¿Por qué Tantos Sermones Suenan Como Discursos de Campaña?

Posted on

clip_image002¿Por qué Tantos Sermones Suenan Como Discursos de Campaña?

Por Robert E. Zink

Una Fe Mundana

En el mundo de la política, el mes pasado ha estado lleno de gran intensidad. Sin escasez de candidatos, hay montones de personas que desean ser el próximo presidente de los Estados Unidos. En medio de la pompa y la circunstancia cada candidato, pronuncia un discurso lleno de promesas que se acumulan a ese clímax de su declaración de candidatura. Sin embargo, si usted reflexiona sobre la retórica brevemente, ¿a que le suena similar? Por desgracia, parece que suena gran parte de la predicación que viene desde los púlpitos de hoy.

Los pastores y los políticos están predicando el mismo mensaje: el evangelio de la prosperidad. Con promesas de una vida mejor, su significado es claro: una vida mejor viene de más riqueza. Todos ellos han adoptado el lema Walmart (Ahorra dinero. Vive mejor.). Para los pastores y los políticos por igual esto solo es la premisa para todas las promesas de Dios. ¿Qué nos dice esto? Que no hay distinción entre la cultura y la iglesia.

Con una amplia influencia, el mensaje tiene un amplio impacto. Las personas farisaicas declaran un evangelio de la realización personal. El Dios de la Biblia ha sido destronado y el Dios de sí mismo ahora reina porque la fe no se basa en la cruz y Cristo, sino en la celebridad y la carnalidad.

Este tipo de mensaje hace poco para la gloria de Dios y todo para la gloria de uno mismo. Hace de la verdadera proclamación del evangelio difícil para aquellos de nosotros que tenemos una preocupación genuina por las almas eternas de las personas con las que tenemos contacto. El daño hecho por esta falsa ideología tiene consecuencias eternas y nuestra gente está siendo atacada con ello por los que afirman no tener fe en Dios y aquellos que afirman toda la fe en Dios. ¿Qué significa esto, entonces, para los auténticos y fieles seguidores de Cristo?

Una Fe Celestial

Esto significa que debemos tener una fe que se base correctamente, de modo que es posible que no nos dejemos llevar por el mundo y podemos ser un ejemplo para el mundo. Es una fe que se encuentra tanto en sus premisas y promesas en el único y verdadero Dios. Correctamente obsesionado con el Dios del cielo, el Salmo 123 nos ofrece una demostración de lo que es la fe legítima.

El salmista escribe:

1 A ti levanto mis ojos,
¡oh tú que reinas en los cielos!
2 He aquí, como los ojos de los siervos miran a la mano de su señor,
como los ojos de la sierva a la mano de su señora,
así nuestros ojos miran al Señor nuestro Dios
hasta que se apiade de nosotros.

3 Ten piedad de nosotros, oh Señor, ten piedad de nosotros,
porque muy hartos estamos de desprecio.
4 Harta en extremo está nuestra alma
del escarnio de los que están en holgura,
y del desprecio de los soberbios.

De estos versículos vemos tres principios sobre la fe legítima:

  • La fe es Sensible (Salmo 123: 1): Entronizado en los cielos se sienta el Dios que escucha nuestras alabanzas y súplicas. Este creador y sustentador impresionante es el objeto de la fe. Porque Él es un Dios que se ha demostrado una y otra vez a través de la verificación de su Palabra y Su historia (historia), la fe sólo en Él es racional. Colocar su fe en Dios, simplemente tiene sentido. Es sensible.
  • La fe es sostenible (Salmo 123:2): La vida de un esclavo o criado estaba envuelta en su maestro. Tenían expectativa y confianza en que su amo se haría cargo de sus necesidades. No tenían ninguna necesidad de buscar en otra parte debido a que su amo les sustentaba. Y así es también con nuestro Señor. No tenemos ninguna necesidad de poner nuestra fe en ningún otro lugar, porque sólo Él es todo lo que necesitamos para sostener. Teniendo confianza en quién es Él y Sus promesas dadas, podemos descansar confiadamente en saber que Él es un Dios que satisface nuestras necesidades.
  • La fe es Estable (Salmo 123: 3-4): Al igual que aquellos clamando a Dios, vivimos en medio de un mundo que a menudo nos odia. Esto no fue inesperado (ver Mateo 10:22; Juan 15:18). El mundo va a atacar de manera vil y, a veces violenta contra los siervos de Dios. Sin embargo, debido a nuestra fe en Él, no hay miedo, no hay dolor, y no hay ansiedad. En su lugar hay consuelo y gozo. Debido al objeto de nuestra fe, Dios no cambia, tampoco lo hace nuestra fe. Nuestra fe perdura en las circunstancias buenas y malas; nuestra fe se mantiene en las circunstancias fáciles y en las difíciles.

Una Fe Piadosa

La fe en Dios es razonable, sostenible y estable. La fe siempre mira hacia Dios. La fe mira más allá del mundo que es y al mundo que está por venir. A medida que los candidatos prometen prosperidad, podemos estar agradecidos de que nuestra fe no está en los hombres, sino en Dios. Mientras el mundo mira a los hombres y mujeres compitiendo por la presidencia, luchando en el tormento debido a la incertidumbre del futuro, podemos ser un ejemplo para ellos, descansando en paz debido a la certeza de ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s