvo en coma y falleció ante de ayer…
    Mucha gente publicaba en Facebook y comentaban porque Dios permitió esto,por que Dios esto y lo otro.
    Creo que uno no es salvo cuando uno se suicida…Y a los evangelistas pentecostales nos duele e entenervios que el alma vivirá un calvario eternamente.
    Dios es el único que puede quitarnos la vida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s