Cómo Terminar con el Chisme

Posted on Actualizado enn

clip_image001Cómo Terminar con el Chisme

Por Erik Raymond

Parece que a veces tratamos con el pecado en la iglesia con el mismo enfoque que el gobierno trata con el terrorismo: Es imposible eliminarlo por completo de manera que simplemente tenemos que aceptarlo y hacer todo lo posible para proteger a la gente.

Reforzado contra esta práctica común está la enseñanza bíblica de que el pecado es devastador. No olvidemos que la paga del pecado es la muerte (Rom. 6:23), el precio pagado por la redención del pecado es la muerte (Rom. 5:6), la realidad para el creyente es que están muertos al pecado (Rom. 6:11), y la prioridad actual para los cristianos es hacer morir el pecado (Romanos 8:13; Col. 3:5; Hebreos 12:1-2). Esto incluye todo pecado. Todos. Individual. Uno.

EL CHISME EN LA TIERRA DE NADIE ESPIRITUAL

El chisme es un pecado que parece caer en la “Tierra de Nadie” espiritual entre la pasividad y la vigilancia. Pero esto no debe ser. El chisme es el RPG que bombardea los agujeros en el tejido de la iglesia. La manera en que yo lo veo cada vez que alguien hace chismes daña al menos a 3 personas: el que habla, el que escucha y aquel de quien se está hablando. Añada a esto por lo general que el chisme no es algo de un tiempo, sino más bien implica múltiples conversaciones, podemos ver rápidamente cómo esto es la venta piramidal del Diablo para enriquecerse en la desunión y proporcionar resultados rápidos para aquellos que buscan satisfacer la carne.

EL CHISME ES MALO, Y, EN EL FONDO LO SABEMOS

Seamos honestos; sabemos lo que es el chisme. Se está hablando de alguien de una manera que difama, deshonra o de otra manera perjudica su carácter. A veces es sutil, como quejándose de alguien, y otras veces es fuerte, como vociferando sobre alguien. Además, a veces el contenido de lo que se dice es verdadero otras veces no lo es. De cualquier manera, la persona que escucha no necesita saber la información, y no se beneficia de ella. Y, la mayoría de las veces no es recurrible; que no se van a ir y ayudar a la persona, sino que sólo van a introducir la información para su uso egoísta.

El chisme, y sus primos: calumnias, lenguaje divisivo, y habla engañosa se reprenden duramente en las Escrituras (Sal 101:5; Prov. 6:16-19, 11,13, 20:19; Tito 3:2). En lugar de derribar con asesinatos verbales debemos dar palabras de vida y de gracia ( Ef. 4:29).

No creo que tengamos que convencer a la gente de lo que es, sino que, podemos traer una conciencia de cómo se siente Dios al respecto y lo destructivo que es en la vida de la iglesia. Tenemos que saber qué hacer al respecto. Necesitamos saber cómo eliminarlo.

COMO ELIMINAR EL CHISME

(1) Rechazarlo.

El primer paso obvio para eliminar chismes tendría que ser convencer a la gente de cómo Dios ve los chismes. Podemos hacer esto intencionalmente colocándolo delante de la gente. Podemos recordar a la gente en los sermones, conversaciones, y la oración de la destructividad de los chismes. Esto es simplemente llamar la atención al respecto. En lugar de ser pasivos (no hablar de ello) tenemos que ser activos, sin llegar a estar preocupado por ello.

Si se hace esto fielmente entonces la gente estará alerta de los chismes cuando venga a ellos o tal vez cuando se encuentren rascándose la picazón aparentemente insaciable de repartir un poco de algo a alguien. También va a pensar dos veces antes de vocalizar sus quejas acerca de otra persona a alguien más. Si está convencido de la vileza de la práctica ante los ojos de Dios entonces van a evitar cuidadosamente “el cebo del chisme.” Esta es la práctica cuando alguien piensa que alguien puede tener cierta inteligencia sobre otra persona o situación. Luego sutilmente comienzan hablando de ello, masajeando suavemente el perímetro del tema, a la espera de ver si la persona va a tomar el cebo y renunciar a los bienes.

Y ¿Qué pasa si la iglesia podría detectar chismes una milla de distancia? ¿Y si lo odian? Y ¿Qué pasa si ellos creen en la Biblia y son convencidos de que las malas lenguas muestran un odio a Dios y a los demás? ¿Qué pasa si ellos creían que servía para dividir la unidad que Jesús compró y el Espíritu creó? Entonces van a reaccionar como un hombre grande de la NBA y rechazando el chisme golpeándolo con fuerza hacia la tercera fila.

Por ejemplo, como pastor alguien puede venir a mí y decir: “Tengo que hablar con usted acerca de algo.” Por lo general respondo, “¿algo o alguien?” Si “es alguien.” Entonces les digo: “¿No has hablado con ‘alguien’ todavía?” Yo les regreso. No quiero oír hablar de alguien si ese alguien no lo ha escuchado primero.

Esto puede ser diferente para un laico. Tal vez alguien vendrá a ti y dirá: “Estoy realmente frustrado con la actitud de ______ . Ellos caminan alrededor como si fueran dueños del lugar. Ella nunca dice ‘hola’ o incluso me mira. ¿Cuál es su problema? “Usted puede tener la tentación de decir: “Sí. Tienes razón. Nunca me había dado cuenta, pero ella me ignora también!” Pero, permítame animarle a buscar los pensamientos de Dios. Rechazar los chismes. En su lugar, algo así como: “¿Has hablado con ella sobre esto? Por favor no me arrastre en sus problemas con ella. Usted necesita resolver esto –lo que sea – por causa de Cristo.” Esto rechaza el cebo de la queja y arroja luz sobre el tema.

(2) Repréndalo.

Digamos que alguien está hablando de otra persona. Pueden comenzar lentamente, pero muy pronto despellejan su carácter como un pavo de Acción de Gracias. Mientras se orienta y se administra para interrumpir el ataque, usted debiera decir algo así como: “Hermano / hermana, usted está realmente hablando negativamente de ____ ¿es esto de verdad cierto? Esto es chisme. ¿Tan siquiera ha hablado con ellos acerca de esto?”

Continúe mostrándole lo que dice la Biblia y lo destructivo que es esto. Muéstrales que están difamando a su hermano / hermana, un hijo de Dios. Explique cómo esto ataca el plan de Dios y perjudica al pueblo de Dios. Llame al pecado del chisme lo que es y dígales que deben, de hecho, arrepentirse y dar fruto en arrepentimiento mediante el control de su lengua y hablando palabras de gracia. Una vez que entendemos el daño de los chismes seremos vigilantes para asegurarnos de que se han borrado de nuestras iglesias. Esto significa que vamos a estar obligados a tener conversaciones difíciles que requieren ser lo que es y exigir que nuestros hermanos y hermanas busquen los pensamientos de Dios, incluso sobre los chismes.

(3) Redirección.

Hay tres aspectos de esto: primero Cristo, segundo a la persona, y la tercera a los demás con quienes han hablado chismes.

En primer lugar, reorientar la gente de nuevo a Cristo. La razón para el chisme es porque están creyendo una mentira acerca de Dios y de sí mismos. Recuerde, Satanás fue el primer chismoso al hablar mal de Dios. Muéstrales cómo Jesús murió por sus pecados, incluso los pecados cometidos después de la conversión. Este pecado debe ser un imán para atraer de nuevo a la persona y obra de Cristo para arrepentimiento, perdón, y ser renovado. (En esto hay que señalar que su problema no es sólo con otra persona, sino con Cristo. Jesús es el Señor de la iglesia de Cristo; y por tanto están pecando contra él)

En segundo lugar, reoriente a la gente de nuevo a la persona. Si tienen un problema con alguien, ellos deben ir a hablar con ellos. Si han cometido algún daño al carácter de la persona, entonces deberían ir y decirle a la persona en humildad y pedir su perdón. A menudo le digo a la persona que voy darles seguimiento en una semana más o menos para ver cómo fue la conversación.

En tercer lugar, también deben ir con humildad a las otras personas con las que han hablado chismes. Esto cierra el círculo y refuerza la necesidad de rechazar el pecado del chisme. Se recuerda, o tal vez educa, los que han estado expuestos a este pecado, de la naturaleza y el peligro de la misma.

CONCLUSIÓN

El chisme es desagradable. Nunca es bueno y debe ser despreciado por todos los que aman a Cristo y su iglesia. En lugar de ser pasivo y tolerar algo que es generalizada debemos estar atentos para eliminar algo que es destructiva y vil. Demos un paso a nuestro juego y, empezando por nosotros mismos, termine con el chisme.

2 comentarios sobre “Cómo Terminar con el Chisme

    Trulylatino escribió:
    4 mayo 2015 en 7:54 pm

    A donde dice como titulo: EL CHISME ES MALO, Y, EN EL FONO LO SABEMOS; creo que quisieron decir, “EN EL FONDO”, no, en el “FONO”.😉

    rebecamaria escribió:
    6 mayo 2015 en 10:04 am

    una pregunta…Cuando escribio jesus su evangelio???,,,,se que es cuestion que se desifre que tipo de pecado la iglesia trata como terrorismo ?…el aborto?,, la eutanacia?….desde cuando no nos asusta las mascres,?,, por que lo vemos con naturalidad?..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s