¿Por Qué no al Matrimonio Gay?

Posted on

clip_image002¿Por Qué no al Matrimonio Gay?

Por Keving DeYoung

Mientras el Tribunal Surpremo escucha los argumentos orales en DeBoer v Snyder, vale la pena hacer la pregunta: ¿Hay alguna razón por la que un estadounidense decente, racional, no intolerante podría oponerse a los matrimonios del mismo sexo? Igual de importante: ¿Hay algún estadounidense decente, racional, no fanático que esté dispuesto a considerar por qué otros estadounidenses podrían tener razones plausibles para oponerse a los matrimonios del mismo sexo? Este blog es mi manera de decir "sí" a la primera cuestión y "esperemos que también" a la segunda.

Soy un pastor, y mi principal preocupación es con la iglesia-lo que ella cree, lo que celebra, y lo que proclama. No espero que el mundo sea la iglesia (y ruego que la iglesia no se convierta en el mundo). Y, sin embargo, nadie que vive en el mundo (que son todos nosotros) y nadie que se preocupa por el bienestar de las personas en el mundo (eso también debe cubrir casi a todos nosotros) pueden ser indiferentes acerca del matrimonio. Con todo lo que nos pueda dividir, los defensores de ambos lados de este debate, al menos, pueden reconocer algo verdaderamente importante que está en juego en este debate.

Me preocupa que muchos jóvenes cristianos-irónicamente, a menudo apasionados de la transformación social y la justicia social, no ven la conexión entre un punto de vista tradicional del matrimonio y el florecimiento humano. Muchos cristianos están dispuestos a resucitar el antiguo mantra proabortista promocionado por algunos políticos católicos: personalmente me opongo, pero públicamente no es asunto mío. Quiero que los cristianos (que son, después de todo, los principales lectores de este blog) vean por qué este es un tema importante y por qué –si y cuando el matrimonio entre personas del mismo sexo se convierte en una ley terrenal – la integridad de la familia se debilita y la libertad de la iglesia se verá amenazada.

Sé que esto es una línea cada vez más impopular de razonamiento, incluso para aquellos que están dispuestos a aceptar las enseñanzas de la Biblia sobre el matrimonio. Tal vez usted está de acuerdo con las conclusiones exegéticas tradicionales y cree que el comportamiento homosexual es bíblicamente inaceptable. Y, sin embargo, uno se pregunta qué hay de malo apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo como un derecho legal y político. Después de todo, no tenemos leyes contra el chisme o el adulterio o la adoración de falsos dioses. Incluso si no estoy de acuerdo con ello, ¿no deberían aquellos que se identifican como gays y lesbianas todavía tener la misma libertad que tengo de casarme?

Esa es una buena pregunta, pero antes de tratar de responder a ella tenemos que estar seguros de que estamos hablando de la misma cosa. Vamos a pensar en lo que no está en juego en el debate sobre el matrimonio gay.

  • El estado no está amenazando con criminalizar el comportamiento homosexual. Desde que la Corte Suprema revocó las leyes contra la sodomía en Lawrence v. Texas (2003), la intimidad entre ek mismo sexo es legal en los cincuenta estados.
  • El Estado no va a prohibir a los gays y lesbianas comprometerse el uno al otro en ceremonias públicas o celebraciones religiosas.
  • El Estado no va a legislar si dos adultos pueden vivir juntos, profesar amor por los demás, o expresar su compromiso en formas eróticas.

El asunto no se trata de controlar "lo que la gente puede hacer en sus dormitorios" o "a quién pueden amar." El tema es acerca de qué tipo de unión el Estado va a reconocer como matrimonio. Cualquier sistema legal que distingue el matrimonio de otros tipos de relaciones y asociaciones excluirá inevitablemente muchos tipos de uniones en su definición. El Estado niega licencias de matrimonio a los tríos sexuales. Niega licencias de matrimonio ocho años de edad. Hay casi un número infinito de combinaciones de amistad y de parentesco que el Estado no reconoce como matrimonio. El Estado no nos dice con quien podemos ser amigos con o quienes podemos vivir. Usted puede tener un amigo o tres amigos o cien. Usted puede vivir con su hermana, su madre, su abuelo, su perro, o tres compañeros de trabajo. Pero estas relaciones – importa cuan especiales sean – no se les ha dado la denominación de "matrimonio" por la iglesia o por el Estado. La negativa del Estado a reconocer estas relaciones como relaciones maritales no nos impiden recurrir a ellas, disfrutarlas, o considerarlas como importantes.

Matrimonio: ¿Cuál es el problema?

En la visión tradicional, el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer. Eso es lo que es el matrimonio, antes de que el Estado concediera algún beneficio de ello. El matrimonio, en el punto de vista tradicional, es una institución pre-político. El Estado no determina lo que define el matrimonio; sólo reconoce el matrimonio y los privilegios de ciertas maneras. Es una triste ironía que los que apoyan el matrimonio homosexual por razones libertarias están en realidad cediendo al Estado una gran cantidad de poder hasta ahora desconocido. El matrimonio ya no es tratado como una entidad pre-político que existe independiente del Estado. Ahora el Estado define el matrimonio y autoriza su existencia.¿El Estado tiene derecho, por no hablar de la competencia, de construir y definir nuestras relaciones más esenciales?

Debemos tener en cuenta por qué el Estado se ha molestado primeramente en reconocer el matrimonio. ¿Cuál es el problema sobre el matrimonio? ¿Por qué no dejar que la gente tenga las que decidan y las llamen como quieran? ¿Por qué tomarse la molestia de sancionar una relación específica y darle una personalidad jurídica única? La razón es que el Estado tiene un interés en la promoción de la disposición familiar por el que una madre y un padre crían a los hijos que vinieron de su unión. El estado ha estado en el negocio del matrimonio por el bien común y por el bienestar de la sociedad a la que se supone debe proteger. Los hijos están mejor con una mamá y un papá. A las comunidades les va mejor cuando los esposos y esposas se quedan juntos. Cientos de estudios confirman estas dos declaraciones (aunque todos podemos pensar en excepciones individuales estoy seguro). El matrimonio gay asume que el matrimonio es re-definible y las partes en movimiento pueden sustituirse.

Al reconocer las uniones homosexuales como matrimonio, al igual que la relación marido-mujer que siempre hemos llamado matrimonio, el Estado está participando en (o por lo menos codificando) una masiva reingeniería de nuestra vida social. Asume la indistinción de género en la crianza de los hijos, la poca importancia relativa de la procreación en el matrimonio, y la flexibilidad casi infinita en cuanto a qué tipo de estructuras y hábitos conducen al florecimiento humano.

Pero ¿Qué pasa con la Igualdad de Derechos?

¿Cómo puedo decir a otro ser humano que no tiene el mismo derecho que tengo yo de casarse? Eso no parece justo. Es cierto: el derecho a casarse es fundamental. Pero equiparar la frase anterior con un derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo plantea la pregunta. Se supone que las parejas del mismo sexo constituyen en realidad un matrimonio. Tener el derecho a contraer matrimonio no es lo mismo que tener un derecho a la validación del estado de que todas y cada relación sexual es matrimonio. La cuestión no es si hay que ampliar el número de personas elegibles para participar en el matrimonio, sino si el Estado va a declarar o no públicamente, el privilegio, y codificar una manera diferente de definir el matrimonio totalmente. O, para usar un ejemplo diferente, el pacifista tiene derecho a ingresar en el ejército, pero él no tiene derecho a insistir en que el ejército cree una rama no violenta de militares para poder unirse el.

Redefinir el matrimonio para incluir a las parejas del mismo sexo valida públicamente estas relaciones como un matrimonio de buena fe. Es por eso que la sanción del estado es tan importante para los defensores del matrimonio gay y tan desconcertante para los que tienen puntos de vista tradicionales. El establecimiento del "matrimonio" gay consagra en la ley una visión defectuosa del matrimonio, una que dice que el matrimonio es esencialmente una demostración del compromiso expresado sexualmente. En la visión tradicional, el matrimonio recibió orden por el hijo, por eso es que el Estado tenía un interés personal en la regulación y el apoyo del mismo. Bajo la nueva moralidad, el matrimonio está orientado al vínculo emocional de la pareja. El lema puede decir "mantener al gobierno fuera de mi habitación", como si la elección personal y la privacidad son las cuestiones más destacadas, pero los defensores del matrimonio entre personas del mismo sexo no están pidiendo algo privado. Quieren reconocimiento público. No me cabe duda de que para la mayoría de las parejas homosexuales el anhelo por el matrimonio es sincero, de corazón, y sin un deseo de dañar el matrimonio de cualquier otra persona. Y, sin embargo, las uniones del mismo sexo no pueden ser aceptadas como matrimonio sin devaluar todos los matrimonios, porque la única manera de aceptar parejas del mismo sexo como matrimonio es cambiando lo que significa el matrimonio por completo.

¿Suficiente es Suficiente?

¿Por qué no llamar a una tregua en la guerra de la cultura y dejar que el mundo defina el matrimonio a su manera y la iglesia defina el matrimonio a su manera? Usted puede pensar en sí mismo: tal vez si los cristianos fueran más tolerantes con otras definiciones de matrimonio no estaríamos en este lío. El problema es que el impulso a la aceptación del matrimonio entre personas del mismo sexo ha sido predicado sobre la supuesta intolerancia de aquellos que tienen un punto de vista tradicional. Las señales de igualdad en los coches y en todo los medios sociales están creando un argumento moral: los que se oponen al matrimonio de personas del mismo sexo son injustos, inciviles, antisociales, antidemocráticos, antiamericanos, y posiblemente incluso inhumanos. Si los cristianos pierden el debate cultural sobre la homosexualidad, vamos a perder mucho más de lo que pensamos. David S. Crawford tiene razón:

La tolerancia que realmente se ofreció es provisional y contingente, adaptada para dar cabida a lo que se concibe como un segmento significativo, sino una reducción de la sociedad que tiene una intolerancia privada públicamente inaceptable. Donde con el tiempo resulta que esta intolerancia no ha desaparecido de hecho, y se necesitarán medidas más agresivas, que incluirán componentes legales y educativas explícitos, así como un simple ostracismo.

No debemos ser ingenuos. La legitimación del matrimonio entre personas del mismo sexo significará la deslegitimación de los que se atreven a discrepar. La revolución sexual no ha sido una respetuosa de las libertades civiles y religiosas. Lamentablemente, podemos descubrir que no hay nada tan intolerante como la tolerancia.

¿Significa esto que la iglesia debe esperar pesimismo? Eso depende. Para los cristianos conservadores el auge del matrimonio entre personas del mismo sexo es probable que signifique marginación, insultos, o algo peor. Pero eso es de esperar. Jesús promete nada mejor de lo que él mismo recibió (Juan 15: 18-25). La iglesia es a veces más vibrante, más elocuente y más santa cuando el mundo ejerce una presión fuerte sobre ella.

Pero no siempre, a veces, cuando el mundo nos quiere introducir en su molde saltamos a la derecha y nos ponemos cómodos. Me preocupo por las decisiones de la Corte Suprema y las leyes que nuestros políticos ponen en su lugar. Pero lo que es mucho más importante para mí – debido a que creo que es más crucial la propagación del evangelio, el crecimiento de la iglesia, y el honor de Cristo – es lo que sucede en nuestras congregaciones locales, nuestras agencias misioneras, nuestras denominaciones, nuestra organizaciones paraeclesiásticas, y en nuestras instituciones educativas. Temo que los cristianos pierdan el valor por el desacuerdo de principios y el espíritu crítico por el razonamiento cuidadoso. Observen más allá de los temas de conversación. Lea sobre los temas. No compre cualquier eslogan y no apropie de todo insulto. El desafío ante la iglesia es convencernos a nosotros mismos tanto como cualquier persona que creer la Biblia no nos hace intolerantes, del mismo modo que el reflejar los tiempos no nos hace relevantes.

Este blog ha sido adaptado del Apéndice 1 en What Does the Bible Really Teach about Homosexuality?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s