Lecciones Sobre Predicación

Posted on

ESJ-2018 1004-002

Lecciones Sobre Predicación

Por Chopo Mwanza

En julio pasado comencé la escuela y el enfoque principal del curso es la predicación expositiva en el contexto de la iglesia local. La belleza del curso es que puedes sentarte bajo la enseñanza de diferentes hombres con vasta experiencia en la predicación y el ministerio pastoral, pero también tienen diferentes posiciones teológicas dentro del cristianismo evangélico. Todo esto lo convierte en una experiencia enriquecedora para los estudiantes y en muchas lecciones inolvidables que me dejaron haciendo un poco de auto-retrospección. Aquí algo de lo que he estado reflexionando.

Estudia Mucho Sin Descargar Datos

Alguien dijo una vez: “Un predicador que entra en el púlpito sin preparación es un tonto. Un predicador que entra en el púlpito confiando en su preparación es un tonto más grande”. El apóstol Pablo exhorta a su hijo Timoteo a que trabaje hasta el punto de agotamiento en su estudio de la Palabra de Dios, para que pueda manejarlo con precisión. ¡El estudio no es negociable para el predicador! Dicho esto, la predicación no debe reducirse al volcado de datos. El púlpito no es el lugar para que el predicador saque a la luz todas sus herramientas de estudio y exponga sus conocimientos (o la falta de ellos). El trabajo de un predicador en la predicación, después de un estudio diligente, es entregar las verdades de las Escrituras de manera simple y lógica. Lanzar jerga teológica y hacer murmullos sin sentido es la verdadera tentación del predicador en la entrega de sermones.

Claridad De Claridad Y Más Claridad.

El objetivo básico de la comunicación es entregar su mensaje a los destinatarios de manera simple y clara para que lo entiendan. Los predicadores no son diferentes en su tarea de predicar. La claridad es una parte esencial de un sermón. Por lo tanto, el mensaje debe transmitirse en un idioma y con conceptos que la audiencia pueda entender. Otro aspecto de la comunicación con claridad es que hay un flujo lógico hacia el sermón. Una de las razones por las que los predicadores carecen de claridad es el problema de predicar a un público imaginario, en lugar de predicar a la audiencia frente a usted. El mensaje del evangelio es un asunto importante y urgente que no podemos permitirnos carecer de claridad en nuestra predicación.

Predicar La Doctrina Aplicándola A La Gente.

Hay predicadores que afirman que no predican doctrina; simplemente predican la Biblia. Si bien sus intenciones son admirables, su lógica es contradictoria. Predicar la Biblia es enseñar doctrina; es bajo esta luz que Pablo exhorta a Timoteo a enseñar lo que está en armonía con la sana doctrina. La predicación bíblica dará forma a una congregación doctrinal. Sin embargo, predicar doctrina no significa falta de aplicación. De hecho la doctrina bíblica afecta el estilo de vida. Y la predicación bíblica dice tanto el “qué” como el “y qué”. Las primeras preguntas te dan la verdad (doctrina) y la segunda pregunta te da las implicaciones de la verdad en tu vida (aplicación).

Trabaja En Tu Santidad

Esta fue la más convincente de las lecciones. Dios usa instrumentos que lo honran y complacen en sus vidas. El trabajo más importante que puede hacer un predicador es enfocarse en ser santo y luchar contra el pecado en su vida. Eso significa compromiso con el estudio de la Palabra de Dios, la oración y el compañerismo significativo con los hermanos. Esta santidad se verá entonces en las relaciones, la actitud hacia los demás y el ministerio. Un ministro santo no está preocupado por su reputación o éxito, sino por ser fiel en la tarea a la que su maestro lo ha llamado. Como resultado, tal ministro no está preocupado por los espacios vacíos en la banca, sino que se concentra en las que están llenas.

Empapa Tu Predicación En Oración

Después de todo lo que se ha dicho y hecho, la predicación no se trata de la mecánica, el estudio y los estilos, aunque todos estos son importantes. Un hombre puede tener a todos aquellos asentados y aun así no fructificar en su predicación porque no está capacitado por el Espíritu Santo. Es por esta razón que la predicación debe ser empapada en la oración para que sea efectiva. A menos que el Señor obre en los corazones de los hombres, el predicador se convierte en un mero orador. La oración es un acto de dependencia de la obra y el poder de Dios para cambiar vidas, incluido el tuyo como predicador.

Al reflexionar sobre estas y muchas otras lecciones, no pude evitar reflexionar sobre las palabras de Walter Kaiser cuando dice:

“Independientemente de qué nuevas instrucciones y énfasis se ofrezcan periódicamente, lo que se necesita sobre todo para hacer que la iglesia sea más viable, auténtica y efectiva, es una nueva declaración de las Escrituras con un nuevo propósito, pasión y poder.” [1]

[1] Walter C. Kaiser. Hacia Una Teología Exegética . Grand Rapids: Baker, 1981, (p. 242.)

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s