Cómo Una Genealogía Cambió Mi Vida

Posted on

ESJ-2017 1107-001

Cómo Una Genealogía Cambió Mi Vida

Por Jordan Standridge

Estaba tan deprimido mientras venían.

Constantemente preocupado por lo que las personas pensaban de mí, y viviendo una vida egoísta pensando que yo era el centro del universo. Me amaba mucho y esperaba que todos los demás me amaran tanto como a mí mismo, pero, lamentablemente, estaban demasiado ocupados amando a sí mismos.

Cuando terminamos la Foundry Bible Immersion de este año, y cuando veo a los cinco estudiantes involucrados en el grupo de este año, no puedo dejar de recordar la experiencia que tuve hace 13 años cuando leí toda la Biblia en diez semanas.

Mientras leía el Antiguo Testamento, no pude evitar llegar a la conclusión de que Dios, en Su soberanía, había orquestado todas las cosas en la historia pasada.. Ya fuera con flechas “aleatorias”, o si continuamente salvaba y protegía a Israel, era bastante obvio que Dios no solo estaba involucrado sino que era el arquitecto de la historia mundial.

Mientras Dios estaba destruyendo mi orgullo, comencé el Nuevo Testamento. Poco sabía que no haría más de cinco versículos antes de recibir el golpe final a mi orgullo.

El Nuevo Testamento comienza con la genealogía de Jesús. A diferencia de la de Lucas 3 que va en orden ascendente de Jesús hasta Adán, la de Mateo va en orden descendente de Abraham a Cristo. Mateo hace algo realmente fascinante en algunos de los versículos. Cada vez que hay una mujer famosa en la línea de Jesús, nos lo hace saber. En el versículo 3, Él menciona a Tamar, en el versículo 5, a Rut, y en el versículo 6, a Betsabé. Pero fue otro nombre en el versículo 5 lo que realmente me dejó alucinado. El nombre era Rahab.

De repente, cuando leí su nombre, fue como si una carga se levantara de mi espalda. Entendí la soberanía de Dios como nunca antes. Me emocioné al considerar las implicaciones de leer su nombre en la línea de Jesús.

Poco a poco fui entendiendo la soberanía de Dios sobre todas las cosas, pero este versículo me impulsó a nuevas alturas. Dios, a su modo típico, orquestó todas las cosas para traer a los espías que Josué había enviado a Jericó, para llevarlos a la casa de la única persona en toda la ciudad en la que ya había estado trabajando.

Josué capítulo 2 nos dice que Rahab era una creyente en Yahweh y que ella sabía y creía que se suponía que Jericó debía ser conquistado por Israel. La única forma en que podría haber sucedido es si Dios le abriera los ojos para ver la verdad. Además de eso, ¡ella era una prostituta! Y sin embargo, Dios no solo la salvó sino que la usó para salvar a los espías y jugar un papel fundamental en ayudar a Israel a derrotar a Jericó. Y si eso no fuera suficiente, Dios la usó para el mayor propósito imaginable, y eso era ser parte de la línea de Su Hijo, Jesús.

Lleno de convicción e incapaz de seguir leyendo, no pude evitar considerar cuánto tiempo había vivido mi vida completamente dependiente de mí mismo. A pesar de que conocía al Señor y al Evangelio, vivía continuamente para esta vida, y nunca consideré el hecho de que solo Dios merecía toda la gloria.

Mientras estaba sentado en mi silla considerando cuán soberano y glorioso era Dios, tuve que arrepentirme de mi egoísmo y orgullo. También me di cuenta de que mi vida no era la mía y que servir a Dios era la única opción en mi vida. Toda mi perspectiva sobre las diez semanas cambió cuando me di cuenta de que Dios merecía cada gramo de alabanza y que fui llamado a glorificarlo con cada respiración que hacía. Sabía que tenía que cambiar mi perspectiva, y cuando lo hice, cambió radicalmente mi vida. Ya no podía mantener este Dios soberano para mí, pero tenía que compartirlo con cualquiera que quisiera escuchar.

No sé cómo te va espiritualmente, pero te animo a considerar tu llamado si eres un creyente. Dios no nos ha llamado a Sí mismo para que lo ignoremos por seis días a la semana. Él nos ha llamado a vivir cada momento en dependencia de Él. Él no es solo soberano sobre tu domingo; Él es soberano en cada segundo de cada día. Él no solo merece el elogio de tus labios, sino que merece la alabanza de cada hombre, y eso incluye a todos los que hablas todos los días. Si crees en la soberanía y la gloria de Dios, entonces debes alentar e implorar a todos los que te rodean para que se unan a ti para adorar a tu Salvador.

No desperdicies esta corta vida que tienes tratando de controlar cosas que solo Dios puede controlar, entrega tu vida a Cristo, y vive cada momento con el pensamiento constante de que Dios es soberano y solo Él es Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s