Sin Letras Pequeñas

Posted on

ESJ-2018 0623-001

Sin Letras Pequeñas

por Steven J. Lawson

El, volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo.. (Lucas 14:25-26).

Una cosa era cierta acerca de la invitación que Jesús le hizo a esta multitud: no había letras pequeñas en los términos. Él no ocultó el costo requerido en seguirlo. Nunca marcó el precio por ser su discípulo. Él nunca trató de manipular a nadie minimizando los términos. Él nunca simplificó el mensaje. Él nunca trató de inducir una decisión superficial de nadie. Nunca rebajó el requisito de seguirlo para poder aumentar las multitudes.

Jesús dejó claramente conocido el alto costo de seguirlo. Anunció en el frente lo que requeriría. Él hizo saber a todos los oyentes cuál era el precio por ser su discípulo.

Qué diferente es esto de la forma en que trabajan los mercachifles religiosos. Estos charlatanes son estafadores que hablan sin problemas. Son especialistas en trucos, magos de prestidigitación con palabras. Inducen a las personas a comprar su mensaje reteniendo lo que Jesús dijo que es el verdadero costo. El alto precio de ser un discípulo está oculto, y se centran, en cambio, exclusivamente, en los beneficios. Exageran lo que ganarán sus oyentes, pero nunca les dicen lo que deben sacrificar. No presentan el precio completo de un compromiso personal con Cristo.

Trágicamente, esto es lo que mucha gente piensa que es seguir a Jesucristo. Solo oyen acerca de los beneficios del perdón del pecado. Para ellos, Jesús es un genio siempre presente en una botella, siempre de guardia, siempre dispuesto a concedernos nuestros tres deseos. Contemplan un hogar en el cielo, pero nunca escuchan sobre la abnegación y el sacrificio que esto significará aquí en la tierra, y mucho menos sobre el sufrimiento.

Una Revelación Completa

Jesús fue un franco y sincero contador de la verdad. Dio una revelación completa de lo que costaría seguirlo. Él fue sincero con la gente. Entendió que se puede hacer un compromiso genuino solo si las personas saben cuánto les costará. Esta es la razón por la cual Él contó sobre el sacrificio personal requerido para ser su discípulo. Los desafió en el frente con las demandas del discipulado.

Trágicamente, muchas personas hoy en día no piensan qué les costará seguir a Jesús. No debe sorprendernos a ninguno de nosotros que la dificultad siempre acompañe al evangelio. Mire lo que le costó a Jesús comprar nuestra salvación. Incluirá un factor de costo para todos los que lo reciban. Había una cruz para Jesús: habrá una cruz para nosotros. Nunca debemos desilusionarnos cuando sufrimos por nuestra lealtad a Cristo. Nada ha fallado. Claro, queremos que los beneficios se identifiquen con él. Ciertamente, queremos la provisión y la protección que Él da. Pero no debemos dejar de reconocer lo que cuesta ser su discípulo.

¿Qué Es Un Discípulo?

En este punto, se debe plantear una pregunta importante: ¿qué es un discípulo? La palabra discípulo es un término usado tres veces por Jesús en estos pocos versículos. Es la última palabra en los versículos 26, 27 y 33. La realidad completa de convertirse en un discípulo es el impulso central de este discurso. Jesús quería que sus seguidores fueran discípulos plenamente devotos. A Jesús nunca le interesó simplemente atraer a los buscadores de curiosidad por el bien de los números. No quería reunir personas que simplemente fueran observadores muy interesados ​​de su ministerio. Más bien, exigió seguidores totalmente entregados que le entregaron todo su ser. Antes de que Jesús ascendiera al cielo, ordenó a Sus discípulos: ‘Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones’ (Mateo 28:19). En este encargo, enfatizó que estaba buscando discípulos, no decisiones vacías o espectadores pasivos.

No sería hasta años más tarde que los primeros discípulos fueron llamados primero ‘Cristianos’ (Hechos 11:26). Cristiano es la forma diminuta de Cristo, que significa un “pequeño Cristo”. Fue una palabra que el mundo preparó por primera vez como un término de burla, con la intención de burlarse de los primeros creyentes. Con este nombre, estos seguidores iniciales de Cristo fueron menospreciados por su conexión con un judío crucificado considerado el enemigo público número uno. Pero estos primeros creyentes aceptaron esta burla de asociación con su Maestro. En su lugar llevaban el nombre ‘Cristiano’ como una insignia de honor. Sin embargo, durante el ministerio terrenal de Cristo, estos primeros creyentes fueron primero llamados discípulos por Jesús mismo.

Un discípulo genuino era un verdadero creyente en Jesucristo. Hoy, el término discípulo ha llegado a significar algo más. Desafortunadamente, ha sido despojado de su significado original. Actualmente, la palabra ha sido degradada para representar a cualquiera que asista a un estudio bíblico en un grupo pequeño o alguien que tenga un mayor nivel de compromiso. Pero como fue usado por Jesús, la palabra discípulo significaba un creyente auténtico que se había convertido profundamente a Él.

Debajo del Maestro

Dada la importancia asignada a ser un discípulo, es fundamental que sepamos lo que significa la palabra. Proviene de una palabra griega ( mathetes ) que significa aprendiz o alumno. Fue uno que se sentó bajo la instrucción directa de un maestro. En la antigüedad, un rabino – que significa maestro – solía ser un instructor itinerante seguido por un pequeño grupo de discípulos. Estos estudiantes aceptaron su enseñanza y emularon su vida. El rabino daría su filosofía sobre la vida y enseñaría sobre una amplia gama de temas. Sus seguidores escuchaban y adoptaban la manera de pensar de su rabino. Era común ver tales aulas móviles en sesión activa en las calles de las ciudades.

En lo que se refiere a ser un discípulo de Jesucristo, es uno que ha entregado toda su vida a la enseñanza de Cristo. En Su ministerio terrenal, a menudo Jesús fue llamado rabino, y Sus seguidores fueron Sus discípulos. Hablar de un “rabino” (Juan 1:38, 49; 3: 2; 4:32; 6:25; 9: 2; 11: 8) significaba que era reconocido como un maestro autorizado. Sus discípulos fueron aquellos que eligieron reconocer la autoridad de Sus enseñanzas y se rindieron a Él para seguir y vivir lo que Él enseñó. Dondequiera que Jesús fue, estaba rodeado de aquellos que se sentaron bajo la influencia directa de su enseñanza.

Durante sus días aquí, Jesús estableció una relación maestro-alumno con aquellos que lo siguieron. En términos más simples, un discípulo era un aprendiz y seguidor. Él aprendió lo que Jesús enseñó y vivió lo que Él instruyó. Esta persona obedeció sus enseñanzas: sin obediencia activa, nadie podría ser un verdadero discípulo.

Maestro De La Verdad Divina

A lo largo de su ministerio, Jesús afirmó que su enseñanza era autoritativa. Él enseñó lo que Él había recibido directamente de su Padre. Él afirmó: “Mi enseñanza no es mía, sino del que me envió.” (Juan 7:16). Es decir, su enseñanza vino con la autoridad divina de Dios mismo. En consecuencia, la obediencia a su enseñanza fue la obediencia directa a Dios. Nuevamente Él afirmó: “pero el que me envió es veraz; y yo, las cosas que oí de El, éstas digo al mundo…. no hago nada por mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó” (Juan 8:26, 28). Por lo tanto, seguir lo que Jesús enseñó fue en realidad obedecer lo que Dios había enseñado. Jesús afirmó: “Yo hablo lo que he visto con mi Padre” (Juan 8:38). Lo que Jesús enseñó y transmitió a sus discípulos, lo recibió directamente de Dios el Padre.

Repetidamente, Jesús reclamó la solidaridad entre lo que enseñó a sus discípulos y lo que Dios le había enseñado. “Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre mismo que me ha enviado me ha dado mandamiento sobre lo que he de decir y lo que he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna; por eso lo que hablo, lo hablo tal como el Padre me lo ha dicho” (Juan 12: 49-50).

Dios Hablando

Una vez más, Jesús afirma: “Las palabras que yo os digo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí es el que hace las obras.” (Juan 14:10b). Jesús sostuvo que cada verdad que Él habló era del Padre. Además, “la palabra que oís no es mía, sino del Padre que me envió.” (Juan 14: 24b). Un discípulo claramente discierne la verdad autoritativa de Dios en las palabras de Cristo.

Un discípulo de Cristo fue uno que reconoció que su enseñanza no era simplemente una voz más en medio de los muchos maestros religiosos en el mundo. Más bien, un verdadero discípulo de Jesús se dio cuenta de que Jesús hablaba la sabiduría incomparable de Dios. Lo que Jesús dijo debe ser recibido como la última palabra de Dios sobre cualquier tema. Un discípulo reconoció que Jesús es la máxima autoridad y el último árbitro en cada asunto. Lo que sea que Jesús dijo es la forma en que las cosas realmente son. Un discípulo reconoció el señorío de Cristo y alineó su vida bajo Su enseñanza.

Enseñanza Con La Autoridad Divina

Siendo el Hijo de Dios, Jesús enseñó con autoridad infalible. En consecuencia, aquellos que escucharon a Jesús se asombraron de su enseñanza; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como sus escribas (Mateo 7:28-29). Las multitudes que se congregaron a su alrededor quedaron “asombradas” y dijeron: “¿De dónde sacó este hombre esta sabiduría?” (Mateo 13:54). Todos los que escucharon a Jesús reconocieron la profundidad de su enseñanza.

Toda la multitud estaba “asombrada de su enseñanza” (Marcos 11:18). Esto significa que sus enseñanzas les voló la mente, por así decirlo. Incluso aquellos que fueron enviados a arrestarlo regresaron con las manos vacías, hipnotizados por sus palabras que decían: “¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre habla!” (Juan 7:46). Jesús excedió cualquier enseñanza que hayan escuchado alguna vez. De nuevo leemos: “las multitudes se admiraban de su enseñanza” (Mateo 22:33). Un discípulo genuino se sorprendió de la enseñanza de Jesucristo y eligió seguirle viviendo la realidad de lo que Él requería.

Un Alumno Que Sigue

Jesús dejó en claro que sus verdaderos discípulos están marcados por la obediencia a su palabra. Él declaró: “No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). Sus seguidores genuinos son aquellos que viven en obediencia a las enseñanzas de Dios. Jesús preguntó: “¿Y por qué me llamáis: “Señor, Señor”, y no hacéis lo que yo digo?” (Lucas 6:46). Esta pregunta retórica implica una respuesta negativa. Aquellos que genuinamente confiesan a Jesús como su Señor mostrarán la validez de su afirmación por su estilo de vida de obediencia. No era la perfección de sus vidas, sino la dirección de sus vidas, eso era distinto.

Jesús dijo enfáticamente: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos” (Juan 8:31). Los verdaderos discípulos son obedientes a Su palabra. Pero tal obediencia debe provenir de un corazón de amor por él. Él dijo: ‘Si me amáis, guardaréis mis mandamientos … El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama” (Juan 14:15, 21a). Un discípulo de Cristo es aquel que guarda Sus palabras por amor al Salvador. Así es como debemos vivir nuestras vidas.

La Verdadera Medida Del Éxito

A diferencia de muchos hoy en día, Jesucristo nunca midió el éxito de su ministerio por el tamaño de la multitud. Sabía muy bien lo fácil que era atraer a una multitud de seguidores vacíos. Oculto en la multitud, Jesús sabía que uno podía permanecer discreto sin hacer un compromiso genuino con él. Él entendió la atracción magnética de querer estar en una multitud. Muchas personas simplemente quieren estar dondequiera que estén otras personas, y nada más. Cuanto más grande sea la multitud, más podrían estar otros presentes sin un compromiso real.

Por el contrario, el Señor deseó un puñado de discípulos genuinos que caminaran en obediencia sobre un gran número de observadores que no habían sido convertidos. Él estaba interesado en la realidad espiritual de las personas que estaban apegadas a Él, no en el tamaño numérico o la apariencia externa de la multitud.

Una Mirada Discernidora

Debido a la superficialidad en la multitud, Jesús hizo algo que sorprendió a Sus doce discípulos. Miró a la multitud y supo que se había convertido en una mezcla de personas. Estaban en diferentes lugares de su vida espiritual, algunos comprometidos, muchos no comprometidos. Miró dentro de sus corazones y discernió que unos pocos eran discípulos genuinos. Pero vio que muchos eran asistentes superficiales sin ningún nivel de compromiso con Él. Como resultado, Jesús se detuvo y se dio vuelta para dirigirse a esta multitud. Se dio cuenta de que se estaba volviendo demasiado fácil simplemente marchar junto con Él.

En lo que dijo, el Señor dará a conocer los requisitos necesarios para ser uno de Sus verdaderos discípulos. Él declarará cuáles son los requisitos básicos mínimos para ser su discípulo. Cuando Jesús emitió estas palabras, llamó a una entrega incondicional de sus vidas a él. Tal resignación es el sello de un discípulo genuino.

Todavía Impactante Hoy

Francamente, lo que dijo Jesús todavía es impactante para este día. Los términos para seguirlo siguen siendo tan exigentes como cuando los habló. El alto costo de ser su discípulo nunca ha sido rebajado. La salvación se ofrece gratuitamente a todos los que la recibirán. Jesucristo pagó el perdón de los pecados en su totalidad en la cruz. Él promete Su gracia salvadora como un regalo gratuito para aquellos que no lo merecen. Pero si alguien debe recibirlo, debe humillarse en sumisión a su autoridad suprema.

Estas palabras pronunciadas por Cristo negarán cualquier posibilidad de una creencia fácil. Ningún verdadero discípulo puede vivir en contra de su confesión de fe en Cristo. Esto requiere que debemos determinar si somos un verdadero seguidor de Cristo. Si hemos entregado genuinamente nuestra vida a Cristo, existirá la realidad de vivir para Cristo para que otros la vean. A lo largo del camino de la vida cristiana, Jesús dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame” (Lucas 9:23). No hay letra pequeña aquí. Para ser un verdadero discípulo de Cristo, debes tomar la decisión de salir de la multitud y seguirlo de todo corazón.

¿Seguirás a Jesús?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s