Día: 3 octubre 2018

La Declaración Sobre la Justicia Social y el Evangelio Explicada: Artículo 3 – Justicia

Posted on

ESJ-2018 1003-002

La Declaración Sobre la Justicia Social y el Evangelio Explicada: Artículo 3 – Justicia

POR PHIL JOHNSON

Artículo 3: Justicia

AFIRMAMOS que ya que Él es santo, justo y recto, Dios requiere que aquellos que llevan su imagen vivan justamente en el mundo. Esto incluye mostrar el respeto apropiado a cada persona y dar a cada uno lo que le corresponde. Afirmamos que las sociedades deben establecer leyes para corregir las injusticias que se han impuesto a través del prejuicio cultural.

NEGAMOS que la verdadera justicia pueda ser culturalmente definida o que los estándares de justicia que son meramente construidos socialmente puedan ser impuestos con la misma autoridad que aquellos que se derivan de la Escritura. Además, negamos que los cristianos puedan vivir con justicia en el mundo bajo cualquier principio que no sea el estándar bíblico de justicia. El relativismo, las normas de verdad o moralidad construidas socialmente y las nociones de virtud y corrupción que están en constante cambio no pueden dar como resultado una justicia auténtica.

La justicia es, por supuesto, un tema importante en las Escrituras. De hecho, es un concepto mucho más amplio, y más central para el Evangelio, de lo que la mayoría de las personas se dan cuenta. Tanto en hebreo como en griego, las palabras traducidas “justicia” y “justo” son las mismas palabras normalmente traducidas como “justicia” y “justos”. No se hace distinción en el texto original de la Escritura. La idea bíblica de justicia abarca todo lo que la Biblia dice acerca de la justicia. Leer el resto de esta entrada »

La Declaración Sobre la Justicia Social y el Evangelio Explicada: Artículo 2- La Imago Dei

Posted on

ESJ-2018 1003-001

La Declaración Sobre la Justicia Social y el Evangelio Explicada: Artículo 2- La Imago Dei

POR JAMES WHITE

Artículo 2: La Imago Dei.

AFIRMAMOS que Dios creó a cada persona por igual a su propia imagen. Como portadores de imágenes divinas, todas las personas tienen un valor y una dignidad inestimables ante Dios y merecen honor, respeto y protección. Todos han sido creados por Dios y para Dios.

NEGAMOS que los roles dados por Dios, el estatus socioeconómico, el origen étnico, la religión, el sexo o la condición física o cualquier otra propiedad de una persona niegue o contribuya al valor de ese individuo como portador de la imagen de Dios.

La Declaración sobre la Justicia Social y el Evangelio, después de proclamar la visión más alta de las Escrituras, afirma, de manera breve pero contundente, la realidad de la creación de la humanidad, todas las etnias, todas las tribus, todos los pueblos, en la imago Dei , la imagen de Dios. Si bien esta afirmación hubiera sido extravagante hace unos pocos siglos, hoy, especialmente en la cultura occidental, no solo es necesaria, sino que es casi sorprendente. Leer el resto de esta entrada »