Un hombre de la Gracia de Dios: Hábitos que Marcan Una Vida Llena de Gracia

Posted on

imageUn hombre de la Gracia de Dios: Hábitos que Marcan Una Vida Llena de Gracia

Por Ed Braswell

Gracia se define como la aceptación y el amor inmerecido recibido de otro. Es el favor inmerecido dado de uno a otro. La gracia se refiere al buen y útil don dado por el donante a su destinatario. Es una palabra que es realmente tan profunda como amplia. Al discutir el tema de la gracia, es esencial que la conversación comience con Dios. La gracia comienza – y termina – con Dios. La gracia es lo que es Dios y lo que Él hace. Nunca podremos entender completamente la bondad y el alcance de la gracia de Dios … la profundidad y riqueza de Su gracia.

A pesar de que nunca entenderemos plenamente la gracia de Dios (tanto ahora como en el Cielo), su Palabra nos da algunos atisbos bastante significativos de la misma. La gracia de Dios se ha puesto en total manifiesto para que toda la humanidad la vea (Salmo 8; 19; 139). La gracia de Dios nos rescata del reino de las tinieblas (Efesios 2:8-10, Colosenses 1:13). Dios, en su gracia, envió a su único Hijo para redimirnos (Juan 3:16, Romanos 5: 8). La gracia de Dios nos sostiene (Filipenses 1:6). Dios, en su gracia, nos da cosas buenas (Santiago 1: 16-18). La gracia de Dios nos cambia para ser continuamente más como Cristo (Romanos 8:28, 29). En Su gracia, Él nos transforma a través de dificultades (Filipenses 1:29, Santiago 1: 2-8). La gracia de Dios nos permite resistir la tentación del pecado (1 Corintios 10:13). Nos ha dado Su Palabra (2 Timoteo 3: 14-17). Su gracia le da a cada creyente dones espirituales (Efesios 4: 7-15). La gracia de Dios nos permite vivir como un pueblo santo (2 Timoteo 1: 9, Tito 2: 11-14).

Dios no está ahora, ni ha estado nunca, obligado a derramar Su gracia sobre nosotros. La gracia de Dios está motivada únicamente por Él solamente. La gracia es la base, el fundamento, de la relación de Dios con el hombre. Su gracia es inagotable (Juan 1:16). La gracia de Dios es integral. Es completa. No hay NADA que la gracia de Dios no toque. La gracia de Dios es perfecta. Es aceptable decir que la vida cristiana se resume en la gracia de Dios.

¿Cómo vive prácticamente esto una persona salva, transformada, creciendo y viviendo en gracia, en su propia vida? ¿Qué es la vida de un hombre que está practicando y representando la gracia en la vida cotidiana? A continuación, he enumerado algunas evidencias de esta gracia en el seguidor de Jesús.

Hábitos que marcan una vida llena de gracia:

1. Oración

Uno de los hombres que más admiro en la Biblia es Moisés. Moisés tuvo tal vez la relación más singular con Dios que cualquier otra persona que vemos en las Escrituras. Dios, en Su providencia, salvó a Moisés siendo niño cuando todos los demás fueron ejecutados todos los demás niños.

Después Moisés huyó de Egipto y se convirtió en un pastor durante cuarenta años, Dios lo llamó del desierto por medio de una zarza que ardía, pero no se consumía. Dios realizó algunos de los milagros más sorprendentes registrados en la Biblia por medio de Moisés. Dios guió a Moisés y Moisés habló con Dios continuamente como amigo (Éxodo 33:11). Moisés fue capaz de ver de primera mano la gracia de Dios.

Pero lo que es más interesante para mí (y convincente también) es lo que hizo Moisés: Él habló con Dios … muy a menudo. Moisés no tomó muchas decisiones sin consultar primero a Dios. Cuando Moisés estaba frustrado, habló con Dios. Cuando él estaba agradecido, confundido, enojado, asustado, hambriento, cansado – Moisés habló con Dios. Moisés sabía que su propia existencia y la de los israelitas dependía de Dios.

Un hombre que verdaderamente entiende la bondad y la gracia de Dios es un hombre que ora. Cuando él está confundido, asustado, inseguro, agradecido – habla con Dios al respecto. Dios, en su gracia, nos ha asegurado que él nos oye cuando oramos (Miqueas 7: 7). Oramos por sabiduría (Santiago 1: 5), ayuda (Salmo 121: 2), y orientación (Proverbios 3: 5-7). Oramos porque sabemos que Dios puede hacer lo que nosotros no podemos (Efesios 3: 20-21). Oramos porque Dios nos dice que oremos (Efesios 6:10). Oramos porque sabemos que Dios es el único que realmente nos puede cambiar.

Un hombre de la gracia de Dios, ora.

2. Servir

Jesús dice en Marcos 10:45 "Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos." La vida y muerte de Jesús fue acerca de Su Padre. Era lo que Dios Padre quería que hiciera. Jesús también nos dice en Juan como Él lavó los pies a sus discípulos: " El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió."

Lógicamente entonces, porque el Maestro sirvió a Su creación, proporcionando rescate del pecado y de la muerte (nuestra necesidad más importante y desesperada), también nosotros como Sus mensajeros – embajadores (2 Corintios 5:20) – deberíamos hacer lo mismo.

La gracia da cosas buenas inmerecidamente. La gracia suple las necesidades. Gracia ayuda en las almas y corazones heridos. La gracia ora por la gente, ama a la gente, cuida, es compasiva, alienta y amonesta. La gracia no reconoce molestias. Un hombre de la gracia de Dios sirve a los ricos y los pobres, los poderosos y los impotentes, los de buena reputación y de mala reputación, la muchedumbre y los marginados.

Un hombre de la gracia de Dios sirve.

3. Perdón

¡El perdón es completamente un acto de la gracia de Dios! Dios nos ha perdonado de innumerables pecados atroces. Posiblemente dos de los versos más llenos de gracia en la Biblia sería 1) Romanos 5:8, que dice: "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros." Y 2) 2 Corintios 5:21 que dice: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.”

Estos dos versículos hablan de la maravillosa gracia de Dios. Aun cuando TODAVIA éramos pecadores, Dios hizo pecado a Jesús y Él murió por nosotros para que nuestro pecado sea perdonado justamente. El perdón de Dios es un DON para los que creen (Romanos 3:23).

De la misma manera en que Dios nos ha perdonado, Él ha llamado y ordenado que nosotros perdonamos a los demás. Sin importar el delito. No importa si pensamos que se lo merecen o no. La GRACIA debe ser otorgada. Sea que acepten o no el perdón ofrecido. La GRACIA necesita ser dada.

Un hombre de gracia ya ha recibido mucho perdón y reconoce que el perdón hacia uno que le ha ofendido o alguien que ama no debe retenerse. El precio que tomamos por perdonar a alguien es minúsculo en comparación con el precio que Cristo tuvo que pagar para perdonar nuestros pecados.

Un hombre de la gracia de Dios perdona porque ha sido perdonado.

4. Humildad

Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás. Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:3-11)

El Rey del universo se humilló a Sí mismo. Él es Dios y sin embargo, Él se hizo de ninguna reputación. Si alguien alguna vez tenía una razón para estar orgulloso y considerarse a sí mismo más alto que otros, yo creo que sería Jesús. Sin embargo, se despojó a sí mismo, haciéndose como siervo.

La gracia mostrada por Dios para humillarse a Sí mismo para poder proporcionar la salvación por la humanidad es absolutamente alucinante. ¡ASOMBROSA!

No podemos mostrar gracia si nos negamos a humillarnos. Es simplemente imposible. Como creyente, mi vida no es mía. No es mi lugar exaltar a mí mismo. Debemos andar el mismo camino que nuestro Señor y humillarnos, sin importar el costo, para que podamos mostrar gracia – la misma gracia dada a nosotros por Dios. La humildad llena de gracia narra la historia del Evangelio.

Un hombre de la gracia de Dios muestra humildad – como su señor.

Esto ciertamente no es una lista exhaustiva. Estos son algunos de los hábitos que veo como más importante y evidente en un hombre de la gracia de Dios. ¿Qué otros hábitos pondría en la lista como los hábitos de una vida llena de gracia?

Un comentario sobre “Un hombre de la Gracia de Dios: Hábitos que Marcan Una Vida Llena de Gracia

    JORGE GALVAN escribió:
    15 junio 2015 en 7:09 am

    HNOS. DIOS BENDIGA A TODO EL QUE HACE POSIBLE ESTA INFORMACION ES DE GRAN AYUDA PARA NOSOTROS LOS PRINCIPIANTES EN LA PALABRA.
    BENDICIONES SU HERMANO EN CRISTO JORGE GALVAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s