Corrección con Discernimiento

Posted on Actualizado enn

clip_image002Corrección con Discernimiento

Por John MacArthur

El discernimiento es una necesidad crítica en la iglesia de hoy. Como ya hemos visto , es requerido por los líderes y laicos por igual para el ejercicio del juicio divino. Es de vital importancia ayudar a los creyentes correctamente habitando e interactuando con el mundo pecador que nos rodea. Sumado a ello, el discernimiento es también necesario dentro de la iglesia como un medio para corregir otros y examinarnos a nosotros mismos.

Según la Escritura, se supone que debemos juzgarnos unos a otros en lo que respecta a los actos manifiestos de pecado. Pablo escribió: “Pues ¿por qué he de juzgar yo a los de afuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro de la iglesia? Pero Dios juzga a los que están fuera. Expulsad de entre vosotros al malvado.” (1 Corintios 5:12-13). Eso habla de un mismo proceso de disciplina delineadas por el mismo Jesús en Mateo 18:15-18:

Y si tu hermano peca, ve y repréndelo a solas; si te escucha, has ganado a tu hermano. Pero si no te escucha, lleva contigo a uno o a dos más, para que toda palabra sea confirmada por boca de dos o tres testigos. Y si rehúsa escucharlos, dilo a la iglesia; y si también rehúsa escuchar a la iglesia, sea para ti como el gentil y el recaudador de impuestos. En verdad os digo: todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

El deseo de Dios para Sus hijos aquí en la tierra es la pureza de la vida. Es imposible estudiar las Escrituras con atención y no ser abrumadoramente convencido de que Dios quiere que su pueblo sea, por encima de todo, santo, y que Él es ofendido por el pecado de cualquier tipo. Directamente citando la orden de Dios a su pueblo del pacto, Israel, Pedro escribió el mismo mandamiento a la iglesia de Cristo: “Sed santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:16; cf Levítico 11:44.).

Porque Dios está tan preocupado por la santidad de Su pueblo, deben estar igualmente preocupados. La Iglesia no puede predicar y enseñar un mensaje que no vive y no tiene alguna integridad ante Dios, o incluso ante el mundo. Sin embargo, en muchas iglesias donde no hay tolerancia para el pecado, en principio, hay mucha tolerancia de ello en la práctica. Y cuando la predicación se separa de la vida, se separa tanto de la integridad y de la eficacia espiritual y moral. Promueve la hipocresía en lugar de la santidad. Divorciar la enseñanza bíblica de la vida diaria es el compromiso de la peor especie. Corrompe la iglesia, entristece al Señor, y deshonra a Su Palabra y Su nombre.

No es de extrañar, por tanto, que la disciplina pública por el pecado no arrepentido es rara en la iglesia de hoy. Donde hay poco deseo genuino de pureza también habrá pocas ganas de lidiar con la impureza. La declaración interpretada y aplicada erróneamente de Jesús a no juzgar para no ser juzgados (Mateo 7:1) se ha utilizado para justificar la tolerancia de cada especie de pecado y las falsas enseñanzas. Las ideas de que la privacidad de cada persona debe esencialmente ser protegida y que cada persona es responsable sólo ante sí mismo han envuelto a gran parte de la iglesia. Bajo el disfraz del falso amor y la falsa humildad que se niegan a mantener en rendición de cuentas a otros, muchos cristianos están tan dedicados como algunos incrédulos a la noción no bíblica de “vive y deja vivir.” La iglesia, sin embargo, no es tan cuidadosa de no murmurar sobre alguien está pecando, como para hacerle frente y pedir que se detenga.

La iglesia siempre ha tenido que hacer frente a los pecados de su pueblo. Durante sus primeros días, muchos visitantes extranjeros a Palestina se convirtieron a Cristo y decidieron quedarse en o cerca de Jerusalén con el fin de disfrutar de la comunión de los creyentes allí. Un gran número de judíos conversos nativos fueron condenados al ostracismo por sus familias y la pérdida de sus puestos de trabajo debido a su nueva fe. Para ayudar a apoyar a los hermanos y hermanas necesitados, muchos de los cuales eran prácticamente sin recursos -los creyentes que tenían propiedades y posesiones las vendieron y dieron las ganancias para los apóstoles, que “y se distribuía a cada uno según su necesidad.” (Hechos 4:35) . Esa práctica fue la reacción espontánea de corazones generosos llenos del Espíritu Santo para satisfacer las necesidades prácticas de los hermanos cristianos.

Durante ese tiempo, una pareja llamada Ananías y Safira, vendió una de sus propiedades y se comprometieron con Dios a dar todas las ganancias a los apóstoles para su uso en la iglesia. En alguna parte en el proceso, sin embargo, decidieron retener para ellos mismos una parte del dinero prometido. Con el fin de no parecer menos generosos que sus hermanos en la fe, sin embargo, informaron falsamente que estaban dando el importe total. Cuando el Señor reveló la duplicidad de Pedro, él primero confrontó al marido.

“Mas Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno? Mientras estaba sin venderse, ¿no te pertenecía? Y después de vendida, ¿no estaba bajo tu poder? ¿Por qué concebiste este asunto en tu corazón? No has mentido a los hombres sino a Dios. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró; y vino un gran temor sobre todos los que lo supieron.” (Hechos 5:3-5)

Varias horas más tarde, Safira vino a los apóstoles, sin saber lo que había sucedido a su marido. Cuando Pedro le preguntó si la propiedad fue vendida por el precio afirmado por su esposo, ella confirmó su mentira y sufrió su destino. No en vano, “Y vino un gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que supieron estas cosas.” (Hechos 5:11).

El egoísmo de Ananías y Safira era deplorable, pero su gran pecado fue mentir acerca de lo que habían hecho, no sólo a la iglesia sino a Dios. En este caso en particular en la iglesia primitiva, Dios tomó la disciplina directamente en sus propias manos y demostró ante todos como el pecado debe ser tratado mediante la eliminación de los infractores de la iglesia (y de la tierra!). La pureza de la iglesia estaba protegida no sólo por haciendo el pueblo de Dios más temerosos del pecado, sino también mediante la eliminación de la comunión a los que no eran verdaderos creyentes (v. 13).

Incluso en los tiempos apostólicos, tal intervención divina directa y en castigo aparentemente era raro. Aunque Hechos 4:32-5:11 registra tal caso con Ananías y Safira. Y Pablo informa que algunos de los creyentes de Corinto se debilitaron, enfermaron, e incluso murieron como resultado de la inmoralidad y el desprecio por la santidad de la mesa del Señor (1 Corintios 11:30; cf 1 Jn 5:16-17). Dios no ha cambiado su actitud acerca del pecado o de la pureza. Él es esta tan preocupado por la santidad de Su pueblo hoy como lo fue cuando nació la iglesia. El pecado tiene que ser tratado o va a destruir tanto a los que lo practican como a los que lo toleran. Mientras que Dios todavía puede actuar de maneras sobrenaturales para purgar la iglesia, El ha dado sobre todo esa responsabilidad de la propia iglesia. La iglesia debe estar “vigilándose” con respecto al pecado. Los escándalos terribles que con demasiada frecuencia ocurren empañan la iglesia, y reflejan el fracaso abismal de los creyentes para hacer frente a los líderes y seguidores que pecan. El mundo a menudo ha tenido que exponer lo que la iglesia trató de encubrir.

El Señor siempre ha disciplinado a Su pueblo, y Él siempre ha dado instrucciones a Su pueblo para disciplinarse. Los creyentes del Antiguo Testamento se les dijo que “no rechaces la disciplina del Señor ni aborrezcas su reprensión, porque el Señor a quien ama reprende, como un padre al hijo en quien se deleita.” (Proverbios 3:11-12). Así como los padres humanos disciplinan a sus hijos por amor a fin de corregirlos, así Dios disciplina a Sus hijos. Los padres humanos saben que la enseñanza sin la aplicación es inútil. Los niños no sólo se les debe decir lo que es correcto, sino que hay que llevarlos a hacer lo correcto –mediante corrección, reprensión, y muchas veces el castigo. “El que escatima la vara odia a su hijo, mas el que lo ama lo disciplina con diligencia” (Proverbios 13:24). Contrariamente al pensamiento popular –incluso entre los cristianos– no es amor, sino la indiferencia que hace que los padres permitan el mal comportamiento de sus hijos sin corregir. “Corrige a tu hijo mientras hay esperanza,” el escritor de Proverbios aconseja sabiamente (19:18; Cf 22:15; 23:13).

Después de citar Proverbios 3:11-12, el escritor de Hebreos dice:

Es para vuestra corrección que sufrís; Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo hay a quien su padre no discipline? Pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido hechos participantes, entonces sois hijos ilegítimos y no hijos verdaderos. Además, tuvimos padres terrenales para disciplinarnos, y los respetábamos, ¿con cuánta más razón no estaremos sujetos al Padre de nuestros espíritus, y viviremos? Porque ellos nos disciplinaban por pocos días como les parecía, pero El nos disciplina para nuestro bien, para que participemos de su santidad. Al presente ninguna disciplina parece ser causa de gozo, sino de tristeza; sin embargo, a los que han sido ejercitados por medio de ella, les da después fruto apacible de justicia. (Hebreos 12:7-11)

La iglesia que toma una posición firme verbal contra el pecado sin practicar la disciplina no puede esperar que sus miembros cumplan con las normas de la santidad de Dios. Los niños físicos generalmente no responden a este enfoque en la disciplina, y tampoco lo hacen los niños espirituales. A causa de la maldad que queda de la carne, los cristianos todavía tienen una fuerte inclinación hacia la desobediencia. Sin el cumplimiento de sus normas, la santidad nunca florecerá. Es por eso que la corrección es tan esencial para el bienestar espiritual de una iglesia.

En este post hemos visto la corrección externa mediante el cual examinamos a otros. La próxima vez vamos a ver en la corrección interna necesaria de todo creyente: un auto-examen honesto y bíblico.

(Adaptado de Reckless Faith and The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 16-23 .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B140415
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros

Un comentario sobre “Corrección con Discernimiento

    juanceron d escribió:
    13 agosto 2014 en 11:32 pm

    es muyinteresante leer estos comentario son para mi my edificantes espriitalmente

    juanceron

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s