La Antropología del Ladrón

Posted on

ESJ-2018 0328-002

La Antropología del Ladrón

Por Cameron Buettel

Lucas 23:39-43

Tengo buenas noticias y malas noticias.

Nadie quiere escuchar esas palabras de un médico. La mayoría prefiere escuchar solo las buenas noticias. Pero a menudo las buenas noticias no son realmente buenas hasta que comprendamos realmente las malas noticias.

El mismo principio se aplica al evangelio de Jesucristo. La palabra evangelio es sinónimo de buenas nuevas, pero la verdadera bondad de esa noticia depende de las malas noticias que la preceden. Y son las malas noticias de nuestra culpa las que son una píldora demasiado amarga para tragar para muchos.

Es por eso que, como observa John MacArthur, el evangelio siempre ha despertado hostilidad y resentimiento.

Aunque a todas las personas les gusta considerarse básicamente buenas, el testimonio de la Palabra de Dios es precisamente lo contrario. La Escritura afirma inequívocamente que toda la raza humana es malvada. En la lengua vernácula de nuestros tiempos, la humanidad es mala para el hueso, corrupta hasta el núcleo. Para ponerlo en términos teológicos familiares, estamos totalmente depravados.

Naturalmente, intuitivamente, somos dolorosamente conscientes de nuestra culpabilidad también. Una sensación omnipresente de vergüenza es ser una criatura caída. Es lo que hizo que Adán y Eva ocultaran su desnudez con hojas. Esa es una metáfora perfecta de las formas inútiles en que las personas intentan influir sobre la vergüenza de su maldad. Ellos no quieren enfrentarlo. Intentan eliminar ese sentimiento de culpa adoptando un tipo de moralidad más conveniente, o silenciando su conciencia llorosa. [1]

Los hombres naturales se niegan a aceptar el veredicto de Dios: rechazan la evidencia presentada en su procesamiento por Su Palabra. Los pecadores no quieren tener nada que ver con su culpa, prefiriendo aferrarse a las ilusiones de la bondad personal. Tales nociones falsas mantienen intacta su autoestima y su falso sentido de respetabilidad.

Aceptando El Veredicto De Dios

La antropología, es decir, la doctrina del hombre, mostrada por el ladrón arrepentido en la cruz, contrasta agudamente con la perspectiva predeterminada de la humanidad caída. Ya vimos que el ladrón tenía una excelente teología: temía a Dios. Y su comprensión básica de la santidad de Dios produjo una evaluación sólida y sobria de su propia culpabilidad innegable.

Y uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos, diciendo: ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! Pero el otro le contestó, y reprendiéndole, dijo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste nada malo ha hecho. Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces El le dijo: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso. (Lucas 23:39-43 énfasis añadido)

No asuma que el ladrón fue un pequeño delincuente. Es importante recordar que la cruz de Cristo fue originalmente pensada para Barrabás, un insurrecto y asesino violento (Lucas 23:18-24). Con toda probabilidad, los dos ladrones de ambos lados de Jesús probablemente fueron condenados por crímenes igualmente atroces. Eran hombres completamente malvados.

Sin embargo, sorprendentemente, uno de ellos estaba dispuesto a humillarse y conceder la justicia judicial de su castigo: “Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos” (Lucas 23:41). El hecho de que él creyera que la crucifixión era el castigo justo por sus crímenes significa que debe haber entendido cuán malvados fueron sus pecados. John MacArthur destaca la necesidad de la antropología bíblica como el acompañante natural de una visión correcta de Dios.

Estrechamente conectado con el temor al juicio de Dios, está la segunda evidencia de un corazón cambiado, un sentido de pecaminosidad. La reprensión adicional del ladrón arrepentido del otro malhechor refleja su reconocimiento de su propia pecaminosidad. “nosotros a la verdad, justamente,” le recordó, “porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos.” Al igual que el hijo pródigo en la parábola de Cristo (Lucas 15:17-19), este hombre recobró el sentido y admitió que él era un pecador Él entendió que la justicia opera en el mundo de los hombres, pero más perfectamente en el reino de Dios.

Aquí hay un ejemplo del verdadero convertido que confiesa su culpa y su absoluta bancarrota espiritual. Él reconoce que no tiene nada que ofrecerle a Dios, nada que lo recomiende a él. Él sabe que necesita misericordia y gracia para escapar del juicio y ser perdonado, porque es un pecador indigno, un mendigo agazapado, encogido y intimidado que llora sus transgresiones (Mateo 5: 3-4). [2]

Esa es la mala noticia que los pecadores deben aceptar antes de poder apreciar las buenas nuevas del evangelio. Deben reconocer su necesidad de un Salvador para que la salvación tenga sentido. Y deben comprender el inmenso costo de sus crímenes, más sobre eso la próxima vez.

La contrición y la confesión modeladas por el ladrón son un bien extremadamente raro en nuestra cultura terapéutica que rebosa de victimismo. El mundo entero resuena con un falso grito de inocencia. Como se lamentaba Salomón, “todos los caminos del hombre son limpios ante sus propios ojos” (Proverbios 16:2). “Muchos hombres proclaman su propia lealtad” (Proverbio 20:6).

Así como toda buena teología comienza con un temor reverencial a Dios, también debería producir una visión bíblica del hombre. Al igual que el ladrón, los verdaderos cristianos preferirían humillarse antes que protestar por su inocencia. Deberíamos ir al seminario que encontramos en Lucas 23:39-43, emular al ladrón y estar de acuerdo con Dios y con lo que dice acerca de nuestra condición. El ladrón nos recuerda que nunca es demasiado tarde para confesar nuestros pecados.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180326
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

3 comentarios sobre “La Antropología del Ladrón

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    29 marzo 2018 en 9:34 am

    Buenos dias, Dios les bendiga.
    Jesucristo es hijo perfecto, fiel y obediente con su Padre. El Padre es misericordioso y justo para con todo aquel que recibe a su hijo como su único Salvador. Todos estamos condenados primeramente a la muerte física y despues a la condenación espiritual, si permanecemos en la desobediencia a sus leyes o normas contempladas en las escrituras. Cada dia de vida Él esta presto a escuchar nuestro arrepentimiento y humillación, y como el ladrón arrepentido tener una esperanza de estar en su presencia eterna o seguir las cosas del mundo y contradecir su voluntad, la humanidad esta dividida en dos y Jesucristo en medio de ella, unos serán desviados a la izquierda y los otros a la derecha, bajo el libre albedrío podemos elegir voluntariamente a dónde queremos pasar la eternidad y con conocimiento de causa no hay excusa por la elección tomada, la vida y la muerte eterna está delante de cada uno, lo que al final se escoge es definitiva y voluntaria.

    La Soteriología del Ladrón « escribió:
    4 abril 2018 en 9:23 am

    […] hemos examinado la teología simple pero estelar del ladrón: su visión correcta de Dios , su correcta visión de sí mismo , su derecho al juicio y su correcto reconocimiento de Cristo como el único y verdadero Salvador. […]

    […] hemos examinado la teología simple pero estelar del ladrón: su visión correcta de Dios , su correcta visión de sí mismo , su derecho al juicio y su correcto reconocimiento de Cristo como el único y verdadero […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s