Los Peligros Mortales Del Discernimiento Pasivo

Posted on

ESJ-2018 0625-002

Los Peligros Mortales Del Discernimiento Pasivo

Por John F. Macarthur

1 Reyes 3:1-2

El rey Salomón fue el epítome del discernimiento. La Escritura declara que su sabiduría “superó la sabiduría de todos los hijos de Oriente y toda la sabiduría de Egipto” (1 Reyes 4:30). Además, Dios le concedió un discernimiento insuperable: “He aquí, os he dado un corazón sabio y perspicaz, para que no haya habido otro como vosotros antes que vosotros, ni otro como vosotros se levantará después de vosotros” (1 Reyes 3:12). Sin embargo, aquellos de nosotros que conocemos el resto de la historia generalmente nos apresuramos a señalar que no terminó bien para Salomón, incluso con su abundancia de sabiduría.

Salomón fue un fracaso sombrío al final de su vida. La Escritura registra esta triste evaluación del hombre más sabio que jamás haya existido:

Pero el rey Salomón, además de la hija de Faraón, amó a muchas mujeres extranjeras, moabitas, amonitas, edomitas, sidonias e hititas, de las naciones acerca de las cuales el Señor había dicho a los hijos de Israel: No os uniréis a ellas, ni ellas se unirán a vosotros, porque ciertamente desviarán vuestro corazón tras sus dioses. Pero Salomón se apegó a ellas con amor. Y tuvo setecientas mujeres que eran princesas y trescientas concubinas, y sus mujeres desviaron su corazón. Pues sucedió que cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres desviaron su corazón tras otros dioses, y su corazón no estuvo dedicado por entero al Señor su Dios, como había estado el corazón de David su padre. Porque Salomón siguió a Astoret, diosa de los sidonios, y a Milcom, ídolo abominable de los amonitas. Salomón hizo lo malo a los ojos del Señor, y no siguió plenamente al Señor, como le había seguido su padre David. Entonces Salomón edificó un lugar alto a Quemos, ídolo abominable de Moab, en el monte que está frente a Jerusalén, y a Moloc, ídolo abominable de los hijos de Amón. Así hizo también para todas sus mujeres extranjeras, las cuales quemaban incienso y ofrecían sacrificios a sus dioses. Y el Señor se enojó con Salomón porque su corazón se había apartado del Señor, Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces. (1 Reyes 11:1-9)

Pero Salomón no falló repentinamente al final de su vida. Las semillas de su caída fueron sembradas desde el principio. Primero de Reyes 3, el mismo capítulo que registra la solicitud de discernimiento del joven Salomón, también revela que “se emparentó con Faraón, rey de Egipto” (1 Reyes 3:1). El versículo 3 nos dice: “Salomón amaba al Señor, andando en los estatutos de su padre David, aunque sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos.”

Desde el principio, su obediencia fue deficiente. Seguramente con toda su sabiduría él lo sabía mejor, pero toleró el compromiso y la idolatría entre el pueblo de Dios (1 Reyes 3:2) ¡e incluso participó en parte de la idolatría!

El discernimiento sin obediencia es una receta para la apostasía. ¿De qué sirve saber la verdad si no actuamos en consecuencia? Es por eso que Santiago escribió: “Sed hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos” (Santiago 1:22). La falta de obediencia es autoengaño; no es verdadero discernimiento, no importa cuánto conocimiento intelectual podamos poseer. Salomón es una prueba bíblica de que incluso el verdadero discernimiento puede dar paso a un autoengaño destructivo. La desobediencia inevitablemente socava el discernimiento. La única forma de protegerse contra eso es ser hacedores de la Palabra y no solo oidores.

(Adaptado de Fool’s Gold )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180625
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s