Santidad en el Cuerpo

Posted on

ESJ-2017 0110-002

Santidad en el Cuerpo

Por Jerry Bridges

“sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado.” 1 CORINTIOS 9:27

La verdadera santidad incluye el control sobre nuestros cuerpos físicos y apetitos. Si queremos ir en pos de la santidad debemos reconocer que nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo y que debemos glorificar a Dios con ellos.

Los cristianos modernos, especialmente los del mundo occidental, generalmente se han encontrado faltos en el área de la santidad del cuerpo. La gula y la pereza, por ejemplo, eran consideradas por los cristianos anteriores como pecado. Hoy podemos considerarlas como debilidades de la voluntad, pero ciertamente no como pecado. Incluso bromeamos sobre nuestras excesivas y otras indulgencias en vez de clamar a Dios en confesión y arrepentimiento.

Nuestros cuerpos físicos y apetitos naturales fueron creados por Dios y no son pecaminosos en sí mismos. Sin embargo, si no se controlan, encontraremos nuestros cuerpos convirtiéndose en "instrumentos de maldad" en lugar de "instrumentos de justicia" (Romanos 6:13). Seguiremos los "antojos del hombre pecador" (1 Juan 2:16) en lugar de la santidad. Si nos observamos atentamente, podemos ver con qué frecuencia comemos y bebemos sólo para satisfacer el deseo físico; Con qué frecuencia nos tumbamos en la cama por la mañana simplemente porque no "sentimos" levantarnos cuando deberíamos hacerlo; con qué frecuencia nos damos miradas y pensamientos inmorales simplemente para satisfacer el impulso sexual contaminado por el pecado dentro de nosotros.

Michel Quoist, en su libro The Christian Response, dice: "Si tu cuerpo toma todas las decisiones y da todas las órdenes, y si obedeces, el físico puede efectivamente destruir cualquier otra dimensión de tu personalidad. Tu vida emocional será aplastada y tu vida espiritual será sofocada y, en última instancia, se volverá anémica.”1. Hace más de 200 años Susannah Wesley escribió: “Todo lo que incremente la fuerza y ​​la autoridad de tu cuerpo sobre tu mente, eso es pecado para ti.” 2

El apóstol Pablo enfatizó la necesidad de mantener bajo control nuestros apetitos y deseos naturales. Habló de su cuerpo como su adversario, como el instrumento a través del cual los apetitos y las lujurias, si no se controlan, harían la guerra contra su alma (1 Corintios 9:27). Estaba decidido a que su cuerpo con esos apetitos sería su esclavo, no su amo.

Pablo nos exhortó a someter nuestros cuerpos en sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, y no conformarse con este mundo (Romanos 12:1-2). Es muy posible que no haya una mayor conformidad con el mundo entre los cristianos evangélicos de hoy en día que la forma en que nosotros, en lugar de someter nuestros cuerpos como sacrificios santos, los mimamos y los consentimos desafiando nuestro mejor juicio y nuestro propósito cristiano en la vida.

Yo no estoy aquí señalando a aquellos que tienen un llamado "problema de peso". Aquellos de nosotros que podemos comer lo que queremos sin ganar peso pueden ser más culpables de glotonería y satisfacer los apetitos del cuerpo que la persona que lucha –a menudo con fracaso – para controlar su apetito por la comida. Por otro lado, la persona con sobrepeso no debe excusar su fracaso. Todos debemos examinarnos a nosotros mismos si comemos y bebemos a la gloria de Dios, reconociendo que nuestros cuerpos son los templos del Espíritu Santo.

El pueblo Mormón es conocido por su abstinencia de tabaco, licor y todas las bebidas que contienen cafeína. Nosotros los cristianos podemos rechazar su abstinencia como legalista y como una lista más de grupos de prohibiciones. Pero no debemos perder de vista que sus acciones son una respuesta práctica a su creencia de que sus cuerpos son el templo de Dios. Para el cristiano, su cuerpo es verdaderamente el templo de Dios. Qué triste, entonces, que una religión falsa sea más diligente en esta área que nosotros los cristianos. Permítanme enfatizar: no estoy aprobando ni desaprobando la lista particular de prohibiciones de los mormones. Pero debemos preguntarnos si nuestro consumo de alimentos y bebidas está controlado por la conciencia de que nuestros cuerpos son los templos del Espíritu Santo.

Otra razón por la que debemos gobernar de cerca nuestra indulgencia de la comida y la bebida es que la persona que consiente su cuerpo en este punto encontrará cada vez más difícil mortificar otras acciones pecaminosas del cuerpo. El hábito de ceder siempre al deseo de comida o bebida se extenderá a otras áreas. Si no podemos decir no a un apetito indulgente, tendremos dificultades para decir no a los pensamientos lujuriosos. Debe haber una actitud de obediencia diligente en cada área si queremos triunfar en cualquier expresión del pecado. Thomas Boston escribió: “Los que se mantienen puros deben tener sus cuerpos sometidos, y eso puede requerir, en algunos casos, una santa violencia.” 3.

Junto con tales pecados del cuerpo como la inmoralidad sexual, la impureza, la lujuria y los deseos malignos, Pablo también menciona la codicia, que él dice que es idolatría (Colosenses 3: 5). Mientras que la codicia se manifiesta a menudo en su forma básica – El gran amor de tener dinero porque sí- se ve más a menudo en lo que llamamos materialismo. No muchos de nosotros queremos ser extremadamente ricos; sólo queremos todas las cosas buenas que el mundo que nos rodea nos parecen importantes.

El materialismo lucha contra nuestras almas de una doble manera. En primer lugar, nos hace descontentos y envidia a los demás. En segundo lugar, nos lleva a mimar y disfrutar de nuestros cuerpos para que nos volvamos blandos y perezosos. A medida que nos volvemos blandos y perezosos en nuestros cuerpos, tendemos a volvernos blandos y perezosos espiritualmente. Cuando Pablo habló de hacer de su cuerpo su esclavo, de modo que después de haber predicado a otros él mismo no sería descalificado, no estaba pensando en descalificación física, sino espiritual. Sabía bien que la suavidad física conduce inevitablemente a la suavidad espiritual. Cuando el cuerpo es mimado y complacido, los instintos y pasiones del cuerpo tienden a dominar y dominar nuestros pensamientos y acciones. Tendemos a no hacer lo que debemos hacer, sino lo que queremos hacer, ya que seguimos los antojos de nuestra naturaleza pecaminosa.

No hay lugar para la pereza y la indulgencia del cuerpo en una búsqueda disciplinada de la santidad. Tenemos que aprender a decir no al cuerpo en vez de ceder continuamente a sus deseos momentáneos. Tendemos a actuar de acuerdo con nuestros sentimientos. El problema es que rara vez "sentimos" como hacer lo que debemos hacer. No tenemos ganas de levantarnos de la cama para tener nuestro tiempo de la mañana con Dios, o estudiar la Biblia, orar, o cualquier otra cosa que debamos hacer. Es por eso que tenemos que tomar el control de nuestros cuerpos y hacerlos nuestros sirvientes en lugar de nuestros amos.

El lugar para empezar a controlar los antojos de nuestros apetitos físicos es reducir nuestra exposición a la tentación. Nuestros deseos pecaminosos son fortalecidos por la tentación. Cuando nos presenta una tentación adecuada, nuestros antojos parecen adquirir un nuevo vigor y poder. Pablo tenía palabras claras de instrucción para nosotros sobre este tema. Él nos dijo: "Huid de los malos deseos de la juventud" (2 Timoteo 2:22). Algunas tentaciones pueden ser superadas al huir. Él también dijo: “y no hagáis caso de la carne en sus deseos.” (Romanos 13:14). No planifique con antelación ni prevea maneras de satisfacer sus apetitos corporales.

Hace varios años me di cuenta que había desarrollado un deseo por el helado. Ahora no hay nada malo en el helado en sí mismo; era sólo que me había entregado tanto que se había convertido en un antojo. Cuando compartí este problema con mi esposa, ella dejó de mantener el helado en el congelador. Ella me ayudó a dejar de hacer provisión para cumplir ese deseo particular, el cual, a través de la indulgencia, se había convertido en pecado para mí. Hace varios años también cancelé mi suscripción a una revista popular porque noté que muchos de los artículos tendían a estimular pensamientos impuros en mi mente.

Debemos huir de la tentación y tomar medidas positivas para evitarlo, y debemos evitar pensar en cómo satisfacer nuestros deseos pecaminosos. " El hombre prudente ve el mal y se esconde, los simples siguen adelante y pagan las consecuencias." (Proverbios 27:12).

También debemos estudiar nuestros deseos pecaminosos y cómo se levantan contra nosotros. John Owen dijo: "Trabajar por conocer los caminos, las artimañas, los métodos, las ventajas y las ocasiones del éxito del pecado, es el comienzo de esta guerra" .4 Considere de antemano. Es sorprendente la frecuencia con la que entramos en áreas conocidas de la tentación sin ningún plan o resolución en cuanto a cómo vamos a reaccionar. Si usted tiene una debilidad por los dulces como yo la tengo, y usted debe ir al evento social de la iglesia, planee de antemano lo que va a hacer. Hace varios años, un amigo que era un nuevo cristiano fue invitado a una fiesta de patinaje con un grupo de jóvenes cristianos. Decidió no ir porque, antes de convertirse en cristiano, había hecho frecuentemente "aceleraciones" en las pistas de patinaje. Sentía que en ese momento en su crecimiento, volver a ese ambiente tendería a estimular sus viejos deseos lujuriosos. Así que decidió "huir", "no hacer provisión para la carne". Fue capaz de hacer esto porque consideró de antemano las posibles consecuencias de ir a una fiesta de patinaje aparentemente inocente.

Dios espera que asumamos nuestras responsabilidades de mantener bajo control los deseos pecaminosos del cuerpo. Es verdad que no podemos hacer esto en nuestra propia fuerza. Nuestros deseos pecaminosos, estimulados por todas las tentaciones que nos rodean, son demasiado fuertes para nosotros. Pero aunque no podemos hacerlo por nosotros mismos, podemos hacerlo. Cuando nos ponemos a la tarea en depender del Espíritu Santo, lo veremos en acción en nosotros. Fracasaremos muchas veces, pero a medida que perseveremos, podremos decir con Pablo: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13)

Un comentario sobre “Santidad en el Cuerpo

    En Pos de la Santidad « escribió:
    12 marzo 2017 en 8:43 pm

    […] 11. Santidad en el Cuerpo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s