La Gentileza Moldeada por el Evangelio

Posted on Actualizado enn

clip_image001La Gentileza Moldeada por el Evangelio

Por Mike Riccardi

Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca..
Filipenses 4:5 –

Este pasaje de la Escritura viene en una lista de mandamientos breves que Pablo quiere demostrar como los medios de permanecer espiritualmente firmes (cf. Flp 4,1). Esa lista se lee generalmente muy rápido, y este mandamiento de ser gentil con frecuencia no goza de la meditación prolongada que se merece.

Pero la palabra está llena de significado, tanto es así que los traductores siempre han tenido dificultades para traducir la palabra griega, epieikes. El verso en la parte superior es de la Reina Valera. La NAS dice “Deje que su paciencia,” o “que su espíritu tolerante se de a conocer a todos los hombres.” La ESV dice: “Deje que su razonabilidad sea conocida de todos.” La NVI tiene: “Que su amabilidad sea evidente a todos.”

Los comentaristas tampoco ayudan, ya que sus listas son aún más largas: gentileza, amabilidad, tolerancia, paciencia, dulce razonabilidad, mansedumbre, clemencia, sumisión, caridad, miramiento, magnanimidad, cordialidad, generosidad. En alguna medida, todos estos conceptos están en juego en esta sola palabra. Pensé que sería beneficioso seleccionar un número de ellos y amplificarlos un poco, para que podamos obtener una sólida comprensión de la naturaleza de esta tarea a la que estamos llamados, pero que a menudo es fácil pasar por alto. Así que aquí están cinco características de la gentileza que debe dominar nuestra conducta como seguidores de Cristo.

1. Flexibilidad Razonable

En primer lugar, hay una flexibilidad razonable. Es interesante observar que cuando se utilizó esta palabra de alguien con autoridad, se refería a una persona que ejerce una indulgencia con discernimiento. Este era alguien que, cuando se enfrentaba un problema legal, y cuando percibió que la aplicación estricta de la letra de la ley conduciría a una injusticia de sentido común, él podría discernir un mejor rumbo, y como dijo un escritor, “moderaría la severidad inflexible de la ira.”

Ahora bien, se trataba de una indulgencia con discernimiento; esto no se trataba de alguien que era injusto y que anularía la ley a su antojo. Sino fue una flexibilidad razonable. Martyn Lloyd-Jones dice que esta persona tenía “la capacidad de diferenciar entre lo que es realmente de vital importancia y lo que no es, de estar firme como una roca lo cual es de vital importancia, [y] ser razonable acerca de las cosas que no son.” Se trata de alguien que no era tan inflexible, rígido y persistente que insistiría en detrimento de una persona por el bien de meras formalidades.

Cuán grande necesidad existe para aquellos de nosotros en la iglesia de ser marcado por una flexibilidad razonable. Algunos de nosotros simplemente no pueden soportarlo si algo no se realiza de acuerdo a una política en particular o el método preferido. Otros insisten constantemente en su propio camino, y hacen difícil la vida de otros, hasta que doblen su dirección. Usted puede ser el tipo de persona como son los demás siempre atento y haciendo pacificación, que no haya algún altercado innecesario. Pablo nos dice: "Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres." Sé suave, sea amable, y siempre y cuando no viole la Palabra de Dios -sea flexible. Sea razonable persuasible –razonablemente flexible.

2. Mansedumbre Templada

En segundo lugar, hay una dulzura templada que impregna la disposición de alguien que es “suave.” Usted conoce a esta gente. Estas son las personas sobre las que usted dice, “Él es sólo un hombre gentil,” o, “Ella es sólo una mujer sensible, cálida, acogedora.” Hay una suavidad y una ternura por ellos. Ellos siempre parecen saber cuándo es apropiado ser de voz suave, y nunca parecen tener una palabra dura en sus labios. Parece casi imposible para frustrarlos. Hay una frescura y una tranquilidad a su espíritu, y que parece tener una influencia tranquilizante sobre los que les rodean.

La persona amable es alguien que le hace sentir muy cómodo hablando con las cosas que le están preocupando en su vida, alguien con la que se sentiría muy cómodo en compartir sus luchas en su caminar cristiano. No se trata de alguien que va a ser abrasivo, desdeñoso, y áspero; ellos no le van a dar una palmada en el hombro y dirán “aguante.” Este es alguien que puede ser sensible y cálido, y tierno.

¿Es usted esa persona? ¿Hay una disposición agradable y tierna sobre usted? Cuando sus hermanos y hermanas piensan en usted, ¿piensan en usted como alguien que puede pastorear con ternura a través de sus luchas? clip_image002 O eres alguien del que piensan y dicen: “¡No hay manera de que pueda hablar con él acerca de eso! Él tiene toda la dulzura y la gracia de una motosierra!”

Algunos de los hombres podrían estar pensando, “Mike, cubre toda ese sentimentalismo efusivo, ¿quieres? ¡Soy un hombre! ¡Soy brusco y descarado y tosco! ¡Yo no voy con todas esas cosas sentimentales que estás hablando!” Bueno, déjame recordarte del hombre del hombre que sufrió palizas y encarcelamientos, y latigazos y lapidaciones, y que estuvo sin comer, y sin agua , y ropa, y que cuando su barco naufragó pasado una noche y un día en el mar, se aferró a un pedazo de los restos del avión para luchar por su propia supervivencia (2 Corintios 11:23-29). Este era un hombre valiente. Este era un hombre de hombres. Y este hombre escribió en 1 Tesalonicenses capítulo 2, “Más bien demostramos ser benignos entre vosotros, como una madre que cría con ternura a sus propios hijos.” Amigos, ustedes están marcados por una disposición tal templada y tierna que sus hermanos y hermanas sienten como seguro y tan potegidos en llegar a usted con sus problemas como un lactante siente en los brazos de su madre amorosa?

Todos los hombres abrasivos y ásperos necesitan recordar: el Señor Jesús fue el hombre más viril que jamás caminó en esta tierra. Él literalmente pasó por el infierno en la cruz, absorbió la furia sin mezclar del Dios Todopoderoso ejercida sobre Su propia alma inocente, se sometió voluntariamente hasta la tumba, y tres días después, por Su propia autoridad, tomó Su vida de nuevo (cf. Juan 10 : 18), y emergió por otro lado! Y ese hombre, su Salvador, fue lo suficientemente tierno para tomar a un niño pequeño en sus brazos (Marcos 9:36), lo suficientemente tierno para compararse a Sí mismo a un pastor que con ternura cuida de sus ovejas, lo suficientemente tierno para invitar a todos los que eran débiles y cargados bajo el peso de su pecado a encontrar descanso en Él, “por,” dijo El, “soy manso y humilde de corazón” (Mateo 11:28-29).

3. Tolerancia Paciente

En tercer lugar, el hombre o la mujer que manifiesta la ternura que Pablo nos llama a en Filipenses 4:5 está marcado por una tolerancia paciente. Una manera fácil de comprender este matiz es observar con qué términos contrasta la Palabra de Dios. 1 Timoteo 3:3 dice a los ancianos que no deben ser pendencieros, pero amable. Un hombre belicoso ama pelear. Las traducciones antiguas traducen esta palabra griega, “"pendenciero,” uno que golpea. Si algo o alguien se pone en el camino de este hombre, su primer instinto es atacar. Y luego, en Tito 3:2, Pablo da instrucciones no sólo para el anciano u obispo, sino para todos los miembros del cuerpo de Cristo. Él dice: “Recuérdales que estén sujetos a los gobernantes, a las autoridades; que sean obedientes, que estén preparados para toda buena obra; que no injurien a nadie, que no sean contenciosos, sino amables, mostrando toda consideración para con todos los hombres." Entonces, donde el hombre pugnaz está listo para atacar o golpear lo que se ponga en su camino, aquí el hombre que no está marcado por mansedumbre está dispuesto a calumniar a la persona que hace lo malo. Alguien peca contra este hombre o lo maltrata, y su primer instinto es hablar mal de esa persona. La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira. (Prov. 15:1).

clip_image003 Pero el hombre sosegado no es tan fácilmente ofendido. Su instinto no es para golpear físicamente o golpear verbalmente. Él está marcada por una tolerancia humilde y paciente. Calvino dijo este hombre “no se movía fácilmente por las lesiones.” Especialmente en el contexto en el que los filipenses se encontraron de cara al tanto de las presiones de la persecución externa y el cáncer de la desunión desde dentro-esta palabra habla de aquel que es “capaz de someterse a la injusticia, deshonra, y el maltrato sin odio o mala voluntad, confianza en Dios a pesar de todo.” Martyn Lloyd-Jones ayuda una vez más: “[Estas] personas tienen un control y dominio sobre sí mismos por lo que a pesar de los dardos que se lanzan, no encuentran un lugar sensible. … de manera que cuando estos dardos vienen, de alguna manera puede recibirlos, y no preocuparse por ellos –paciencia, capaz de soportar y tolerar, no ofenderse con facilidad. "

¿Eres tú, querido lector? ¿Ha sido perseguido y encontrado su gozo en el Señor que cuando los dardos del delito pecaminoso son lanzados sobre usted, no encuentran un lugar sensible? ¿Ha recibido una perspectiva sensata y sobria de su propio pecado, de modo que hay una especie de confesión de Pablo en su propio corazón: que usted es el primero de los pecadores ( 1 Tim 1:15 ), y así está siempre recibiendo mejor de que se merece -incluso cuando alguien le hace daño?

¿O eres agresivo? ¿Rápido para tomar en cuenta el mal recibido? Usted dice: "¡Usted no entiende! No me preocupa que me están ofendiendo; ¡Estoy preocupado de que están ofendiendo a Dios y Su Palabra! ¡Por eso soy duro y brutal y cascarrabias e innecesariamente ofensivo!” Y sin embargo, Pablo le dijo a Timoteo, “Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad”"(2 Tim 2:24-25 ).

4. Rendición Humilde

Y eso lleva muy naturalmente en la cuarta característica: entrega humilde. El hombre gentil entrega humilde y de buen agrado sus propios derechos. Incluso en usos profanos esta palabra tenía esta connotación. El filósofo pagano Aristóteles decía que esta palabra describe “el que por elección y el hábito no lo es equitativo, y que no esté apoyado sobre sus derechos indebidamente, pero se contenta con recibir una parte más pequeña a pesar de que tiene la ley de su lado.”

Y eso es tan relevante para nosotros en la iglesia. Algunos de los encuentros más desafiantes, difíciles, desalentadores, cansados en que he estado han sido aquellos en los que los creyentes que profesan niegan sobrellevar pacientemente los pecados cometidos en su contra porque, según ellos, “La otra persona estaba equivocada! Ellos pecaron contra mí, y tengo derecho a esto, aquello y lo otro!” “Sí,” admiten, “Yo sé que el amor no tiene en cuenta el mal recibido, y lleva todas las cosas, y cree todas las cosas (1 Corintios 13:5, 7). Sé que se nos manda a perdonarnos unos a otros, como Dios nos ha perdonado en Cristo (Ef 4:32). Pero yo tenía razón y ella estaba equivocada!”

Y Pablo dice a usted, querido amigo, “¿Por qué no sufrís mejor la injusticia? ¿Por qué no ser mejor defraudados?” (1 Corintios 6:7).

clip_image004¡Qué palabras más asombrosas! Pablo se estaba dirigiendo a los corintios que estaban envueltos en tales conflictos unos con otros que estaban aún llevando unos a otros a la corte! ¿Cuánto más lejos puede llegar a conducirse de una manera digna del Evangelio? Y Pablo dice, no importa quién gane la demanda, ambos pierden. Ya es una derrota para ustedes. Y luego dice, “¿Por qué no sufrís antes la injuria?! ¿Por qué no ser mejor defraudados?”¿Cómo pueden estar ustedes insistiendo tan severamente en sus propios derechos? Ustedes que profesan su pertenencia al Salvador que han redimido a su alma del pecado y de la muerte, precisamente, al negarse El a insistir en Sus propios derechos! El cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que él mismo se despojó!

William Hendriksen, dijo, “La lección que Pablo enseña es que la verdadera felicidad no se puede obtener por la persona que rigurosamente insiste en lo que él considera que se le debe. El cristiano es el hombre que razona que es mucho mejor sufrir la injusticia que infligir mal”(193).

Hermanos cristianos, ¿dónde está esa dulzura en forma de Evangelio que cede de buena gana sus propios derechos y prefiere sufrir mal si es para el beneficio de los demás? ¿Dónde está ese afán de perdonar a alguien que le ha hecho daño en la primera señal de su arrepentimiento (Mateo 18:22)? ¿Cómo podemos nosotros, que hemos sido perdonados de una deuda de miles de millones y billones, lanzar a nuestros hermanos y hermanas a la prisión por deudas de nuestros corazones para las monedas de un centavo que se nos deben (Mateo 18:35)?

No, tengan en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús (Flp 2,5), que rindió las glorias del cielo mismo a cambio de la degradación extrema de la muerte en la cruz , para que Él pudiera ser el siervo de todos.

5. Feliz Contentamiento

Por último, el que manifiesta esta delicadeza a la que estamos llamados también está marcado por un contentamiento feliz. Y para el que está llevando a cabo sin descanso su alegría en el Señor (Filipenses 4:4), esto sólo tiene sentido. Si hemos fijado nuestros afectos en la gloria de Dios en el rostro de Cristo, y si en la salvación el Espíritu Santo nos ha abierto los ojos para contemplar y deleitarnos en la gloria , ¿de donde vendrá el descontento? Usted ve, el gentil cristiano está felizmente contento.

Spurgeon dice de la persona gentil, “Si es capaz de tener el rostro de Dios brillando sobre él, le importará poco si se trata de colinas o valles sobre los que camina.” Y como dice el himno: “¡Oh, mientras que Tú sonrisa esté sobre mí, / Dios de sabiduría, amor y fortaleza, / Los enemigos pueden odiarme y los amigos repudiarme; / Muestra Tu rostro y todo es brillante.” El cristiano gentil es el cristiano contento.

* * * * *

¡Qué riqueza de la verdad se almacena para arriba en esta sola palabra: mansedumbre. Permítanme resumir citando al pastor MacArthur. Él escribe: "Tal vez la mejor palabra en español correspondiente es gracia –la gracia de la humildad; la humilde gracia que produce la paciencia para soportar la injusticia, deshonra, y el maltrato sin represalias, la amargura o la venganza.”

Quiera Dios que nuestro gozo esté fijo en el Señor que nuestra dulzura se manifieste a todas las personas.

3 comentarios sobre “La Gentileza Moldeada por el Evangelio

    junjunnior escribió:
    19 junio 2014 en 12:53 pm

    Reblogueó esto en tu angel humano informativo.

    […] a "Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres" (Filipenses 4:5). Consideramos cinco características de esa gentileza, y luego tomamos un tiempo para considerar el alcance de ese mandato , señalando […]

    Dulce escribió:
    3 abril 2017 en 1:23 pm

    DIOS te bendiga,es de mucha bendicion,gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s