La Teología Del Ladrón

Posted on

ESJ-2018 0323-002

La Teología Del Ladrón

Por Cameron Buettel

¿Qué es un teólogo?

Para muchos en la iglesia, es un término intimidante aplicado solo a creyentes de élite espiritual. Es un estado alcanzado, uno obtenido a través de años de seminario, escritura y otras hazañas de los académicos de torre de marfil.

Pero esa no es una distinción bíblica. La verdad es que todos son teólogos.

En términos simples, la teología es lo que creemos sobre Dios. Y en ese sentido, todos tienen una perspectiva teológica particular. Hablando en términos prácticos, incluso los ateos son teólogos.

La verdadera pregunta entonces no es quién es o no es un teólogo, sino ¿cuál es la calidad de la teología de una persona dada? ¿Tiene base bíblica y es doctrinalmente sólida? ¿O es un picadillo descuidado de sabiduría mundana e ideas seudo-bíblicas? Tal vez sean aún más trágico aquellos que luchan por la precisión en cuestiones teológicas periféricas y confunden y corrompen lo esencial.

No debemos cometer el error de suponer que podemos identificar a los buenos teólogos con sus vestimentas clericales o credenciales. Tenemos que medirlos por su fidelidad al evangelio. Por otro lado, si están equivocados sobre el evangelio, bien podrían estar equivocados acerca de todo.

En Lucas 23 observamos un encuentro entre Cristo y un teólogo verdaderamente grande. Su breve cameo de cuatro versículos comunica sucintamente una tremenda riqueza de verdad doctrinal. De hecho, los eruditos ampliamente celebrados han pasado miles de páginas confundiendo lo que este hombre enunció claramente en tres breves oraciones.

Y uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos, diciendo: ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! Pero el otro le contestó, y reprendiéndole, dijo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste nada malo ha hecho. Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces El l e dijo: En verdad te digo:hoy estarás conmigo en el paraíso. ( Lucas 23: 39-43 )

El ladrón en la cruz nos presenta una teología sistemática básica pero poderosa. Sus palabras nos dan una sinopsis de la verdad esencial del Evangelio.

El Temor del señor

La primera verdad esencial que el ladrón arrepentido (de ahora en adelante referido como “el ladrón”) entendió fue que Dios debería ser temido. De hecho, sus primeras palabras registradas son una severa reprimenda para el ladrón impenitente: “¿Ni siquiera temes tú a Dio s?” ( Lucas 23:40 ). John MacArthur señala que este repentino estallido representó un cambio sorprendente considerando que ambos ladrones habían lanzado insultos a Cristo al unísono ( Mateo 27:44 ).

Se enfrentó a la trágica condición que momentos antes había sido la suya. En un momento, pasó de ser parte de él a ser incapaz de comprenderlo. Fue convicto por el Espíritu Santo de ser un violador de la ley de Dios. Por su propia admisión, su sentencia de un juez humano fue correcta y justa, y se dio cuenta de que el tormento que estaba soportando por violar la ley era insignificante en comparación con lo que podía esperar del Juez divino por su pecado. Tenía miedo, no de los que estaban destruyendo su cuerpo, sino de Dios, que destruiría tanto su cuerpo como su alma en el infierno ( Lucas 12:4-5).

Es característico que los no regenerados no tengan temor de Dios ( Romanos 3:18 ). Pero la convicción forjada por el poder del Espíritu de Dios produce un santo temor al juicio divino. Los pecadores condenados gritan como el recaudador de impuestos arrepentido en Lucas 18:13 , “¡Dios, ten misericordia de mí, pecador!” La verdadera salvación no proviene de la pobreza material o la baja autoestima, sino de la ira, la justicia y el juicio de Dios.[1]

Cuando el ladrón enfrentó las consecuencias justas de su malvado estilo de vida, se aferró al fundamento de todo verdadero conocimiento: “el temor de Jehová” ( Proverbios 1:7 ). Él escuchó el consejo de Salomón: “No seas sabio a tus propios ojos, teme al Señor y apártate del mal.”( Proverbios 3:7 ). Eso fue claramente evidente en su negativa a unirse al coro de incrédulos que lo rodeaban.

Las palabras del ladrón contrastan fuertemente con las expresiones blasfemas que provienen de todos los que lo rodean. El ladrón impenitente, los gobernantes judíos y los soldados romanos fueron todos desdeñosos e irreverentes en su burla de Cristo. Su comportamiento no mostraba temor a Dios en absoluto, si acaso, estaban alegremente expresando su incredulidad.

Los “gobernantes judíos” se burlaban de él y decían: “A otros salvó; que se salve a sí mismo si este es el Cristo de Dios, su Escogido.” ( Lucas 23:35 ). “Los soldados también se burlaban de El, acercándose y ofreciéndole vinagre” ( Lucas 23:36 ). El ladrón impenitente “le lanzaba insultos, diciendo: ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros!” ( Lucas 23:39 ). Sus declaraciones burlonas repiten misteriosamente a Satanás: “Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan.” ( Lucas 4:3 ); “Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo desde aquí” ( Lucas 4:9 ).

Esas personas dispares compartían una cosa en común: se negaban a reconocer la deidad de Cristo. Solo adorarían a Dios en sus términos, de acuerdo con la evidencia que demandaban. Estuvieron en juicio sobre quién es Dios y cómo se revela a Sí mismo. En esencia, se establecieron como soberanos sobre el Señor y Creador del universo.

En una situación en la que todo el poder visible que se exhibía pertenecía a los que estaban en tierra, líderes religiosos, gobernantes políticos y soldados romanos, el ladrón hizo su apelación al Hombre que colgaba a su lado. “¡Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a tu reino!” ( Lucas 23:42 ). Rodeado por autoridades humanas burlonas, el ladrón reconoció quién estaba realmente a cargo y clamó al reino del Rey de Dios.

Tenga en cuenta también que el ladrón no hizo demandas o entregó ultimátum. Él reconoció al Señor Jesús como el Mesías, y le rogó por su alma. El ladrón entendió la culpa que él llevó, y la justicia del que fue crucificado junto a él: “éste nada malo ha hecho” ( Lucas 23:41 ). Y aunque no había leído un libro sobre los atributos de Dios, probablemente ni siquiera podía leer, el ladrón podía reconocer la verdadera autoridad soberana cuando la veía.

Lo que inicialmente vemos en el clamor de arrepentimiento y fe del ladrón es un temor saludable y reverencial a Dios. Es el punto de partida de toda buena teología, y lo colocó en el camino que culminó con su humilde disposición a pedir perdón y salvación. Su visión correcta de Dios lo llevó, entre otras cosas, a una correcta visión de sí mismo y de su pecado.

Y ahí es donde lo retomaremos la próxima ocasión.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180323
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

3 comentarios sobre “La Teología Del Ladrón

    La Antropología del Ladrón « escribió:
    28 marzo 2018 en 6:11 pm

    […] en la cruz, contrasta agudamente con la perspectiva predeterminada de la humanidad caída. Ya vimos que el ladrón tenía una excelente teología: temía a Dios. Y su comprensión básica de la […]

    La Soteriología del Ladrón « escribió:
    4 abril 2018 en 9:23 am

    […] lo largo de esta serie, hemos examinado la teología simple pero estelar del ladrón: su visión correcta de Dios , su correcta visión de sí mismo , su derecho al juicio y su correcto reconocimiento de Cristo […]

    […] lo largo de esta serie, hemos examinado la teología simple pero estelar del ladrón: su visión correcta de Dios , su correcta visión de sí mismo , su derecho al juicio y su correcto reconocimiento de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s