Diez Lecciones de la Confesión de Tullian Tchividjian

Posted on

clip_image002Diez Lecciones de la Confesión de Tullian Tchividjian

Por Jordan Standridge

Cada vez que un pastor cae me cae se hunde. Es desgarrador. Especialmente cuando se trata de alguien que es amado por muchas personas que admiro. No puedo decirle cuántas horas he pasado escuchando a personas escribiendo , o predicando sobre el debate del nuevo antinomianismo. Aunque apuesto a que la tentación es fuerte para algunas personas que dicen que te lo dije, (y creo que podría ser útil para nosotros volver y escuchar sus advertencias) siempre que cosas como estas suceden, siempre es un gran recordatorio acerca de mi propio pecado y mi necesidad de volver a examinar mis propias calificaciones para el ministerio. En la Escritura, se nos enseña que cuando los ancianos caen deben ser reprendidos públicamente para que todos puedan aprender de ello y mientras que yo no quiero reprender a Tullian públicamente (ni debería), yo tome este tipo de situaciones para examinar mi propio corazón y para recordarme a mí mismo que soy capaz de una maldad increíble. Este es un recordatorio de que cuando fui al seminario, decidí hacer algo que es peligroso. Ser predicadores de la palabra de Dios es el más grande de los llamados en la tierra, pero también es peligroso. Así que aquí están diez lecciones / recordatorios personales de esta situación increíblemente triste.

1) Su teología es importante. Cuando MacArthur hizo la conferencia Fuego Extraño, uno de los principales puntos a considerar para mí fue que la teología carismática es peligrosa. El evangelio de prosperidad y los servicios milagrosos son causados por la teología carismática. La mala teología causa herejía y pecado. Cuando alguien con buena teología cae, lo que ocurre con frecuencia en este mundo caído, no es a causa de su teología, sino que se debe a sus corazones malvados. Cuando usted tiene un sistema funcionando que le enseña que no se puede decirle a un chico que está viendo pornografía que deje de hacerlo, o que no puedes decirle a alguien que golpea a su esposa que deje de golpearla usted está construyendo un entorno que es impotente contra el pecado. Tengo que recordar que mi teología es crítica. Cuando Pablo le dice a Timoteo en 1 Timoteo 4:16 que vea su vida y doctrina de cerca, que persevere en ellas, porque si lo haces, te salvarás a ti mismo y a tus oyentes. Debo tomar Pablo al pie de la letra.

2) Esté preparado cuando ocurra una tragedia. Es tan fácil ser cegado. Soy tan fácilmente controlado por mis emociones y mis circunstancias, pero tengo que estar listo. + Todos lo hacemos. Ya sea que tu mujer te engañe, que pierda un trabajo, o que un ser querido muera, este por suceder, determine ahora qué va a hacer en esa situación. ¿Tiene un plan? No sé con qué frecuencia nuestra Iglesia / escuela tiene un simulacro de incendio, pero es molesto y es frecuente. Pero yo le puedo decir que si alguna vez hay un incendio, sé exactamente qué hacer. Situaciones como éstas me recuerdan lo importante que es que tomemos con nosotros una mentalidad de Santiago 1 hacia el mundo. Las pruebas están cerca; son inevitables, asi que ¿estamos preparados? ¿Esta nuestra mente lista? ¿Cómo vamos a responder?

3) Nunca confiese el pecado revelando el pecado de los demás. Lo peor que hago cuando le pido a mi esposa perdón es cuando digo cosas como: "Por favor, perdóname por reaccionar de una manera enojada con lo que hiciste." Eso no es el arrepentimiento, eso es yo tratando de minimizar lo que hice diciéndole que lo que ella hizo, me hizo hacerlo. Cuando pedimos perdón desechemos todas las excusas. No vamos a confesar pecado incluyendo el pecado de otros con el fin de hacernos sentir mejor a nosotros y los demás para lo que hemos hecho. Adán y Eva hicieron eso en el jardín y dudo que sus excusas suavizaron las maldiciones que Dios iba a darles. En cambio, cuando nos arrepentimos y buscamos perdón, llamémosle pecado al mal pecado el mal y asumamos la responsabilidad.

4) La cultura de la celebridad en la Iglesia es peligroso. Es muy peligroso para la Iglesia tener pastores populares, que viven lejos de la Iglesia, no son conocidos por su congregación, y que son contratados debido a su buena apariencia o sus antepasados. Tenemos que luchar contra esta mentalidad de mirar lo externo; más bien, debemos mirar el corazón de un hombre, y mirar las cualidades bíblicas. No podemos cometer el mismo error que la humanidad ha cometido una y otra vez, sino que debemos recordar lo que Dios le dice a Samuel, que mire al corazón del hombre.

5) Conozca a su pastor. A veces no se puede elegir donde usted vive. Estás un poco estancado donde está, y con ello la soberanía de Dios entra en juego. Las iglesias en su área son los que le pegan con, ya veces se estancan con un pastor que, aunque él es fiel a la Escritura, pudiera hacer que Richard Simmons se duerma a la mitad del entrenamiento. Escucha los podcasts. Lo entiendo, pero el tipo en el podcast no es su pastor. El chico en el podcast no va a pastorearlo, discipularlo o confrontarlo cuando pecas. Usted necesita a alguien en la carne. Además el cambio duradero no viene de una predicación dinámica emocional  viene de alguien que con fidelidad abre la Palabra de Dios cada domingo y que se sienta bajo la explicación y exposición de la Biblia. Conozca a su pastor, pídale pasar tiempo con él. Vaya y pase el rato en el parque con él y con sus hijos, vaya a una cita doble con él y su esposa. Detenga al pastor de pantalla tv.

6) No deje la coalición evangelio. Se trata de una broma, pero parece ser que la segunda vez que le echan de coalición evangelio terminas quedando atrapado en una especie de escándalo. Por lo tanto, piense dos veces antes de unirse a ese grupo y luego salir.

7) Cualquier persona puede caer. Este es un recordatorio de que todos somos pecadores. Yo sé que en mi corazón me inclino a pensar que soy invencible y que nunca volvería a hacer esto o aquello. Estoy seguro de que Tullian pensó que también, y estoy seguro que cientos de otros ex ancianos actualmente descalificados pensaban lo mismo. Ya sea que usted es el portero de la iglesia o el presidente de un seminario no importa, todos tenemos que estar alerta en todo momento.

8) Jesús salva a los pecadores. Cada vez que alguien peca, es una oportunidad para el evangelio. Sin embargo, se nos recuerda acerca de cuan hipócritas somos todos, lo perdido e incapaces que somos. Aunque muchos pensarán que este tipo de situación perjudica el evangelio, yo no lo creo. De hecho, creo que Dios va a usar esta situación para glorificarse a Sí mismo. Y sí, si usted lee los comentarios en los blogs, cientos de ateos están blasfemando a Dios a causa de las acciones de Tullian, y la forma en que en sus mentes lanzó a su mujer en el autobús en sus confesiones, pero el hecho de la cuestión es que esto es un recordatorio de la condición caída del corazón del hombre y cuan absolutamente milagrosa es la salvación.

9) Ore por su pastor. Yo amo a mis pastores, Dios me ha dado muchos a través de los años por los cuales realmente me preocupo. Este es un recordatorio de que hay pocas personas ahí fuera más vulnerable a la tentación que el pastor. Tenemos que recordar orar por nuestros pastores. Tener un horario regular apartado para orar por el pastor que Dios le ha dado a usted, hará que usted mire adelante para escuchar lo que tiene que decir el domingo, y en el tiempo de discipulado de uno-a-uno con él. La Biblia dice que Dios escuchará sus oraciones y concederá su petición si ellas están de acuerdo con Su voluntad. Yo paso mucho tiempo con los pastores de mi Iglesia, pero ¿cuánto tiempo he pasado orando por ellos?

10) Ore por la esposa de su pastor. Mientras que usted está orando por el pastor, ore por su esposa, también. Esto es tan importante, si no más. A pesar de que la mayoría de los pastores son cariñosos y piadosos, estoy seguro que la esposa de un pastor se verá tentada a sentirse no amada y no atendida a veces. El está fuera "cuidando de las personas" durante todo el día y luego llega a casa cansado, mientras que ella quiere ser cuidada, sobre todo después de hablar con personitas todo el día sigue trabajando en la pronunciación correcta de sus ‘r.’ No importa qué tan fuerte o santificada sea la mujer, ella se verá tentada de muchas maneras que nunca hemos considerado. Asegúrese de orar por ella, y piense en maneras de ayudar a hacer su vida más fácil.

Un comentario sobre “Diez Lecciones de la Confesión de Tullian Tchividjian

    Jorge E. Castañeda escribió:
    26 junio 2015 en 6:40 am

    La cultura de la celebridad en la Iglesia es peligroso. Es muy peligroso para la Iglesia tener pastores populares, que viven lejos de la Iglesia, no son conocidos por su congregación, y que son contratados debido a su buena apariencia o sus antepasados. Tenemos que luchar contra esta mentalidad de mirar lo externo; más bien, debemos mirar el corazón de un hombre, y mirar las cualidades bíblicas. No podemos cometer el mismo error que la humanidad ha cometido una y otra vez, sino que debemos recordar lo que Dios le dice a Samuel, que mire al corazón del hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s