¿Por Qué Es Esencial La Expiación Sustitutiva?

Posted on

ESJ-2018 0608-001

¿Por Qué Es Esencial La Expiación Sustitutiva?

Por Nicholas T. Batzig

Durante la primera década del siglo XXI, varios líderes prominentes del movimiento emergente de la iglesia afirmaron que la doctrina de la expiación sustitutiva es equivalente al “abuso infantil cósmico”. En un momento en que los hombres y las mujeres finalmente estaban empezando a ver la necesidad de condenar todas las formas de abuso que se han tolerado en nuestra cultura, la acusación parecía ser un poderoso argumento con el que alejar a las personas de la antigua enseñanza de la iglesia cristiana sobre los sufrimientos de Cristo. Sin embargo, la cuestión de la expiación no se resuelve mediante las aspersiones emitidas por los teólogos contemporáneos, sino por la exégesis bíblica y la coherencia teológica.

Mientras que Jesús con frecuencia les enseñó a sus discípulos acerca de la certeza y la necesidad de su muerte en la cruz (Mateo 16:21, Marcos 8:31, Lucas 9:22, 17:25, 22:22), él solo ató explícitamente esos aspectos de Su muerte en la cruz a su significado en tres ocasiones: en Marcos 10:45, en el discurso del Buen Pastor (Juan 10) y en la institución de la Cena del Señor (Lucas 22: 19-20). En estos lugares, Jesús enseñó la naturaleza sustitutiva de su muerte para el perdón de los pecados de su pueblo.

Cuando pasamos de los Evangelios a las Epístolas, aparece una articulación explícita de la naturaleza sustitutiva de la muerte de Cristo. Cuando uno considera los muchos casos en que los Apóstoles explican la muerte de Cristo, es incontrovertible que la doctrina de la expiación sustitutiva es la doctrina Apostólica de la expiación. En lo que es quizás la exposición más clara de la muerte de Cristo, el apóstol Pablo enseña el sacrificio vicario del Salvador cuando declara: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.” (2 Corintios 5:21). Del mismo modo, el apóstol Pedro explicó que Jesús “y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados” (1 Pedro 2:24).

Detrás de la interpretación Apostólica de la muerte del Salvador está la enseñanza del Antiguo Testamento sobre la expiación. El profeta Isaías, al hablar del Siervo Sufriente, predijo los sufrimientos que sufriría Jesús en el lugar de su pueblo: ” Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados” (Isaías 53:5). Todos los profetas de Israel aludieron a la naturaleza sustitutiva de la obra del Redentor cuando hablaban de la obra de la redención. Esto, por supuesto, también tiene su base en la naturaleza del sacrificio del Antiguo Testamento.

En su Dogmática Reformada , Herman Bavinck explica el significado del sistema sacrificial del antiguo pacto para buscar entender el sacrificio de Cristo:

El Nuevo Testamento ve la muerte de Cristo como un sacrificio y el cumplimiento del culto sacrificial del Antiguo Testamento. Él es el sacrificio del verdadero pacto; así como el antiguo pacto fue confirmado por el sacrificio del pacto (Éxodo 24: 3-11), así también la sangre de Cristo es la sangre del nuevo pacto (Mateo 26:28; Marcos 14:24; Hebreos 9: 13f) .). Cristo es un sacrificio (θυσια, זֶבַח), la víctima del sacrificio por nuestros pecados (Efesios 5:2; Hebreos 9:26; 10:12), una ofrenda (προσφορα, δωρον; מִנְחָה קָרְבָּן; Efesios 5:2; Hebreos 10:10, 14, 18); un rescate (λυτρον, ἀντιλυτρον; Mateo 20:28; Marcos 10:45; 1 Timoteo 2:6) y, por lo tanto, denota el precio de la liberación, un rescate para comprar la libertad de alguien de la prisión, y por lo tanto un medio de expiación, una sacrificio por el cual cubrir el pecado de otras personas y así salvarlos de la muerte. Él es un pago (τιμη, 1 Corintios 6:20; 7:23; 1 Pedro 1: 18-19), el precio pagado por la compra de la libertad de alguien; una ofrenda por el pecado que fue hecha pecado por nosotros (2 Corintios 5:21; 1 Juan 2:2; 4:10); el cordero pascual que fue asesinado por nosotros (Juan 19:36, 1 Corintios 5:7), el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo y es asesinado para ese fin (Juan 1:29, 36; Hechos 8:32; 1 Pedro 1:19; Apocalipsis 5: 6; etc.). Él es una expiación (ἱλαστηριον, Romanos 3:25), un sacrificio de expiación (θυμα), una maldición (καταρα, Gálatas 3:13) que nos quitó la maldición de la ley, como la serpiente en el desierto levantado EN alto en la cruz (Juan 3:14; 8:28; 12:33) y como un grano de trigo que muere en la tierra para así dar mucho fruto (Juan 12:24).[1]

¿QUÉ HAY EN UNA PREPOSICIÓN?

Cuando estaba en el seminario, tenía un profesor que les decía a los alumnos que las partes más importantes del lenguaje al estudiar el Antiguo Testamento en hebreo y el Nuevo Testamento en griego son los pronombres, las conjunciones y las preposiciones. La doctrina de la expiación sustitutiva se ve más claramente en el uso de las preposiciones asociadas con la muerte de Cristo en las Escrituras. Por ejemplo, en Gálatas 2:20, el apóstol Pablo dice: “El Hijo de Dios. . . me amó y se entregó a sí mismo por mí.” Cuando Jesús les enseña a Sus discípulos acerca de su próxima muerte, dice: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos” ( Marcos 10:45). Geerhardus Vos explica la importancia de entender estas preposiciones:

Además de ὑπέρ, también aparece ἀντί, que siempre significa “en el lugar de” (Mateo 20:28; Marcos 10:45). Obviamente, ἀντί de ninguna manera excluye ὑπέρ. Que Cristo se dio a sí mismo como un sustituto de los suyos no solo es comprensible junto con el hecho de que se dio a sí mismo en su beneficio, sino que también incluye directamente la última consideración. . . en más de un lugar, ὑπέρ tiene toda la fuerza de ἀνέί (vea 2 Corintios 5:20-21, Filemón 13, 2 Corintios 5:14). Aquí, también, nuevamente tenemos el mismo resultado: lo que hizo Cristo como sacerdote, lo hizo como la garantía sustitutiva de los creyentes y, precisamente por esa razón, lo hizo ante Dios y no ante el hombre.[2]

UN SACRIFICIO VOLUNTARIO

En una ocasión, Jesús explicó la naturaleza de Su muerte bajo la figura del Pastor entregando su vida por las ovejas. En ese discurso, Jesús enseñó que su próxima muerte era voluntaria. Él dijo: “yo doy mi vida para tomarla de nuevo. Nadie me la quita, sino que yo la doy de mi propia voluntad. Tengo autoridad para darla, y tengo autoridad para tomarla de nuevo. Este mandamiento recibí de mi Padre.” (Juan 10:17-18). Él continuó diciendo que había recibido el mandato de dar su vida por las ovejas de su padre. Sin embargo, la armonía perfecta que tuvo con su Padre se manifestó en la entrega de su vida por su pueblo por su propia voluntad. Es por esta razón que cualquier insistencia del abuso infantil divino debe ser rechazada al por mayor. El Hijo de Dios amó eternamente a los suyos y voluntariamente entregó su vida por su pueblo para salvarlos de la ira eterna de Dios.

Cualquier otra dimensión que pertenezca a la obra de Cristo crucificado, debemos decidirnos sobre esto: la obra principal de Jesús en la cruz fue la expiación por los pecados de su pueblo al permanecer en su lugar y soportar las consecuencias y el juicio de sus pecados. Jesús fue constituido un pecador, aunque sin ningún pecado propio, por la imputación de los pecados del pueblo de Dios a su propia persona para que pudiera soportar ese pecado en Su cuerpo en el madero y recibir el castigo justo por esos pecados. Al hacerlo, Jesús expía los pecados de todos aquellos por quienes murió, eliminando su culpa y proporcionando la base del perdón por su pecado. Cuando llegamos a comprender esto en nuestros corazones, cantamos: “Llevando vergüenza y burlas groseras, en mi lugar condenado se puso de pie. Selló mi perdón con su sangre. ¡Aleluya! ¡Qué Salvador!”

  1. Herman Bavinck, Reformed Dogmatics, vol. 3, Sin and Salvation in Christ, ed. John Bolt, trans. John Vriend (Grand Rapids, Mich.: Baker Academic, 2006), 338–39.
  2. Geerhardus Vos, Reformed Dogmatics, vol. 3, Christology, eds. and trans. Richard B. Gaffin, Jonathan Pater, Allan Janssen, Harry Boonstra, Roelof van Ijken (Bellingham, Wash.: Lexham, 2014), 100.

El reverendo Nicholas T. Batzig ( @Nick_Batzig ) es pastor de la Iglesia presbiteriana New Covenant en Richmond Hill, Georgia, y editor de la Reformation 21. Publica blogs en Feeding on Christ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s