¡Traigan El libro! El Patrón de la Predicación Bíblica

Posted on

ESJ-2018 0103-005

¡Traigan El libro! El Patrón de la Predicación Bíblica

Por Steven J. Lawson

WALTER KAISER, destacado erudito evangélico, emitió una declaración simple pero sorprendente en su discurso de graduación en el Seminario Teológico de Dallas en abril de 2000, un desafío conmovedor que debería conquistar los corazones de todos los llamados al ministerio de la predicación y la enseñanza bíblica. Aquellos que entran al púlpito para predicar, amonestó Kaiser, siempre deberían estar apuntando a un texto de la Escritura.

Cuando un hombre predica, nunca debería quitar su dedo de las Escrituras, acusó Kaiser. Si está gesticulando con su mano derecha, debe mantener el dedo de su mano izquierda sobre el texto. Si invierte las manos para gesticular, también debe invertir las manos para mantener su lugar en el texto. Él siempre debería estar apuntando a las Escrituras.1

Este es un buen consejo. Tanto literal como figurativamente, el predicador siempre debe estar apuntando a un texto bíblico. Este enfoque centrado en la Palabra en el púlpito es la marca de definición de todos los expositores verdaderos. Aquellos que predican y enseñan la Palabra deben estar tan profundamente arraigados y cimentados en las Escrituras que nunca se apartan de ellas, dirigiéndose siempre, así como a sus oyentes, a sus verdades. La predicación bíblica debería ser exactamente eso, bíblica, y todos los que están en el púlpito deben mostrar un compromiso firme e incluso implacable con la Escritura misma. Como un médico en ejercicio conoce y prescribe medicina, por lo que cada predicador debe estudiar, aprender y administrar grandes dosis del bálsamo sanador de la Palabra de Dios a todos sus pacientes. Cualquiera que sea la dolencia, solo hay una cura para el alma: la Palabra de Dios aplicada por el Espíritu de Dios al corazón humano.

LA PRESCRIPCIÓN FALTANTE

Pero esta prescripción bíblica es un remedio desconocido para muchos predicadores de hoy. En su afán por liderar ministerios populares y exitosos, muchos se preocupan menos por señalar el texto bíblico. Su uso de la Biblia es muy parecido al canto del himno nacional antes de un juego de pelota, algo que solo se escuchó al principio, pero nunca se volvió a mencionar, un preliminar necesario que se convierte en una incómoda intrusión en el evento real. En su intento de ser contemporáneos y relevantes, muchos pastores hablan de las Escrituras, pero, lamentablemente, rara vez hablan de ellas. En cambio, corren de cabeza hacia la siguiente ilustración personal, anécdota humorística, cita sociológica o referencia cultural, rara vez para volver al texto bíblico. ¿Cómo pueden los pastores esperar que las almas moribundas se vuelvan espiritualmente sanas si nunca les dan el remedio prescrito? ¿Cómo pueden los pastores esperar que los pecadores se conviertan y que los cristianos sean santificados si no pueden exponer la Palabra de Dios (1 P. 1: 23-25; Juan 17:17)?
Escribiendo hace casi medio siglo, Merrill Unger vio esta peligrosa desviación de la predicación bíblica que ya se aproxima y amenaza la vitalidad de la iglesia. Sonando una advertencia, escribió: “En un grado alarmante, la gloria se está alejando del púlpito del siglo XX. La razón básica para esta condición sombría es obvia. Lo que imparte la gloria ha sido quitado del centro de gran parte de nuestra predicación moderna y colocado en la periferia. A la Palabra de Dios se le ha negado el trono y se le ha otorgado un lugar subordinado.” 2.

Lo que Unger vio surgir en el horizonte, la escasez de la predicación expositiva, ahora está completamente sobre la iglesia. “Donde se abandona tal exposición y declaración autoritativa de la Palabra de Dios”, escribió Unger, “Ichabod, la gloria se ha ido, debe escribirse sobre el predicador y sobre el púlpito del cual él predica”. 3 En el amanecer de los veinte -primer siglo, el renombrado predicador expositivo James Boice reforzó las palabras de Unger. Escribiendo poco antes de su muerte, Boice advirtió: “Estos no son días buenos para la iglesia evangélica, y cualquiera que se tome un momento para evaluar la vida y las perspectivas de las iglesias evangélicas lo entenderá” 4.
Ahora, más que nunca, los pastores deben volver a la centralidad de la Palabra de Dios y predicarla en el poder del Espíritu Santo si la iglesia debe volver al rumbo correcto.

UN PATRÓN PARA TODOS LOS PREDICADORES

En medio de los muchos ejemplos que se presentan hoy ante los predicadores, un expositor bíblico que se destaca por ser digno de emulación es un sacerdote y escriba del Antiguo Testamento llamado Esdras. Una vez descrito “como un hábil guardián y expositor de la Torá mosaica” 5, este reformador del antiguo Israel después del regreso del pueblo del exilio proporciona un patrón atemporal para los predicadores de hoy.

Dios usó a Esdras para encender un gran avivamiento cuando regresó a Jerusalén (Esdras 7-10). Después de que Zorobabel condujo un gran contingente de judíos desde Babilonia a Jerusalén para reconstruir el templo en ruinas (538 aC), Esdras escoltó a un segundo grupo a la ciudad santa para restaurar la Palabra de Dios en su lugar (458 aC). Mientras guiaba al pueblo de Dios a humillarse bajo la poderosa diestra del Señor, la clave del ministerio de Esdras fue, sin duda, su decidida determinación de aprender, vivir y proclamar las Escrituras. El versículo que resume de manera única su vida y ministerio es Esdras 7:10, que dice que el líder “Ya que Esdras había dedicado su corazón a estudiar la ley del Señor, y a practicar la, y a enseñar sus estatutos y ordenanzas en Israel.” (cursivas añadidas). Aquí está el patrón triple del ministerio de Esdras. Estaba completamente comprometido con estudiar, practicar y enseñar la Palabra de Dios.

Antes de abrir la boca para enseñar la Ley, Esdras vivió una vida de obediencia, practicando lo que predicaba. Pero antes de practicar y proclamar la Palabra, primero dispuso su corazón para estudiarla. La mano de bendición soberana de Dios estaba sobre él (7: 6, 28; 8:18, 22, 31) porque estaba tan completamente inmerso en Su Palabra (7:10). Fue el compromiso total de Esdras con las Escrituras lo que le permitió impactar a su generación. Estos tres aspectos de su ministerio orientado a la Palabra -aprenderla, vivirla y dejarla salir- formaron la base sólida de su vida y ministerio y proporcionaron un patrón claro y convincente para todos los que predican y enseñan la Palabra hoy. Kidner señaló: “Es un reformador modelo en el sentido de que lo que enseñó, lo había vivido primero, y lo que vivió, primero se había asegurado de ello en las Escrituras.” 6.

Incuestionablemente, la vida de Esdras trasciende los siglos y desafía a esta generación actual de expositores a un alto nivel de excelencia en la Palabra, proporcionando “un orden inviolable para un ministerio exitoso” .7 Todos los predicadores y maestros bíblicos harían bien en seguir este patrón del ministerio de Esdras, que involucraba conocer (“estudiar”), ser (“practicar”) y hacer (“proclamar”).

LA PREPARACIÓN DEL PREDICADOR EN LA PALABRA

Primero, Esdras era un devoto estudiante de las Escrituras, que buscaba saber lo que decía la Palabra. Fue diligente para desenterrar sus ricas verdades de las inagotables minas de la Palabra de Dios. “Ya que Esdras había dedicado su corazón a estudiar la ley del Señor” (7:10). Este fue el eje profundo en el que su vida espiritual se volvió oro: su estudio personal de la Palabra. Varias marcas de su estudio personal de las Escrituras son dignas de mención.

ESTUDIO CONSUMIDOR

El estudio de Esdras de la Palabra de Dios fue agotador. La frase “dedicado su corazón” () transmite la idea de estar firmemente comprometido con un curso de acción particular con firmeza inquebrantable. El verbo significa ser “establecido, preparado, arreglado” en una búsqueda determinada.8 Por ejemplo, la misma raíz se usa para retratar los actos intencionales de Dios cuando estableció los cielos (ver Proverbios 3:19; 8:27). Por lo tanto, la expresión conlleva la idea de un propósito determinado y resolución inquebrantable para actuar de una manera prescrita para que algo suceda. La Nueva Versión King James dice esto, “Esdras había preparado su corazón para buscar la ley del Señor” (cursiva añadida), lo que subraya su actividad decidida de seguir las Escrituras con atención. En otro lugar, este verbo se usa igualmente para describir la intención fija, la determinación establecida, la acción resuelta (1 Cr. 29:18, 2 Cr. 12:14, Sal. 57:7). Esta es precisamente la forma en que Edras se aplicó al estudio de la Ley. Su mente “se centró en la intención primaria de estudiar la Palabra de Dios” .9 No era un hombre de muchas ocupaciones en la vida, sino que estaba poseído por una preocupación principal: la Palabra de Dios. “Así, Edras concentró toda su vida en el estudio de la ley” 10.

El “corazón”, en el que Esdras se propuso estudiar las Escrituras, connota “la totalidad de la naturaleza interna o inmaterial del hombre” 11 o “toda la vida interior de una persona” .12 La palabra hebrea para “corazón” () representa la centro o el medio de algo, a menudo se refiere al corazón físico, el órgano que bombea la sangre que suministra vida para todo el cuerpo. Sin embargo, de las aproximadamente 850 veces que aparece en el Antiguo Testamento, su significado más común es espiritual, significando el ser interno o inmaterial de una persona: su mente, emociones y voluntad.

Por lo tanto, el corazón denota el intelecto, mediante el cual uno piensa, analiza, compara y comprende un asunto (1 Reyes 3:12, 2 Reyes 5:26, 2 Crónicas 9:23, Prov. 16:23); las emociones, o los sentimientos más profundos y profundos de una persona (Proverbios 17:22, 25:20); y la volición, el asiento de la voluntad donde se hacen elecciones (2 Crónicas 12:14). Cuando Esdras estableció “su corazón” para estudiar la Palabra, derramó todo el espectro de su vida interior para hacerlo. En otras palabras, el estudio de las Escrituras consumió absolutamente su vida.

John Bunyan, predicador y autor inglés del siglo diecisiete, también se consumió con el estudio de la Palabra de Dios. Charles Haddon Spurgeon, que leyó el Progreso del peregrino de Bunyan todos los años, una vez comentó sobre Bunyan: “Había estudiado nuestra Versión autorizada … hasta que todo su ser estuvo saturado con las Escrituras; y a través de sus escritos … él … [nos] hace sentir y decir ‘¡Por qué, este hombre está viviendo la Biblia! Pínchalo en cualquier lugar; y encontrarás que su sangre es Biblina; la esencia misma de la Biblia fluye de él. No puede hablar sin citar un texto, porque su alma está llena de la Palabra de Dios'”13. Así debe ser con todos los predicadores de hoy. La Escritura misma -no meramente libros sobre la Biblia- debe saturar las mentes de los pastores si debe fluir de sus vidas y labios como “biblina.”

ESTUDIO CUIDADOSO

Además, Esdras estaba comprometido con el “estudio” cuidadoso y competente de la Palabra de Dios. La palabra hebrea traducida “estudiar” () en el versículo 10 significa “buscar con cuidado, indagar”.14 Por ejemplo, esta palabra se usó cuando Moisés “buscó cuidadosamente” para descubrir qué sucedió con la ofrenda por el pecado (Levítico 10:16) o cuando David “inquirió” para averiguar quién era Betsabé (2 Samuel 11:3). La palabra “estudiar” (o “buscar”) incluye la idea de “investigar, buscar, estar preocupado, esforzarse”. 15 En lo que se refiere a la investigación de las Escrituras, esta palabra significa “investigar y examinar” su verdadero lo que significa un estudio cuidadoso.16 Así, Esdras estudió la Palabra buscándola cuidadosamente, investigando sus verdades, explorando sus partes, examinando su totalidad, esforzándose por comprender su significado, interesándose por captar su mensaje. No estaba contento con echar un vistazo a la superficie y obtener un conocimiento superficial del texto.

Reflexionando sobre sus primeros días estudiando minuciosamente las Escrituras, Martín Lutero dijo: “Cuando era joven, leía la Biblia una y otra vez, y estaba tan perfectamente familiarizado con ella, que podía, en un instante, señalar a cualquier versículo que pueda haber sido mencionado”.17 También escribió: “Por varios años he leído anualmente dos veces la Biblia. Si la Biblia era un árbol grande y poderoso y todas sus palabras eran pequeñas ramas, he pinchado en todas las ramas, ansioso por saber qué había allí y qué tenía que ofrecer”. 18

Una vez explicó por qué tal atención es necesaria: “El que conoce bien el texto de la Escritura es un teólogo distinguido. Porque un pasaje o texto bíblico tiene más valor que los comentarios de cuatro autores”. 19 Sosteniendo el estudio intenso y cuidadoso de la Escritura de Lutero como un ejemplo para cada predicador, John Piper escribió: “En el corazón del trabajo de cada pastor está el estudio del libro. Llámenlo lectura, meditación, reflexión, estudio, exégesis, o lo que quieran; una parte central de nuestro trabajo es luchar contra el significado de Dios de un libro, y luego proclamarlo en el poder del Espíritu Santo”. 20 Si el predicador debe ser poderoso en el púlpito, primero debe ser competente en su estudio.

ESTUDIO COMPLETO

Además, Esdras llevó a cabo un estudio exhaustivo de la Palabra de Dios. Esto se ve en la forma en que estudió “la ley del Señor” y aplicó sus “estatutos y ordenanzas”. Esta triple designación integral -la Ley del Señor, estatutos y ordenanzas- indica que estudió todas las facetas de la Palabra de Dios. La tradición dice que Esdras fue el fundador de la Gran Sinagoga, donde el canon del Antiguo Testamento fue reconocido por primera vez. Otra tradición dice que Esdras había memorizado toda la Ley de Dios.21 El punto es que Esdras estudió minuciosamente todo el consejo de Dios escrito en la Sagrada Escritura, dominando su contenido, sin dejar ninguna parte sin explorar. No es de extrañar que fuera descrito como un escriba “habilidoso” de la Palabra (Esdras 7:6). Como persona “habilidosa” (), él era “un profesional de la más alta calidad” 22, mostrando una precisión experta con todo el texto bíblico. Tal habilidad fue el resultado de su estudio diligente.

“¡TRAEME ESE LIBRO!”

Todo predicador debe seguir el ejemplo de Edras y comprometerse con el estudio de las Escrituras de una manera que sea absorbente, cuidadosa y comprensiva. Los pastores deben protegerse contra las presiones crecientes e interminables que se les imponen para sacrificar su estudio de la Palabra en el altar de su creciente lista de “prioridades”. Un tiempo de estudio reducido reducirá el poder en el púlpito. La iglesia necesita más hombres como John Wesley, el poderoso predicador del siglo dieciocho que gritó: “¡Oh, traedme ese Libro! A cualquier precio, denme el libro de Dios”23. Todos los expositores deben ser estudiantes serios de la Palabra de Dios, dispuestos a dedicarse a la búsqueda incesante de profundizar y expandir su conocimiento de la verdad bíblica. El día en que el predicador deja de estudiar la Palabra de Dios, ya sea que se dé cuenta o no, es el día en que comienza a perder la pasión espiritual y la vitalidad en su predicación.

En una entrevista reveladora, le preguntaron a Billy Graham: “Si tuviera que volver a vivir su vida, ¿qué haría de manera diferente?”. Su respuesta es digna de mención. “Uno de mis grandes remordimientos es que no he estudiado lo suficiente. Desearía haber estudiado más y haber predicado menos. La gente me ha presionado para que hable a grupos cuando debería haber estado estudiando y preparándome. Donald Gray Barnhouse dijo que si él sabía que el Señor vendría en tres años, pasaría dos de ellos estudiando y predicando”.24 ¡No hay sustituto para el hombre de Dios que ser un estudiante diligente de la Palabra de Dios!

LA PERSONALIZACIÓN DEL PREDICADOR DE LA PALABRA

Segundo, Esdras estaba comprometido a practicar las Escrituras en su propia vida. “Ya que Esdras había dedicado su corazón a estudiar la ley del Señor, y a practicarla.” (Esdras 7:10, cursivas añadidas). Edras dominó la Palabra y la Palabra lo dominó. Su cuidadoso estudio condujo a una vida santa. Su integridad personal se convirtió en la plataforma desde la cual llevó a cabo su ministerio de enseñanza pública. Lo que aprendió en las Escrituras, él lo vivió. Por lo tanto, después de estudiar la Palabra y antes de predicarla, tuvo cuidado de obedecerla.

OBEDIENCIA PERSONAL

Las palabras traducidas como “había dedicado su corazón” están dirigidas a las tres actividades de Esdras: su estudio, práctica y enseñanza.25 La misma determinación que marcó su estudio personal también describió su obediencia personal. La palabra hebrea para “práctica” () tiene la idea de gastar energía en la búsqueda de algo (Éxodo 23:22; Levítico 19:37; Deuteronomio 6:18), 26 que en el caso de Esdras era obediencia personal. La palabra hebrea para “práctica” se usa para describir los esfuerzos creativos de Dios al hacer el mundo (Génesis 1:7, 16, 25-26, 31). Esta palabra también se usó para describir los esfuerzos constructivos del hombre, tales como la construcción del arca por Noé (6:14), la construcción de una casa por parte de Jacob (33:17) y el hecho de que los obreros del tabernáculo hicieran el arca del pacto (Éxodo 25:10 -11, 13, 17).
Esdras construyó las Escrituras en su vida a través de la obediencia personal. Lejos de limitarse a acumular conocimiento bíblico en su cabeza, al igual que las materias primas se almacenarían en un almacén pero no se usarían, Esdras se esforzó por practicar la verdad que aprendió y ponerla en práctica. Con mucho esfuerzo personal, creó una vida santa.

Tal obediencia personal es esencial para todos los que predican. Aquellos que enseñen la Palabra tendrán una mayor responsabilidad por parte de Dios, no solo para enseñarla con precisión, sino también para vivirla correctamente. Como escribió Santiago, “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos un juicio más severo” (Santiago 3:1). El supervisor que es “capaz de enseñar” debe estar “irreprensible” en cada área de su vida personal (1 Timoteo 3:2-7). ¿Quién seleccionaría un banquero que está personalmente en bancarrota? Tampoco la gente recibirá un predicador que no obedezca su propio mensaje. D. L. Moody dijo una vez: “Dios no nos dio las Escrituras para aumentar nuestro conocimiento sino para cambiar nuestras vidas.”27 Tal transformación personal es siempre el objetivo del expositor en la predicación, y debe comenzar en su vida. Él debe modelar el mensaje.

OBEDIENCIA PRONTA

Implicado en esta triple secuencia de actividades en Esdras 7:10: estudiar, practicar, enseñar, es la pronta obediencia de Esdras a las Escrituras. Después de estudiar la Palabra y antes de enseñarla, la obedeció. En otras palabras, en algún lugar entre su estudio y su entrega, la Palabra se puso en práctica en su vida personal. Aquí yace una progresión lógica y continua de actividades. La segunda actividad (“práctica”) se basa en la primera (“estudio”), y la tercera (“enseñar”) se basa en las dos primeras. Por lo tanto, al obedecer rápidamente los requisitos morales de la Ley del Señor, Esdras sirve como modelo para los predicadores. El expositor no solo debe practicar lo que predica, sino que también debe practicar antes de predicar. El Puritano Thomas Adams una vez notó, “La verdadera obediencia no tiene asidero.” 28 En ninguna parte se debe ver más claramente la obediencia que en la vida de quien ministra la Palabra de Dios. La obediencia retrasada no es obediencia. Una sierra. Tozer escribió: “La verdad teológica es inútil hasta que se obedezca. El propósito detrás de toda doctrina es asegurar la acción moral.”29 Esto quiere decir que las Escrituras aprendidas son inútiles hasta que se vivan. Saber y no hacer, como dice un viejo refrán, es no saber en absoluto.

OBEDIENCIA APASIONADA

Además, Esdras obedeció la Palabra con la misma devoción “cardíaca” con la que la estudió. Siglos más tarde, una clase de escribas surgió en la época de Jesús que buscaba seguir la Ley, pero no desde el corazón. Con cabezas llenas pero corazones vacíos, estos escribas intentaron enseñar la Palabra, lo que llevó a Jesús a decir: “Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí” (Mateo 15:8). Esdras, sin embargo, era un escriba que guardaba la Palabra de todo corazón, no con un mero ritual externo o una rutina vacía, sino con un profundo deseo interno. Describiendo este tipo de obediencia apasionada, George Mueller, líder de la iglesia del siglo XIX en Bristol, Inglaterra, advirtió que la Palabra puede ser estudiada, pero no obedecida, del mismo modo que el agua puede atravesar una tubería y no ser absorbida.30 La Palabra debe ser internalizado por el predicador antes de pasarla a otros. Su corazón no puede estar en la predicación hasta que su corazón esté en la Palabra y la Palabra esté en su corazón.

OBEDIENCIA PLENARIA

Edras no solo estudió toda la Escritura, sino que también buscó obedecer todo lo que enseñaba. Mientras trabajaba para entender toda la “Ley del Señor”, su obediencia era plenaria. Estaba igualmente decidido a obedecer todos sus mandamientos, a seguir todos sus preceptos y a seguir todas sus advertencias.

¿Debería ser diferente para los predicadores de hoy? El puritano Thomas Brooks escribió: “Ningún hombre obedece a Dios verdaderamente, quien no se esfuerza por obedecer a Dios plenamente”.31 El que trae la Palabra debe inclinarse ante la Palabra y guardarla por completo. La obediencia selectiva no es obediencia. La obediencia parcial no es más que una desobediencia encubierta. Para ser convincente en el púlpito, los predicadores deben estar completos en obediencia. Por lo tanto, Esdras recibió una obediencia personal, rápida, apasionada y plenaria. Los expositores bíblicos de hoy deben seguir en esta búsqueda de la santidad personal.

LA PROCLAMACIÓN DE LA PALABRA DEL PREDICADOR

En tercer lugar, Esdras fue diligente para enseñar a otros la Palabra que aprendió y vivió. La enseñanza bíblica busca guiar a las personas a seguir la voluntad de Dios, no ofreciendo meras opiniones o sugerencias humanas, sino trayendo “la declaración autoritativa de la Palabra de Dios” 32 Esta es la verdadera naturaleza de la predicación y la enseñanza bíblica. Como lo sugiere John Stott, es “abrir el texto inspirado con tanta fidelidad y sensibilidad que la voz de Dios se escuche y su pueblo lo obedezca” 33.

¿Cómo enseñó Esdras la Palabra? En el libro de Nehemías se da una idea del ministerio de enseñanza de Esdras, que registra el hecho de que catorce años más tarde (444 aC) Nehemías dirigió un tercer grupo desde Babilonia a Jerusalén para reconstruir las murallas rotas de la ciudad. Nehemías 8:1-8, que registra uno de los mayores avivamientos en las Escrituras, revela hechos sobre cómo Esdras enseñó la Palabra.

REVERENCIA POR LA PALABRA

Cuando Esdras enseñó la Palabra, su corazón se llenó de profunda reverencia por las Escrituras. Nehemías 8:1 dice: “Se reunió todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que estaba delante de la puerta de las Aguas, y pidieron al escriba Esdras que trajera el libro de la ley de Moisés que el Señor había dado a Israel.” Una gran multitud -una reunión de 42,360 personas- se reunieron en la plaza frente a la Puerta de Agua, un sitio cerca del templo reconstruido, y le pidieron a Esdras que trajera el libro de la ley de Moisés” Dio un paso adelante ante el personas con las Escrituras en mano (v.2), montaron una plataforma de madera (v. 4) y desenrollaron el rollo (v. 5). Con temor reverencial, la gente instintivamente se puso de pie, reconociendo su autoría divina y autoridad soberana (v. 5). Sabían que no oirían que un simple hombre expresara sus propias ideas, sino que escucharían la misma Palabra de Dios.

Con la misma reverencia, Esdras luego ofreció una bendición a Dios, bendiciendo Su santo nombre, y la multitud respondió levantando sus manos y diciendo: “Amén, Amén” (v. 6). Esta afirmación llena de temor transmitió la intensidad de su reverencia por la Palabra de Dios. Con humildad solemne, se “inclinaron y adoraron al Señor con los rostros en tierra” (v. 6). El miedo se apoderó de sus corazones temblorosos, porque Dios les había hablado por medio de Su Palabra.
Tal reverencia por las Escrituras siempre debe estar presente en el corazón del predicador. Antes de que se pueda esperar que la gente tenga un temor santo y saludable de la Palabra, la misma realidad que captura al alma debe marcar a quien la expone. Tal reverencia fue la base del encargo de Pablo al joven Timoteo cuando escribió: “Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino: 2 Predica la palabra.” (2 Timoteo 4:1-2). ¿Podría haber alguna motivación más conmovedora por la cual un predicador se acercara a las Escrituras que esta?

Al comentar sobre el temor reverencial con el que Martín Lutero entró en el púlpito, Spurgeon dijo una vez: “Creo que Lutero se habría enfrentado al demonio interno sin miedo; y, sin embargo, tenemos su propia confesión de que sus rodillas a menudo chocaban cuando se ponía de pie para predicar. Tembló por temor a no ser fiel a la Palabra de Dios. Predicar toda la verdad es una carga terrible. Tú y yo, que somos embajadores de Dios, no debemos jugar, pero debemos temblar ante la Palabra de Dios”. 34 Juan Calvino señaló: “Le debemos a la Escritura la misma reverencia que le debemos a Dios porque procede de Él solo, y no tiene nada de hombre mezclado con eso”35.
Pero seamos realistas: Demasiados predicadores hoy en día se parecen más a los artistas que a los expositores, a los comediantes en lugar de a los sirvientes. Temerosos de Dios, los hombres impresionados en púlpitos siguen siendo la necesidad de la hora. John Knox, el gran reformador escocés, dijo una vez: “Nunca le he temido al diablo, pero tiemblo cada vez que entro al púlpito”. ¿Dónde están esos hombres que, como Knox, tiemblan cuando abren la Palabra de Dios?

LEYENDO LA PALABRA

Rodeado por ciertos levitas, Esdras leyó en voz alta el texto. Nehemías registra: “Y leyeron en el libro de la ley de Dios, traduciéndolo[e] y dándole el sentido para que entendieran la lectura.” (8:8). Antes de que se explicara la Palabra, se presentó a las mentes de los oyentes a través de su lectura pública. Esta no era una lectura aburrida y seca del texto bíblico con una voz monótona y sin vida. Más bien, la palabra hebrea para “leer” () significa “llamar, proclamar”. 36 Es la misma palabra usada para describir la proclamación ardiente de Jonás en Nínive cuando “clamó” a la gente (Jon 3: 4 ) Significa la entrega apasionada de la verdad marcada por una convicción plena, un sentimiento profundo y una intensidad celosa por parte del predicador.

Esta es precisamente la forma en que Esdras leyó las Escrituras. Esdras se tomó grandes molestias para dar las “pronunciaciones exactas, entonación y fraseo, a fin de que las unidades de la pieza y su sentido tradicional sean fácilmente comprensibles”. 37 El estudioso de la Biblia David Deuel señaló: “Los comentarios interpretativos solo sirvieron para mejorar la lectura, no al revés.” 38 Así Esdras leyó la Palabra con profunda convicción y cuidado.

Esta práctica de la lectura pública de las Escrituras se ve a través de las páginas de la Biblia. Por ejemplo, Jesús lanzó su ministerio público leyendo las Escrituras. “Llegó a Nazaret, donde se había criado, y según su costumbre, entró en la sinagoga el día de reposo, y se levantó a leer. Le dieron el libro del profeta Isaías, y abriendo el libro, halló el lugar donde estaba escrito:” (Lucas 4:16-17). Él procedió a leer Isaías 61:1-2.

Además, los apóstoles practicaron la lectura pública de las Escrituras. Pedro comenzó su poderosa proclamación de Cristo en el día de Pentecostés citando Joel 2:28-32 y luego Salmos 16:8-11; 89:3; y 110:1-2. La lectura siguió siendo la práctica apostólica continua en la iglesia primitiva como se ve en las instrucciones de Pablo a Timoteo: “Entretanto que llego, ocúpate en la lectura de las Escrituras, la exhortación y la enseñanza.” (1 Timoteo 4:13).

Como escribió David Dombek, “Una de las facetas más maravillosas de nuestro deber como proclamadores de la Palabra de Dios … o en la adoración del Señor es la lectura oral de la Palabra. A través de ella, proclamamos la Palabra de nuestro Padre directamente a su pueblo “.39 Desafortunadamente, la lectura de las Escrituras en los servicios de adoración de hoy a menudo queda relegada a un estado secundario, si es que siquiera se lee. John Blanchard se lamenta: “Hay momentos en que pienso que la Biblia se leía con menos preparación que los avisos, y con bastante menos comprensión” .40 Y el expositor maestro Stephen Olford exhortó una vez a una asamblea de pastores que leen en voz alta las Escrituras: “Léela como si las creyeras” 41.

REEXPONIENDO LA PALABRA

Cuando Esdras leyó las Escrituras, él y los levitas con él explicaron el texto. Por lo tanto, Esdras “leyó del libro, de la ley de Dios” y estaba “traduciendo [] para dar el sentido para que entendieran la lectura” (Nehemías 8:8). Algunos estudiosos están convencidos de que esto denota solo el trabajo de traducción, ya que los judíos, que ahora regresan a su tierra del cautiverio babilónico, hablaban arameo y necesitaban que alguien les tradujera el hebreo a su propia lengua vernácula.42 Pero este punto de vista, argumenta Kaiser, no tiene sentido a la luz del hecho de que en ese momento otros libros del Antiguo Testamento estaban siendo escritos y recibidos en hebreo, como Hageo, Zacarías y Malaquías, 1 y 2 Crónicas, Esdras, Nehemías y Ester.43 Difícilmente parece razonable que estos libros de la Biblia hayan sido escritos y preservados en el idioma hebreo si el pueblo hebreo ya no fuera entendido. Muy probablemente, los judíos en Jerusalén en los días de Esdras podían entender suficiente hebreo para seguir su lectura de las Escrituras. Como observa MacLaren, “no hay ninguna razón para suponer que la audiencia, la mayoría de los cuales había nacido en la tierra, desconocía el hebreo” .44 Por lo tanto, la tarea de Esdras incluía algo más que la traducción. Probablemente fue principalmente interpretación y explicación.45 Ezra dio “el sentido” del pasaje, ayudando así a sus oyentes a entender el texto: “entendieron la lectura” (v. 8). Seis veces este capítulo declara que la gente “entendió” o tuvo “entendimiento” (vv. 2-3, 7-8, 12-13).

Dar una comprensión adecuada de la Palabra de Dios siempre está en el corazón de la verdadera exposición de la Biblia, nunca periférica a ella. Sobre todo, la predicación bíblica debe dar el verdadero significado de un pasaje de la Escritura, pasar del idioma original en el que se escribió el texto a proporcionar una comprensión clara en la mente de los oyentes, al mismo tiempo que hace una aplicación personal que exige opciones transformadoras de vida.

Stott escribe: “Con cuidado minucioso, meticuloso y concienzudo, las Escrituras, las mismas palabras del Dios viviente, deben estudiarse y luego abrirse a otros” .46 Haddon Robinson escribió: “En el mejor de los casos, la predicación expositiva es la presentación de la verdad bíblica, derivada y transmitida a través de un estudio histórico, gramatical y guiado por el Espíritu de un pasaje en su contexto, que el Espíritu Santo aplica primero a la vida del predicador y luego a través de él a su congregación “. 47

La predicación bíblica encuentra que su mensaje se origina únicamente en la Escritura, extraída a través de una interpretación correcta en la que el significado original de la Escritura, que Dios quiere, se explica y aplica a las personas de hoy. Debemos recordar las palabras reveladoras del erudito de la Biblia Merrill Unger:

No importa cuál sea la longitud de la porción explicada, si se maneja de tal manera que su significado real y esencial como existió en la mente del escritor bíblico en particular y a la luz del contexto general de la Escritura es dicho claramente y aplicado a las necesidades actuales de los oyentes, se puede decir propiamente que es una predicación expositiva. Enfáticamente no está predicando acerca de la Biblia, sino predicando la Biblia. “Lo que dice el Señor” es el alfa y el omega de la predicación expositiva. Comienza en la Biblia y termina en la Biblia y todo lo que interviene proviene de la Biblia. En otras palabras, la predicación expositiva es una predicación centrada en la Biblia. Cualquiera que sea el material extra bíblico empleado -ejemplos de la experiencia humana, la historia, la arqueología, la filosofía, el arte o la ciencia- debe ser puramente subsidiario y estrictamente adecuado en un solo objetivo: dilucidar la porción de la Escritura elegida, cualquiera que sea su duración, y hacer cumplir su afirmaciones sobre los oyentes.48

UN LLAMADO FUERTE Y CLARO A TODOS

Walter Kaiser hizo eco de las palabras de Unger cuando escribió: “Independientemente de las nuevas directivas y énfasis que se ofrecen periódicamente, lo que se necesita sobre todo para hacer que la Iglesia sea más viable, auténtica y efectiva es una nueva declaración de las Escrituras con un nuevo propósito, pasión y poder. “49 Este fue claramente el patrón demostrado en la vida de Esdras. Entonces debe ser con todos los que predican hoy.

Kaiser conmovedoramente lanza un toque de clarín a todos los predicadores:

    Con demasiada frecuencia, la Biblia es poco más que un libro de dichos epigramáticos o trampolines que nos brindan un punto de reunión alrededor del cual basar nuestros editoriales. Pero, ¿de dónde sacamos la audaz idea de que Dios bendeciría nuestras opiniones o juicios? ¿Quién quiere escuchar otro punto de vista como una excusa para un estudio bíblico o un mensaje de la Palabra de Dios? ¿Quién dijo que Dios bendeciría nuestros estudios, nuestros programas para la iglesia o nuestras divagaciones en el área general anunciadas por el texto? Sin duda, esta es una razón importante por la cual la hambruna de la Palabra continúa en proporciones masivas en la mayoría de los lugares de América del Norte. Sin duda, esta es la razón por la que el hambre por la enseñanza y la proclamación de la Palabra de Dios continúa creciendo año tras año. Los hombres y las mujeres no pueden vivir solo de ideas, no importa cuán elocuentemente se establezcan o argumenten, sino únicamente por un paciente leyendo y explicando todas las Escrituras, línea tras línea, párrafo tras párrafo, capítulo tras capítulo y libro tras libro. ¿Dónde se encuentran esos intérpretes y dónde están sus maestros?

Esta es la pregunta de la hora. ¿Dónde están tales expositores? ¿Dónde están esos maestros de la Biblia? Estas preguntas escrutadoras de corazón deben unir a todos los que predican y enseñan para superar la actual escasez de predicación expositiva.

Esta “hambruna” actual de “oír las palabras del Señor” (Amos 8:11) debe remontarse a la hambruna de la predicación de la Palabra. Seguramente John Stott tiene razón cuando observa: “El bajo nivel de la vida cristiana se debe más que nada al bajo nivel de la predicación cristiana”. 51 Que lo predicadores de hoy puedan exponer el Libro, todo el Libro, y nada más que el Libro, por tanto ¡Ayúdalos, Dios!

Notas

1. Walter C. Kaiser Jr., “A Call to Renew the Work of God,” discurso de graduación, Dallas Theological Seminary, 29 April 2000. Ver tambien Walter C. Kaiser Jr., Revive Us Again (Nashville: Broadman & Holman, 1999), 166.

2. Merrill F. Unger, “The Need of Expository Preaching in the Twentieth Century,” Bibliotheca Sacra 111 (July–September 1954): 231.

3. Ibid.

4. James Montgomery Boice, Whatever Happened to the Gospel of Grace? (Wheaton, Ill.: Crossway, 2001), 19.

5. Merrill Unger, Unger’s Commentary on the Old Testament (Chicago: Moody, 1981), 2:630.

6. Derek Kidner, Ezra and Nehemiah (Downers Grove, Ill.: InterVarsity, 1979), 62.

7. John Martin, “Ezra,” in The Bible Knowledge Commentary, Old Testament, ed. John F. Walvoord and Roy B. Zuck (Wheaton, Ill.: Victor, 1985), 666.

8. John N. Oswalt, “”in Theological Wordbook of the Old Testament, ed. R. Laird Harris, Gleason L. Archer Jr., and Bruce K. Waltke (Chicago: Moody, 1980), 1:433.

9. George J. Zemek Jr., “Aiming the Mind: A Key to Godly Living,” Grace Theological Journal 5 (fall 1984): 206.

10. F. Charles Fensham, The Books of Ezra and Nehemiah, New International Commentary on the Old Testament (Grand Rapids: Eerdmans, 1982), 100.

11. Andrew Bowling, “” in Theological Wordbook of the Old Testament, 1:466.

12. Alex Luc, “” in New International Dictionary of Old Testament Theology and Exegesis, ed. Willem A. VanGemeren (Grand Rapids: Zondervan, 1997), 2:749.

13. Charles Spurgeon, Autobiography (Edinburgh: Banner of Truth, 1973), 2:159.

14. Leonard J. Coppes, “” in Theological Wordbook of the Old Testament, 1:198–99.

15. S. Wagner, “” in Theological Dictionary of the Old Testament, ed. G. Johannes Botterweck and Helmer Ringgren (Grand Rapids: Eerdmans, 1978), 3:294.

16. David Denninger, “” New International Dictionary of Old Testament Theology and Exegesis, ed. Willem A. Van Gemeren (Grand Rapids: Zondervan, 1997), 1:993.

17. Citado en Hugh T. Kerr, A Compend of Luther’s Theology (Philadelphia: Westminster, 1943), 17. Todos los expositores bíblicos tienen una gran deuda con John Piper por su destacada investigación en la investigación del estudio personal de Martín Lutero. Ver el capítulo sobre Martin Lutero titulado “Sacred Study” in Piper’s book The Legacy of Sovereign Joy (Wheaton, Ill.: Crossway, 2000), 77–111.

18. Citado en Ewald M. Plass, comp., What Luther Says: An Anthology (St. Louis: Concordia, 1959), 3:1359.

19. Ibid., 3:1355.

20. Piper, The Legacy of Sovereign Joy, 79.

21. John MacArthur, The MacArthur Study Bible (Nashville: Word Bibles, 1997), 638, 649.

22. Fensham, The Books of Ezra and Nehemiah, 100.

23. Michael P. Green, Illustrations for Biblical Preaching (Grand Rapids: Baker, 1997), 36.

24. “Taking the World’s Temperature: An Interview with Billy Graham,” Christianity Today, 23 September 1977, 19.

25. Mervin Breneman, Ezra, Nehemiah, Esther, New American Commentary (Nashville: Broadman & Holman, 1993), 129–30.

26. Eugene Carpenter, “” in New International Dictionary of Old Testament Theology and Exegesis, 3:546.

27. As quoted in John Blanchard, comp., Gathered Gold (Darlington, Del.: Evangelical, 1984), 19.

28. As quoted in John Blanchard, comp., More Gathered Gold (Welwyn, U.K.: Evangelical, 1986), 213.

29. Ibid., 216.

30. As cited in R. Kent Hughes, 1001 Great Stories and “Quotes” (Wheaton, Ill.: Tyndale, 1998), 24.

31. As quoted in Blanchard, More Gathered Gold, 214.

32. Unger, “The Need of Expository Preaching in the Twentieth Century,” 231.

33. John R. W. Stott, “Christian Preaching in the Contemporary World,” Bibliotheca Sacra 145 (October–December 1988): 364.

34. Charles Haddon Spurgeon, The Metropolitan Tabernacle Pulpit (Pasadena, Tex.: Pilgrim, 1975), 35:105.

35. As quoted in J. I. Packer, “Calvin the Theologian,” in John Calvin: A Collection of Essays, ed. James Atkinson, et al. (Grand Rapids: Eerdmans, 1966), 166.

36. Edwin Yamauchi, “Ezra, Nehemiah,” in The Expositor’s Bible Commentary (Grand Rapids, Zondervan, 1988), 4:724.

37. Michael A. Fishbane, Biblical Interpretation in Ancient Israel (New York: Oxford University Press, 1985), 109.

38. David Deuel, “An Old Testament Pattern for Expository Preaching,” Master’s Seminary Journal 2 (1991): 135.

39. David A. Dombek, Reading the Word of God Aloud: The Preacher and Preaching, ed. Samuel T. Logan (Phillipsburg, N.J.: Presbyterian and Reformed, 1986), 424.

40. John Blanchard, quoted in Hughes, 1001 Great Stories and “Quotes,” 24.

41. Stephen Olford, “Why I Believe in Expository Preaching,” audio tape of pastors’ luncheon message at Dauphin Way Baptist Church, Mobile, Alabama, 22 March 1999. En su libro Anointed Expository Preaching (Nashville: Broad-man & Holman, 1998), Olford observa: “La lectura de las Escrituras es la parte más importante del culto público. ¡Incluso el sermón debe venir bajo la oración de la Palabra!” (24; italics in original).

42. Fensham, The Books of Ezra and Nehemiah, 217.

43. Kaiser, Revive Us Again, 166.

44. Alexander MacLaren, Expositions of Holy Scripture (Grand Rapids: Baker, 1984), 3:376.

45. “El significado básico de la palabra en cuestión (meporas) es ‘hacer distinto o separado’, lo que podría indicar que la lectura fue bien articulada o que la ley fue leída y expuesta sección por sección. Cualquiera de estos sería apropiado, probablemente ambos fueran verdad.” (Kidner, Ezra and Nehemiah, 106).

46. Stott, “Christian Preaching in the Contemporary World,” 368.

47. Haddon W. Robinson, “What Is Expository Preaching?” Bibliotheca Sacra 131 (January–March 1974): 57.

48. Merrill F. Unger, “Expository Preaching,” Bibliotheca Sacra 111 (October– December 1954): 333–34.

49. Walter C. Kaiser Jr., Toward an Exegetical Theology (Grand Rapids: Baker, 1981), 242.

50. Kaiser, Revive Us Again, 166–67.

51. Stott, “Christian Preaching in the Contemporary World,” 365.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s