Cree en la Ley y Obedece el Evangelio

Posted on

ESJ-2017 1107-002

Cree en la Ley y Obedece el Evangelio

Por Whitney Oxford

Imagina que estás tomando una prueba en una sección de coincidencia. En el lado izquierdo están las palabras “creer” y “obedecer”. En el lado derecho están las palabras “Ley” y “Evangelio”. Las instrucciones son simples: trace una línea para unir las palabras con su pareja.

Por supuesto, el título de este artículo probablemente te avisó, pero creo que podemos reconocer la tendencia a concebir la Ley como algo simplemente para ser obedecido y el Evangelio como algo simplemente para creer.

Pero, ¿alguna vez alguien obedeció la Ley de Dios si no lo creía? El externista del Antiguo Testamento, como todo legalista, quiere “obedecer” la Ley sin creer en la Ley. Él está buscando la justicia a través de la Ley (véase Rom 3:20-22, 4:9-16, 9:30-33, 10:3-4, Gal 3:21, 5: 4, Fil 3:9) en lugar de solo a través de la fe en el “Dios justo” (Isaías 45:21; ver Mateo 5: 6).

Del mismo modo, ¿hay alguien que cree en el evangelio si no lo obedece? El que aprecia el evangelio -como todo licencioso- quiere “creer” en Jesús sin obedecerlo (véase Sal 50: 16-23; Isa 1: 10-15; Jer 7: 1-10; Mal 1: 6-10; Matt 7: 21-27; Tito 1:16). Él está buscando “los deseos de la carne” (Efesios 2:3) a través de su construcción deselal de libertad.

Esta tendencia a disociar la fe de la Ley y la obediencia del Evangelio proviene de un problema más fundamental: la forma en que pensamos acerca de la Palabra de Dios y la respuesta adecuada a ella. Está relacionado con la tendencia a hacer una distinción absoluta entre la Ley y el Evangelio, como si la Ley de Dios no fuera misericordiosa, y como si la dadiva del evangelio de Dios careciera de mandatos.

Esta manera cismática de mirar la Palabra de Dios resulta conveniente para los autónomos porque da como resultado la conveniente bifurcación entre creer y obedecer para que el externo pueda “obedecer” sin fe, y los de doble ánimo puedan “creer” sin obediencia.

La Ley y el Evangelio son la Palabra eterna de Dios (Isa 40: 8, Lucas 16:17, Juan 5:45, Apoc 14: 6), y Dios siempre ha exigido lo mismo de Su Palabra: creer y obedecer.

Con respecto a la Ley (es decir, el mandato divino), observe que la desobediencia se deriva directamente de la incredulidad. La gente desobedece la orden porque no le creen al Comandante: “Y cuando el Señor os envió de Cades-barnea, diciendo: “Subid y tomad posesión de la tierra que yo os he dado”, entonces os rebelasteis contra la orden del Señor vuestro Dios; no le creísteis, ni escuchasteis su voz” (Deut 9:23).

“13 Y el Señor amonestaba a Israel y a Judá por medio de todos sus profetas y de todo vidente, diciendo: Volveos de vuestros malos caminos y guardad mis mandamientos, mis estatutos conforme a toda la ley que ordené a vuestros padres y que os envié por medio[a] de mis siervos los profetas. 14 Sin embargo, ellos no escucharon, sino que endurecieron su cerviz como sus padres, que no creyeron en el Señor su Dios.” (2 Reyes 17:13-14).

De acuerdo con Moisés y los Profetas, Pablo enseña que la fe y la Ley se unen en perfecta armonía: “¿Anulamos entonces la ley por medio de la fe? ¡De ningún modo! Al contrario, confirmamos la ley” (Rom 3:31). Con la misma negación enfática de lo contrario, Pablo afirma que la Ley está al lado de lo que se debe creer: “¿Es entonces la ley contraria a las promesas de Dios? ¡De ningún modo!” (Gal 3:21a). Las promesas son creíbles; así, tanto la Ley de Dios como Sus promesas operan para bendición en el ámbito de la fe. (Es decir, en contexto [vv. 15-24], esa justicia imputada, basada en la fe, precedió a la Ley mosaica, y si la Ley de alguna manera anulaba la necesidad de la fe, entonces los medios de justicia habrían cambiado, traicionando a un Dios infiel. “¡De ningún modo!”) La Ley Divina es consistente con las promesas divinas porque los medios de justicia permanecieron consistentes (véase Rom 9:31-32; Hebreos 4: 2). Por lo tanto, es imposible que ninguno de los mandamientos de Dios contradiga la necesidad de la fe.

El salmista lo dice claramente: “Creo en tus mandamientos” (Salmo 119: 66b).

Con respecto al evangelio, no solo se nos ordena que lo creamos (Marcos 1:15), sino que también se nos ordena obedecerlo por implicación de que “los que no obedecen el evangelio” cosechan “destrucción eterna” (2 Tesalonicenses 1: 8). -9; véase 2 Corintios 9:13; 1 Pedro 4:17). Así como el evangelio no es solo para ser “creído,” sino también para ser obedecido, entonces la verdad es algo para ser obedecida, y no solo para creerse (Romanos 2:8).

Desvincular la fe de la Ley y la obediencia del Evangelio refleja un problema más básico: la bifurcación de creer obedeciendo. Al hacerlo, perdemos el significado de ambos y cometemos errores fatales, imaginando que los mandamientos de Dios deben obedecerse sin fe y creyendo que el evangelio de Dios debe ser creído sin obediencia.

El legalista y el licencioso están intentando una maniobra bíblicamente imposible: alejar la fe de la obediencia y apartar la obediencia de la fe. ¿Por qué tal bifurcación? El primero quiere justicia a través de su carne; el segundo quiere justicia por fe, pero no sin los deseos de su carne.

¿”Obedeces” lo que no crees (véase Col 2: 20-23)? ¿”Crees” lo que no obedeces (Lucas 6:46)? La Escritura siempre ha exigido la “obediencia de la fe” (Rom. 1: 5) a la Ley misericordiosa de Dios y su evangelio imperativo.

Whitney Oxford se graduó de The Expositors Seminary y sirve como líder laico en Grace Immanuel Bible Church en Jupiter, FL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s