¿Qué Debemos Hacer con Una revelación Imprecisa?

Posted on Actualizado enn

ESJ-015 2016 0803-001

¿Qué Debemos Hacer con Una revelación Imprecisa?

Por Mark Snoeberger

Hace unas semanas publiqué un artículo sobre ser conservador . En ello sugerí que, en todos los ámbitos de la vida hay absolutos fundamentales que han de ser conservados. Esto es así porque Dios es la fuente inmutable y norma de todo lo que es bueno, verdadero y bello. No existe en el sistema de la verdad de Dios ninguna subjetividad auténtica de cualquier tipo: todas las cosas son como son porque Dios los creó de esa manera, no porque tengan algún tipo de realidad independiente de él. Cornelius Van Til dio a entender en múltiples ocasiones, cada hecho en el universo de Dios (proposicional o no proposicional) llega a la humanidad pre-interpretado, es decir, con una realidad y significado fijo por Dios antes y aparte de cualquier contribución o respuesta de las criaturas de Dios. No hay tal cosa como una verdad no fundamental. Toda verdad se relaciona con Dios.

Fue con esto en mente que me conmovió hace unas semanas descubrir un artículo de Chris Cone advirtiendo a los creyentes a “Tener Cuidado con Estándares Objetivos Donde Sólo los Subjetivos se Proporcionan." En su artículo Cone guía a través de dieciséis requisitos para el ministerio pastoral detectables en 1 Timoteo 3 y sugiere que cada uno es un título de "subjetivo". Él escribe, por ejemplo,

  • Él debe ser cariñoso con extraños, u hospitalario (philoxenos). ¿Qué tan hospitalario es hospitalario? ¿Qué tan generoso debe ser? ¿Cuál es el estándar?
  • Él debe ser didaktikos –apto para enseñar. ¿Hay distintos grados de capacidad de enseñanza? ¿En qué momento uno se mueve de no poder enseñar a ser capaz de enseñar? ¿Hay una línea firme y rigida? Si es así, ¿Qué constituye esa línea?
  • No debe ser una persona pendenciera o violenta (plektes). ¿En qué momento se puede describir como una persona violenta? ¿Un acto de violencia? ¿Dos?
  • Él debe ser amable (epekeis). ¿Cuál es el estándar para la gentileza? Paul era amable entre los tesalonicenses ( 1 Tesalonicenses 2: 7 ). ¿Fue gentil con los Corintios? Sin duda, amenazó con venir a ellos no en dulzura sino con vara ( 1 Cor 4: 19-21 ). ¿Fue amable con los Gálatas? Los llamó insensatos e incluso heréticos (1:8, 3: 1). ¿Hay excepciones a la regla de gentileza? Si es así, ¿en qué contextos y casos es aceptable o no la gentileza?
  • Él debe ser pacífico (amachon, lit., no contenciosos). Judas exhorta a los creyentes a contender o luchar eficazmente por la fe ( Judas 3 ). Pablo nos describe como estar en guerra ( 2 Co. 10: 3-5 ; Ef 6). Añade que debemos estar en paz en la medida en que dependa de nosotros ( Romanos 12:18 ), sin embargo, implica que hay ocasiones en que no depende de nosotros, y nos encontraremos en situaciones polémicas.

Cone esta en lo correcto, por supuesto, al señalar que el contenido en 1 Timoteo 3 no es ni tan específico o ni tan completo como nos gustaría que lo fuera. No contiene en sus palabras por sí solas todo lo que necesitamos para tomar una decisión complicada si un candidato a pastor es generoso o tacaño, suave / pacífica o violenta, capaz de enseñar o no enseñar, etc, y el consejo de Cone de no inventar normas binarias para tomar la decisión más simple es una preocupación digna.

Lo que me preocupa es la aparente solución de Cone para el espinoso problema de "la unidad y la pluralidad" que ofrece en este ensayo. El problema de la "unidad y la pluralidad", en pocas palabras, es el problema de relacionar los mismos muchos detalles de la experiencia humana a los universales trascendentes (o en el sistema cristiano, lo universal que es el mismo Dios). Van Til presenta el problema de esta manera, en la página 10 de su Introducción a la Teología Sistemática:

Cuando el hombre mira a su alrededor y dentro de él, el ve que hay una gran variedad de hechos. La pregunta que surge de inmediato es si hay alguna unidad en esta variedad, si hay un principio según el cual todas estas muchas cosas aparecen y ocurren.

Van Til continúa sugiriendo que (entre los que aceptan que una respuesta a esta pregunta puede tenerse) hay dos respuestas básicas a este problema:

Todo pensamiento no cristiano, si se ha utilizado la idea de una existencia supramundana en absoluto, ha utilizado esta existencia supra-mundana como suministrando sólo la unidad o el aspecto a priori del conocimiento, al tiempo sosteniendo que el aspecto posteriori del conocimiento es algo que ha sido suministrado por el universo. A diferencia de esto, el cristianismo dice que alguna vez no hubo un aspecto a posteriori al conocimiento en absoluto.

En resumen, cualquier epistemología verdaderamente cristiana ve toda la revelación / verdad como absolutamente objetiva y fundamental. Toda revelación significa exactamente lo que Dios quería decir, con independencia de lo que el lector humano y todas sus experiencias aporten al proceso de interpretación. Ahora bien, esto no significa, desde luego, que la revelación de Dios es completa. Nos encontramos regularmente con brechas en la aplicación de la Escritura que requieren un discernimiento / sabiduría y, sobre todo, el uso completo de la analogía de la Scriptura. E incluso después de un uso más exhaustivo de estas herramientas aún podríamos querer en nuestra búsqueda de la aplicación que Dios es más aprobatorio. Y eso está bien – sugerir lo contrario sería desmantelar la distinción Creador / criatura y degradar a Dios a no ser-Dios.

Pero lo que Van Til insiste adicionalmente es que nunca podemos tratar esta brecha entre el conocimiento de Dios de una cosa y nuestro conocimiento de una cosa como un espacio de neutralidad o de subjetividad en el sistema de la verdad de Dios. Ser subjetivo, de acuerdo con Merriam-Webster, es ser “característico de o perteneciente a la realidad tal como se percibe más que independiente de la mente.” Es decir, corresponde al “sujeto” (es decir, la criatura) para completar la brecha en lo que significa que Dios ha escogido no revelar. Pero esto no puede ser nunca. Mientras continúa Van Til, sólo Dios es el principium essendi de todo el conocimiento, y cualquier sugerencia de subjetividad en el ámbito de lo epistémico es, en palabras anteriores de Van Til , un ejemplo de "pensamiento no cristiano."

Nada más lejos de nosotros poder eliminar las diferencias entre el conocimiento de Dios de una cosa y nuestro conocimiento de una cosa, sea una cuestión de subjetividad, un área de ambivalencia divina que una criatura logra obtener no obstante lo que elija. Es cierto que la revelación tiene sus limitaciones. No siempre da respuestas precisas sobre lo que es bueno (ética), lo que es verdadero (epistémico), y lo que es bello (estética). Pero esta imprecisión no debe ser interpretada como indiferencia en Dios o como una licencia para nosotros de cerrar esa brecha con preferencias personales. En todos los casos corresponde a la criatura buscar más a fondo toda la revelación de lo divino con el fin de cerrar esa brecha, puesto que se encuentra dentro de nosotros, desde arriba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s