La Injusticia De La Justicia Social

Posted on

ESJ-2018 0907-004

La Injusticia De La Justicia Social

Por John F. Macarthur

El pecado principal de los evangélicos pragmáticos y conscientes del estilo siempre ha sido que descaradamente se apropian de modas y puntos de discusión del mundo incrédulo. Los evangélicos de hoy evidentemente no creen que la sabiduría de este mundo sea insensatez ante Dios (1 Corintios 3:19). Prácticamente cualquier teoría, ideología o diversión que capture la fantasía de la cultura popular secular será adoptada, ligeramente adaptada, tal vez camuflada en un lenguaje espiritual, apoyada con versículos de prueba engañosa, y distribuida como un tema que es vital para que los evangélicos adopten si no queremos volvernos totalmente irrelevantes.

Es precisamente así como los evangélicos de mediados del siglo XX se obsesionaron durante varias décadas con el pensamiento positivo, la autoestima y la “psicología cristiana”. Después de eso, fueron las estrategias de mercadotecnia y de promoción. A comienzos del siglo XXI, fue el posmodernismo, reempaquetado y promovido agresivamente como el movimiento de la Iglesia Emergente.

Hoy la teoría de la raza crítica, el feminismo, la teoría interseccional, la defensa LGBT, las políticas migratorias progresivas, los derechos de los animales y otras causas políticas de izquierda están todos compitiendo activamente por la aceptación evangélica bajo la rúbrica de “justicia social.”

No todos los líderes evangélicos que actualmente hablan de justicia social apoyan todo el espectro de causas radicales, por supuesto. La mayoría (por el momento, al menos) no. Pero están usando la misma retórica y la misma lógica de victimismo y opresión que emplean implacablemente los secularistas que abogan agresivamente por todo tipo de estilos de vida e ideologías desviadas. Cualquiera que reclame su condición de víctima puede aprovechar de manera fácil y eficaz el atractivo emocional de una suplica de “justicia social” para obtener apoyo y silenciar a la oposición.

De hecho, a medida que la retórica de la justicia social ha ganado popularidad entre los evangélicos, casi todas las causas que se consideran políticamente correctas en el mundo secular están ganando impulso entre los evangélicos. Sería una locura pretender que el movimiento de justicia social no representa una amenaza para la convicción evangélica.

Los evangélicos raramente definen explícitamente lo que quieren decir con “justicia social,” posiblemente porque si daban una definición precisa de dónde provenía ese término y qué significaba en la academia secular, podían perder mucho apoyo evangélico. Innumerables críticos han señalado que la retórica de la “justicia social” está profundamente enraizada en el marxismo gramsciano. Durante muchas décadas, la “justicia social” ha sido empleada como una taquigrafía política de los izquierdistas radicales como una forma de demandar la distribución equitativa de la riqueza, las ventajas, los privilegios y los beneficios, incluido el socialismo marxista puro.

La retórica ha sido efectiva, y hoy en día el típico guerrero de la justicia social está convencido de que la igualdad de oportunidades y el trato igual ante la ley no son lo suficientemente justos; no hemos logrado una verdadera justicia social hasta que tengamos igualdad de resultados, estatus y riqueza. Es por eso que escuchamos mucho sobre comparaciones de ingresos, cuotas raciales y otras estadísticas que sugieren, por ejemplo, que la opresión sistémica de una oligarquía masculina se demuestra de manera concluyente por la escasez de mujeres que siguen carreras en campos STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

Marxistas, socialistas, anarquistas y otros radicales usan deliberadamente tales argumentos para fomentar el resentimiento, la lucha de clases, las luchas étnicas, la tensión entre los géneros y otros conflictos entre diversos grupos de personas, porque para reestructurar la sociedad de acuerdo con sus ideologías, primero deben descomponer las normas sociales existentes.

Todo eso es cierto, y la conexión entre el marxismo y la retórica de la justicia social posmoderna es seguramente un punto válido e importante. Pero es aún más vital que nosotros, como cristianos, empleemos la luz de las Escrituras para escudriñar y evaluar las ideas que se promueven actualmente en nombre de la justicia social.

No Hay Más Justicia Que La Justicia De Dios

La Biblia tiene mucho que decir acerca de la justicia. En la versión estándar de la Biblia en inglés, la palabra se usa más de 130 veces. Nunca está precedido por un adjetivo, excepto en Ezequiel 18: 8, que habla de “juicio verdadero.” Ocasionalmente se combina con pronombres posesivos. Dios mismo habla de “mi justicia” dos veces en las Escrituras. Dos veces en oraciones dirigidas a Dios, leemos la expresión “tu justicia.”

¿El punto? No hay diferentes sabores de justicia. Solo hay verdadera justicia, definida por Dios mismo y siempre de acuerdo con su carácter.

Es un hecho que la Biblia enfatiza enormemente los aspectos caritativos de la justicia: la buena voluntad hacia todos; compasión por los desfavorecidos; asistencia para el huérfano y la viuda; amor por los extranjeros; y cuidar a los pobres, especialmente proveyendo a las personas necesitadas con las necesidades de la vida (Deuteronomio 10:18, Salmo 140: 12, Ezequiel 22:29).

Pero la justicia bíblica no es un asunto unilateral, que muestra parcialidad a los pobres o privados de derechos en un esfuerzo por igualar las escalas de privilegio. De hecho, la Escritura condena expresamente esa mentalidad como no justa (Éxodo 23: 3; Levítico 19:15).

La justicia en las Escrituras a menudo se combina con las palabras equidad y justicia. Equidad significa igualdad de trato para todos bajo la ley. La justicia significa aquello que es consistente con las demandas de la ley de Dios, incluido el castigo para los malhechores (Jeremías 5:26-29); obediencia a las autoridades gobernantes (Romanos 13:1-7); sanciones que se ajustan al delito y se aplican sin parcialidad (Levítico 24:17-22); y una fuerte ética de trabajo, impuesta por el principio de que las personas sanas que se niegan a trabajar no deberían beneficiarse de la caridad pública (1 Tesalonicenses 4:11; 2 Tesalonicenses 3:10).

Esos aspectos de la verdadera justicia están notablemente ausentes en el reciente diálogo evangélico promoviendo la “justicia social.” En cambio, lo que escuchamos es un eco de la misma retórica acusatoria y consignas políticas que gritan los guerreros de la justicia social secular. Ese hecho debería despertar el impulso de Berea en cada cristiano.

Ampliando el Evangelio

Una preocupación más conflictiva son las declaraciones que han hecho ciertos líderes del pensamiento evangélico que afirman que cualquiera que no defienda la justicia social está predicando un evangelio truncado. Algunos dicen que aquellos que rechazan su ideología de justicia social no tienen ningún evangelio en absoluto. Anthony Bradley, presidente de estudios religiosos y teológicos en The King’s College, publicó recientemente este comentario en línea :

Este es el problema (y esto será difícil): desde una perspectiva de la iglesia negra, los evangélicos nunca han tenido el evangelio. Nunca. Lea el libro Doctrine And Race. Aquí está la verdadera pregunta: ¿Cuándo los evangélicos abrazarán el evangelio por primera vez?

Aquellos que dicen tales cosas típicamente se erizan cuando los críticos comparan sus puntos de vista con Walter Rauschenbusch y el evangelio social. Pero el argumento y la mayor parte de la retórica son idénticos. Rauschenbusch fue un teólogo liberal de principios del siglo XX y autor de un libro titulado Una Teología Para el Evangelio Social. Él enseñó que los cristianos necesitan arrepentirse no solo por sus transgresiones personales, sino también por los “pecados sociales.” Al igual que la mayoría de los defensores de la justicia social evangélica de hoy, Rauschenbusch insistió (al principio) que no tenía una agenda para eliminar cualquier verdad vital del evangelio; él solo quería ampliar el enfoque del evangelio para que abarcara los males sociales así como también el tema del pecado individual y la redención. Pero pronto Rauschenbusch estaba diciendo cosas como esta:

Los males públicos impregnan la vida social de la humanidad en todos los tiempos y en todos los lugares en que nadie puede compartir la vida común de nuestra raza sin caer bajo el efecto de estos pecados colectivos. Pecará al consentir en ellos o sufrirá al resistirse a ellos. Jesús no llevó en ningún sentido el pecado de un antiguo británico que golpeó a su esposa en BC 56, o de algún montañista en Tennessee que se emborrachó en 1917 AD. Pero en un sentido muy real llevó el peso de los pecados públicos de la sociedad organizada, y ellos a su vez están relacionados causalmente con todos los pecados privados.[1]

Varias de las denominaciones protestantes dominantes más grandes de Estados Unidos asimilaron ansiosamente las ideas de Rauschenbusch. Todos los que lo hicieron rápidamente se sumergieron aún más en el liberalismo hasta que abandonaron cualquier compromiso que pudieran haber tenido con la autoridad de la Escritura. Para entonces ya habían perdido el evangelio por completo.

¿Por qué? Porque aquellos que permiten que la cultura, una ideología política, la opinión popular o cualquier otra fuente extrabíblica defina la “justicia” para ellos, pronto encontrarán que la Escritura se opone a ellos. Si están decididos a mantener su idea pervertida de la justicia, deberán oponerse a la Escritura.

Aún más, cada intento de ampliar el alcance del evangelio finalmente dejará al evangelio tan fuera de foco que su mensaje real se perderá.

El mensaje de justicia social desvía la atención de Cristo y la cruz. Convierte nuestros corazones y mentes de las cosas de arriba a las cosas en esta tierra. Oscurece la promesa de perdón para los pecadores sin esperanza diciéndoles a las personas que son desventuradas víctimas de las fechorías de otras personas.

Por lo tanto, fomenta las obras de la carne en lugar de cultivar el fruto del Espíritu.

No Nos Provoquemos Unos A Otros Ni Nos Envidiemos Unos A Otros

Los cristianos son las últimas personas que deberían ofenderse, resentirse, envidiar o ser implacables. El amor “no toma en cuenta el mal sufrido” (1 Corintios 13:5). La marca de un cristiano es poner la otra mejilla, amar a nuestros enemigos, orar por aquellos que nos usan con desprecio. Cristo es el ejemplo cuyos pasos debemos seguir: “y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia” (1 Pedro 2:23).

Odio, envidia, lucha, celos, arrebatos de ira, disputas, disensiones, facciones, hostilidad, divisiones, amargura, orgullo, egoísmo, resentimiento, venganza -y todas las actitudes similares de resentimiento- son obras autodestructivas de la carne. El fruto beneficioso que produce el Espíritu son las actitudes exactamente opuestas: “amor, gozo, paz, paciencia, bondad, benignidad, fe, mansedumbre, dominio propio”. La NTV traduce 1 Corintios 13:5 de esta manera: “[El amor] ni lleva un registro de las ofensas recibidas.”

Tales cualidades, francamente, son escasas en la retórica de aquellos que abogan por la justicia social.

Hacer justicia (es decir, la justicia bíblica , no el sustituto secular) junto con la misericordia amorosa y caminar humildemente con Dios son virtudes esenciales. Esos son los principales deberes prácticos que incumben a cada creyente (Miqueas 6:8). Quejarse constantemente de que somos víctimas de la injusticia mientras juzgamos a otras personas culpables de pecados que ni siquiera podemos ver es antitético para el Espíritu de Cristo.

Como cristianos, cultivemos el fruto del Espíritu, las cualidades nombradas en las bienaventuranzas, las virtudes descritas en 2 Pedro 1: 5-7, y las características del amor enumeradas en 1 Corintios 13. Cualquier noción de equidad moral que omita o minimice esas cualidades rectas no tienen ningún derecho a ser llamadas “justicia.”


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180907
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Un comentario sobre “La Injusticia De La Justicia Social

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    12 septiembre 2018 en 10:40 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s