¿Debería Ser Emocional Respecto a Dios?

Posted on

clip_image002

¿Debería Ser Emocional Respecto a Dios?

Brian Haack

Últimamente ha habido un montón de hablar de la presencia de Dios. Muchos cristianos tienen un creciente deseo de buscar la presencia de Dios. Incluso he tenido una crisis sobre la presencia de Dios y qué sentimientos debería acompañar a eso. Empecé a preguntarme realmente lo que pasó con la pasión que solía tener. Me estaba preocupado de que tal vez mi fe estaba convirtiéndose en nada más que una ortodoxia de rutina y muerta. Centrándome tanto en el aprendizaje, y ver a mis amigos carismáticos estar en un estado de celo emocional tal, me empecé a preguntar, ¿me estoy perdiendo algo?

Yo sé que lo que tengo es verdad, como recuerdo el momento en que Dios se hizo real y las emociones y la pasión que tenía por El. Pero empecé a preguntarme dónde iba y si me estaba perdiendo una parte importante en mi fe. Además de esto, últimamente hay un deseo real creciente del pueblo de Dios en la adoración y en la vida diaria de “sentir” la presencia de Dios. Es un auténtico deseo de experimentar la realidad de Dios, y de ir más allá de tener un simple conocimiento de Dios.

Después voy a hablar de las dos partes extremas y lo que es la presencia de Dios y las implicaciones emocionales de ello.

Cuando se trata de la presencia de Dios, un lado extremo lo lleva todo a los sentimientos. Esto puede no ser todos los casos, pero en general es la norma. Quieren sentir la presencia de Dios o equiparar una sensación o sentimiento a la presencia de Dios estando allí. Esto es por lo general en un ambiente de música emotiva e iluminación que promueve este tipo de sensaciones. Este grupo tiende a buscar y hacer hincapié en el aspecto emocional de la fe.

El otro extremo es a desconfiar por completo de las emociones y no buscar ningún tipo de respuesta emocional en absoluto. Creo que es cierto que usted no puede nunca confiar verdaderamente en sus emociones, pero cuando contemplo la Biblia, la presencia de Dios siempre estaba acompañada por una respuesta emocional.

En primer lugar, a medida que estudiamos la presencia de Dios, hay que entender lo que significa la presencia de Dios. John Frame en su teología sistemática habla de cómo el nombre de Dios es Señor. La palabra Señor viene con tres áreas de influencia. Las tres cosas que Dios debe tener para ser Señor son autoridad, control y presencia. Por lo tanto, cuando hablamos de la presencia de Dios, estamos hablando acerca de dónde se manifiestan su autoridad y control.

Fienberg en su teología sistemática también habla de cómo Dios está presente en todas partes ontológicamente pero con algunos Él está moral y espiritualmente presente. El lo detalla en esta forma para explicar cómo Dios puede estar en todas partes, pero en algunos lugares, Dios puede entenderse que no esta presente. Con este entendimiento, los que son creyentes, cuando se habla de la presencia de Dios muy probablemente se refería a la presencia espiritual que trae bendiciones. Dios promete a Moisés Su presencia y bendiciones que vienen con él en Éxodo 33:14. En 2 Reyes 13:23 Dios fue misericordioso y Su presencia se mantuvo debido a Su pacto con Abraham, Isaac y Jacob.

En el Salmo 16:11 se dice que en la presencia de Dios hay plenitud de gozo. Aquí las Escrituras nos detallan cómo la presencia de Dios trae bendiciones y alegría emocional Note, que la emoción no es la presencia de Dios, sino el resultado de ello. Es por ello que en el Salmo 95:2, las personas están llamadas a venir a Su presencia con acción de gracias y de gritar de alegría. La realidad de la presencia de Dios debe llevar gozo al pueblo de Dios.

Con esto dicho, la presencia de Dios no es sólo acerca de Dios apareciendo, porque Él está en todas partes, pero también es nuestra forma de pensar hacia Dios. RC Sproul comentando sobre Coram Deo, que significa "ante el rostro de Dios", que se debe tender el vivir la vida delante de Dios en Su presencia afirma: “Vivir Coram Deo es vivir toda la vida de uno en la presencia de Dios, bajo la autoridad de Dios, para la gloria de Dios.”

Por lo tanto, experimentar la presencia de Dios tiene que ver con vivir con la conciencia y la convicción de la realidad de Dios. Es recordar Su grandeza, bondad, amor y santidad.Es vivir totalmente abrumado por la belleza de Dios y creer plenamente en todo lo que Él es y ha dicho, que es estar en comunión santa con Él. Si desea la presencia de Dios, entonces, viva en consciente y amorosa obediencia santa a Su palabra.

Para entender mejor esto primero quiero examinar rápidamente cómo la presencia de Dios estaba con nosotros, se perdió, y está con nosotros hoy. Cuando miramos al principio vemos que Dios estaba presente con Su creación. Caminó con Adán y Eva, que es evidente, ya que después de la caída, lo dice en Génesis 3:8 que "se escondieron de la presencia del Señor." Es evidente de esto que Dios tenía una relación abierta y pura con Adán y Eva, pero su pecado trajo el miedo y la separación. Vemos esta separación ampliarse cuando Caín peca y mata a Abel, lo dice en Génesis 4:14 que Caín clamó cómo fue echado de delante del rostro de Dios y en 4:16 que Caín salió de la presencia del Señor. De esto se hace evidente que el mayor obstáculo a la presencia de Dios es pecado.

A cause del amor de Dios por Su pueblo y un gran deseo de estar con Él, vemos que a lo largo de la historia que Dios siguió creando maneras de estar con Su pueblo. En Éxodo 33: 7-11 vemos que Él vendría a la "tienda de reunión" y hablaría con Moisés cara a cara. En 1 Reyes 6 vemos la construcción del templo, la casa de Dios. En 2 Crónicas 5:11-14 vemos que cuando los sacerdotes dedicaron este templo al Señor, su gloria llenaba el templo impidiendo a los sacerdotes ministrar.

Pero, lamentablemente, el pecado y la idolatría del pueblo otra vez causó una separación. Esta vez vemos en Ezequiel 10 que la presencia de Dios dejó del templo. Su gloria se aparta. Es una reminiscencia de la época en que Sansón en Jueces 16:20 “no sabía que el Señor se había apartado de él.” Es la cosa más espantosa y más triste de tener la presencia de Dios que irse, y sobre todo a no sé que tiene. Pero, el punto es que vemos que a causa del pecado, la presencia de Dios debe apartarse o destruir.

A pesar de la presencia espiritual y moral de Dios, o su presencia de que la bendición se habían apartado, Dios todavía desea estar con Su pueblo. Es por ello que en el Nuevo Testamento, Dios envió a su Hijo, que es Emanuel, Dios con nosotros. Dios el Hijo se encarnó de manera que, una vez más Dios puede morar con Su pueblo. No sólo eso, a través de la vida perfecta, la muerte y resurrección del Hijo de Dios, se nos da una vez más el acceso a la presencia de Dios.

En Juan 14:22-23 Jesús dice cómo Él ha dado la gloria a Sus seguidores y que ellos son uno y que Él hace su morada en ellos. En 1 Corintios 3:16 dice que somos el templo de Dios y que el Espíritu Santo mora en nosotros. Para los creyentes en el Nuevo Testamento, la presencia de Dios ya no está en un edificio, sino en ellos. Debido al sacrificio de Cristo, ahora somos donde la presencia del Dios Trino mora.

Cuando buscamos la presencia de Dios, simplemente es darse cuenta de que ya lo tenemos morando en nosotros. Este hecho debería provocar una reacción emocional. Parece raro que cualquier persona que tenga este entendimiento no fuese conmovido por ello. Si alguien me diese un millón de dólares, sin duda estaría agradecido y mostraría emoción por ello. Cuánto más es saber que somos perdonados y que hemos sido hechos morada de Dios.

La mente que se centra en la grandeza de Dios debe ser abrumada por esa misma grandeza. No es que vayamos en busca de emociones. Tener emociones sin verdad es sentimentalismo superficial. Pero tener un maravilloso conocimiento de un gran Dios sin ninguna respuesta emocional a esa verdad es ortodoxia muerta. Son señales de que se ha olvidado de su primer amor. Ser impasible ante la grandeza de Dios como se ve en Su palabra, parece ser una deficiencia. Pero también al igual de grande es solamente ser movido por un entorno que es tan vacío.

La respuesta a la búsqueda de un equilibrio en esto es que recordar que el mayor obstáculo para la presencia de Dios es el pecado. Si desea más del Espíritu Santo, y la presencia de Dios, entonces usted debe ser salvado. Debe ser recordado de cuán grande es la salvación que tiene. Debe ser recordado cuán grande es Dios y cuan pecador y miserable y perdido realmente estábamos. Usted debe ser declarado culpable de pecado y arrepentirse de su falta de amor por Dios.

En Hechos 3:19 que dice: “Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor,” Constantemente al pueblo de Dios se les dice que hay que recordar lo que Él ha hecho por ellos. Recuérdese a sí mismo de esa convicción, ese momento un tanto subjetivo cuando usted conoce que Dios era real. Recuérdese a sí mismo una y otra vez de lo grande y amoroso que es, y deje que las emociones que vengan sean lo que puede. No temas a las emociones que vienen con el conocimiento de Dios, sino permita que le animen a regocijarse en la realidad de que usted tiene la presencia de Dios en usted. El sentimiento más grande que venir de la presencia de Dios es el gozo de Su amor. El amor que pone en su corazón pro El mismo y Su pueblo.

En conclusión, vemos que la presencia de Dios no se trata de la búsqueda de un sentimiento, sino por lo general está en gran medida acompañado por sentimientos y emociones. Que aquellos que sólo buscan una experiencia busquen a Dios a través de Su palabra y los que eviten por completo las emociones se convierten apasionados como la primera vez cuando se salvaron (Apocalipsis 2:1-7). No hay necesidad de temer el aspecto emocional de ir tras la presencia de Dios.

Nuestra fe se basa en lo que es real, pero la realidad de la convicción por el Espíritu Santo debe generar en nosotros una respuesta emocional. Cuando compartimos acerca de nuestro amado Salvador Jesucristo, no nos limitamos a citar hechos sino con corazones de amor y pasión, compartimos que gran noticia realmente es El. Quiero vivir con un corazón de carne y esto viene con la búsqueda de vivir en Su presencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s