El Deber Solemne del Predicador

Posted on

clip_image002El Deber Solemne del Predicador

Por John Macarthur

En los últimos días, al ver las palabras de Pablo a Timoteo en 2 Timoteo, hemos considerado dos motivaciones convincentes para predicar la Palabra. Hoy, vamos a considerar dos más:

Motivación 3: Predica la Palabra
Debido a la dinámica de las Escrituras (2 Timoteo 3: 15-17)

El expositor fiel está motivado, en tercer lugar, por la naturaleza de la Biblia misma. Él entiende que la Escritura no es un libro ordinario; es la revelación inspirada de Dios mismo. Si el pastor desea honrar al Señor en su ministerio, o ver la obra del Espíritu Santo sin obstáculos en la vida de su pueblo, no tiene otra alternativa que predicar la Palabra fielmente.

Timoteo había experimentado el poder de la Palabra de Dios desde una edad temprana. Pablo le recordó esa realidad con estas palabras: "Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación por la fe que es en Cristo Jesús" (3:15). Estaba claro a Timoteo donde estaba el poder y la autoridad en el ministerio.

El término que Pablo usa para "la infancia" se refiere a un bebé. Desde el momento en que Timoteo había sido un bebé en los brazos de su madre había sido expuesto a la Palabra de Dios. Y fue a través de las Escrituras que había llegado a la fe salvadora en Jesucristo. El apóstol apeló al pasado de Timoteo, esencialmente, preguntando: "¿ ¿Por qué haría algo aparte de predicar la Palabra cuando sabe, de su propio testimonio personal, que esta sola es la sabiduría que lleva a la salvación?” Cuando la misión es presentar la mensaje de salvación en toda la plenitud el poder del Espíritu, la única opción es proclamar fielmente la verdad de la Palabra de Dios.

Después de haber hecho un llamamiento a la crianza de Timoteo, Pablo reforzó su punto, haciendo hincapié en la verdadera naturaleza de la Biblia y la eficacia dinámica: " Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.” (3:16-17). Este libro sagrado es "inspirado por Dios", o más literalmente, exhalado por Dios. Y, como estos versículos indican, no sólo es poderoso para salvar (v. 15), sino también para santificar.

La Palabra de Dios es eficaz o útil hacia la santificación, de cuatro maneras. En primer lugar, como la única fuente de la verdad divina, que proporciona el contenido doctrinal de la enseñanza. En segundo lugar, es la autoridad de amonestación y reprensión, ya que se confronta el pecado y el error. En tercer lugar, proporciona el vehículo para la corrección. Las Escrituras no sólo exponen los actos malos, también muestran a los transgresores cómo pueden se restaurados a una posición correcta. Por último, después de que la verdad de la Palabra de Dios ha derribado el pecado y el error, ayuda al creyente a través de la capacitación en la justicia. Es evidente que la función de las Escrituras en la vida del creyente es una obra integral.

El resultado de esta amplia obra es que el hombre de Dios y todo el mundo bajo su influencia se vuelve maduro, entero, completo, y equipados para toda buena obra (v. 17). El primer estudiante de la Palabra es el predicador, quien él mismo debe ser impactado. Él es el primer beneficiario, y su ministerio a los demás fluye de la obra transformadora de la Palabra en su propio corazón.

Con una obra tan exhaustiva tanto de la salvación como de la santificación disponibles a través del poder de las Escrituras, ¿por qué alguien habría ser tentado a predicar cualquier otra cosa?. El pastor que se preocupa por el crecimiento espiritual de su pueblo debe hacer de Dios y Su Palabra la pieza central de su ministerio. Con el fin de hacer eso, él debe predicar la Palabra.

Motivación 4: Predica la Palabra
Debido a la demanda del Soberano (2 Timoteo 4: 1-2)

Hasta este punto, Pablo ha prologado su mandamiento a predicar advirtiendo a Timoteo sobre los tiempos peligrosos que vendrán, y señalando a su propio ejemplo y el poder sobrenatural de la Escritura. Pero en 4:1, el apóstol intensificó su exhortación a un nivel aún mayor.

Invocando a Dios mismo, Pablo expresa la seriedad de la situación en términos explícitos: “Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino.” Estas palabras penetrantes deben provocar un santo temor en el corazón de cada predicador. Se destacan como el ápice de las declaraciones previas de Pablo, y deben servir como la motivación más convincente en la vida del expositor.

El reformado escocés John Knox ciertamente entendió esta realidad. Al ser el comisionado de predicar, y sintiendo el peso de esa responsabilidad, Knox "estalló en más abundantes lágrimas y se apartó a su habitación" (Marion Harland, John Knox, 16). Él estaba completamente abrumado por la increíble responsabilidad de ese deber.

El llamado de Timoteo a predicar no vino simplemente de Pablo, sino desde el Soberano Rey por quien fue comisionado, y ante El un día rendiría cuentas. Jesucristo es el que va a juzgar la fidelidad de sus ministros. Como hombres de Dios, están bajo el escrutinio santo del Señor mismo. Esto en ningún lado es más claro que en Apocalipsis 1:14 donde Cristo es presentado examinando a Su iglesia con ojos de fuego penetrante. Aquellos que son llamados a predicar están bajo observación divina ineludible (cf. Prov. 15: 3). No hay alivio de Su mirada, sin esconderse de Su evaluación (cf. Salmo 139: 7-12).

Es por esta razón por la que Santiago exhortó a sus lectores a dejar de ser muchos maestros, ya que recibirán un mayor juicio (Stg. 3:1). Es por eso que el Apóstol Pablo dijo en 1 Corintios 4: 3-4 que le era una poca cosa lo que los hombres pensaban de él, incluyendo lo que pensaba de sí mismo, porque él era responsable ante Dios. Hebreos 13:17 dice claramente que los líderes "darán cuenta" por su ministerio. La fuerza más dominante en la vida y ministerio del predicador es la comprensión de que un día dará cuentas a Dios (cf. 2. Corintios 5:10).

Tenga en cuenta la siguiente anécdota del ministerio de Spurgeon:

Un joven predicador una vez se quejó ante Charles Spurgeon, el famoso predicador británico de la década de 1800, que el no tenía una iglesia tan grande como se merecía.
"¿a cuántos predicas?", Preguntó Spurgeon.
"Oh, alrededor de 100", respondió el hombre.
Solemnemente Spurgeon dijo: "Eso será suficiente para dar cuenta en el día del juicio."
(Citado en W. Wiersbe, The Bible Exposition Commentary , 2:254)

El ministerio serio está motivado por esa realidad de peso. La popularidad con la gente, el reconocimiento de sus adorables compañeros en el púlpito, – estos no son los estándares de éxito. La opinión de Dios es lo único que importa en última instancia. Y su medida del éxito es la fidelidad (cf. Mat. 25:21, 23). Sabiendo esto, el expositor bíblico es conducido predicar cuidosamente, con claridad, y constantemente la Palabra.

Un comentario sobre “El Deber Solemne del Predicador

    […] . los artículos anteriores de esta serie se puede encontrar aquí: Parte 1 , Parte 2 , Parte 3 , Parte 4 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s