Una Visión Bíblica del Divorcio (2ª. Parte): Jesús y el Nuevo Testamento

Posted on

ESJ-2017 0826-001

Una Visión Bíblica del Divorcio (2ª. Parte): Jesús y el Nuevo Testamento

Por Dave Dunham

Hay dos textos importantes sobre el divorcio en el Nuevo Testamento. En un texto parece que Jesús explica que el único motivo de divorcio es la inmoralidad sexual (Mateo 19: 1-9). En el otro texto, el apóstol Pablo declara que el abandono es también motivo legítimo para el divorcio (1 Corintios 7: 12-16). En este punto se plantea una cuestión importante sobre la disparidad entre estas dos respuestas.¿Por qué Pablo parece aumentar las limitaciones de Jesús con respecto al divorcio? Muchos eruditos han luchado con la tensión entre estos dos principios para los divorcios del Nuevo Testamento. Al tratar de entender la relación entre estos textos, será importante aclarar más la conversación de Jesús sobre el divorcio en Mateo 19. Cuando la enseñanza de Jesús en Mateo 19 es correctamente entendida, vemos continuidad entre su enseñanza, la enseñanza de Pablo y los votos de pacto del Antiguo Testamento.

Durante el tiempo de Jesús hubo dos facciones particulares entre los líderes religiosos judíos con respecto a la cuestión del divorcio, representada por dos Rabinos diferentes. El rabino Hillel argumentó que la frase “alguna indecencia” en Deuteronomio 24: 1 amplió los motivos del divorcio a “cualquier causa”. Un Duvorcio por “Cualquier Causa,” entonces, se convirtió en un modelo dominante entre el pueblo judío de los días de Jesús. Algunos que disputaron esta práctica. El rabino Shammai argumentó que la frase en Deuteronomio 24: 1 se refería simplemente a la inmoralidad sexual. El debate continuó durante muchos siglos, a pesar de la práctica popular de ” Divorcio Cualquier de Causa”.

En el momento de la enseñanza de Jesús, los líderes judíos trataron de establecer una trampa para Jesús al hacerle la pregunta que vemos registrada en Mateo 19: 3. Su objetivo, como dice el texto, era “probarlo”. Su pregunta se plantea directamente paralelamente al debate común: ¿Es lícito divorciarse de la esposa por cualquier causa? Jesús intenta, al principio, atraer sus mentes al cuadro más grande. No responde a la pregunta, sino que señala que el divorcio no debe ser una preocupación prioritaria, ya que Dios estableció desde el principio que el hombre y la mujer en el matrimonio se convertirían en una sola carne. Afirma que ningún hombre debe separar esta unión. Los líderes religiosos no lo captan, sin embargo, y vuelven otra vez con la pregunta concerniente al certificado de divorcio de Moisés (versículo 7). Finalmente, Jesús responde a su pregunta afirmando que Dios permitió el divorcio por causa del pecado, y expresamente aclara en el versículo 9 que “cualquier causa” es específicamente “inmoralidad sexual”. En otras palabras, Jesús no creyó como el Tribu Hillel. Deuteronomio 24: 1 debía entenderse como una referencia a la inmoralidad sexual.

Es importante notar, entonces, que Jesús no está aquí haciendo una declaración comprensiva sobre todo divorcio. No está enseñando que el divorcio sólo es aceptable por motivos de inmoralidad sexual. Si lo fuera plantearía serias preguntas sobre por qué Pablo agrega a la enseñanza de Jesús en 1 Corintios 7. Cuando consideramos, sin embargo, el contexto histórico, vemos que Jesús está respondiendo a una pregunta muy específica. Aquí no convierte los motivos del Antiguo Testamento en divorcio, sino que aclara la interpretación de un texto específico. Esta interpretación explica por qué los discípulos estaban tan impresionados por la enseñanza (v. 10); era muy contrario a la práctica de su día.

Cuando nos volvemos, entonces, para considerar la enseñanza de Pablo sobre el divorcio, no estamos empeñados en hacer que su enseñanza se alinee con la enseñanza de Jesús. El enfoque principal de Pablo en 1 Corintios 7 trata expresamente con el descuido de uno de los votos del pacto: los derechos conyugales. El versículo uno aclara el asunto que los Corintios habían escrito a Pablo, gira alrededor de un dicho común entre ciertas personas de la iglesia: Es bueno para un hombre no tener relaciones sexuales con una mujer. A esto Pablo responde, en el versículo 3, que “el esposo debe ceder a su esposa sus derechos conyugales, y también la esposa a su marido”. En otras palabras, él está defendiendo los votos matrimoniales tradicionales. Luego vuelve su atención a la cuestión del divorcio, ya que naturalmente habría surgido en este contexto. En los versículos 10 y 11 aclara que los cónyuges creyentes no deben divorciarse. En los versículos 12-14, vuelve su atención al cónyuge creyente que está casado con un cónyuge incrédulo. Él mantiene la importancia de los votos, pero reconoce aquí que cuando un cónyuge no creyente se niega a permanecer en el matrimonio, el cónyuge creyente no está obligado a casarse. Ya que el cónyuge incrédulo, en ese momento, ha roto su pacto promete que el cónyuge creyente es libre de divorciarse. En la enseñanza de Pablo, entonces, el abandono viola la promesa del pacto de proveer alimento, ropa y derechos conyugales, y por lo tanto califica como bases bíblicas para el divorcio. Los lectores no encontrarán tensión aquí, entre Pablo, Jesús y el Antiguo Testamento.

Resumen: El Nuevo Testamento no rechaza o ignora la enseñanza del Antiguo Testamento sobre el divorcio. La enseñanza de Jesús aclara específicamente la interpretación de Deuteronomio 24: 1, pero no proporciona una enseñanza comprensiva sobre todo divorcio. La declaración de Pablo sobre el divorcio confirma más los argumentos del Antiguo Testamento y encaja perfectamente con la enseñanza de Jesús. No existe tensión entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento con respecto a la cuestión del divorcio.

Un comentario sobre “Una Visión Bíblica del Divorcio (2ª. Parte): Jesús y el Nuevo Testamento

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    26 agosto 2017 en 8:52 pm

    Existe el matrimonio cristiano, merecedor de todo análisis religioso, social y sicológico. Su fundamento está en las normas de la sagrada Biblia y la total sinceridad de las parejas que se aceptan en presencia de Dios. Si incumplen es una falta directa al Creador, si es uno o los dos, igualmente son responsables de sus palabras y sus malas acciones y que un dia estarán en su presencia para deslindar sus responsabilidades. Porque en el mundo existen matrimonios no cristianos que son ejemplos de una buena relacion conyugal, basados en el respeto y el amor, independientes de la cultura y creencia que profesan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s