Lo Que Posees Tiene Un Valor Duradero

Posted on

ESJ-2018 0226-001

Lo Que Posees Tiene Un Valor Duradero

Por Cameron Buettel
Lucas 12:15-21

Nunca has visto un coche fúnebre tirando de un U-Haul .

Ese es un cliché bien usado, pero aún tiene un impacto. Nuestras posesiones y logros terrenales no pueden seguirnos fuera de este mundo. El apóstol Pablo dejó muy claro este punto en su primera epístola a Timoteo: “Porque nada hemos traído al mundo, así que nada podemos sacar de él.” (1 Timoteo 6:7).

No es necesario ser un creyente para aceptar voluntariamente el punto de vista de Pablo: cada funeral proporciona un recordatorio aleccionador y evidente por sí mismo. Pero nuestras acciones y actitudes traicionan regularmente lo que todos sabemos que es verdad acerca de las posesiones materiales. Si bien no podemos verbalizarlo, nuestras vidas generalmente hablan lo suficientemente alto cuando se trata de materialismo: la creencia de que lo que poseemos tiene un valor duradero.

La Futilidad De La Avaricia

Jesús advirtió sobre el vacío del materialismo y la inutilidad de la acumulación del engrandecimiento propio.

“15 Y les dijo: Estad atentos y guardaos de toda forma de avaricia; porque aun cuando alguien tenga abundancia, su vida no consiste en sus bienes. 16 También les refirió una parábola, diciendo: La tierra de cierto hombre rico había producido mucho. 17 Y pensaba dentro de sí, diciendo: “¿Qué haré, ya que no tengo dónde almacenar mis cosechas?” 18 Entonces dijo: “Esto haré: derribaré mis graneros y edificaré otros más grandes, y allí almacenaré todo mi grano y mis bienes. 19 “Y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes depositados para muchos años; descansa, come, bebe, diviértete.” 20 Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te reclaman el alma; y ahora, ¿para quién será lo que has provisto?” 21 Así es el que acumula tesoro para sí, y no es rico para con Dios.” (Lucas 12:15-21)

John MacArthur nos recuerda que la última oración de la parábola de Cristo (Lucas 12:21) se aplica a todos los que “acumulan riquezas terrenales en lugar de acumular tesoros en el cielo (Mateo 6: 19-20).”

La ubicación del tesoro de una persona revela la verdadera condición de su corazón (Lucas 12:21). Revela si tienen amor por ellos mismos y sus posesiones, o amor por Dios; si adoran cosas materiales o adoran a Dios; si buscan la plenitud en esta vida o en la vida venidera; si acumulan tesoros en la tierra para perderlos para siempre, o almacenan tesoros en el cielo y lo conservan para siempre. [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Luke 11–17 (Chicago, IL: Moody Publishers, 2013), 135.

No asuma que eso significa que los creyentes son inmunes a la mentira del materialismo. El pueblo de Dios necesita buscar rutinariamente sus vidas para asegurarse de que no hayan sucumbido a los engaños de Satanás sobre las riquezas terrenales (y las cosas que pueden comprar). Ponga a prueba su corazón: ¿Qué pasa por su mente cuando el valor de tu pensión se cae de un acantilado, o cuando alguien descuidadamente golpea tu coche nuevo? ¿Cómo respondes cuando tu teléfono inteligente se sumerge en el inodoro?

Dios no está interesado en fracciones de nuestros corazones, o incluso la mayoría comparte. No hay grados aceptables de materialismo y avaricia. Como Cristo mismo dijo: “Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24). En última instancia, nuestra lealtad recae en Dios o en las fugaces riquezas de este mundo. No podemos tenerlo de ambas maneras.

Inversiones Eternas Y Garantías Celestiales

Como guardia contra el materialismo, el pueblo de Dios necesita recordar que las riquezas eternas no son un premio de consolación. Jesús brindó una garantía férrea sobre la seguridad de las cuentas celestiales, y les recordó a Sus oyentes que ninguna inversión terrenal es realmente segura o asegurada.

No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. (Mateo 6:19-21)

Entonces, ¿cómo cambiamos nuestra estrategia de inversión? ¿Cómo podemos comenzar a acumular verdaderas riquezas de valor duradero? John MacArthur señala que será evidente en la forma en que administramos nuestras posesiones y habilidades: “El antídoto contra la avaricia necia, pecaminosa y materialista es usar lo que Dios nos ha dado para su gloria y el beneficio de los demás.” [2] MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Luke 11–17 , 135.

Además, la disposición gozosa de usar todo lo que tenemos para la gloria de Dios es una señal externa de fe genuina en Él. En última instancia, las acciones que honran a Dios son el fruto de la verdadera fe en Él y en Sus promesas. Y es nuestra fe la que nos da acceso a las riquezas celestiales de Dios.

Lo Que Creemos Tiene Un Valor Duradero

Los autos se descomponen. Las casas se desmoronan. La joyería se desvanece y se empaña. Ninguna de las posesiones que este mundo tan desesperadamente anhela pueden durar. Lo que dura, lo que tiene valor eterno, es lo que crees.

Su fe, no su cheque de pago, es la prueba definitiva de las riquezas eternas. Ninguna cantidad de dinero puede comprar su camino al cielo. Solo a través de la fe en Cristo alguien puede obtener acceso a las bendiciones eternas y vastas del cielo.

1 No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para vosotros. 3 Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros. 4 Y conocéis el camino adonde voy. 5 Tomás le dijo: Señor, si no sabemos adónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino? 6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. (Juan 14:1-6)

Las verdaderas riquezas eternas solo están disponibles a través de la fe en Cristo. Si le tomamos Su Palabra, podemos estar seguros de que Él está preparando un lugar eterno para que moremos seguros en Su presencia. Por el contrario, aquellos que ponen su fe en la riqueza y las posesiones están viviendo trágicamente su mejor vida ahora, ya que su filosofía condenada solo puede llevarlos al tormento del infierno.

Las únicas cosas de valor duradero -las únicas riquezas eternamente seguras- se encuentran en el cielo. Debemos unirnos al apóstol Pablo y poner nuestros corazones en el futuro que nuestro Salvador ha preparado y asegurado para nosotros.

7 Pero todo lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida por amor de Cristo. 8 Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo, 9 y ser hallado en El, no teniendo mi propia justicia derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios sobre la base de la fe (Filipenses 3: 7-9)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180226
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s