La Relación Del Hijo Con El Padre

Posted on

ESJ-2018 0312-002

La Relación Del Hijo Con El Padre

Por Mark Jones

ISAIAS 50

Al examinar el tema de la relación entre el Padre y el Hijo, quiero hacer algunas observaciones sobre varias verdades acerca del Siervo descrito en Isaías 50, de la tercera de las cuatro “Canciones de Siervo”.

La primera de estas canciones está en Isaías 42, donde el Padre, Yahweh, habla de un “siervo” a quien equipa al poner Su Espíritu sobre el siervo. Isaías, creo, es el profeta del Antiguo Testamento del Espíritu Santo. Isaías, por lo tanto, es el compañero de los relatos de Lucas, ya que Lucas enfatiza -más que cualquier otro- el papel del Espíritu Santo en la vida de Cristo. Pasando a la segunda canción del siervo en Isaías 49, encontramos un diálogo entre el Padre (Yahvé) y el Hijo (el Siervo), con los gentiles y los judíos siendo entregados al siervo como su recompensa.

Pero luego vienes al capítulo 50, y el sirviente habla:

1 Así dice el Señor:
¿Dónde está esa carta de divorcio
con la que repudié a vuestra madre?
¿O a cuál de mis acreedores os vendí?
He aquí, por vuestras iniquidades fuisteis vendidos,
y por vuestras transgresiones fue repudiada vuestra madre.
2 ¿Por qué cuando vine no había nadie,
y cuando llamé no había quien respondiera?
¿Acaso es tan corta mi mano que no puede rescatar,
o no tengo poder para librar?
He aquí, con mi reprensión seco el mar,
convierto los ríos en desierto;
sus peces hieden por falta de agua,
mueren de sed.
3 Yo visto de negrura los cielos,
y hago de cilicio su cobertura.

4 El Señor Dios me ha dado lengua de discípulo,
para que yo sepa sostener con una palabra al fatigado.
Mañana tras mañana me despierta,
despierta mi oído para escuchar como los discípulos.
5 El Señor Dios me ha abierto el oído;
y no fui desobediente,
ni me volví atrás.
6 Di mis espaldas a los que me herían,
y mis mejillas a los que me arrancaban la barba;
no escondí mi rostro de injurias y esputos.
7 El Señor Dios me ayuda,
por eso no soy humillado,
por eso como pedernal he puesto mi rostro,
y sé que no seré avergonzado.
8 Cercano está el que me justifica;
¿quién contenderá conmigo?
Comparezcamos juntos;
¿quién es el enemigo de mi causa?
Que se acerque a mí.
9 He aquí, el Señor Dios me ayuda;
¿quién es el que me condena?
He aquí, todos ellos como un vestido se gastarán,
la polilla se los comerá.
10 ¿Quién hay entre vosotros que tema al Señor,
que oiga la voz de su siervo,
que ande en tinieblas y no tenga luz?
Confíe en el nombre del Señor y apóyese en su Dios.
11 He aquí, todos vosotros que encendéis fuego,
que os rodeáis de teas,
andad a la lumbre de vuestro fuego
y entre las teas que habéis encendido.
Esto os vendrá de mi mano:
en tormento yaceréis.

Isaías es el profeta que habla de sus labios inmundos (Isaías 6:5). Aunque se declara impuro, ¿hay algún otro profeta en toda la Palabra de Dios que se eleve a la elocuencia y la belleza del lenguaje que hace Isaías? Con esos labios con los que se declaró impuro, habla algunas de las palabras más majestuosas jamás dichas. De hecho, quizás solo Job y algunos de los salmistas se le acerquen en el Antiguo Testamento.

Él escribe sobre esta misteriosa figura como un siervo. Él escribe, por supuesto, del Señor Jesucristo. Aquí encontramos que tiene una serie de verdades profundas que nos dicen acerca de este siervo, el Señor Jesucristo, y su relación con el Padre.

Jesús Fue Enseñado Por Su Padre

La primera, en 50:4, es que el sirviente es enseñado. “El Señor DIOS me ha dado lengua de discípulo, para que yo sepa sostener con una palabra al fatigado” La enseñanza del siervo era asombrosa; hizo que la gente se maravillara.

La gente se maravilló de las palabras llenas de gracia que salían de los labios de Jesús. En otras ocasiones, en la sinagoga, preguntaron: “¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?” (Marcos 6:2). Y, “¿Cómo puede éste saber de letras sin haber estudiado?” (Juan 7:15). La respuesta está aquí en Isaías 50: el Señor DIOS me ha dado lengua de discípulo. Esa es la respuesta a sus preguntas. ¿De dónde obtuvo Él su enseñanza? Él obtuvo esta enseñanza de su Padre que está en el cielo.

Él dirá: “Mi enseñanza no es mía, sino del que me envió.” (Juan 7:16). También dice: “Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre mismo que me ha enviado me ha dado mandamiento sobre lo que he de decir y lo que he de hablar” (Juan 12:49). Cristo Jesús fue, cada mañana, enseñado e instruido por su Padre. No sabemos exactamente cómo se llevó a cabo esta enseñanza, pero una cosa es cierta: a lo largo de su vida, Jesús devoró continuamente el Antiguo Testamento para que se convirtiera, por así decirlo, en parte de su ADN. Es probable que haya memorizado gran parte del Antiguo Testamento.

Así como los reyes debían entrar en funciones y copiar la Ley (Deuteronomio 17:18), así que Jesús tenía la Ley escrita en Su corazón, memorizada en Su mente. ¿Cuál es la pregunta más frecuentemente hecha por Jesús durante el curso de su ministerio? “¿No has leído?” ¿Cuántas veces tiene que decir eso, no a los gentiles ignorantes, sino a los judíos religiosos? “¿No has leído?” ¡Qué acusación de los labios de nuestro Salvador! “¿No has leído?”

Durante treinta años, a Jesús se le enseña mañana por la mañana para que pueda enseñar durante tres años. Piénselo. Lo revertimos durante treinta años, Él fue moldeado, instruido y entrenado, de modo que durante tres años pudo decir: “Solo hablo las palabras que el Padre me ha dado.” Esa es la sumisión y la obediencia del siervo. ¿Puedes pensar en una mayor obediencia que simplemente decir: “Yo solo hablo las palabras de mi maestro”? Eso es precisamente lo que hace.

El siervo habla en Isaías 50:4 que “El Señor DIOS me ha dado lengua de discípulo.” ¿Por qué? Como dice, “para que yo sepa sostener con una palabra al fatigado.” Esto es precisamente de lo que Moisés habló en Deuteronomio 18 acerca del profeta que vendría: “Un profeta como tú levantaré de entre sus hermanos, y pondré mis palabras en su boca” (Deuteronomio 18:18a). “Mis palabras en su boca” – esa es la esencia de un profeta que no habla por su propia cuenta – ni Moisés, Isaías, nuestro Señor Jesucristo, ni usted ni yo. “Y les hablará todo lo que yo le mande.” (Deuteronomio 18:18b).

Santiago 3:8 dice que ningún hombre ha domado la lengua, pero Jesús sí lo hizo. ¿Por qué se le da a Jesús autoridad? ¿Por qué se le da el dominio? Porque, en última instancia, Él domesticó algo que nadie podía domesticar: la lengua. Nunca una palabra fuera de lugar o mal hablada. Él domesticó Su lengua porque Su lengua fue domesticada por Su Padre en el poder del Espíritu Santo. En una de las primeras Canciones del Siervo, el sirviente dice: “Ha hecho mi boca como espada afilada” (Isaías 49:2). ¡Que descripción! No es un conquistador militar con grandes ejércitos, sino un hombre que viene y tiene su lengua domesticada por el Padre para que pueda decirse que es una “espada afilada.” Él siempre supo qué decir. Él confundió a Sus enemigos. Él trajo paz y sanidad a los que estaban quebrantados. Él confundió a la gente a veces a propósito. Él habló en parábolas. Le habla a la mujer en el pozo, a Nicodemo, a su madre, a sus discípulos, y Él siempre sabe qué decir, y algunas veces Él sabe cuándo no debe decir nada.

La domesticación de la lengua incluye no solo saber qué decir, sino también saber qué no decir, que es mucho más difícil de lo que imaginamos para algunos de nosotros. Si miras Sus palabras, incluso Sus palabras en la cruz, ¿no son una obra maestra de la teología pastoral? Está en la mayor agonía y, sin embargo, está recurriendo al Antiguo Testamento en muchas de sus palabras. Él dice: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu,” de Salmos 31:5 (Lucas 23:46), y “Tengo sed,” del Salmo 69:21 (Juan 19:28). Es tan natural para Él. Es como si simplemente abriera la boca y el Antiguo Testamento fluye como un río. Todo está allí porque su Padre le enseñó a hablar.

Jesús Fue Obediente A Su Padre

La segunda verdad de Isaías 50 es que el siervo es obediente. “El Señor Dios me ha abierto el oído; y no fui desobediente, ni me volví atrás. Di mis espaldas a los que me herían, y mis mejillas a los que me arrancaban la barba; no escondí mi rostro de injurias y esputos” (versículos 5-6). Aquí hay algo extremadamente importante que entender.

Todo lo que Cristo hizo por nosotros y nuestra salvación fue hecho voluntariamente. El énfasis aquí es: ¡yo, yo lo hice! “Doy mi vida por las ovejas” (Juan 10:15). “Nadie me la quita [mi vida]” (Juan 10:18). En efecto, “les di mi barba para arrancarla. Les di mi cara para golpearla. Les di mi cuerpo para clavarlo a esa cruz. Lo hice porque si no estaba dispuesto, no era obediencia.” La primera referencia de abrir una oreja (que yo sepa) está en Éxodo 21, una referencia a ese siervo, un esclavo, que ama su amo. Cuando declara su amor por su maestro, el amo lo lleva a un poste y le clava un clavo en la oreja, que simboliza la obediencia, el amor y la dependencia. Ese es el lenguaje usado aquí del siervo. Él abrió su oreja y no fue rebelde.

¿hacia dónde lo guió su obediencia al Padre? Lo llevó a tener hambre durante cuarenta días y noches, hasta el punto en que los ángeles tenían que venir y ministrarle (Mateo 4:11). El que es el Hijo de Dios, el Dios-hombre, necesitaba ángeles para ministrarle. Lo llevó al rechazo, no solo por sus discípulos, sino incluso por su propia familia. Sus hermanos pensaron que estaba fuera de sí (Marcos 3:21). La única persona que alguna vez ha estado perfectamente cuerda fue declarada totalmente loca.

Su obediencia lo llevó a ser ridiculizado: “Él tiene un demonio” (Juan 10:20). El Hijo de Dios, lleno del Espíritu de santidad, fue declarado poseído por un demonio. Lo llevó al desaliento. Él tiene que preguntar a Sus discípulos en Juan 6: “¿Acaso queréis vosotros iros también?” ¿Era solo una pregunta para un efecto retórico? Por supuesto que no. Vemos la sensibilidad de Sus sentimientos cuando va a la casa de Simón el fariseo y dice claramente: “no me diste agua para los pies,…No me diste beso” (Lucas 7:44-45).

Vemos en Mateo 4 que su obediencia lo llevó al desaliento y la tentación del diablo, que era su compañero en el desierto, porque el Espíritu lo condujo allí. Es más notable porque allí el diablo intenta hacer que el Hijo de Dios se arroje por un precipicio. Pero poco después, Jesús, lleno del Espíritu Santo, predica y la gente se maravilla de Sus palabras de gracia. Sin embargo, luego les habla de la inclusión de los gentiles en los propósitos del pacto de Dios, e intentan hacer lo mismo que hizo Satanás: arrojarlo por un precipicio. Ahí es donde su obediencia lo condujo. También lo llevó a la falta de vivienda. “Las zorras tienen madrigueras y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del Hombre – el que posee el universo, a quien el cielo y la tierra no pueden contener – no tiene dónde recostar la cabeza.” (Mateo 8:20).

Su obediencia lo condujo a la falta de hogar y a la traición de un discípulo al que, no tengo dudas, amaba. Amaba a Judas solo por el hecho de que se nos ordena amar a nuestros enemigos. Ahí es donde su obediencia lo guió, pero su obediencia también lo llevó a un lugar llamado Getsemaní. Este es el punto de inflexión en muchos aspectos, donde se ve al Hijo de Dios venir ante el Padre, tan diferente del primer Adán en el jardín. Adán peca, ¿y qué hace? Él se esconde del Padre. Pero aquí, el Hijo de Dios viene y dice: “Aquí estoy. Aquí estoy.”

Estoy de acuerdo con Hugh Martin, quien afirma que si Jesús no hubiera pedido al Padre que la copa pasara, podríamos poner en duda su impecabilidad. [1] Si Él no le hubiera suplicado al Padre tres veces que “quitara esta copa,” podríamos preguntarnos si tenía algún sentido real de la santidad de Dios. Nadie entendió la santidad de Dios como el Hijo de Dios, y Él sabe que está entrando en la ira de la santidad de Dios. Y si Él no retrocediera de eso, podríamos cuestionar si este hombre es un tonto loco, o peor aún, un masoquista.

Era apropiado que Él dijera en el jardín: “Quita esta copa.” Él solo había conocido las sonrisas y el amor de su Padre. Desde toda la eternidad y desde el momento en que nació, desde los pechos de su madre, solo había conocido el amor y la comunión entre Él y su Padre. Él tenía la perspectiva de que su Padre apartara su rostro de Él y las plagas de Egipto, donde la oscuridad vendría sobre la tierra y el primogénito muere. ¿Cómo no podría preguntar: “Quítame esta copa”?

Martin dice que tener puntos de vista tan impresionantes como los de Jesús sobre la ira de Su Padre y no estar llenos del anhelo ferviente de escapar de Él habría demostrado que no poseía una verdadera naturaleza humana con todas las sensibilidades impecables esenciales para la humanidad. [2] Pero todas esas peticiones estaban envueltas en las palabras “hágase tu voluntad.” En otras palabras, “no he sido rebelde. No he retrocedido. Hágase tu voluntad.” Y siguió a la cruz. No podemos darnos el lujo de ser tentativos sobre el hecho de que Cristo tiene una verdadera voluntad humana, y no solo una voluntad divina. No es un fantasma que da vueltas, ofrece oraciones que no son peticiones reales que tiene que hacer, sino que son solo por nuestro bien. Tiene dos voluntades, una divina, una humana, y su voluntad humana está al borde de la desesperación. Él agoniza y suplica, y todo esto es propio de la verdadera humanidad.

Decir que Cristo tiene una sola voluntad y que Dios tiene tres voluntades, que cada persona de la Trinidad tenga voluntad, no solo es herético sino que también plantea el problema de cómo somos justificados. La obediencia de Cristo atribuida a nosotros por la fe solamente es verdadera obediencia humana. Es la obediencia del Hijo de Dios encarnado, cada palabra que Él pronunció, cada pensamiento que Él pensó, lo que se acredita a usted y a mí por la fe. No es una voluntad divina que se ocupa de todo como si fuera un fantasma. Debemos sostener vigorosamente el hecho de que no podemos, y no debemos, atribuir a la voluntad divina lo que es propio de la naturaleza humana: desesperación y lucha. Pero trae una gloria a la encarnación.

Jesús Fue Vindicado Por El Padre

Vemos una tercera verdad sobre el siervo en Isaías 50:7-8: su esperanza. “El Señor DIOS me ayuda.” Lo que encontramos, cuando lo leemos de cerca, es que Jesús no es el consumado pelagiano. El Padre lo ayuda, lo equipa y derrama Su Espíritu sobre Él. No tiene sentido que Jesús diga: “Bueno, voy a arremangarme la manga y ser obediente, porque no tengo pecado y puedo hacerlo.” Existe una increíble sensación de dependencia y esperanza:

El Señor Dios me ayuda, por eso no soy humillado, por eso como pedernal he puesto mi rostro, y sé que no seré avergonzado. Cercano está el que me justifica; ¿quién contenderá conmigo? Comparezcamos juntos; ¿quién es el enemigo de mi causa? Que se acerque a mí. (vv. 7-8)

Hay una especie de confianza sagrada que viene directamente a través de estas palabras. Es hermoso del siervo. Es casi triunfante, porque su confianza está en Dios, y Él sabe que será vindicado. Él sabe que será glorificado y exaltado, porque ora esto en Juan 17. Antes de que Jesús esté por avergonzarse, ora por su gloria porque confía en Su Padre. Él sabe que si va a recibir la gloria mediadora que es solo Suya como Dios-hombre, debe atravesar la cruz.

Por lo tanto, podemos decir mucho sobre el cielo: es la reivindicación eterna de nuestro Salvador. ¿Los que lo acusaron tendrán algo que decir? Es un lenguaje impactante. Es casi como si Cristo estuviera enfrascado en una confrontación santa con Sus enemigos, diciendo en efecto: “¿Quién se levantará contra mí? He sido obediente No he sido rebelde ¿Quién va a oponerse a mí? Te acostarás en tormento si lo haces.”

Lo Que Esto Significa Para Nosotros

Hay algunos puntos de aplicación a estas verdades de la enseñanza y la obediencia del siervo. Primero, ¿por qué no puedo, por ejemplo, predicar a Johnny? [3] Es porque Johnny duerme. ¿Se despierta Johnny para ser instruido por su Padre mañana por la mañana? ¿Johnny es un hombre de la Palabra? Digamos lo que digamos acerca de por qué Johnny no puede predicar, esto es todo lo que puedo decirles: los libros teológicos son fáciles de leer, pero ¡ay del hombre que conoce sus libros teológicos pero que ignora la Palabra de Dios! Eso nunca podría decirse de Jesús. Él era un hombre de la Palabra, y por eso era obediente. ¿Te preguntas por qué pudo ser tan obediente todo el tiempo? Pensamos, Bueno, Él no tenía pecado. Eso es ciertamente cierto. Él también poseía el Espíritu Santo. Pero también tenía la Palabra de Dios morando en Él para que en cada situación supiera cómo responder, diciendo: “Escrito está…”

Así es como respondió cuando realmente fue tentado con tentaciones reales. Tenía hambre, por lo que Satanás no dijo: “Bueno, ya sabes, veamos si puedes ponerte a dieta.” Le dice a Jesús: “Manda a estas piedras que se conviertan en pan” (Mateo 4:3) . Esa es una verdadera tentación. Sin embargo, Jesús responde: “Escrito está…”

Además, note algo más. La gente dice: “Dios no te da más de lo que puedes soportar,” haciendo referencia a 1 Corintios 10:13. Sin embargo, me parece que Él te da mucho más de lo que puedes soportar. Él lo hizo con Su propio Hijo, ¿verdad? Esos gritos de la cruz son similares a los usados ​​por los creyentes en Romanos 8:15: “por lo cual clamamos: ‘¡Abba! ¡Padre!’” Ese es el grito de alguien a quien se le ha dado más de lo que puede manejar. De lo contrario, no necesitaríamos a Dios. Jesús, como un verdadero humano, necesitaba a Dios, al igual que nosotros.

Hacer la voluntad de Dios conduce a la angustia, la sangre y las lágrimas, pero también conduce al cielo. Cristo tiene que vivir por fe, porque hubo muchas veces en Su ministerio donde podríamos perdonarlo si Él hubiera dicho, en Juan 6, por ejemplo, “¿Estás seguro, Padre? Mira lo mal se ha dado la edificación de mi iglesia. ¿Estás seguro de que necesito continuar diciendo estas cosas?” En Lucas 4, después de que sus oyentes se maravillan de las palabras de gracia que salen de sus labios, Jesús aparentemente comete un error catastrófico: sigue predicando. Él los tenía, pero luego se concentra porque debe decir las palabras que el Padre le ha dado. Él se centra en su orgullo nacionalista. Dios salvó a Naamán, el sirio y la viuda de Zerefat, que no eran israelitas. Dios salvó a aquellos que creemos que no merecen ser salvos. Sin embargo, Jesús tenía que confiar en que los caminos de su Padre eran mejores que las formas de apariencia. ¿No es esa nuestra lucha diaria?

Hebreos 5:9 –me ha llevado aproximadamente diez años llegar al punto en el que estoy preparado para decir lo que creo que es la interpretación correcta. Hablando de nuestro Salvador, dice: “y habiendo sido hecho perfecto, vino a ser fuente de eterna salvación para todos los que le obedecen.” Ahora, ¿cómo podemos decir: “y ser hechos perfectos”? ¿Cómo podemos decir del perfecto y glorioso, cabeza entre diez mil, el resplandor de la gloria de Dios y la imagen del Dios invisible, que Él “se hizo perfecto”? Porque el contexto es Cristo como el Sumo Sacerdote. ¿Cuándo se hizo perfecto? Él fue hecho perfecto después de su muerte en la cruz y su vida de resurrección.

¿Por qué es este el caso? Si Él hubiera sido llevado por el Padre antes de la cruz, ¿podría haber sido un Sumo Sacerdote misericordioso? La respuesta es no. ¿Por qué? Porque no puede ministrar a la persona que se siente abandonada por Dios a menos que él mismo sea abandonado por Dios. ¿Cómo va a ministrar a la persona que siente que el Salmo 22 u 88 es su realidad viviente? ¿Cómo va a ministrar a alguien que dice: “¿Por qué me has abandonado?” Verás, una vez que el Padre lo abandonó, una vez que había pasado por los terrores del Señor y experimentado esa separación, entonces tenemos un misericordioso Sumo Sacerdote capaz de ministrarnos en todas las situaciones imaginables. Esa es la gloria de la fe cristiana.

No miramos a un Dios que no comprende. No miramos a un Salvador que simplemente salva por su poder infinito. No. Miramos a alguien a quien podemos decir: “Tú entiendes. De hecho, entiendes mucho mejor de lo que alguna vez entenderé. Puedes ministrarme en mi tiempo de necesidad porque Tu alguna vez estuviste en tiempo de necesidad.” Y me alegro, aunque sea doloroso decirlo, de que Dios me ha dado más de lo que puedo manejar a veces porque esos son los tiempos preciosos cuando llegué a un punto de inflexión en mi ministerio y simplemente caí de rodillas. Cuando eso te sucede, es como si te faltara fuerza incluso para decirle algo a Dios, excepto: “Ten piedad de mí.” Puedes estar seguro de que Él también te dará misericordia, porque Él es un Sumo Sacerdote misericordioso.

Finalmente, note el obituario del siervo, Cristo, en Isaías 50:7-8. Después de que Él dice en el versículo 5: “No fui rebelde,” dice en 7-8, “El Señor Dios me ayuda, por eso no soy humillado…”. El que me vindica está cerca. A veces, cuando alguien me presenta desde el púlpito, siento como si estuviera escuchando la lectura de mi obituario. Si pudiera hacer que mi esposa e hijos firmen mi obituario, me consideraría un hombre bendecido. Pero aún más que eso, si estas palabras son el obituario que Dios puede ofrecer no solo a su Hijo, sino a todos sus siervos que ministran en iglesias de todo el mundo, seríamos bendecidos.

Me gusta pensar que cuando la piedra rodó por la tumba y Cristo fue colocado en esa losa, se podían ver estas palabras del Padre: “No ha sido rebelde. Yo lo he ayudado. Yo lo vindicaré.” Y su resurrección es su vindicación, justificada por el Espíritu (Romanos 1:4).

¿Tal vez su ministerio no es más que una vindicación de Jesucristo? Sea lo que sea –y son muchas cosas – su ministerio, si Dios quiere, no es más que una vindicación de Aquel que fue obediente, que no se volvió, que dio sus mejillas para que lo golpearan, le arrancaron la barba y clamó “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. Es por eso que estamos aquí. Esto es para lo que viviremos, no solo en esta vida sino también en la vida venidera. La reputación del Padre estaba en juego cuando se trataba del siervo. Por mucho que el siervo vindicara al Padre, el Padre vindicó al siervo. ¿Qué harás con tus años restantes en el ministerio? ¿Será tu propia vindicación, o será la vindicación del Único que ha de ser vindicado? Esa es nuestro gozo, nuestra gloria y nuestra jactancia.

¡Aleluya! ¡Qué Salvador!


[1] Hugh Martin, The Shadow of Calvary (Edinburgh: Banner of Truth, 2016).

[2] Ibid., 23.

[3] Véase T. David Gordon, Why Johnny Can’t Preach: The Media Have Shaped the Messengers (Phillipsburg, NJ: P & R Publishing, 2009).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s