El Purgatorio: Fuego Purificador O Fábula Fatal

Posted on

ESJ-2018 0414-001

El Purgatorio: Fuego Purificador O Fábula Fatal

Por Mike Gendron.

Los católicos que creen que un fuego purificador purgará sus pecados son víctimas engañosas de una fabricación fatal. La invención de un lugar para la purificación de los pecados llamado Purgatorio es una de las atracciones más seductoras de la religión católica romana. El pastor John MacArthur de Grace Community Church describió este engañoso engaño brillantemente. Él dijo: “El purgatorio es lo que hace funcionar todo el sistema. Saca el Purgatorio y es difícil venderlo para ser católico. El purgatorio es la red de seguridad, cuando mueres, no vas al infierno. Vas [al Purgatorio] y arreglas las cosas y finalmente llegas al cielo si has sido un buen católico. En el sistema católico, nunca podrás saber que vas al cielo. Simplemente sigue intentándolo … en un largo viaje hacia la perfección. Bueno, es bastante desalentador. Las personas en ese sistema están llenas de culpa, temerosas y no tienen conocimiento de si van a entrar o no en el Reino. Si no hay un Purgatorio, no hay una red de seguridad para atraparme y dar una oportunidad para entrar al cielo. Es una segunda oportunidad, es otra oportunidad después de la muerte” (tomado de “El Papa y el Papado”).

EL ORIGEN DEL PURGATORIO

No hubo mención del Purgatorio durante los primeros dos siglos de la iglesia. Sin embargo, cuando el emperador romano Teodosio (379-395) decretó que el cristianismo iba a ser la religión oficial del imperio, miles de paganos inundaron la Iglesia y trajeron consigo sus creencias y tradiciones paganas. Una de esas antiguas creencias paganas era un lugar de purificación donde las almas acudían para satisfacción de sus pecados.

El concepto se hizo mucho más generalizado hacia el año 600 A.D. debido al fanatismo del Papa Gregorio el Grande. Desarrolló la doctrina a través de visiones y revelaciones de un fuego purgatorio. Según la Enciclopedia Católica (CE), el Papa Gregorio dijo que los católicos “expiarán sus faltas por medio de las llamas del purgatorio” y que “el dolor [es] más intolerable de lo que cualquiera puede sufrir en esta vida”. Siglos más tarde, en el Concilio de Florencia (1431), se declaró un dogma infalible. Más tarde fue reafirmado por el Concilio de Trento (1564). El dogma se basa principalmente en la tradición católica a partir de escritos extrabíblicos e historia oral. “Tan profunda era esta creencia arraigada en nuestra humanidad común que fue aceptada por los judíos, y al menos de manera sombría por los paganos, mucho antes de la llegada del cristianismo” (CE). Parece incomprensible que Roma admitiera haber usado una tradición pagana para la defensa de una de sus doctrinas “cristianas” más estimadas.

EL ENGAÑO DEL PURGATORIO

El purgatorio proviene de la palabra latina “purgare”, que significa limpiar o purificar. La Enciclopedia Católica define el purgatorio como “un lugar o condición de castigo temporal para aquellos que, partiendo de esta vida en la gracia de Dios, no están completamente libres de fallas veniales, o no han pagado por completo la satisfacción debido a sus transgresiones”. Deben ser purificados de estos pecados “veniales” antes de que puedan ser llevados al cielo. Aquí vemos que el catolicismo perpetúa la mentira seductora de Satanás al declarar “no morirás seguramente” cuando cometes pecados veniales (Génesis 3: 4). El Concilio de Trento se atreve a declarar que “Dios no siempre remite todo el castigo debido al pecado junto con la culpa. Dios requiere satisfacción y castigará el pecado … El pecador, al no hacer penitencia en esta vida, puede ser castigado en otro mundo, y no ser echado de Dios eternamente.” (Sesión 15, Can. XI). Esos obispos católicos tuvieron la audacia de declarar que el sufrimiento y la muerte del hombre perfecto de Dios y el sustituto perfecto del hombre no fueron suficientes para satisfacer la justicia divina por el pecado.

LA MOTIVACIÓN PARA EL PURGATORIO

A lo largo de los siglos, se han pagado miles de millones de dólares a los sacerdotes católicos para obtener alivio de los sufrimientos imaginarios en el incendio del Purgatorio. El clero católico siempre ha enseñado que el período de sufrimiento en el Purgatorio se puede acortar comprando indulgencias y novenas, comprando tarjetas de Misa y entregando regalos de dinero. Cuando un católico muere, se extrae dinero de sus seres queridos para acortar el castigo del difunto en el Purgatorio. Cuando mi querido padre falleció como devoto católico de 79 años, me sorprendieron los cientos de tarjetas de misa compradas para él por amigos bien intencionados. Hemos oído hablar de otros católicos que han querido heredar todas sus propiedades para que se les ofrezcan misas perpetuas después de su muerte. No es de extrañar que la religión católica se haya convertido en la institución más rica del mundo. La compra y venta de la gracia de Dios ha sido un negocio muy lucrativo para el Vaticano.

Otra motivación de Roma para fabricar la doctrina herética del Purgatorio es su poderoso efecto sobre el control de las personas. En última instancia, la esclavitud y el sometimiento de las personas es el objetivo de cada religión falsa, y el Purgatorio hace exactamente eso. El concepto de una prisión terrorífica con un fuego de purga, gobernado por líderes religiosos, es una de las invenciones más brillantes. Mantiene a la gente cautiva, no solo en esta vida sino también en la próxima vida. El clero católico no dirá cuántos años la gente tiene que sufrir por sus pecados o cuántas Misas se deben comprar antes de que puedan ser liberadas de las llamas. ¡Este espantoso temor e incertidumbre es la forma más despiadada de esclavitud y engaño religioso!

APOYO BÍBLICO AL PURGATORIO

¡No hay absolutamente nada! De hecho, ni la palabra ni el concepto de fuego que purifica el pecado se encuentran en las Escrituras. El Vaticano se enfrentó a esto en el siglo XVI cuando los reformadores protestaron por su práctica de comprar y vender la gracia de Dios a través de indulgencias. Apoyado en una esquina, el Concilio de Trento agregó los libros apócrifos a su canon de las Escrituras. Roma ahora declara que hay apoyo bíblico para el purgatorio en el libro apócrifo de los Segundos Macabeos. El concilio ignoró el hecho de que los escribas judíos nunca reconocieron los libros apócrifos como inspirados o como parte de las Escrituras hebreas. Nunca fueron incluidos debido a sus muchos errores históricos, teológicos y geográficos. Como Dios no es el autor del error, obviamente no inspiró a los escritores de los Apócrifos. Esta es la razón por la cual los libros apócrifos nunca fueron incluidos en el canon original de 66 libros. Los versículos apócrifos que Roma usa para defender su doctrina del Purgatorio se refieren a soldados judíos que murieron usando amuletos paganos alrededor de sus cuellos. Judas Macabeo “Después de haber reunido entre sus hombres cerca de 2.000 dracmas, las mandó a Jerusalén para ofrecer un sacrificio por el pecado, obrando muy hermosa y noblemente, pensando en la resurrección. Pues de no esperar que los soldados caídos resucitarían, habría sido superfluo y necio rogar por los muertos; mas si consideraba que una magnífica recompensa está reservada a los que duermen piadosamente, era un pensamiento santo y piadoso. Por eso mandó hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado.” (2 Macabeos 12:43- 46). Roma argumenta que ya que Judas Macabeos oró por los muertos, debe haber esperanza para aquellos que mueren en pecado. Esto, por supuesto, va directamente en contra de la Palabra de Dios que declara: “Está establecido que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio” (Hebreos 9:22). El intento de Roma de dar crédito al Purgatorio al usar esta práctica impía de los judíos, que tenían una historia de desobedecer a Dios, es patético. En otro intento de encontrar apoyo para el Purgatorio, muchos católicos señalan este versículo: “Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como por fuego.” (1 Corintios 3:15). Claramente, el contexto de este versículo es la prueba de fuego de las obras de un hombre. Las obras que sobreviven son las hechas para la gloria de Cristo y se llaman oro, plata y piedras preciosas (Efesios 2:10). Todas las otras obras superfluas se queman al fuego y se llaman madera, heno y hojarasca. No son los pecados del hombre los que están siendo purgados, sino las obras espurias del hombre las que están siendo quemadas y destruidas.

LA REPRENSION BÍBLICA DEL PURGATORIO

La Palabra de Dios no deja absolutamente ninguna posibilidad de que el pecado sea purgado por otra cosa que no sea la sangre de Jesucristo. El amado apóstol Juan escribió estas palabras con una claridad irrefutable. Él escribió: “La sangre de Jesús, su Hijo, nos limpia de todo pecado” y “toda maldad” (1 Juan 1: 7,9). Juan no dijo “algunos” pecados o “la mayoría” de los pecados, ¡sino todo pecado! Esto reprende firmemente la necesidad de un fuego purificador de pecado. La Palabra de Dios también declara: “Y según la ley, casi todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón.” (Hebreos 9:22). Cuando Jesús “Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,” (Hebreos 1:3). Aquellos que desean purgar sus pecados necesitan confiar en una persona, no en un lugar. ¡La sangre de Cristo es el único agente limpiador del pecado! Aquellos que vienen a la cruz de Cristo deben venir con las manos vacías de fe, sin traer nada más que sus pecados. Cada creyente comprado en sangre está instantáneamente presente con su Redentor en el momento de la muerte. Estar “ausente del cuerpo” es estar “en casa con el Señor” (2 Corintios 5:6-8). Estas buenas nuevas fueron confirmadas por el Señor Jesús con la promesa que le dio al ladrón arrepentido en el Calvario. Él le dijo: “En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43). Este pecador habitual no necesitaba un fuego para purgar sus pecados. Los católicos que creen en el Purgatorio necesitan que se les pregunte: “¿Quién está a cargo de liberar las almas del fuego purificador?” No puede ser Dios por su promesa a los creyentes. “Y nunca mas me acordare de sus pecados e iniquidades” (Hebreos 10:17). Después de la conversión, Dios ya no cuenta los pecados en contra sus hijos (2 Corintios 5:19). El purgatorio es una parodia de la justicia de Dios y una fabricación vergonzosa que roba a Cristo Jesús de su gloria y honor. Solo Él satisfizo la justicia divina, de una vez por todas, por el sacrificio perfecto y consumado de Sí mismo. El engaño fatal del Purgatorio ciega a los católicos del glorioso Evangelio de la gracia. Es una de las muchas mentiras de Satanás que impide que sus cautivos conozcan y confíen en la suficiencia de Jesucristo. Es solo Cristo quien nos presenta ” “sin mancha en presencia de su gloria con gran alegría” (Judas 24).

Bendiciones,

Mike Gendron

Proclaiming The Gospel

https://www.proclaimingthegospel.org

Un comentario sobre “El Purgatorio: Fuego Purificador O Fábula Fatal

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    15 abril 2018 en 7:41 pm

    Buenas noches, Dios les bendiga.
    Crecí en una tradición familiar católica, venerando imágenes, aprendiendo el catecismo, cumpliendo penitencias arrodillado frente a esculturas de santos después de la confesión y cuadros de todos los tamaños, estampitas, ect. Entre muchos cuadro siempre recuerdo el que representaba a cuerpos desnudos en medio de llamas de fuego y algunas tendían sus manos hacia otras que estaban afuera pretendiendo ayudarlas queriendolas sacar de ese lugar. El cuadro del purgatorio, lugar escuchado en las ceremonias católicas y en los rezos de las nueve noches dedicadas a una persona muerta y en el que se escuchas “Dedicado a las almas del purgatorio y en especial (nombre del difunto(a))para que Dios lo(a) saque de pena y la lleve a descanzar”. El dicho que; no hay peor ciego que el que no quiera ver, lo personalizaba, por que solo cuando comence a leer la Biblia Dios me iba mostrando su verdad y es muy diferente a lo que me habían inculcado y tomé la decisión de creer lo que la Biblia y alejarme de quienes la contradicen, distorsionan o hacen congeturas interpretativas para beneficio económico o alejar a los creyentes que buscar la verdad de Dios Padre, de su hijo Jesús y el Espíritu Santo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s